¿Qué es la educación financiera y por qué es importante para ti?

La educación financiera es el conjunto de conocimientos que nos permiten administrar nuestros recursos financieros correctamente y entender el contexto económico en el que nos movemos.

Teniendo en cuenta que el dinero y la economía juegan un papel fundamental en nuestro día a día, parece lógico pensar que cualquiera debería tener una nociones básicas sobre ello. Pero la realidad es muy distinta: más de un 40% de los españoles no entiende los efectos de la inflación o más de la mitad no saben calcular el interés de una cuenta de ahorro. La educación financiera en España es una asignatura pendiente y eso tiene consecuencias: muchos adultos no saben administrar correctamente su dinero, lo que provoca dificultades para llegar a fin de mes, y no comprenden la importancia del ahorro. Además, muchos españoles no tienen los conocimientos básicos necesarios para contratar un producto financiero ni son capaces de entender la letra pequeña de estos y eso, al final, acaba repercutiendo en su economía y los hace más vulnerables.

Un dato interesante: la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos) estima que los hogares con menor grado de conocimientos financieros tienden a estar más endeudados y a poseer menor riqueza bruta.

La falta de educación financiera también afecta a los jóvenes: la cultura financiera de los alumnos españoles de 15 años está por debajo de la media de los países analizados en la última edición del informe PISA (2015). Esto provoca que, por ejemplo, casi ocho de cada diez jóvenes no entienda una nómina. Pero ¿cómo vamos a educar a nuestros hijos sin tener nosotros la educación financiera suficiente? Lo primero que debemos hacer es educarnos a nosotros mismos para poder trasladar luego nuestros conocimientos a nuestros hijos. 

La realidad es que podemos vivir sin comprender la utilidad de un producto derivado o sin entender cómo los tipos de interés del Banco Central Europeo afectan a la rentabilidad de un bono, pero si no somos capaces de hacer un presupuesto, de entender cómo funciona una hipoteca o de gestionar nuestras finanzas para llegar a fin de mes, nuestro día a día puede complicarse. La educación financiera nos ayuda, precisamente, a llenar esas lagunas y a gestionar nuestras finanzas

¿Qué beneficios tiene la educación financiera en tu día a día?

 

  • Te ayuda a gestionar tu dinero de forma responsable y a controlar los gastos para llegar a fin de mes más desahogado.

  • Te ayuda a ahorrar.

  • Te permite entender el funcionamiento y la letra pequeña de los productos financieros que contratas y te evita disgustos como el pago de comisiones o la contratación de productos con cláusulas abusivas. Y, además, te evita caer en estafas y ser víctima de un chiringuito financiero.

  • Te aporta herramientas básicas para mejorar la gestión de tus finanzas como la capacidad para crear un presupuesto, para entender tu nómina o para saber qué impuestos pagas.

  • Te proporciona los conocimientos suficientes para comprender el contexto económico actual y el efecto que tienen las políticas económicas en tu día a día.

  • Te permite educar a tus hijos para que en el futuro tengan los conocimientos necesarios para desenvolverse en un mundo en el que el dinero y la economía juegan un papel fundamental.

Pon a prueba tu educación financiera con este quiz gratuito que han preparado los expertos de HelpMyCash.com:

quiz

¿Cómo mejorar nuestra educación financiera?

Si queremos mejorar nuestra educación financiera, podemos empezar por lo más básico: aprender a gestionar nuestras finanzas personales, comprender la importancia del ahorro y saber mantener a raya los gastos y las deudas.

Conocimientos básicos que no todo el mundo posee: según una investigación realizada por la Financial Industry Regulatory Authority de Estados Unidos recogida por el portal Town & Country, "el 63% de los estadounidense son analfabetos financieros, lo que significa que carecen de las habilidades para equilibrar sus cuentas bancarias, pagar sus facturas a tiempo, amortizar sus deudas y planificar el futuro".

Con la educación financiera suficiente, esto no nos ocurrirá a nosotros, ya que seremos capaces de gestionar nuestras finanzas de forma adecuada y de tomar decisiones responsables y adaptadas a nuestras necesidades. 

La importancia de ahorrar

Ahorrar es guardar una parte de nuestro dinero con el objetivo de utilizarlo en el futuro. Hay muchos motivos por los que deberíamos ahorrar:

  • Hacer frente a un imprevisto como una avería, la compra de un electrodoméstico nuevo, pagar un tratamiento dental...

  • Comprar un bien o servicio de importe elevado como una vivienda o un coche.

  • Subsistir en momentos en los que no disponemos de otros ingresos porque, por ejemplo, nos hemos quedado en paro.

¡Ojo! No es lo mismo acumular capital que comprar de forma inteligente con el objetivo de abaratar el coste de un producto o servicio. Lo primero se refiere al ahorro positivo y lo segundo, al ahorro negativo, tal y como señala BBVA, y, aunque ambos conceptos van de la mano, ahorrar a la hora de hacer una compra no siempre implica que a final de mes hayamos acumulado (ahorrado) más dinero. 

Pero... ¿cuánto debería ahorrar?

No hay una cifra exacta y dependerá de las posibilidades de cada persona. El método 50/20/30 puede servirnos de guía. Dice así:

  • Gastos básicos: el 50% de nuestros ingresos mensuales debería dedicarse a costear las necesidades básicas (alquiler, hipoteca, alimentación, luz, gas, agua...).

  • Ocio y gastos personales prescindibles: el 30% de los ingresos iría destinado a hacer frente a los gastos personales (ocio, viajes, deporte...).

  • Ahorro: el 20% de la nómina la dedicaríamos al ahorro.

En función de la tabla anterior, podríamos establecer esta escala:

Ingresos Ahorro mensual recomendado
1.000€ 200€
1.500€ 300€
2.000€ 400€
2.500€ 500€
3.000€ 600€

 

Lógicamente, no se trata de una regla fija y la capacidad de ahorro final dependerá de cada familia. Eso sí, que no podamos ahorrar el 20% de nuestros ingresos no significa que debamos renunciar. Siempre será mejor ahorrar cualquier cantidad, por pequeña que sea, que vivir siempre al día y no disponer de ningún colchón.

5 trucos para ahorrar

Partimos de la idea de que cuanto mayores sean nuestros ingresos, más fácil será ahorrar. Sin embargo, muchas veces la capacidad de ahorro se reduce a una buena gestión de nuestras finanzas personales. A continuación, cinco trucos para ahorrar cada mes:

preahorrar

Ahorra a principio de mes: si justo cuando recibimos la nómina, apartamos una parte, nos resultará mucho más fácil ahorrar que si lo hacemos a final de mes y seremos más conscientes de cuánto dinero podemos gastar. Para facilitar el proceso, podemos programar una transferencia automática de nuestra cuenta corriente a la de ahorro. La clave es cambiar el chip y darle prioridad al ahorro: ahorro no es sinónimo de ingresos menos gastos, sino que los gastos son iguales a los ingresos menos el ahorro. 

metas

Fija objetivos de ahorro: podemos establecer metas de ahorro como hacer un viaje o comprar un vehículo, fijar el importe que queremos alcanzar y el plazo de tiempo que disponemos para lograrlo y crear un plan para conseguirlo, así tendremos un aliciente para ahorrar. Algunas cuentas de ahorro nos permiten crear metas o espacios, una especie de compartimentos en los que podemos apartar cierta cantidad de dinero.

reto del centimo

Proponte retos: los retos nos permiten ahorrar de forma amena y acorde a nuestra capacidad. Por ejemplo, podemos recurrir al método del céntimo que consiste en ahorrar un céntimo el día uno, dos céntimos el segundos día, tres el tercero y así progresivamente. Al final del año habremos ahorrado 668 euros.

rentabilidad

Rentabiliza tus ahorros: deposita tus ahorros en productos rentables en lugar de tenerlos inmovilizados en una cuenta corriente al 0%, en cuyo caso lo único que harás será perder poder adquisitivo por culpa de la inflación. Podemos contratar una cuenta de ahorro que nos permitirá realizar aportaciones cada vez que queramos y generará intereses. Y si tenemos una cantidad importante de dinero de la que podemos prescindir, podemos depositarla en un plazo fijo, que suelen ser más rentables que las cuentas de ahorro.

constancia

Sé constante: es importante que tengamos constancia y que ahorremos de forma regular. Asimismo, podemos aprovechar aquellos meses en los que consumamos menos o en los que tengamos ingresos extras para ahorrar una cantidad superior.

Mantén a raya tus gastos

Para disfrutar de una economía saneada y no ir continuamente con el agua al cuello, es importante conocer nuestros gastos. Si entendemos cómo gastamos nuestro dinero, podremos cambiar nuestra dinámica y consumir de forma inteligente y, sobre todo, acorde a nuestra capacidad. 

La educación financiera nos permite mantener a raya los gastos y el nivel de endeudamiento y entender cómo funcionan los productos financieros para no sobreendeudarnos.

Lleva un control de tus gastos

Si llevamos un control regular de nuestros gastos, podremos conocer cuáles son nuestros hábitos de consumo. Pero lo importante no es conocer únicamente cuánto gastamos, sino en qué lo gastamos. 

 

 

Llevar la cuenta del dinero que desaparece cada mes de nuestra cuenta también nos permitirá  descubrir qué gastos podemos evitar y dónde podemos ajustarnos el cinturón para ahorrar más. 

Tenemos varias herramientas para controlar nuestros gastos:

  • Bloc de notas: podemos anotar todos los gastos en un cuaderno, aunque con este sistema deberemos llevar el bloc siempre encima o guardar todos los tiques de las compras que abonemos para anotarlos después. Durante los últimos años se ha puesto de moda en España el Kakebo, un libro de ahorro japonés que permite anotar los gastos.

  • Hoja de Excel: podemos crear una plantilla de Excel que podamos reutilizar cada mes. Eso sí, como ocurre con el bloc de notas, tendremos que recordar todos los gastos para anotarlos al final del día. 

  • App: la ventaja de usar una aplicación es que al llevar el teléfono siempre encima, solo tendremos que abrir la app cada vez que tengamos un gasto y anotarlo. Además, estas aplicaciones permiten distribuir los gastos según el concepto (alquiler, ropa, supermercado, etc.) y crear informes por categorías, mientras que con los otros dos sistemas tendríamos que hacer los cálculos manualmente o programarlos mediante fórmulas en el caso de recurrir al Excel.

 

gastos diarios

Fuente: App "Gastos Diarios 3: finanzas personales" disponible para Android. 

Revisa regularmente el extracto de tu cuenta y de tu tarjeta

Es importante comprobar de forma regular los movimientos de nuestra cuenta corriente y de nuestras tarjetas por tres motivos:

  • Seremos conscientes de todos nuestros gastos, incluso de aquellos que realizamos de forma automática cada mes porque los tenemos domiciliados en el banco (alquiler, cuota de Netflix, seguro de salud, etc.).

  • Podremos comprobar si tenemos suficiente saldo para hacer frente a todos los gastos, si tenemos un descubierto, si nos han devuelto un recibo, etc.

  • Verificaremos que no hemos sido víctimas de ningún pago no autorizado.

Podemos revisar fácilmente el extracto de nuestras cuentas y tarjetas a través de la banca online y de la app de la entidad. Si dedicamos un par de minutos cada día a esta labor, evitaremos tener que pasar media hora a final de mes revisando todo el extracto y, además, tendremos mayor margen de maniobra si necesitamos actuar ante un cargo fraudulento o un descubierto. 

Elabora un plan de gastos

Una de las funciones de la educación financiera es enseñar a planear los gastos. Una vez que hayamos anotado todos nuestros gastos, podemos elaborar un plan para definir cuánto dinero deberíamos dedicar a cada partida (alimentación, telefonía, restauración, seguros, etc.) y comprobar si nuestra dinámica de gasto mensual se corresponde con nuestro presupuesto. Si no es así, podemos plantearnos reducir el consumo en aquellas partidas en las que gastemos demasiado, eliminar gastos superfluos que disparen nuestro presupuesto, cambiar la tarifa de los suministros, etc. 

A continuación, una guía orientativa de qué porcentaje de nuestros ingresos podríamos dedicar a algunas partidas básicas:

  • 30% o 35% al pago del alquiler o de la hipoteca.

  • 15% al pago de suministros.

  • 5-8% al pago de gastos relacionados con un vehículo.

  • 20% para ahorrar.

Valora tu nivel de endeudamiento

¿Si los bancos tienen en cuenta nuestro ratio de endeudamiento a la hora de concedernos un crédito, por qué no tenerlo en cuenta nosotros también antes de pedirlo? Estar sobreendeudado es un riesgo que no debemos correr, ya que, ante cualquier imprevisto, provocará que no podamos seguir atendiendo nuestras obligaciones, con las consecuencias que ello conlleva: comisiones de demora, embargos, inclusión en una lista de morosos... 

Lo ideal es no dedicar más del 35% al pago del total de nuestras deudas. Nos referimos a la hipoteca, los préstamos personales, las tarjetas y cualquier otra deuda que tengamos vigente. Si no tenemos hipoteca, entonces nuestro ratio de endeudamiento debería ser del 20%. Esta es la recomendación que ofrece el Banco de España que, además, añade que en el caso de los mayores de 55 años, la barrera debería situarse en el 15%.

En la siguiente tabla podemos comprobar qué cantidad mensual deberíamos dedicar al pago de nuestras deudas en función de nuestro sueldo y si tenemos o no una hipoteca:

Ingresos Capacidad de endeudamiento sin hipoteca (20%) Capacidad de endeudamiento con hipoteca (35%)
Sueldo de 1.000€ 200€ 350€
Sueldo de 1.500€ 300€ 525€
Sueldo de 2.000€ 400€ 700€
Sueldo de 2.500€ 500€ 875€
Sueldo de 3.000€ 600€ 1.050€

 

 

Trucos para gastar de forma responsable

  • Consume de forma responsable: no gastes más dinero del que puedas permitirte y mantente fiel a tu plan mensual.

  • No seas impulsivo: valora si realmente necesitas todo lo que compras y si no podrías postergar el gasto para más adelante. Antes de comprar un producto, pregúntate si realmente lo necesitas.

  • Distribuye tus gastos: si tienes que realizar varios dispendios abultados, distribúyelos en varios meses.

  • Aprovecha los descuentos y las temporadas de rebajas: a la hora de comprar, intenta aprovechar los descuentos de los comercios o los que puedas tener al usar las tarjetas de tu banco. Puedes postergar también tus compras para las épocas de rebajas. Eso sí, aprovecha las rebajas para gastar menos y no para gastar lo mismo comprando más productos ni para hacer compras innecesarias.

  • Compara antes de comprar: la clave para ahorrar y reducir los gastos es comparar. Revisa cuánto pagas cada mes en suministros y compara tus tarifas con las de la competencia, acude a varias tiendas antes de adquirir un producto, etc.

  • Recurre al crédito solo cuando sea necesario: si no quieres sobreendeudarte y pagar de más, evita las deudas y no abuses de los préstamos. En su lugar, puedes ahorrar para disponer más adelante del dinero que necesitas.

Conoce los productos financieros que contratas

El Banco de España considera que la educación financiera consiste en "comprender el funcionamiento, los riesgos y las oportunidades que ofrecen los productos financieros que contratas (cuenta, tarjeta, hipoteca o plan de pensiones) y ser capaz de tomar decisiones informadas". 

Si conocemos los productos financieros que tenemos a nuestro alcance, su funcionamiento y su letra pequeña, tendremos una capacidad mayor para contratar aquellos productos que mejor se adapten a nuestras necesidades, pagaremos menos por ellos, tendremos más capacidad de negociación con el banco y estaremos más protegidos ante posibles estafas o cláusulas abusivas.

¿A qué edad debería enseñar educación financiera a mis hijos?

Si queremos que nuestros hijos sean individuos informados, independientes y capaces de gestionar correctamente su dinero cuando entren en la edad adulta, debemos inculcarles una cultura financiera desde pequeños.

Si bien es cierto que solemos ser reticentes a introducir conceptos financieros a los más pequeños de la casa y que, incluso, en ciertos hogares hablar de dinero con los niños es casi un tabú, lo cierto es que "promover la educación financiera y una cultura financiera positiva en los niños y los jóvenes es esencial para asegurar una población educada en finanzas que sea capaz de tomar decisiones con conocimiento de causa", afirma el informe Educación social y financiera para la infancia de Unicef. 

De acuerdo con un estudio de la Universidad de Cambridge de 2013 recogido por el rotativo inglés This is money, "a la edad de siete años ya se han desarrollado varios conceptos básicos, como contar, dar y recibir, así como la diferenciación entre deseos y necesidades". Pero lo cierto es que ni siquiera tenemos que esperar a los siete años para promover la educación financiera entre nuestros hijos. Podemos empezar mucho antes, introduciendo conceptos como el valor del dinero y del ahorro. La OCDE coincide con esta visión: "las personas deben ser educadas acerca de los asuntos financieros lo antes posible".

Unicef ha creado el Marco de Educación Financiera para los niños y Jóvenes que "ofrece una descripción detallada de las actitudes, capacidades y comportamientos esenciales en los diferentes niveles de desarrollo de un niño". 

educacion financiera para niños

Fuente: Educación social y financiera para la infancia de Unicef.

Educación financiera para niños

La educación financiera permite a los niños reconocer el valor del dinero y formarse para que cuando sean adultos puedan gestionar con criterio sus finanzas. Si educamos a nuestros hijos desde pequeños, cuando hagan la transición a la edad adulta dispondrán de los conocimientos básicos para administrar sus ahorros, diferenciar entre deseos y necesidades básicas y contratar los productos financieros adecuados. 

Conceptos claves que deberían aprender los niños

 

El valor del dinero

Debemos enseñar a nuestros hijos que el dinero es un recurso limitado y que para conseguirlo hace falta esforzarse. 

 

Fomentar un consumo racional

Otra parte importante de la educación financiera es inculcar a los más pequeños un consumo responsable. A la par que les enseñamos que con el dinero podemos adquirir bienes y servicios, debemos enseñarles el concepto del precio y la necesidad de gastar en función de los ingresos y no de forma irracional e impulsiva. De hecho, una de las claves para que los niños aprendan a gestionar sus finanzas personales es enseñarles a diferenciar entre gasto y ahorro. Debemos explicarles que los gastos no deben superar los ingresos.

 

Diferenciar entre necesidades básicas y gastos superfluos

A medida que nuestros hijos crecen, podemos inculcarles la idea de que no todo lo que queremos es necesario y que nuestro primer objetivo debería ser cubrir nuestras necesidades básicas como la vivienda, los suministros o la alimentación. Es decir, debemos enseñarles a identificar las prioridades.

 

Inculcar la necesidad de ahorrar

Si fomentamos el ahorro en los niños desde pequeños, cuando alcancen la edad adulta estarán habituados a hacerlo y sabrán la importancia que tiene. Debemos enseñarles a diferenciar entre el ahorro a corto plazo (para la compra de un ordenador o de unas zapatillas nuevas, por ejemplo) y a largo plazo (para hacer frente a imprevistos, comprar una vivienda, un coche, etc.) y explicarles las razones por las que hay que ahorrar

 

Explicar el papel de los bancos

Vivir sin bancos es sumamente difícil y lo más probable es que cuando nuestros hijos sean mayores de edad y tengan su primer empleo, empiecen a relacionarse regularmente con su banco. Así que cuanto antes les enseñemos cómo funcionan estas instituciones y les expliquemos conceptos básicos como qué es una cuenta corriente o un préstamo, más educación financiera tendrán y más informados estarán para tomar decisiones acertadas en el futuro y planificar sus finanzas personales. De acuerdo con el informe de Unicef citado más arriba, "exponer y conectar a los niños a los proveedores de servicios financieros a una edad temprana les permite reconocer el papel que estas instituciones desempeñan en la sociedad". 

¿Cómo enseñar a los niños?

Tenemos muchas herramientas a nuestro alcance para mejorar la educación financiera de nuestros hijos:

  • Darles una semanada para que aprendan a administrarse desde pequeños. Según un estudio de Junior Achievement de 2016, la mitad de los alumnos de Educación Primaria reciben una paga por un importe medio de 12 euros a la semana. 

  • Enseñarles el valor del dinero proponiéndoles realizar tareas domésticas a cambio de un salario.

  • Pedir a los niños que realicen recados, como compras en supermercados, en las que ellos mismos tengan que pagar y manejar efectivo. Según el estudio de Junior Achievement, el 53% de los niños de 11 o 12 años realizan recados de forma independiente.

  • Pedir a nuestros hijos que nos ayuden en las tareas del día a día que involucran dinero como ir al  banco.

  • Abrirles una cuenta de ahorro para que se familiaricen desde pequeños con estos productos.

  • Fomentar el aprendizaje de forma lúdica: enseñarles a reconocer los billetes y las monedas de euro así como el dinero de otros países, proponerles retos de ahorro y bonificar sus esfuerzos con un tipo de interés simbólico, hacer concursos de preguntas y respuestas en los que se les enfrente a situaciones del día a día o se les pregunten por conceptos financieros básicos, jugar a un quiz por Internet como el de HelpMyCash, etc.

  • Acudir a charlas y conferencias enfocadas al aprendizaje de los niños

  • Usar recursos virtuales como los que pone a disposición del público el Banco de España y la CNMV en su web Finanzasparatodos.es o los que ofrece HelpMyCash.com en su web.

Mejorar la educación financiera de un adolescente

Cuando nuestros hijos crecen, podemos introducir conceptos más complejos que les ayudarán a entender cómo funciona el dinero y la economía, así como proponerles ejercicios como realizar un presupuesto personal detallado o abrirles cuentas bancarias en varios bancos y darles una tarjeta prepago o de débito para que aprendan a manejar distintos medios de pago además del efectivo. A continuación, algunos conceptos de educación financiera que podemos introducirles durante la adolescencia:

  • La importancia de crear un presupuesto personal y de revisar regularmente sus gastos para saber cuánto dinero han gastado y de cuánto dinero disponen. Pueden anotar todos sus gastos en una app, así no se olvidarán de hacerlo. 

  • Cómo funcionan y para qué sirven los distintos tipos de cuentas bancarias. Si al llegar a la adolescencia todavía no tienen una, es el momento de contratar una cuenta para menores de edad, así se familiarizarán con este concepto y podrán guardar sus ahorros en el banco .

  • Qué es un préstamo, un crédito y una hipoteca, para qué sirven, cómo funcionan y qué riesgos entrañan. Podemos explicarles el concepto de nivel de endeudamiento, para que entiendan que no pueden sobreendeudarse.

  • Para qué sirve un seguro y qué tipos hay.

  • Los distintos medios de pago que existen, qué coste tienen y cómo funcionan (tarjetas prepago, de débito y de crédito, transferencias, dinero en efectivo...). A partir de los 14 años, los bancos empiezan a ofrecer tarjetas de débito y prepago a los clientes menores de edad, por lo que podemos solicitar una para nuestro hijo. 

  • Cómo entender una factura.

  • La importancia de leer los contratos que se firman y de entender la letra pequeña de los productos financieros (no debemos firmar nada que no entendamos). Podemos leer con nuestros hijos el contrato de su cuenta corriente o de nuestra hipoteca y explicarles los conceptos que no entiendan.

  • Cuáles son los impuestos básicos que pagamos y qué efectos tienen sobre nuestras finanzas personales. Por ejemplo, el IVA encarece los productos, el IRPF reduce el importe de nuestra nómina y los tipos que gravan el ahorro rebajan la rentabilidad real de los depósitos.

  • Cuáles son nuestros derechos y obligaciones como consumidores. Podemos hablarles de la garantía de los productos, de la obligación de los bancos de ser transparentes, de nuestro derecho a reclamar...

  • Cómo evitar ser víctimas de un fraude y qué medidas de seguridad debemos tomar al pagar con tarjeta o sacar dinero de un cajero automático.

  • Cómo afecta la política económica en nuestras vidas, tanto la estatal como la de la Unión Europea. Una forma interesante de enseñarles el impacto de la economía a nuestros hijos es leer con ellos noticias financieras y explicarles aquello que no entiendan. Así fomentaremos el interés por la economía desde la adolescencia.

Sobre esta página

Para qué sirve esta página: la finalidad de esta página es informar al usuario sobre la importancia de la educación financiera tanto para él como para sus hijos. Por ello se explicarán los puntos básicos que se deberían conocer.

Fuente: algunos de los informes que se ha usando han sido el estudio Educación financiera: ¿qué debemos saber? de Junior Achievement de 2016, el informe PISA de 2015 o el estudio Educación social y financiera para la infancia de Unicef.

Metodología: esta página se ha redactado con información extraída de páginas web especializadas como las del Banco de España y de varios estudios sobre la materia.

Sobre HelpMyCash.com: somos un comparador online compuesto por un equipo de personas especializadas en la investigación financiera. Nuestra labor consiste en encontrar, analizar y comunicar acerca de los productos que aparecen en la web, así como crear herramientas y estudios que faciliten la toma de decisiones. En nuestro portal, el usuario podrá comparar diferentes productos de finanzas personales y de economía del hogar, además de acceder a una información de calidad acerca del actual mercado económico.

Aviso: los servicios que ofrecemos desde HelpMyCash.com son totalmente gratuitos para el lector (guías, calculadoras, foro, comparadores de cuentas y depósitos, etc.), ya que los ingresos de nuestro portal web financiero proceden de la publicidad y de sus productos destacados.

Te escuchamos: desde HelpMyCash.com, queremos ayudarte a solucionar cualquier duda que tengas acerca de la actualidad económica. Para ello, ponemos a tu disposición los siguientes servicios de atención al usuario: un foro, en el que puedes explicarnos tus dudas acerca de un producto o una situación particular e intentaremos resolverlas, y un correo electrónico, al que puedes hacernos llegar tus sugerencias.

 

Temas recientes del foro

antuan
Error bancario @antuan - hace 6 días
  • 1 Respuesta
  • 0 Votos
  • 45 Visitas
como puedo recuperar un cargo que me hace el banco de un dinero que no he sacado.
Neus Garau
Neus Garau
hace 5 días

HelpMyCash

Hola Antuan,

Si como nos comentas tienes un cargo en cuenta por una extracción de dinero en cajero que tu no has realizado lo primero que debes hacer es pornerte en contacto con tu banco para cancelar las tarjetas asociadas a esa cuenta bancaria.

El siguiente paso será poner una denuncia en la comisaria correspondiente y una vez tengas la documentación, acudir a tu oficina bancaria más cercana y reclamar el cargo. 

Si quieres saber cómo reclamar a tu banco, descarga la guía gratuita que los expertos de HelpMyCash.com han elaborado con tan solo un clic:

Para cualquier otra duda o consulta, contacta con nosotros.

Un saludo.

Luciana
Realizar un deposito sin ser cliente @Luciana - hace 6 días
  • 3 Respuestas
  • 0 Votos
  • 90 Visitas
Realizar un deposito sin ser cliente
Jessica Llavero
Jessica Llavero
hace 5 días

HelpMyCash

Hola, ClaraPisos:

No entendemos a qué te refieres exactamente. Si te refieres a pagar recibos u otros pagos de pisos de otros propietarios, no podrás realizar un pago en una cuenta sin que aparezca tu nombre, ya que lo más seguro es que el cajero te pida información como nombre, DNI, etc. para confirmar la operación. 

Espero haberte ayudado,

¡Un saludo!

ClaraPisos
ClaraPisos
hace 5 días

Gracias por la información, creo que a lo que se refería (y de pronto es mi duda también) es si podemos conseguir alguna manera de hacer esos pagos para pisos de otros propietarios, si no hay riesgo que, al realizar la transacción aparezca mi nombre y no la del propietario.
Creo que es eso.
Gracias

Jessica Llavero
Jessica Llavero
hace 6 días

HelpMyCash

Hola, Luciana:

Entiendo que lo que quieres es ingresar dinero en una cuenta. Puedes servirte de un cajero de la entidad en la que quieres depositar el dinero. 

Lo más seguro que encuentres una opción en el cajero que te permita acceder sin tarjeta o libreta, después debería aparecerte la opción de realizar un ingreso en una cuenta de la entidad especificando en número de cuenta. 

Otra opción es realizar una transferencia desde tu propia cuenta bancaria.

Espero haberte ayudado,

¡Un saludo!

Jilari
Cajero automatico @Jilari - hace 6 días
  • 1 Respuesta
  • 0 Votos
  • 45 Visitas
Retire efectivo en un cajero distinto al de mi entidad bancaria cogi la terjeta me olvide del dinero a os pocos segundos vuelvoi aras y el cajero ha reintroducido mi dinero (no habia nadie mas en la calle). llevo 6 dias reclamando a mi antidad y a la de los cajeros sin respuesta que duepo hacer?
Jessica Llavero
Jessica Llavero
hace 6 días

HelpMyCash

Hola, Jilari:

Si no recibes respuesta por vía telefónica, prueba de acercarte a la oficina de tu entidad para comunicar la incidencia. El banco debería ingresar el dinero en tu cuenta si el cajero ha cancelado la operación. 

¡Un saludo!

Noticias recientes

Las 7 noticias sobre finanzas de esta semana que no te puedes perder (11 de octubre)
Las 7 noticias sobre finanzas de esta semana que no te puedes perder (11 de octubre)
¿Quieres saber cómo ha evolucionado el mercado hipotecario durante los últimos meses? ¿Sabías que BBVA y Banco Santander han subido las comisiones de sus cuentas corrientes? ¿Quieres conocer los mejores trucos para ahorrar? Pues no te pierdas nuestro...

Publicado el 11/10/2019

Novedades bancarias: nuevas cuentas remuneradas y más madera en la guerra de hipotecas fijas
Novedades bancarias: nuevas cuentas remuneradas y más madera en la guerra de hipotecas fijas
Pibank ha copiado la estrategia de su hermano mayor, Banco Pichincha, y ha estrenado una cuenta remunerada y un depósito con una rentabilidad muy superior a la media. Asimismo, Nationale-Nederlanden ha celebrado su primer año en España con una cuenta...

Publicado el 10/10/2019

5 cosas que debes saber antes de dar una tarjeta bancaria a tu hijo
5 cosas que debes saber antes de dar una tarjeta bancaria a tu hijo
Si tu hijo tiene entre 12 y 17 años es lógico que te haya pedido una tarjeta bancaria a su nombre con la que poder pagar sus compras. El segundo medio de pago más usado por los españoles, según datos del Banco de España, triunfa por la comodidad, fac...

Publicado el 08/10/2019