El top 10 de tarjetas prepago
#1 Recomendado

TAE

0,00 %

Ventajas

  • Tarjeta prepago
  • Segura para compras online
  • Cuota de emisión de 89,80€
Más info
#2 Recomendado

TAE

0,00 %

Ventajas

  • Sacar dinero gratis en todo el mundo
  • 1 % de devolución de compras
  • Cero comisiones por cambio de divisas
Más info
#3 Recomendado

TAE

0,00 %

Ventajas

  • Descuento del 5 % en Repsol
  • Descuentos del programa Fidelización
  • Compras online seguras
Más info
#4

TAE

0,00 %

Ventajas

  • Gratuita año tras año
  • App Open Young para gestionar movimientos
  • Descuentos en hoteles, restaurantes, cine...
  • Carga de tarjeta hasta 1.000€
Más info
#5

TAE

-2,00 %

Ventajas

  • Gratuita el primer año
  • Para jóvenes entre 14 y 18 años
  • Recargable vía Internet
Más info
#6

TAE

0,00 %

Ventajas

  • Sin vinculación a cuenta bancaria
  • Se puede recargar cuando se agota el saldo
  • Mayor seguridad en compras online
Más info
#7

TAE

-1,00 %

Ventajas

  • Recarga hasta 900€
  • Ideal para compras online
  • Pago con pulsera
  • No acepta ASNEF ni peticiones de solicitantes sin ingresos
Más info
#8

TAE

0,00 %

Ventajas

  • Gratis año a año
  • Sin cambiar de banco
  • Seguros gratuitos
Más info
#9

TAE

0,00 %

Ventajas

  • Tarjeta totalmente gratuita
  • No tiene ningún tipo de vinculación
  • Solicitud 100 % online para compras online
Más info
#10

TAE

0,00 %

Ventajas

  • Tarjeta prepago para compras seguras
  • Prepago de 10, 25,50 o 100 euros
  • Pago offine en tiendas físicas
Más info

tarjetas prepago

¿Qué son las tarjetas prepago?

Las tarjetas prepago son aquellas que exigen a su titular cargar el dinero que se quiera gastar antes de de usarlas. Son una especie de monedero en forma de tarjeta. 

A diferencia de las tarjetas de crédito, que están conectadas a una línea de crédito, y de las tarjetas de débito, que están vinculadas a una cuenta corriente de la cual se descuenta al momento el dinero que se gasta, las tarjetas prepago no tienen por qué estar vinculadas a ninguna cuenta. De hecho, algunas ni siquiera están asociadas a un titular en concreto, sino que son al portador y no llevan impreso el nombre de nadie en su superficie.

Al ser tarjetas recargables, su dueño debe preocuparse de cargar el dinero que vaya a necesitar en la tarjeta. Una vez agotado el saldo, se tendrán que volver a cargar para poder seguir utilizándolas. A pesar de que requieren un esfuerzo adicional, este tipo de tarjetas están valoradas por su seguridad, ya que en caso de sustracción, solo podría gastarse como máximo el dinero que se haya cargado.

Tal y como ocurre con el resto de las tarjetas disponibles hoy en día en el mercado, las tarjetas prepago permiten abonar compras tanto en comercios a pie de calle como en Internet. De hecho, uno de sus principales usos es este, pagar compras en comercios virtuales.

¿Para qué sirven?

Veamos qué operaciones se pueden realizar con las tarjetas prepago y cuáles no pueden llevarse a cabo: 

  • Pagar compras en comercios virtuales.

  • Pagar compras en comercios físicos siempre que la tarjeta exista físicamente o, en el caso de ser virtual, que se asocie a un wallet móvil.

  • Sacar dinero en cajeros automáticos (solo si la tarjeta existe físicamente).

  • Consultar el saldo de la tarjeta prepago.

  • Pagar una compra a plazos.

¿Cómo funcionan las tarjetas prepago?

Las tarjetas prepago pueden ser físicas o pueden ser digitales. Pero ambas comparten la misma cualidad: no están asociadas a ninguna cuenta corriente, sino que el dinero que hay en ellas es el que el usuario carga previamente. 

Para poder utilizarlas será necesario cargarlas. Para ello, tendremos que transferir a nuestra tarjeta prepago el saldo que queramos utilizar, ya sea desde una cuenta corriente o desde una tarjeta. Esta operación podremos hacerla a través de la app o de la web de la tarjeta y, en ocasiones, desde un cajero automático.

Una vez cargada la tarjeta, es el momento de usarla. Las compras se realizan de manera similar a como las haríamos con las tarjetas de débito y de crédito, tanto en establecimientos como de manera online.

Para pagar una compra por Internet, solo tendremos que introducir en la pasarela de pago el número de la tarjeta, la fecha de caducidad y el CVV. Si la usamos en una tienda a pie de calle, bastará con que la pasemos por el datáfono como haríamos con cualquier otro plástico. También podremos usarla para sacar dinero de un cajero, aunque solo si la tarjeta existe físicamente.

Es importante recalcar que si la tarjeta prepago es virtual, solo se podrá usar en comercios físicos si se vincula con un wallet y se paga con un smartphone.

Si tras usarla el saldo ha quedado reducido a cero, tendremos que volver a cargarla para la siguiente compra. Si, por el contrario, ha sobrado dinero, lo aconsejable sería descargar la tarjeta, para que esté vacía y así aumentar la seguridad. Descargarla es igual de fácil que cargarla y puede hacerse a través de la app o la web de la entidad.

tarjetas prepago

Ahora, con la llegada de las fintechs, se están potenciando las tarjetas de prepago virtuales en muchos bancos. Son las únicas tarjetas totalmente virtuales que existen en el mercado, pues solo dispondremos de los números y datos necesarios de la tarjeta. No tendremos la tarjeta en soporte físico. Estas tarjetas son ideales para los aficionados a las compras por Internet.

¿Cómo cargarlas y descargarlas?

El proceso es sencillo y se puede hacer hacer desde una cuenta corriente o desde una tarjeta a través de estos tres medios:

  • Página web

  • App

  • Cajero

Comisiones de este tipo de tarjetas

Las tarjetas prepago pueden venir acompañadas de una serie de costes por su tenencia y su uso, aunque no todas incorporan comisiones. Algunas son totalmente gratuitas, otras solo tienen algunas comisiones y otras tantas las tienen todas. Todo dependerá del banco o de la compañía que las emita y de su política de comisiones. Estos son los costes más habituales:

  • Comisión por emisión de la tarjeta: se abona en el momento de la emisión de la tarjeta prepago y puede ir desde unos pocos euros a unos 20. 

  • Comisión por renovación: el importe suele ser el mismo que el de la comisión de emisión, salvo que no tuviese. Esta comisión suele pagarse anualmente. 

  • Comisión por recarga de la tarjeta prepago: algunas entidades también nos cobrarán un porcentaje del importe con el que carguemos nuestro plástico. En general, esta comisión oscila entre el 0% y el 4% del ingreso.

  • Comisión por consulta de saldo y por reintegros en cajeros: si la tarjeta prepago es física, podremos usarla para sacar dinero en cajeros automáticos o para consultar el saldo que tenemos en dichas máquinas. Estas operaciones no suelen ser gratuitas y llevan aparejada una comisión que suele ser de unos céntimos en el caso de consultar el saldo y de un porcentaje sobre el dinero retirado en el caso de los reintegros.

  • Otras comisiones: también podrían cobrarnos por el envío de la tarjeta, por su estampación o por la emisión de un duplicado si hablamos de tarjetas físicas, pero la mayoría de nosotros no tendremos que pagar por esto, ya que no son gastos habituales.

¿Son seguras las tarjetas prepago?

Las tarjetas prepago tiene una clara ventaja en términos de seguridad frente a las de débito y las de crédito. La razón es que al no estar vinculadas a ninguna cuenta bancaria, los posibles efectos adversos de un robo de datos serían menores. Además, como deben cargarse previamente, si alguien realizase un uso fraudulento, el saldo del que podría disponer estaría limitado. Por lo tanto, cualquier intento de acción fraudulenta es prácticamente inútil o al menos quedará limitado a la cantidad de dinero que tenga la tarjeta en ese momento.

Esa es, precisamente, la clave de las tarjetas prepago: como se cargan de dinero previamente, solo se puede utilizar ese dinero, ni un céntimo más. 

¿Dónde se contratan?

Son muchos los bancos que comercializan tarjetas prepago, ya sea en soporte físico o virtual, aunque no hace falta decir que la publicidad que reciben este tipo de medios de pago es muy inferior a la que se hace de las tarjetas de débito o de crédito. Esto se traduce, también, en una menor penetración entre los consumidores, tal y como afirma este estudio de Mastercard.

Asimismo, es posible contratar tarjetas recargables fuera de los bancos. Algunos ejemplos son la tarjeta prepago de Correos o la de Viabuy.

En función de si la solicitud la hacemos de forma presencial u online, de si la tarjeta la recogemos en una oficina o nos la mandan a nuestro domicilio e, incluso, de si la compañía tiene lista de espera o está soportando una alta solicitud de tarjetas prepago, podríamos tardar entre una y dos semanas en recibirla.

¿Qué requisitos hay que cumplir?

Vale la pena remarcar que los requisitos para solicitar este tipo de tarjetas son muy reducidos, ya que los riesgos que asume el emisor son mínimos (no hay riesgos de descubiertos ni posibilidad de financiarse). Se pueden solicitar estas tarjetas sin nómina y sin apenas requisitos, salvo pagar la comisión de emisión si es que la hubiese.

Ventajas e inconvenientes de una tarjeta prepago

Al igual que el resto de los medios de pago disponibles en el mercado, las tarjetas prepago tienen ventajas, pero también inconvenientes y su operativa está limitada por su propia naturaleza. En función de qué queramos hacer con ellas y de cuáles sean nuestras necesidades, serán un producto adecuado para nosotros o, por el contrario, será mejor optar por otro tipo de medio de pago. Veamos, a continuación, cuáles son las principales ventajas y los inconvenientes de las tarjetas prepago:

Ventajas

Entre las principales ventajas de las tarjetas prepago podemos encontrar la seguridad que proporcionan y la posibilidad de contratarlas sin necesidad de abrir una cuenta corriente nueva. Veámoslas una a una:

  • Control total de los gastos, ya que se tiene que carga el dinero que se vaya usar previamente.

  • Funcionamiento sencillo a través de Internet y del móvil.

  • Contratable sin cambiar de banco y sin nómina

  • Más seguras que el resto, pues no están vinculadas a ninguna cuenta corriente.

  • Algunas son anónimas.

  • Se aceptan a nivel internacional y pueden vincularse con plataformas de pago como PayPal.

Inconvenientes

  • Algunas tienen cuotas de emisión y de renovación y, además, pueden tener una comisión porcentual sobre los importes que se recarguen.

  • No permiten financiar compras ni generar descubiertos.

  • La oferta es más limitada que en el caso de las tarjetas de débito o crédito.

  • No sirven para ciertas operaciones, sobre todo para aquellas que exigen algún tipo de garantía, como el alquiler de un coche.

En todo caso, antes de contratar este producto sería conveniente que nos planteáramos si, según nuestro perfil y el uso que le queramos dar a la tarjeta, nos beneficia más contratar una tarjeta prepago o de otro tipo. 

¿En qué hay que fijarse antes de contratar una tarjeta prepago?

Si queremos contratar una tarjeta prepago y estar seguros de que hemos acertado, deberemos prestar especial atención a los siguientes puntos:

  • ¿La tarjeta es virtual o física? En función del uso que queramos darle, nos bastará una tarjeta prepago virtual o necesitaremos una física.

  • ¿Tiene comisiones? Lógicamente, cuantos menos gastos tenga, mejor. Lo ideal es que como mínimo la tarjeta prepago que contratemos carezca de la comisión de emisión, de renovación y de recarga.

  • ¿Se puede vincular con algún wallet? si somos amantes del pago con el móvil, antes de solicitar una tarjeta podemos consultar si se puede asociar con alguna cartera virtual como Samsung Pay, Apple Pay o Google Pay. Asimismo, si la tarjeta es virtual, vincularla con un wallet será la única forma de poder pagar con ella en comercios físicos.

  • ¿Qué límites tiene? Es importante consultar también los límites, ya que afectarán a nuestra operativa. Nos referimos al importe mínimo y máximo que se puede cargar en la tarjeta, al máximo que se puede gastar con ella, etc.

Tarjetas prepago para nuestros hijos

Las tarjetas prepago no solo son una solución para los mayores que buscan ganar seguridad, sobre todo en sus compras online, sino también para dar una tarjeta para jóvenes a nuestros hijos y poder controlar sus finanzas. Con este tipo de plásticos, los padres pueden cargar y descargar la tarjeta a su antojo, por lo que sabrán exactamente cuánto dinero tienen los niños en cada momento. Además, gracias a las apps o las webs del emisor de la tarjeta, podrán tener un control de los movimientos que se han realizado. 

Esta herramienta puede ser útil para dotar a los niños de mayor independencia financiera sin que los padres pierdan el control y para enseñarles a los más pequeños a gestionar su dinero. 

Sobre esta página

Para qué sirve esta página: los expertos de HelpMyCash hemos elaborado esta página sobre las tarjetas prepago para ofrecer el máximo de información posible a los usuarios interesados en estos productos.

Metodología: todos los datos relativos a estos productos han sido obtenidos a través de la investigación telefónica y a través de Internet.

Sobre HelpMyCash.com: somos un comparador online compuesto por un equipo especializado en productos financieros. Visitando nuestro portal podrás encontrar toda la información relativa a finanzas personales y economía del hogar, además de poder contratar los productos que te interesen según tu perfil y tus necesidades de financiación.

Aviso: los servicios de tarjetas prepago o de otro tipo de productos ofrecidos por HelpMyCash son siempre gratuitos, ya que obtenemos todos nuestros ingresos de la publicidad y de los diferentes productos destacados.

Te escuchamos: queremos ayudarte y solventar las distintas dudas que puedan surgirte, por ello HelpMyCash pone a tu disposición los siguientes servicios de atención al cliente:

Temas recientes del foro

Antonio
TARJETAS sin abrir cuenta @Antonio - hace 3 días
  • 0 Respuestas
  • 0 Votos
  • 20 Visitas
Existe alguna, tarjeta sin cuenta de debito, aunque sea de prepago, en la que pueda recibir ,dinero de otras cuentas?
  • 1 Respuesta
  • 0 Votos
  • 54 Visitas
Hice un pedido en aliexpres, pagué con mi e-cash y quiero cancelarlo. Aceptará la devolución mi tarjeta e-cash
Patricia Sendra
Patricia Sendra
hace 4 días

HelpMyCash

Hola, Marisa.

Cancelar el pedido no dependerá de tu tarjeta (puesto que esta únicamente es una vía que actúa para hacerles llegar el dinero), sino de AliExpres, que es quien efectúa la compra. Deberías ponerte en contacto con la empresa, explicarles que quieres cancelar tu compra y preguntarles si te devolverían el dinero. 

¡Un saludo!

  • 0 Respuestas
  • 0 Votos
  • 31 Visitas
Hola ,ami me mandaron la tarjeta solo a debito y cuando tube la tarjeta en mi poder ,hice un limte de credito e firmado ya logalty ¿cuanto tarda en darme respuesta si esta o no aprobado?

Noticias recientes

¿Sabes que si solo pagas con tarjetas de crédito físicas te estás quedando atrás?
¿Sabes que si solo pagas con tarjetas de crédito físicas te estás quedando atrás?
Esto no para. Aquello de “el que se mueve no sale en la foto” no sirve para la tecnología. Más bien todo lo contrario: quien no esté dispuesto a avanzar está condenado a quedarse en el vagón de cola. Es una posición cómoda, pero priva a quienes la ma...

Publicado el 22/03/2019

Pagar con tarjeta, una moda que ya dura más de 100 años
Pagar con tarjeta, una moda que ya dura más de 100 años
Quien le iba a decir a Ezra Cornell que aquel día de 1914 revolucionaría el mundo de las finanzas. Y así ha sido, pues prácticamente 100 años después de la aparición de la primera tarjeta, esta se ha convertido en la forma de pago más común entre los...

Publicado el 19/03/2019

3 métodos de pago que plantan cara al uso de las tarjetas
3 métodos de pago que plantan cara al uso de las tarjetas
Desde el año 1971, con la llegada de la primera tarjeta a España, hasta la actualidad, estos plásticos han ido evolucionando poco a poco hasta convertirse en el principal método de pago en el país (según American Express, el 51,1% de las operaciones...

Publicado el 15/03/2019