Préstamos con garantía hipotecaria destacados
#1
  • Hay que avalar con una propiedad sin hipoteca
  • Desde 10.000€ hasta 1.000.000€
  • Interés desde 2% TIN, según tu perfil
  • Plazo máximo de 20 años
  • Respuesta en 24 horas
  • Acepta ASNEF: SÍ
Contratar

Qué son los préstamos con garantía hipotecaria

¿Qué son los préstamos con garantía hipotecaria?

Un préstamo con garantía hipotecaria es un crédito en el que el titular responde solo con su vivienda. Eso significa que si no paga las cuotas, ese inmueble puede ser embargado por la financiera. La vivienda con la que avales la operación debe ser de tu propiedad y estar libre de cargas (o con poca hipoteca pendiente).

Aunque son préstamos parecidos a las hipotecas, no son exactamente lo mismo. Una hipoteca se usa para adquirir una vivienda, mientras que los préstamos con garantía hipotecaria suelen pedirse para otras finalidades: reunificar deudas, aceptar herencias, iniciar un negocio... Además, aunque hay bancos que los dan, normalmente los conceden prestamistas privados o intermediarios financieros

¿Para qué puedo pedir préstamos con garantía hipotecaria?

Estos préstamos se pueden utilizar para cualquier finalidad, ya que rara vez requieren un justificante. Estas son las finalidades más comunes de los préstamos con garantía hipotecaria:

  • Refinanciación de deudas. Es la finalidad más común. Si tienes muchos créditos vigentes y te es difícil pagarlos a la vez, puedes reunificarlos todos con un crédito de estas características para pagar una única cuota más baja. Así, en vez de tener cuatro o cinco cuotas distintas, podrás tener una sola y de una cantidad menor.

  • Recibir herencias. Estos préstamos pueden ser muy útiles para financiar la aceptación de herencias. El coste de recibir un legado puede llegar a ser muy alto, pero con un préstamo con garantía hipotecaria podrás financiarlo, incluso utilizando el inmueble que vayas a recibir como herencia.

  • Realizar reformas integrales. Es común utilizar estos créditos para pagar reformas de viviendas que cuestan mucho dinero. Por ejemplo, de casas heredadas que están en mal estado y necesitan una mejora integral.

  • Emprender. Para comenzar un negocio, al tratarse de un perfil de riesgo, es posible que muchos bancos denieguen tu solicitud. Con una vivienda o local en propiedad podrás pedir los fondos que necesitas sin importar que no tengas ingresos hasta que tu empresa comience a dar frutos.

  • Detener embargos. Si se ha dictado una orden de embargo sobre tu vivienda por cualquier tipo de decisión legal, puedes solicitar un préstamo con garantía hipotecaria para saldar las deudas que tenga dicho inmueble y así poder pagarlas a plazos, evitando así el embargo.

Hoy en día también es posible reunificar deudas sin hipoteca con otros créditos con garantía personal, aunque en estos casos deberás tener un perfil sin deudas y con unos ingresos adecuados a la cantidad que pidas.

Pros y contras de los créditos con garantía hipotecaria

Un crédito con una propiedad como garantía de pago es un producto financiero que puede serte de gran utilidad. No obstante, también conlleva un gran riesgo y puede llegar a ser muy peligroso si no lo utilizas con precaución. A continuación, te mostramos sus ventajas y desventajas más relevantes:

Ventajas

Permiten solicitar grandes importes de hasta 300.000 euros o más.

Tienen plazos de reembolso muy extensos, de hasta 20 años.

Muchos de estos préstamos permiten disfrutar de uno o varios periodos de carencia.

Para que te los concedan, no será necesario justificar que tienes ingresos.

Se pueden obtener aunque figures en alguna lista de morosos o tengas embargos pendientes.

Podrás seguir habitando la propiedad que pongas como garantía.

Inconvenientes

Los intereses de los créditos con garantía hipotecaria son más altos que los de las hipotecas y los préstamos personales.

Estos préstamos suelen incluir comisiones de formalización y otros gastos de gestión que pueden encarecer el producto.

El tiempo que tardarán en darte el dinero puede ser de varios días.

Si no pagas las cuotas del crédito, correremos el riesgo de perder la vivienda, entre otras consecuencias negativas.

Requieren que tengas una vivienda sin hipoteca para poder conseguirlos.

¿Cuánto me darán si avalo un préstamo con un inmueble?

En general, con un préstamo con garantía hipotecaria podrás conseguir entre el 30% y el 40% del valor de tasación de la vivienda que garantice la operación. Por ejemplo, si su valor es de 200.000 euros, te prestarán entre 70.000 y 80.000 euros. 

Hay que decir, eso sí, que muchas empresas ponen límites mínimos y máximos al importe que prestan. Te aconsejamos consultar cuánto dinero podrías conseguir con cada una para valorar si ese importe se ajusta a tus necesidades.

¿Cómo se calcula el valor actual de la casa?

La entidad mandará a tasar la vivienda para conocer su valor actual según diferentes factores. Muchas entidades de préstamos con la vivienda como garantía ofrecen una tasación gratuita, aunque a veces te pedirán que lleves una tasación reciente (que te costará unos 300 euros de media). Para tasar el inmueble a poner como garantía se suelen tener en cuenta los siguientes factores:

  • Antigüedad del inmueble. Una vivienda de obra nueva es, generalmente, más valiosa.

  • Ubicación. Si está en una gran urbe o en un pueblo.

  • Situación del mercado. Si el mercado inmobiliario está al alza o no.

  • Características de la vivienda. Condiciones, metros cuadrados, si requiere reforma, si tiene extras (terraza, parking,...).

Requisitos para contratar un préstamo con garantía hipotecaria

Para acceder a estos productos deberás cumplir pocos requisitos:

  • Tener un inmueble en propiedad a tu nombre: generalmente, te exigirán que la propiedad ya esté completamente pagada y libre de cargas o, por lo menos, que lo esté el 70-80% del valor de esta. Puede ser una vivienda, un local comercial, una nave industrial, un terreno...

  • Ser mayores de edad: de 18 años, aunque dependerá del intermediario financiero, ya que en algunas ocasiones te exigirán tener entre 21 y 25 años.

  • Tener ingresos: aunque algunas entidades no exigen que tengas ingresos fijos, siempre es recomendable pedir un préstamo cuando sepas que podrás pagarlo.

Las viviendas que se ponen como garantía deberán estar en poblaciones con un mínimo de 15.000 habitantes, aunque variará según la entidad.

¿Puedo conseguir estos préstamos con deudas?

, contratar uno de estos créditos es una de las pocas maneras de conseguir financiación si estás registrado en una lista de morosos. Además, a diferencia de lo que ocurre con otros préstamos con ASNEF, pueden darte créditos con garantía hipotecaria aunque tu deuda sea muy alta o tengas embargos pendientes.

¿Cómo se solicita un préstamo con garantía hipotecaria?

El proceso para contratar un préstamo con garantía hipotecaria es relativamente simple y se puede completar a través de Internet:

  1. Ponte en contacto con el prestamista o intermediario. En la parte superior de esta página encontrarás una selección de empresas que ofrecen estos productos. 

  2. Rellena el formulario de solicitud. Tendrás que indicar la cantidad que necesitas y el plazo al que quieres devolver el dinero, así como otros datos personales.

  3. Manda la documentación para que analicen tu caso. Tendrás que enviar los documentos que te pidan para que el prestamista compruebe si tu solicitud es viable.

  4. Tasa la vivienda para verificar la cantidad máxima que podrán prestarte. Solo tendrás que hacerlo si se aprueba tu solicitud.

  5. Firma ante notario del contrato del crédito.

Normalmente, la solicitud y el análisis son pasos que se realizan en un plazo de unas 24 o 48 horas, aunque la tasación y la firma ante notario puede tardar un poco más. Por lo general, el proceso durará alrededor de una o dos semanas.