Cómo conseguir el cuadro de amortizaciones

¿Qué es la tabla de amortización de una hipoteca?

El cuadro de amortización de una hipoteca es un documento en el que se desglosan los pagos que tendrás que hacer para devolver el dinero prestado al banco y pagar los intereses. Muestra, en concreto, el importe de cada cuota mensual que abonarás hasta que acabe el plazo, indicando qué elementos componen cada una.

Esta es la información que proporcionan estas tablas:

  • Capital devuelto: es el dinero que devuelves al banco cada mes, es decir, la parte de la deuda que amortizas.

  • Intereses pagados: es el precio de la hipoteca que pagas cada mes.

  • La cuota total: es la suma entre el capital y los intereses, es decir, lo que a fin de cuentas pagas cada mes.

Adicionalmente, puede indicar cuál sería el total a pagar en intereses, en capital y en total.

Ejemplo de cuadro de amortización

Veamos, por ejemplo, cómo sería el calendario de pagos durante los dos primeros años de una hipoteca de 150.000 euros a 25 años con un interés del 2%:

Tabla de amortización de una hipoteca

Fuente: elaboración propia

¿Cómo se calcula la tabla de amortizaciones de la hipoteca?

Por ley, el propio banco tiene que darte, antes de contratar la hipoteca, un documento en el que se muestre el desglose de las cuotas mensuales. Aun así, si no quieres esperar a que te lo entregue, puedes calcular la tabla de amortización con el siguiente simulador de hipotecas:

Para obtener el cuadro de reembolso, simplemente tendrás que rellenar los campos, hacer clic sobre el apartado "Quieres saber cuánto pagarás cada mes" y facilitar tu correo electrónico. Al cabo de unos minutos, recibirás un mensaje con la tabla y el desglose de todos los gastos del préstamo hipotecario. 

Eso sí, al usar este tipo de herramientas, debes tener presente que todos los cálculos se harán en base a un interés fijo. Por lo tanto, si tu hipoteca es variable, solo te servirá para hacerte una idea de cuánto pagarías hasta la primera revisión.  

¿Dónde puedo solicitar el cuadro de amortización oficial?

En primer lugar, hay que saber que la FEIN, el documento que el banco te entrega cuando te ofrece una hipoteca personalizada, ya incluye una tabla en la que puedes ver cuáles serían las cuotas a pagar mensualmente y su composición.

Sin embargo, la previsión de la entidad puede variar por cambios en el índice de referencia o por modificaciones sucesivas del contrato. En estos casos, puedes conseguir de nuevo el cuadro de las siguientes maneras:

  • Ir a la oficina del banco y pedirlo: es tan fácil como hablar con un gestor de tu entidad para solicitarle que te entregue la tabla actualizada. Eso sí, es posible que te cobren unos euros en concepto de gastos de emisión.

  • Descargar el documento a través de tu banca online: en general, las entidades dan a sus clientes la opción de descargar el cuadro gratuitamente desde su área privada.

En el caso de que tu entidad te ponga pegas, puedes interponer una reclamación a través de su Servicio de Atención al Cliente.

¿Qué gastos de la hipoteca no se incluyen en el cuadro?

En el cuadro de amortización de la hipoteca puedes ver cuánto costará cada cuota y cuánto pagarás en capital e intereses en cada mensualidad. Sin embargo, hay otros gastos asociados a los préstamos hipotecarios que no aparecen en esta tabla. Veamos cuáles son: 

  • Los de constitución del préstamo: como cliente, te tocará pagar la tasación de la vivienda y la copia de la escritura notarial, dos gastos que no aparecen en el cuadro (aunque sí en la información precontractual de la hipoteca). 

  • Los asociados a la compra de la vivienda: tampoco se incluyen los gastos asociados a la compraventa (aranceles notariales y registrales, honorarios de la gestoría e impuestos). 

  • Las comisiones: para saber qué comisiones te cobrará el banco, tendrás que consultar la información precontractual o, si ya has firmado la hipoteca, la escritura. 

  • El coste de los productos asociados: las primas de los seguros o las comisiones de otros servicios que contrates junto al préstamo (tarjetas, cuentas, planes de pensiones...) se facturan aparte. 

Como vemos, son varias las partidas que hay que pagar aparte de las cuotas. Es importante que las tengas todas en cuenta antes de firmar la hipoteca, pues así serás capaz de valorar si podrías permitirte su contratación.