Los préstamos con garantía hipotecaria pueden ser una buena opción para conseguir dinero si no percibimos ingresos, si tenemos algún embargo, si somos morosos... Sin embargo, es imprescindible presentar una propiedad como garantía para contratar estos créditos y debemos saber que en caso de caer en un impago, correremos el riesgo de perderla.

Préstamos con garantía hipotecaria de hasta 300.000 euros
  • Desde 5.000 € hasta 300.000 €
  • La garantía debe ser un inmueble
  • Plazo de devolución de hasta 20 años
  • Sin justificación de ingresos
  • Acepta ASNEF: SÍ

Compara todos los préstamos del mercado Descubre cuales son tus mejores opciones en el comparador de préstamos

Comparar

prestamos con garantia hipotecaria

¿Qué es la garantía hipotecaria de un préstamo?

Cuando hablamos de garantía hipotecaria, nos referimos al aval que le asegura a la entidad prestamista del dinero que no saldrá perdiendo y que de una manera u otra recuperará el préstamo que ha concedido, en el caso de que incurramos en un impago o de que no cumplamos con alguna de las condiciones establecidas en el contrato. Si queremos conocer el monto total de capital de nuestra vivienda, debemos fijarnos en la diferencia entre el valor tasado de nuestro hogar y el saldo restante que tenemos por pagar de la hipoteca. Así, es necesario aclarar que no es lo mismo un préstamo hipotecario que uno con garantía hipotecaría, ya que el primero es el que nos permitirá adquirir un inmueble, por lo que, el único fin de este producto es concedernos la propiedad y en ningún caso el capital, a diferencia del segundo.

Para entenderlo de una manera más clara, pondremos un ejemplo real: si el valor tasado de nuestra hipoteca son 100.000 euros y la deuda pendiente de nuestra hipoteca son 25.000 euros, el capital del que podemos disponer serán 75.000 euros. Así, el dinero que tenemos gracias a nuestro hogar se puede utilizar tanto como si fuera un préstamo, como si fuera una garantía sobre nuestra propiedad.

Además, el valor de nuestra vivienda siempre será dinámico, es decir, con el paso del tiempo o con los cambios que hagamos en él o se realicen en el entorno donde se encuentre, el precio de nuestra propiedad puede aumentar o reducirse. Para que aumente, debemos haber reformado la casa o deben mejorar los factores externos donde se encuentra nuestra propiedad (comercios, escuelas, transporte público, playas, etc.). Por el contrario, si la zona en la que está ubicada pierde valor u ocurre algo que afecte negativamente a su imagen o reputación, su valor, probablemente, se reducirá.

Es fundamental que tengamos en cuenta todos estos aspectos y conozcamos el funcionamiento de estos productos, ya que nos ayudará a saber si realmente nos pueden ser útiles los préstamos con garantía hipotecaria para cumplir con nuestras necesidades. De hecho, debemos tener precaución y evitar solicitarlos si no tenemos claros todos los aspectos y condiciones a las que nos comprometeremos, ya que podemos perder mucho más dinero que con la mayoría de los productos crediticios del mercado, a causa de la garantía que estamos poniendo en caso de incumplir las condiciones.

Rasgos básicos de los créditos hipotecarios

Los préstamos con garantía hipotecaria son créditos cuya única garantía de pago es un inmueble en propiedad o hipotecado que tenga poco capital pendiente. Estos productos son distintos a las hipotecas, ya que su finalidad no es la de comprar una vivienda, sino disponer de grandes cantidades de dinero para consumo, afrontar grandes gastos imprevistos o reunificar deudas, entre otros. Sin embargo, sus condiciones son muy diferentes: los préstamos con garantía hipotecaria también ofrecen cantidades de dinero elevadas (hasta 500.000 euros, dependiendo del valor adjudicado tras la tasación del inmueble) a devolver en plazos de reembolso largos, de hasta 15 años. No obstante, el tipo de interés de los créditos con garantía hipotecaria suele ser más alto que el de las hipotecas, ya que el riesgo que asumen las entidades prestamistas es mayor y no deja de ser un préstamo

Estos préstamos los conceden tanto entidades bancarias, como intermediarios financieros de crédito. Si acudimos a los primeros, los requisitos que tendremos que cumplir para acceder al producto serán más estrictos y, probablemente, tardemos más tiempo en recibir el dinero por todos los procesos que tienen que realizar para analizar la solicitud y ofrecernos una respuesta, mientras que los intermediarios financieros solo nos exigirán que pongamos una vivienda como garantía y que seamos mayores de edad, aunque el proceso también durará varios días, ya que deben tasar la vivienda, etc. Sin embargo y como es lógico, al asumir un mayor riesgo de impago, los préstamos que conceden los intermediarios financieros suelen tener un precio superior comparado con los ofrecidos por las entidades bancarias.

Es fundamental que sepamos en qué momentos y situaciones es recomendable solicitar estos préstamos, ya que si no cumplimos con alguna de las condiciones a las que nos hemos comprometido, correremos el riesgo de perder nuestra vivienda. Por ejemplo, si necesitamos importes de dinero pequeños y estamos en ASNEF, no es recomendable solicitarlos, lo mejor será hacer efectiva la deuda. No obstante, si necesitamos una gran cantidad de dinero para realizar una inversión y sabemos que obtendremos rentabilidad con el proyecto, solicitar este tipo de créditos pueden ser una buena opción.

Una de las ventajas que suelen ofrecer los intermediarios financieros que comercializan estos productos es la opción de realizar un estudio y un análisis gratuito sobre nuestra situación económica concreta. De esta manera, nos darán soporte y consejos para gestionar nuestras finanzas y nos podrán asesorar y resolver cualquier duda que nos pueda surgir sin ningún tipo de coste adicional, es decir, nos ofrecerán orientación personalizada de manera gratuita.

Motivos para contratar créditos con garantía hipotecaria

Un crédito con una propiedad como garantía de pago es un producto financiero que puede sernos de gran utilidad, ya que permite obtener grandes sumas de dinero, aunque la situación económica por la que pasemos sea delicada, es decir, tengamos impagos, no dispongamos de ingresos estables ni suficientes, etc. No obstante, es un producto que conlleva un gran riesgo y que puede llegar a ser muy peligroso si no lo utilizamos con precaución y de manera responsable.

De hecho, es aconsejable que, antes de contratar este tipo de productos, realicemos un presupuesto aproximado en el que incluyamos las cuotas que pagaremos por el préstamo y nos cercioremos de que podremos reembolsar la deuda sin ningún problema.

Si tenemos esto claro, podemos contemplar la posibilidad de contratar un préstamo con garantía hipotecaria y, por eso, a continuación mostramos las ventajas y desventajas más relevantes de este tipo de productos crediticios para saber si nos convendrá solicitarlos o no:

Pros de los préstamos con garantía hipotecaria

  • Permiten solicitar grandes importes de hasta 300.000 euros o más.
  • Tienen plazos de reembolso muy extensos, de hasta 20 años o, incluso, más.
  • Muchos de estos préstamos permiten disfrutar de uno o varios periodos de carencia, ya sea total o parcial.
  • Para que nos lo concedan, no será necesario justificar que recibimos unos determinados ingresos.
  • Se pueden obtener, aunque figuremos en alguna lista de morosos o tengamos embargos pendientes.
  • Podremos seguir habitando la propiedad que pongamos como garantía.

Contras de los créditos con garantía hipotecaria

  • Los intereses de los créditos con garantía hipotecaria son más altos que los de las hipotecas y los préstamos personales.
  • Estos préstamos suelen incluir comisiones y otros gastos de gestión que pueden encarecer mucho el producto.
  • El tiempo que tardarán en darnos el dinero puede demorar durante varios días, es decir, no son especialmente rápidos.
  • Si no pagamos las cuotas del crédito, correremos el riesgo de perder la vivienda, entre otras consecuencias negativas.

Antes de solicitar estos productos, es fundamental que tengamos presentes las ventajas y, sobre todo, los riesgos a los que nos exponemos, ya que se trata de una decisión muy importante y una vez firmemos el contrato, nos comprometemos a las condiciones establecidas en él. Además, debemos pensar siempre en la finalidad que queramos darle a estos productos, ya que es uno de los factores clave a la hora de decidir si los necesitamos o no.

Por otro lado, es importante que sepamos que, una vez firmado el contrato, disponemos de 14 días naturales para realizar una cancelación, en el caso de que finalmente no estamos de acuerdo con las condiciones del préstamo con garantía hipotecaria. No obstante, debemos tener en cuenta que esto implica unos gastos de gestión que tendremos que correrán a nuestro cargo.

Por ese motivo, hacemos especial hincapié en que con este tipo de créditos es fundamental tener muy clara la finalidad que le vamos a dar al dinero que solicitemos y, sobre todo, tener un profundo conocimiento sobre cuál es el estado en el que se encuentra nuestra situación económica actual y, dentro de lo que cabe, que también realicemos una previsión de la futura. Así, podremos asegurarnos de poder cumplir sin problema con todas las condiciones a las que nos hayamos comprometido en el contrato y evitar cualquier sanción que podría ser muy perjudicial para nosotros.

Finalidades de los préstamos con garantía hipotecaria

A la hora de contratar un crédito con un inmueble como garantía de pago, podremos usar el dinero para cualquier finalidad, ya que los intermediarios financieros que los comercializan no nos exigirán que justifiquemos el motivo de nuestra solicitud. No obstante, debemos ser responsables y solo solicitar este tipo de productos en situaciones excepcionales en las que necesitamos grandes importes de dinero y en ningún caso como una fuente de financiación recurrente.

Además, si queremos conseguir pequeños importes de dinero, no es recomendable que solicitemos estos productos, ya que no están diseñados para solventar imprevistos y correremos el riesgo de perder nuestra vivienda en caso de impago o de incumplimiento de alguna de las cláusulas del contrato. De hecho, suelen establecer el importe mínimo entre los 3.000 y 5.000 euros, por lo que no podremos acceder a ellos si necesitamos, por ejemplo, pequeñas cantidades de dinero, como ya hemos comentado, ya sea para afrontar un imprevisto, disponer de un extra de liquidez o para salir de un fichero de impagos, entre otros posibles motivos.

En cualquier caso, estas son las finalidades más comunes para las que es recomendable o adecuado emplear el capital que podemos obtener con estos productos crediticios:

  1. Conseguir el dinero suficiente como para realizar una reforma importante, como ampliar el comedor, arreglar el baño o renovar la fachada.
  2. Emplear el crédito para abrir una empresa nueva o para expandir un negocio ya creado. En estos casos, el inmueble puesto como garantía suele ser una fábrica, un almacén, una tienda o unas oficinas.
  3. Reagrupar deudas. En el caso de que tengamos muchos créditos vigentes, podemos reunificarlos todos con un crédito con una propiedad como garantía para pagar una única cuota.
  4. Conseguir grandes cantidades de dinero estando en un fichero de impagos. Si nuestros datos figuran en ASNEF, contratar un préstamo con un inmueble como garantía es una de las pocas opciones que tenemos de conseguir grandes cantidades de dinero.
  5. Detener embargos. Si nuestro inmueble está a punto de ser embargado o está pendiente de subasta, podemos pedir préstamos con garantía hipotecaria para paralizar el proceso y liquidar la deuda.
  6. Recibir herencias. Este tipo de productos pueden sernos muy útiles para hacer frente a los costes e impuestos que tendremos que pagar al aceptar y para recibir una herencia.

Cuando nos concedan el capital, es fundamental que tengamos claro a qué finalidad lo vamos a destinar, ya que es un aspecto básico para saber si realmente lo necesitamos y estamos dispuestos a poner como garantía nuestra vivienda.

Además, como ya hemos comentado, debemos tener en cuenta que, en caso de impago o de incumplir con cualquiera del resto de las condiciones del contrato, perderemos el bien que hemos puesto como garantía, por lo que debemos planificar un presupuesto y asegurarnos de que podremos reembolsar el dinero del crédito dentro de los plazos acordados con el prestamista sin que esto afecte a nuestra estabilidad económica.

¿Puedo obtener préstamos hipotecarios con deudas?

, precisamente es uno de los pocos productos crediticios de grandes importes que podemos contratar, aunque tengamos deudas impagadas y estemos registrados en listas de morosos como ASNEF, RAI o EXPERIAN. Además, a diferencia de otros préstamos con ASNEF, podemos conseguir créditos con garantía hipotecaria, aunque no percibamos ingresos regulares y suficientes, y las empresas que los conceden nos permitirán que nuestra deuda sea de cualquier importe y no será necesario que no esté vinculada a una entidad bancaria. Esto es algo importante, ya que es el único producto crediticio que podremos obtener de cantidades tan elevadas si tenemos una deuda y, encima, si ésta está relacionada o está originada con algún producto ofrecido por una entidad bancaria tradicional.

Si nuestros datos aparecen en ASNEF o cualquier otro dichero de impagos, solicitar uno de estos préstamos es una de las pocas opciones que nos encontramos en el mercado para conseguir grandes sumas de dinero, sin contar con el empeño. Sin embargo, debemos ser responsables con las condiciones a las que nos comprometamos y utilizar el dinero para un fin que realmente lo merezca, ya que ponemos mucho en juego.

De lo contrario, si no cumplimos con alguna de las condiciones establecidas en el contrato, como por ejemplo, si dejamos de pagar una de las cuotas mensuales, nos retrasamos en el pago o incumplimos cualquier cláusula que hayamos firmado, nos arriesgamos a perder nuestra propiedad y a entrar en un bucle de impagos del que nos resultará muy complicado salir, entre otras consecuencias negativas para nuestra economía.

Precio de los créditos con garantía hipotecaria

El precio de los préstamo con garantía hipotecaria puede variar dependiendo del intermediario financiero que nos lo conceda. Sin embargo, en general, estos productos tienen un tipo de interés más alto que el de los préstamos personales y el de las hipotecas, especialmente si lo conseguimos a través de un intermediario financiero, ya que el riesgo de impago asumido por el prestamista es mayor. Aunque, por otro lado, suelen ser productos con un coste inferior al de los créditos rápidos y al de las tarjetas de crédito. En definitiva, la TAE media de la mayoría de los préstamos con garantía hipotecaria oscilará, generalmente, entre el 11 y el 16 %.

Además, estos créditos suelen incluir comisiones y otros gastos de gestión, aunque no suelen obligarnos a contratar productos o servicios vinculados adicionales que incrementarían su precio considerablemente. En cualquier caso, si lo que queremos es saber cuánto nos costará contratar un crédito con una propiedad como garantía, es aconsejable que nos fijemos en la tasa anual equivalente o TAE, puesto que refleja tanto los intereses como las comisiones y los productos vinculados que incluya el producto. Además, es aconsejable que leamos todas las cláusulas del contrato con cautela para poder así conocer cualquier coste adicional que puedan existir y evitar posibles sorpresas que podrían hacernos pagar mucho más capital.

No obstante, como hemos comentado, hay algunos gastos adicionales que pueden no estar incluidos dentro de estas variables, como son los costes de notaría, gastos a terceros o el precio que pagaremos por la gestión de la tasación de la vivienda, entre otros. Es importante que no nos olvidemos de ellos, ya que podrían incrementar considerablemente el precio final que tengamos que abonar por el préstamo con garantía hipotecaria. En cualquier caso, antes de realizar la contratación, es recomendable que conozcamos toda la información sobre los gastos que tendremos que afrontar para asegurarnos de ser capaces de solventarlos con nuestro nivel económico y sin perder nuestra estabilidad financiera.

Condiciones para contratar préstamos hipotecarios

Son muy pocos los requisitos que debemos cumplir para poder acceder a estos productos, de hecho, en la mayoría de los casos estas son las dos únicas exigencias que nos pedirán cumplir para obtener préstamos con garantía hipotecaria a través de intermediarios financieros:

  1. Ser mayores de edad (de 18 años, aunque dependerá del intermediario financiero, ya que en algunas ocasiones nos exigirán tener entre 21 y 25 años)
  2. Tener una propiedad a nuestro nombre (generalmente, nos exigirán que la propiedad ya esté pagada o, por lo menos, que lo esté el 70-80 % del valor de esta)

En el caso de que la propiedad aún esté hipotecada, también podemos obtener uno de estos préstamos siempre que la parte que nos quede por liquidar sea mínima, aunque algunos intermediarios no nos permitirán hacerlo si no tenemos todas las cuotas de la vivienda completamente liquidadas. Además, en el caso de que no la tengamos pagada por completo, probablemente, nos ofrecerán importes más reducidos.

A diferencia del resto de préstamos (personales, hipotecarios...), para conseguir un crédito con una propiedad como garantía, no es necesario justificar la cuantía ni el origen de nuestros ingresos, así que podremos obtener estos préstamos sin tener nómina ni aval. Además, las empresas que ofrecen estos créditos no rechazarán nuestra petición, aunque nuestros datos aparezcan en una lista de morosos como ASNEF, RAI o EXPERIAN o si, por ejemplo, tenemos embargos pendientes o carecemos de unos ingresos que sean periódicos y suficientes, ya que no son requisitos que debamos cumplir para acceder a este tipo de préstamos.

¿Y si no reembolso el dinero en el plazo acordado?

Como su propio nombre indica, los préstamos con garantía hipotecaria tienen como garantía de pago una vivienda que sea de nuestra propiedad, así que, en caso de impago, el inmueble puede ser embargado tras el correspondiente proceso judicial. No obstante, antes de llegar a ese punto, las empresas suelen aplicar una serie de sanciones por impago que pueden encarecer el precio del crédito, ya que nos cobrarán intereses de demora, incluirán los datos del solicitante en una lista de morosos como ASNEF o RA e, incluso, podemos terminar siendo citados a juicio.

Para ayudar al prestatario a pagar las cuotas cómodamente, algunas empresas permiten solicitar un período de carencia total o parcial en el que no se tendrán que abonar, en el primer caso, el importe íntegro de las mensualidades o, en el segundo caso, la parte correspondiente al capital pendiente del préstamo con garantía hipotecaria. Es decir, se trata de un periodo de tiempo en el que no pagaremos las cuotas del préstamo, aunque sí que se seguirán generando intereses sobre el capital pendiente a devolver.

Si tenemos problemas para pagar las cuotas, también podemos reducir la cantidad que abonamos cada mes, alargando el plazo de reembolso, aunque eso es algo que tendremos que negociar con la compañía y si tomamos esta decisión, terminaremos pagando más intereses, aunque cada cuota será inferior. Puede resultar una decisión muy acertada, ya que siempre será más recomendable pagar durante más tiempo, aunque el coste final sea más elevado, en vez de caer en un impago y las consecuencias que esto nos puede acarrear.

En cualquier caso, si fallamos en el pago de una o varias de las cuotas de un préstamo con garantía hipotecaria, probablemente, la financiera nos ofrecerá un plazo de reembolso más extenso para devolver el dinero o un nuevo calendario de pagos, pero se generarán más intereses, por lo que pagaremos un importe final mayor. Además, los honorarios por impago suelen ser muy superiores a los comunes, así que finalmente pagaremos un coste muy diferente al que teníamos pensado desde un primer momento. Por este motivo, debemos intentar no caer en impagos y, para ello, es fundamental asegurarnos siempre de cumplir sin problemas con todas las condiciones establecidas en el contrato.

Sobre esta página

Para qué sirve esta página sobre préstamos con garantía hipotecaria: el equipo de especialistas de HelpMyCash.com hemos diseñado y creado este texto con el que nuestros usuarios podrán saber todo lo necesario sobre este tipo de créditos antes de contratarlos, cómo contratarlos, cuáles son sus principales ventajas y sus peligros, para qué finalidades es recomendable utilizarlos y qué ocurre en el caso de que no devolvamos el capital que nos hayan concedido o que incumplamos con alguna de las condiciones establecidas en el contrato.

Fuente: el portal Finanzas para todos ha sido las fuente que hemos consultado, así como las páginas de los distintos intermediarios financieros que comercializan estos productos.

Metodología: el mystery shopping, la investigación online y las llamadas telefónicas han sido los canales principales que hemos empleado para conseguir los datos necesarios para elaborar esta página.

Sobre HelpMyCash.com: en el comparador de créditos HelpMyCash.com podrás saber todo lo que necesitas para contratar préstamos de todo tipo y conseguir el más adecuado para ti y con las mejores condiciones.

Aviso: todos los servicios y herramientas del comparador financiero HelpMyCash.com son gratuitos para cualquiera de nuestros usuarios, ya que nuestros ingresos proceden de los productos destacados y de la publicidad incluida en la propia página web.

Te escuchamos: en el comparador HelpMyCash te tendemos la mano para que nos hagas llegar cualquier tipo de pregunta o sugerencia mediante los siguientes canales:


AUTOR

Avatar de A. Portolés

A. Portolés

Especialista en Finanzas Personales de HelpMyCash.com

CONTRIBUYE

Avatar de Diego Alonso

Diego Alonso

Especialista en Préstamos y Tarjetas en HelpMyCash.com


Preguntas recientes

Avatar  de jotap

anticipo de nomina

soy funcionario, fijo, se me comunico que podia solicitar el anticipo de dos nominas a pagar en 2 años y en la entidad donde lo he solicitado me "exigen" hacerme un seguro obligatorio para que se me conceda, es cierto, y si no es así que puedo hacer, gracias

jotap 19/10/2017 | 0 respuesta/s

Avatar  de Santiago Munoz

Se puede solicitar cancelación de deudas con la Tesorería General de la Seguridad Social?

Tuve una S.L. en la cual fui administrador único, está se vino abajo y me quedaron deudas con la administración pública que ascienden a 240.000€ aproximadamente. Como administrador único me hicieron responsable subsidiario. La empresa lleva más de 10 años sin actividad, y yo sufrí un Ictus en el 2010 quedando con un 83% de minusvalía, cobro 553€ de una pensión no contributiva y vivo en alquiler. Me han dicho que en el 2015 salió una ley en el BOE, Ley de Segunda Oportunidad, que ampara personas en mi situación para poder cancelar las deudas ante las administraciones públicas. Por favor, si es cierto y cuál sería el procedimiento. Muchas gracias Santiago Muñoz Dual

Santiago Munoz 19/10/2017 | 1 respuesta/s

1 HelpMyCash el 19/10/2017

avatar para HelpMyCash

Buenas tardes, Santiago Munoz.

Después de leer tu consulta te comunico que nosotros no tenemos conocimientos legislativos, por lo que te recomiendo que te pongas en contacto con un profesional del ámbito legal.

Un saludo.


Avatar  de Helper_610463136

PRODUCTOS VINCULADOS

Buenas tardes, Contraté este crédito click & go hace unos días y voluntariamente pagué un seguro de vida. El caso es que al día siguiente me llamaron para decirme que tengo que hacerme con ellos también un seguro de accidentes, del cual me han cobrado la primera cuota sin permiso alguno. ¿Es esto "legal"? ¿Me pueden obligar a ello si no he firmado tan siquiera dicha póliza? Un saludo y gracias, Hemerén

Helper_610463136 18/10/2017 | 1 respuesta/s

1 HelpMyCash el 19/10/2017

avatar para HelpMyCash

Hola, Helper_610463136.

En ningún momento deberían cobrarte nada que tú no hayas firmado. El Préstamo Click&Go de CaixaBank no cuenta con ningún seguro vinculado de manera obligatoria. Sí que ofrece la opción de contratar un seguro de vida opcional, el cual, según nos informas, has contratado.

En todo caso, recomendamos revisar el contrato de tu préstamo por si hay alguna cláusula en la que conste el seguro de accidentes que te han cobrado. Quizás este seguro de accidentes vaya incluido en los costes del seguro de vida que sí has solicitado. Por ello, es recomendable también revisar el contrato del seguro de vida.

CaixaBank recomienda que en caso de cualquier tipo de queja, se envíe un escrito a la sucursal en la que has tramitado tu préstamo o tu seguro. En caso de haberlo realizado por Internet, lo mejor es que acudas a tu sucursal de CaixaBank.

¡Un Saludo!


Noticias recientes

30/09/2017
Emprendimiento y morosidad se encuentran en ciertos préstamos con ASNEF

l estos dos conceptos coinciden en un producto, a pesar de que el hecho de lanzarse con un proyecto laboral propia y tener deudas pendientes puedan parecer tan poco afines como el agua y el aceite. Los préstamos con ASNEF con garantía hipotecaria son ese paraíso financiero en el que aquellos que ne


24/07/2017
¿Por qué sí y por qué no contratar préstamos con garantía hipotecaria?

os de una nómina mensual o ningún ingreso que sea suficiente y regular, tenemos algún embargo pendiente, etc. No obstante, en el mercado financiero actual podemos recurrir a los intermediarios financieros o empresas de capital privado que nos concederán préstamos con garantía hipotecaria, aunque nue


26/06/2017
¿A qué riesgos nos enfrentamos al contratar un préstamo con garantía hipotecaria?

ificar deudas, los préstamos con garantía hipotecaria podrían ser una alternativa. Los créditos en los que la garantía de pago es una propiedad tienen un doble riesgo, por un lado, si no podemos devolver la deuda pueden embargarnos nuestros ingresos y, por otro lado podremos perder la casa. En el si


Uso de cookies: En nuestra página utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y ofrecer contenidos y publicidad de interés.
Si continúas navegando, aceptas el uso que hacemos de las cookies.