Compara entre los mejores préstamos y créditos del mercado y descubre todo lo que deberías saber sobre ellos antes de firmar. Existen multitud de créditos rápidos para cubrir cualquier necesidad. En esta página te ayudamos a encontrar entre todos los préstamos el que más te conviene por precio, importe, plazo o facilidades.

Minicréditos - Hasta 1.000 € en minutos
  • Primer minipréstamo GRATIS
  • Hasta 300 € para nuevos clientes
  • Disponible 24/7
  • Dinero en cuenta en 15 minutos
  • Acepta ASNEF: NO
  • Descuento 10 %: helpromo17
  • Hasta 300 € para nuevos clientes
  • Menos de 1 € al día
  • Dinero en 15 minutos
  • Acepta ASNEF: NO
  • 300 € gratis para nuevos clientes
  • Admite hasta 2 prórrogas
  • Concesión en solo 15 minutos
  • Disponible 24/7
  • Acepta ASNEF: NO
  • Primer minicrédito GRATIS
  • Hasta 300 € para nuevos clientes
  • Solicitud sin papeleos
  • Respuesta en 10 minutos
  • Acepta ASNEF: NO

  • GRATIS el primer minicrédito
  • Plazo hasta 60 días
  • Hasta 300 € para nuevos clientes
  • Devolución anticipada gratuita
  • Acepta ASNEF: NO
  • Hasta 750 € para nuevos clientes
  • Proceso online 24/7
  • Devolución anticipada gratuita
  • En tu cuenta en solo 15 minutos
  • Acepta ASNEF: SÍ
  • Oferta: 200 € para nuevos clientes por 10 €
  • Proceso completamente online
  • Respuesta en 10 minutos
  • Ingresos mínimos de 600 €
  • Acepta ASNEF: NO
  • Hasta 300 € para nuevos clientes
  • Plazo máximo de 4 meses
  • Programa de fidelización
  • Posibilidad de solicitar prórrogas
  • Acepta ASNEF: NO
  • Hasta 1.000 € para nuevos clientes
  • Plazo de hasta 35 días
  • Solicitud 100 % online
  • Dinero en 15 minutos
  • Acepta ASNEF: NO
  • Primer minipréstamo GRATIS
  • Hasta 300 € para nuevos clientes
  • Solicitud online o presencial
  • Dinero en cuenta en 8 minutos
  • Acepta ASNEF: SÍ
  • Descuentos con su Programa Padrino
  • Hasta 250 € para nuevos clientes
  • Disponible los 7 días de la semana
  • Reembolso anticipado gratuito
  • Acepta ASNEF: SÍ


Créditos rápidos - Más de 1.000 € en menos de 48 horas
  • Hasta 5.000 € en minutos
  • Sin cambiar de banco
  • Sin papeleos y 100 % online
  • Para cualquier finalidad
  • Acepta ASNEF: SÍ
  • Hasta 3.000 € en 15 minutos
  • Para cualquier finalidad
  • Sin cambiar de banco
  • Servicio "Mes de respiro"
  • Acepta ASNEF: NO
  • Hasta 2.500 €, respuesta en 24 horas
  • Posibilidad de aplazar una cuota
  • Sin cambiar de banco
  • Para cualquier finalidad
  • Acepta ASNEF: NO
  • Hasta 4.000 € en 24 horas
  • Plazo de hasta 41 meses
  • Sin comisiones
  • Sin cambiar de banco
  • Acepta ASNEF: NO


Préstamos personales - Hasta 50.000 € para tus proyectos
  • Desde el 6,34 % TAE
  • Hasta 40.000 €
  • Plazo de hasta 6 años
  • Aprobación en 48 horas
  • Acepta ASNEF: NO
  • Desde el 4,95 % TIN
  • Más barato que en muchos bancos
  • Entre 4.000 y 15.000 €
  • Plazo de hasta 6 años
  • Acepta ASNEF: NO
  • Desde el 6,95 % TIN
  • Hasta 50.000 € en 48 horas
  • Sin comisiones
  • Sin cambiar de banco
  • Acepta ASNEF: NO
  • Interés del 5,95 % TIN
  • Hasta 60.000 €
  • Sin comisiones
  • Sin cambiar de banco
  • Acepta ASNEF: NO
  • Desde el 6,25 % TIN
  • Hasta 15.000 € en 48 horas
  • Sin productos vinculados
  • Garantía de 2 meses
  • Acepta ASNEF: NO


Préstamos con garantía hipotecaria de hasta 300.000 €
  • Desde 5.000 € hasta 300.000 €
  • La garantía debe ser un inmueble
  • Plazo de devolución de hasta 20 años
  • Sin justificación de ingresos
  • Acepta ASNEF: SÍ


Préstamos entre personas (P2P)
  • Desde el 6,34 % TAE
  • Hasta 40.000 €
  • Plazo de hasta 6 años
  • Aprobación en 48 horas
  • Acepta ASNEF: NO

Compara todos los préstamos del mercado Descubre cuales son tus mejores opciones en el comparador de préstamos

Comparar

Los créditos nos pueden ayudar a financiar proyectos costosos o a resolver imprevistos y para ello debemos conocer su funcionamiento así como sus características, ventajas e inconvenientes para tomar una decisión acertada. Para ello el comparador de créditos HelpMyCash.com nos ofrece toda la información de interés sobre los diferentes productos de financiación a los que podemos acceder.

prestamos

¿Qué son los préstamos?

Los préstamos son una operación financiera por la que una persona física o jurídica, como una entidad bancaria, otorga una suma determinada de dinero a otra a cambio de unos intereses. La cantidad que nos permitan obtener, los intereses que nos apliquen o la rapidez con que nos lo concedan dependerá de cada prestamista, el tipo de crédito al que acudamos y de sus políticas de riesgo. El beneficiario del préstamo se compromete a reembolsar la cantidad prestada en un período de tiempo concreto, junto con los intereses devengados, del modo pactado en el contrato de dicho préstamo.

Si bien hace unos años la única forma de financiación era a través de préstamos personales bancarios o tarjetas de crédito, actualmente el abanico de posibilidades ha aumentado. Según el tipo de crédito al que acudamos las cantidades concedidas, las finalidades, los plazos, los costes o incluso la forma de solicitarlos variará. Conocer los diferentes tipos de créditos junto con sus características nos ayudará a realizar una elección más acertada cuando busquemos financiación.

¿Qué tipos de créditos y préstamos existen?

Dentro del mercado financiero español se comercializan una gran variedad de préstamos y de créditos, desde los préstamos bancarios convencionales que se usan para financiar proyectos hasta los novedosos créditos rápidos privados diseñados para resolver imprevistos económicos en cuestión de minutos. Conocer nuestro abanico de posibilidades nos ayudará a A continuación, enseñamos los diferentes tipos de financiación que hay en el mercado así como sus ventajas y características:

1. Préstamos personales bancarios

Con estos préstamos personales podemos obtener cantidades de dinero más elevadas, a devolver en un plazo que oscila entre los 12 meses y varios años, según la cantidad solicitada. Su coste medio, de acuerdo con los últimos datos publicados por el Banco de España, se situó en 8,39 % TAE en junio de 2017, aunque el interés podrá variar entre el 5 % y el 15 % TAE. Pueden tener comisiones de formalización y pueden exigir un mínimo de vinculación o antigüedad en la entidad para poder acceder a ellos. Se conceden tanto en entidades bancarias como en Entidades Financieras de Crédito. Se utilizan para financiar grandes proyectos como la compra de un coche o la reforma de nuestra casa, por ejemplo. El tiempo de concesión de los préstamos personales variará según la entidad, nuestro perfil y nuestra relación con la financiera y oscilará desde las 48 horas con los créditos online rápidos y hasta las 3 semanas en algunas entidades bancarias.

2. Préstamos P2P (crowdlending)

Los préstamos P2P son créditos para particulares, aunque también existen los P2P que conceden financiación para empresas que se gestionan y otorgan a través de las denominadas plataformas de crowdlending. Estas páginas ponen en contacto a personas físicas o jurídicas que necesitan financiación con inversores independientes dispuestos a prestarles dinero para obtener rentabilidad, así que a través de ellas podemos conseguir liquidez sin tener que pasar por un banco. El interés de estos productos depende de la calificación crediticia que asignan las plataformas a cada proyecto: si el perfil del solicitante es bueno, el interés de sus créditos será más bajo. Por lo general, el tipo mínimo de estos préstamos ronda el 6 % TAE en su modalidad para particulares, aunque dependerá del nivel de riesgo que nos asigne la entidad.

3. Tarjetas de crédito

Las tarjetas de crédito funcionan de un modo muy parecido a un préstamo, aunque con algunos matices. Las tarjetas de crédito ponen a nuestra disposición una cantidad determinada de dinero, entre 600 y 8.000 euros según nuestro perfil y la relación con la entidad, que podemos utilizar cuando lo necesitemos para pagar la compra de bienes o de servicios. Con estas tarjetas podremos o bien reembolsar el total del dinero utilizado a comienzos del mes siguiente al gasto sin intereses o en cuotas mensuales con un coste que ronda el 24 % TAE (2 % de interés mensual).

4. Mini créditos rápidos

Los minicréditos online son el "producto estrella" de los últimos años, ya que han superado en popularidad a los métodos tradicionales de financiación gracias, en gran parte, a lo rápido que se conceden y a su ágil y sencillo proceso de solicitud y de contratación. Con estos créditos podemos conseguir desde 50 euros y hasta 750 euros si somos nuevos clientes o hasta 1.200 euros si somos ya clientes de la entidad. Su proceso de solicitud y concesión apenas dura unos minutos y se reembolsan en un máximo de 30 días en un pago único compuesto del capital solicitado más los intereses generados. Su coste ronda el 1,1 % diario, por lo 100 euros prestados a 30 días generará 33 euros en intereses. Las entidades que los conceden no cobrarán comisiones, no exigirán vinculación ni antigüedad para solicitados. Se pueden solicitar de manera completamente online y sin apenas presentar documentación ni ser ya clientes de la entidad.

5. Créditos al consumo

Sirven para financiar la compra de bienes y servicios como electrodomésticos, electrónica o muebles. Los comercializan los servicios financieros de algunos comercios y de varias empresas de servicios (sobre todo de concesionarios, de grandes almacenes e hipermercados y de compañías de telefonía móvil) también conceden créditos al consumo con los que podemos pagar los artículos que venden a plazos. Estos créditos al consumo no se ingresan en la cuenta de los titulares, sino que permiten adquirir el artículo financiado y abonar su precio en varias mensualidades durante un período que suele durar un máximo de 24 meses, aunque dependerá . Sus condiciones, así como los intereses aplicados, son muy competitivas, ya que el objetivo de estos créditos es incentivar la compra de los productos que ofrecen.

¿Quién me puede conceder la financiación que busco?

Hace unos años, la única fuente de financiación a la que podíamos acudir eran las entidades bancarias y las entidades financieras de crédito. No obstante, con la irrupción de las nuevas tecnologías en los procesos de solicitud y concesión, han aparecido nuevas formas de obtener la financiación que buscamos desde diferentes tipos de fuentes y con ofertas de financiación muy variadas:

  • Entidades bancarias: sigue siendo la opción más popular y común entre los españoles. Los bancos nos pueden conceder préstamos personales, créditos hipotecarios (las hipotecas de toda la vida), anticipos de nómina o líneas de crédito, cada tipo de financiación contará con unos parámetros determinados ajustados a sus finalidades. Estas entidades suelen pedir antigüedad y vinculación para poder acceder a sus productos de financiación.
  • Compañías de capital privado: las empresas privadas pueden concedernos, básicamente, seis tipos de préstamos: mini créditos (de importe inferior a 1.000 euros), créditos rápidos de hasta unos 6.000 euros (concedidos en pocas horas), préstamos personales con características muy similares a los préstamos bancarios, con garantía hipotecaria, líneas de crédito y para empresas.
  • Empresas no financieras: algunos establecimientos comerciales, sobre todo los grandes almacenes, los concesionarios y las empresas de telefonía, también ofrecen financiación para comprar sus productos. Su objetivo final es incentivar las ventas de sus productos, así que las condiciones de sus créditos suelen ser bastante atractivas. Al contratar estos créditos, no recibiremos el dinero en la cuenta, sino que adquiriremos el bien o servicio que queremos comprar directamente e iremos pagando su coste en cuotas mensuales.
  • Plataformas crowdlending: estas plataformas ponen en contacto a personas que necesitan un crédito con inversores que desean rentabilizar sus ahorros. Los préstamos P2P o préstamos entre particulares tienen unos requisitos más flexibles que los de los bancos y aplican un tipo de interés muy competitivo si el prestatario tiene un buen perfil de solvencia.

Dependiendo de nuestras necesidades de financiación, de la finalidad para la que contratemos el crédito, la velocidad con la que necesitamos el dinero, cómo nos conviene más reembolsarlo y de nuestra propia situación socio-económica, será más conveniente pedir el préstamo a una entidad o a otra.

¿Puedo conseguir préstamos con ASNEF?

Aparecer en ficheros de impago reduce nuestras posibilidades de obtener créditos. Sin embargo, por suerte existen algunas entidades de minicréditos que nos permitirán conseguir préstamos con ASNEF sin problema. Para ello, además de las condiciones generales de contratación, la entidad nos pedirá que la deuda por la que fuimos inscritos debe cumplir con dos requisitos adicionales:

  • Que la deuda por la que estamos inscritos no esté vinculada a una entidad financiera,es decir, no debe provenir de un impago de una cuota de un préstamo personal, una tarjeta de crédito o por un descubierto en cuenta, por ejemplo.
  • Que el importe de dicha deuda no supere el límite establecido por la entidad, que por norma general se establece en 200 euros, aunque según la entidad el límite puede ser de hasta 500 o incluso 1.000 euros.

Si no cumplimos con una o ambas condiciones para poder acceder a los créditos con ASNEF, no será posible que aprueben nuestra solicitud y la única opción que tendremos para conseguir crédito estando en ASNEF será recurrir a los préstamos con garantía hipotecaria o empeñar algún bien de valor para obtener financiación.

Acabar en la lista de ASNEF o en cualquier otro archivo de impagos es mucho más fácil de lo que parece, un malentendido con nuestra compañía de Internet o un descubierto bancario puede hacer que nuestros aparezcan en estos ficheros, ya que no hay ningún importe mínimo a partir del cual añadir nuestros datos. En la siguiente guía gratuita elaborada por HelpMyCash encontraremos toda la información relativa a este tipo de ficheros así como las claves para salir y los derechos que nos amparan:


¡Guía GRATUITA! Guía práctica: ¿Qué derechos tienes si estás en ASNEF?

GUÍA PRÁCTICA: ¿QUÉ DERECHOS TIENES SI ESTÁS EN ASNEF?

¿Existen los préstamos rápidos sin nómina?

, algunas empresas de capital privado también nos concederán créditos rápidos sin aval y sin necesidad de contar con una nómina como nuestra fuente de ingresos regular. Siempre que contemos con una alternativa de ingresos que cumpla una serie de requisitos, no habrá ningún problema en obtener cualquier tipo de préstamos sin nómina al momento:

  • Ser regulares: la retribución que recibamos debe ser mensual y alargada en el tiempo. Es decir, unos ingresos que solo serán durante un corto periodo de tiempo o que no los recibamos de manera regular no será considerados válidos.
  • Ser justificables: será imprescindible que nuestros ingresos estén registrados y podamos entregar un documento que certifique que los recibimos de manera regular y que son suficientes como podría ser la pensión o la declaración del IVA o el IRPF.
  • Ser suficientes: debemos recibir una cantidad que nos permita hacer frente al reembolso de los créditos y préstamos que solicitemos sin que ello suponga dejar de atender nuestros gastos habituales fijos como facturas o el alquiler.

Entre los tipos de ingresos alternativos a la nómina que cumplen con estas características nos encontramos a los ingresos de los autónomos, los pensionistas o, en ocasiones y según cada entidad, las personas que reciben una prestación por desempleo. Igualmente, siempre que se cumplan estas tres características, cualquier tipo de ingreso será considerado válido.

¿Cuánto cuestan los créditos hoy en día?

A la hora de buscar financiación, su coste debe ser uno de los factores principales a la hora de elegir. El coste de un crédito depende, en gran parte, del tipo de interés aplicado por cada entidad, pero también puede encarecerse a causa de las comisiones incluidas en el producto o de los posibles gastos adicionales de vinculación o de notaría y o del tipo de finalidad para lo que lo utilicemos.

Tipo de interés aplicado sobre los créditos

El tipo de interés es el porcentaje que las entidades financieras aplican sobre el saldo pendiente de pago de sus créditos y es, por lo tanto, lo que establece "el precio de los créditos", esto es, el beneficio que perciben los prestamistas cuando conceden su dinero a particulares o a empresas. Podemos distinguir entre dos clases de interés; el tipo fijo y el tipo variable:

  • Interés fijo: en este caso, el porcentaje aplicado se mantiene sin cambios durante toda la vida del crédito, es decir, será el mismo desde el primer mes y hasta que terminemos de reembolsarlo. El tipo de interés fijo es el que se aplica de forma más común sobre los préstamos con garantía personal.
  • Interés variable: es un porcentaje (conocido como diferencial) al que se le suma el valor de un índice de referencia, como el Euríbor o el IRPH. En este caso, el interés puede cambiar en cada revisión del índice asociado al diferencial aplicado sobre el crédito. Esta revisión podrá ser trimestral, semestral o anual, según el contrato que hayamos firmado. El interés variable se aplica sobre todo sobre las hipotecas y no es común en los créditos al consumo.

La tasa que nos muestra cuál es el interés aplicado sobre un crédito es el TIN (Tipo de Interés Nominal), aunque no es el único indicador en el que nos tenemos que fijar si queremos comparar el precio de varios préstamos. En ese sentido, la Tasa Anual Equivalente o TAE resulta más útil para averiguar cuánto nos costará exactamente un crédito, ya que refleja tanto el interés aplicado sobre el préstamo (TIN) añadiendo los costes adicionales de las comisiones y las vinculaciones.

Comisiones más habituales de los préstamos

Además de aplicar un tipo de interés determinado sobre sus créditos, muchas entidades financieras también cobran a sus clientes el coste de los trámites y de las gestiones necesarias para la concesión de la financiación; son las conocidas comisiones de los créditos. Cada entidad decidirá, con algunos límites fijados por ley, si cobra o no dichas comisiones y cuál será la cuantía de las mismas. Estas son las diferentes comisiones que las entidades podrán cobrarnos al contratar un préstamo:

  • Comisión de estudio: es el coste del análisis que hace la entidad para verificar nuestra solvencia. Si no se nos concede el préstamo, no se puede cobrar. Suele ser un porcentaje de entre el 1 % y el 3 % del coste total de la financiación.
  • Comisión de apertura: es el precio de los trámites que hace la entidad para poner sus préstamos a nuestra disposición. Suele ser un porcentaje de la cantidad prestada similar a la comisión de estudio.
  • Comisión por modificación del contrato o por cambio de garantías: el prestamista nos puede exigir una remuneración si modificamos el contrato o cambiamos la garantía del crédito. Esta comisión no aparecerá en la TAE, ya que solo se aplicará en el caso de que modifiquemos el contrato y no por defecto.
  • Comisión por reembolso anticipado parcial o total: algunas entidades también nos pueden reclamar una compensación económica si devolvemos todo o una parte del dinero prestado antes de lo acordado en el contrato. Al igual que ocurre por la comisión por cambio de contrato, este comisión tampoco se verá reflejada en la TAE.

El coste de las comisiones nunca se refleja en el tipo de interés nominal (TIN) de los préstamos, pero sí debe incluirse siempre en la tasa anual equivalente, aunque solo las que se cobrarán si o si en el crédito. Esto significa que la amortización anticipada no aparecerá en la TAE, ya que solo nos la cobrarán en el caso de que realicemos una devolución del crédito antes de tiempo. Es por eso que decimos que es mejor fijarse en la TAE de los créditos que en su TIN, ya que mientras que el TIN refleja los intereses, la TAE nos dará una idea más aproximada del coste total del préstamo.

Otros gastos asociados a los créditos

Además de las comisiones y los intereses de los créditos, algunas entidades podrán cobrarnos por otros gastos que, si bien no afectan de manera directa al crédito, sí que aumentarán su coste de manera indirecta. Aunque no todas las entidades tienen por qué añadir dichos costes, sí que es importante tenerlos en cuenta para prestar atención si el crédito que queremos contratar las tiene:

  • Gastos de notario: en ciertas ocasiones, sobre todo si contratamos préstamos de cantidades elevadas, deberemos firmar el contrato ante un notario. Los honorarios de este profesional se incluirán en el precio del crédito, pero no se reflejarán en la TAE. Se trata de un gasto que sí aparecerá en el contrato y que repercutirá al coste total de contratar financiación, pero que no se incluirá en el TIN ni en la TAE.
  • Productos vinculados: para acceder a muchos préstamos bancarios también es imprescindible ser cliente con una antigüedad determinada y, en muchos casos, estrechar la relación con la entidad. Normalmente, tendremos que domiciliar nuestra nómina y contratar diversos productos vinculados, como seguros de vida o de protección de pagos o tarjetas con un consumo anual mínimo. El coste de estas vinculaciones no se refleja siempre en la TAE, pero como sí puede encarecer su precio de forma directa o indirecta, es importante que los tengamos en cuenta antes de adquirir el crédito. De todas maneras sí que deberá estar debidamente especificado en el contrato del crédito.

Debemos tener en cuenta que no todos los prestamistas nos van a cobrar lo mismo: algunos nunca incluyen comisiones u otros costes adicionales en sus préstamos y muchos de ellos nos reducirán el tipo de interés si, a cambio, domiciliamos nuestra nómina o ingresos recurrentes en una de sus cuentas. En definitiva, conocer todos los costes que pueden incluir los créditos nos permitirá conocer si la oferta que nos interesa incluye dichos gastos adicionales o no.

¿Cuándo llegará el dinero de mi préstamo?

Si necesitamos el dinero con mucha urgencia para resolver un imprevisto y queremos que nos ingresen el crédito cuanto antes, debemos tener presente que el tiempo que puede tardar una entidad en concedernos uno de sus préstamos puede alargarse varios días debido al proceso de estudio y de formalización de sus productos. Además, según el tipo de producto que contratemos, también podemos tardar más o menos tiempo en recibir el dinero del préstamo:

  • Mini créditos: estos productos suelen aprobarse en pocos minutos si hacemos la solicitud dentro del horario laboral del prestamista. Además, si tenemos una cuenta en alguno de los bancos con los que trabaje la empresa de mini préstamos, recibiremos el ingreso en pocos minutos. De lo contrario, el dinero puede tardar en llegar hasta 48 horas. Para conocer qué factores afectan a la rapidez con la que llegará el dinero o cómo hacer para conseguir el crédito lo antes posible podemos descargarnos la guía gratis de HelpMyCash "¿Cuándo llegará el dinero de tu mini crédito?.
  • Tarjetas de crédito: las tarjetas también pueden funcionar como un préstamo, ya que podemos utilizar su crédito y devolverlo con intereses al cabo de un tiempo. Podemos disponer del crédito de la tarjeta al instante y sin ningún tipo de esperas, pero para conseguir una de estas tarjetas tendremos que esperar unos días tras solicitarla. Sin embargo, aunque todavía no es lo común, algunos bancos ya están empezando a entregar sus tarjetas de crédito de manera inmediata en sus oficinas si somos ya clientes.
  • Préstamos bancarios "tradicionales": cuando pidamos financiación a una entidad bancaria, el papeleo y los trámites en la oficina ralentizarán el proceso de solicitud, sobre todo si acudimos a un banco del que no seamos clientes. El tiempo de concesión de estos préstamos puede variar dependiendo de cada entidad, este proceso podrá durar entre 1 y 4 semanas de media.

De todas maneras debemos tener en cuenta que la rapidez de concesión de los préstamos online también dependerá de nuestro perfil y vinculación con la entidad. Así, si solicitamos pequeñas cantidades de dinero o el prestamista ya nos conoce, el proceso será mucho más rápido, ya que los trámites que se deben llevar a cabo son menores.

¿Cómo se reembolsan los préstamos?

El método de amortización que se suele utilizar para reembolsar los préstamos con garantía personal o hipotecaria es el abono de cuotas mensuales que combinan una fracción del principal pendiente de pago con la parte correspondiente de los intereses devengados. De todas maneras, existen diferentes formas de reembolsarlo como en cuotas bimensuales o incluso el total del capital más los intereses generados al final del plazo.

Para reembolsarlos lo más común es que los prestamistas nos pidan la domiciliación de las cuotas en una cuenta corriente para que la transferencia de la mensualidad se realice de manera automática en la fecha indicada. Aunque en el caso de los préstamos que no exigen cambiarnos de banco, como los minicréditos,también es posible devolver los créditos de otras maneras como haciendo una transferencia normal, ingresando el dinero en efectivo en la cuenta que nos indiquen o, en ocasiones y según el tipo de crédito, pagando con nuestra tarjeta de débito como si se tratase de una compra online, aunque esta última opción es solo común en los mini créditos online concedidos por entidades de capital privado.

¿Puedo devolver un crédito antes de tiempo?

Sí, prácticamente todos los préstamos comercializados se pueden devolver antes de tiempo tanto si decidimos solamente devolver una parte como si preferimos saldar la deuda completamente. Esta devolución anticipada se conoce en términos técnicos como cancelación o amortización anticipada. De hecho, la ley obliga a los prestamistas a permitir el reembolso de una fracción o de la totalidad del principal de sus créditos antes del vencimiento, aunque a cambio también les da el derecho a cobrar una comisión que les compense la pérdida de ingresos en concepto de intereses. Por ley, en los préstamos personales la comisión por amortización anticipada no puede ser de más del 1 % si queda más de un año para el vencimiento o del 0,5 % si queda menos de ese tiempo para que finalice el contrato. De todas maneras, esta comisión no es obligatoria incluirla, por lo que muchas entidades optan por no incluirla en sus contrato y, por ende, no nos cobrarán ningún coste si decidimos devolver el crédito antes del plazo acordado.

¿Qué es la carencia de los créditos?

Los préstamos que nos dan la opción de disfrutar de un período de carencia nos permiten no tener que pagar una parte o todo el importe de las cuotas durante un tiempo determinado, que por lo general no suele superar los cinco años. Normalmente, los créditos que incorporan esta ventaja están diseñados para los clientes que tienen un nivel adquisitivo un poco bajo o que perciben sus ingresos de un modo algo irregular, como los préstamos para estudiantes o para autónomos, aunque en la práctica todos los créditos pueden incluir un período de carencia si así lo establece la entidad prestamista. Podemos distinguir entre dos tipos de carencia:

  • Carencia total: los créditos que tienen un período de carencia total nos dan la opción de no pagar ni los intereses ni el capital del producto durante un tiempo determinado.
  • Carencia parcial o de capital: en este caso, el cliente solo tiene que pagar los intereses del préstamo mientras dura el período de carencia. Por lo tanto, solo pagaremos una parte de la mensualidad, reduciendo considerablemente la cantidad a reembolsar.

Contratar un préstamo con carencia nos puede venir bien si hemos usado una parte de nuestros ahorros para pagar una fracción del proyecto financiado y no tenemos mucho dinero para afrontar el abono de las primeras mensualidades. Esta opción hará que se vayan acumulando los intereses, aunque siempre será una opción mucho más barata que incurrir en un impago.

Cómo afecta el plazo al coste de los préstamos

Aunque no lo parezca, el tiempo durante el que estamos reembolsando un crédito será una de las variables que más influirá en cuánto pagaremos por el capital solicitado. Los intereses se generan sobre el dinero del préstamo durante todo el tiempo durante el que estemos reembolsándolo, por lo que mientras más largo sea el plazo (aunque implique una cuota de reembolso más baja y cómoda) más intereses se generarán.

Para ver de manera más clara cómo afecta el plazo de reembolso al coste total de los préstamos personales así como a la mensualidad a pagar, en la siguiente tabla podemos ver dos ejemplos con costes y cantidades similares, solo cambiando el plazo de reembolso:

Cantidad 10.000 € 10.000 €
Interés 8 % 8 %
Plazo 24 meses 48 meses
Cuota 452 € / mes 244 € / mes
Intereses totales generados 854 € 1.718 €

Aunque saber elegir la cuota es importante, siempre deberemos primar en escoger una cuota mensual que se adapte a nuestra situación económica para que reembolsar el crédito no suponga un desequilibrio a nuestras finanzas. Como vemos, mientras más acortemos el plazo, aunque la cuota sea más alta, acabaremos pagando menos intereses.

Principales diferencias entre créditos y préstamos

Aunque es verdad que los términos "préstamos" y "créditos" se utilizan muchas veces como si fueran palabras sinónimas (así lo hacemos en nuestras páginas en algunas ocasiones y lo hacen de forma habitual muchos medios de comunicación españoles), en realidad se trata de productos diferentes de financiación que cumplen con finalidades diferentes:

  • Con los préstamos, la entidad ingresará en nuestra cuenta la cantidad de dinero solicitada, que tendremos que devolver en su totalidad a través del pago de unas cuotas que incluirán una parte del principal del préstamo y una fracción de los intereses que se devenguen sobre todo el saldo pendiente de reembolso.
  • Con los créditos, la entidad pone a nuestra disposición una cantidad determinada de dinero a crédito del cual podemos disponer cuando deseemos de la cuantía que necesitemos, pagando solo por el dinero que utilicemos. En este caso, el acreditado debe devolver todo el dinero concedido, pero solo tiene que pagar los intereses que se devenguen sobre la cantidad que retire.

Para entender de manera más clara la diferencia entre los préstamos y los créditos imaginemos que nos otorgan un crédito con un límite de 5.000 euros y que decidimos retirar únicamente 1.000 euros. En este caso, los intereses se devengarán solo sobre el capital dispuesto (1.000 euros), no sobre la suma total concedida (5.000 euros). En cambio, si contratamos un préstamo de 5.000 euros y utilizamos 1.000 euros, los intereses sí se devengarán sobre todo el capital independientemente del dinero que hayamos utilizado, es decir, sobre la cantidad de dinero que nos hayan prestado y que quede pendiente de amortizar.

¿Es posible conseguir préstamos sin intereses?

La guerra de precios que se libra desde hace algún tiempo dentro de varios sectores del mercado financiero ha animado a diversas entidades a lanzar créditos al 0 % para seducir a su clientela. Muchos de estos préstamos sin intereses son totalmente gratuitos, pues para devolverlos solo hay que reembolsar el capital otorgado. No obstante, según el tipo de crédito y sus características las ofertas de financiación sin intereses podrán variar:

  • Concedidos por empresas privadas: algunas empresas lanzan puntualmente ofertas de minicréditos sin intereses para atraer nuevos clientes y no cobran nada a los solicitantes que contratan sus productos por primera vez. Estos préstamos gratuitos no suelen superar los 300 euros y, en general, siempre son exclusivos para nuevos clientes aunque también pueden exigir que se contrate durante un periodo determinado, por ejemplo. Los mini créditos sin intereses son realmente al 0 % TAE siempre que cumplamos con las condiciones generales de contratación y con las específicas de la oferta.
  • Concedidos por bancos: los préstamos de mayor cuantía que nos permiten obtener financiación gracias, al 0 % TAE, suelen ser únicamente para finalidades muy específicas como adelantos de beca o sacarnos el carné. Por lo general, las ofertas de préstamos sin intereses bancarios suelen referirse al 0 % TIN, el porcentaje que indica cuánto nos cobrarán por prestarnos el dinero, pero con comisiones y gastos adicionales que no los harán completamente gratuitos,es decir, su TAE no será del 0 %. Por ello, al buscar préstamos bancarios sin intereses, debemos fijarnos en la TAE, el porcentaje que incluye tanto los intereses como los demás gastos asociados. Para que un crédito sea completamente gratuito deberá ser al 0 % TAE, es decir, no tener intereses y tampoco tener comisiones ni vinculaciones.

Que sean gratuitos no significa que debamos solicitarlos solo por no tener que pagar intereses. Contratar un préstamo, aunque no tenga intereses, significa estar endeudados. Por ello debemos solicitar financiación solo para proyectos que lo necesiten y siempre estando completamente seguros de que podremos reembolsarlos sin problema.

Análisis previos a la aprobación de préstamos

Cuando solicitemos un crédito a una entidad financiera, ésta evaluará que tenemos el nivel económico suficiente como para devolver todo el dinero solicitado más los intereses de la manera pactada y sin que ello desequilibre nuestra economía personal. Para ello las entidades realizarán un análisis crediticio que determinará si aprobarán o no nuestra solicitud, la mayoría de los prestamistas suele fijarse en los siguientes factores:

  • El historial crediticio: al solicitar financiación a una entidad bancaria, ésta consultará cuántos préstamos hemos tenido vigentes a lo largo de nuestra vida para averiguar cuántos de ellos se han amortizado correctamente y cuáles quedan por pagar. Esta información la encuentran en la base de datos de la Central de Información de Riesgos del Banco de España (CIRBE), un fichero en el que aparecen todos los créditos que nos hayan otorgado en el pasado así como los vigentes.
  • El historial de impagos: otra comprobación que harán todas las entidades será mirar si tenemos otros préstamos impagados. Para averiguar si tenemos algún pago pendiente con algún tipo de entidad consultan las bases de datos de los ficheros de morosidad como ASNEF. Si figuramos en este tipo de ficheros, nuestras posibilidades de obtener financiación se reducirán a solo unos cuantos mini créditos online, ya que las entidades bancarias no nos permitirán acceder a la financiación que ofrecen.
  • La capacidad de pago: otro de los aspectos fundamentales que valoran las entidades es nuestra capacidad para hacer frente al abono de las cuotas del préstamo que solicitemos. Para conocer nuestra capacidad de pago evaluarán nuestros ingresos y gastos fijos mensuales.

El tiempo que puede tardar un prestamista en realizar esta evaluación será más o menos extenso en función de la clase de crédito que solicitemos, de la cantidad de dinero que pidamos y de sus propios criterios de riesgo. Por ejemplo, si pedimos préstamos sin aval de bajo importe a una empresa de minicréditos, la respuesta definitiva la obtendremos prácticamente de inmediato, pero si solicitamos créditos de grandes importes a una entidad bancaria tradicional, el estudio será mucho más detallado la aprobación podrá tardar más en llegar.

Requisitos necesarios para contratar créditos con éxito

Para poder obtener financiación debemos cumplir con los requisitos que la entidad que nos prestará el dinero exija. Estos requisitos le garantizan al prestamista que contamos con un nivel económico suficiente como para reembolsar el capital solicitado sin problema. Aunque cada prestamista podrá adaptar las exigencias a sus políticas, las condiciones suelen coinciden en todas las entidades de crédito:

  • Contar con un buen nivel de ingresos. Para asegurarse de que podremos devolver el importe íntegro del préstamo más los intereses devengados, los bancos y las empresas a las que acudamos nos pedirán que presentemos un documento que demuestre que cobramos unos ingresos suficientes para pagar las cuotas del préstamo. Los ingresos podrán provenir de cualquier tipo de retribución que sea suficiente, periódica y justificable (una nómina, los ingresos de los autónomos, una pensión...)
  • Aportar garantías. Dependiendo del tipo de crédito y del prestamista, la garantía puede ser (1) personal (el conjunto de nuestros bienes presentes y futuros) es decir, la garantía serán nuestros ingresos como la nómina y la estabilidad con la que lo percibamos; (2) una garantía real (una casa, un coche…) o (3) el aval de un tercero, es decir, otra persona con unos ingresos estables y suficientes será la garantía de que, en caso de que el titular no pueda, el reembolso se llevará a cabo por dicha persona.
  • Contratar productos vinculados. Según el tipo de entidad al que acudamos y de nuestra vinculación actual con dicho prestamista, podrán pedirnos que contratemos ciertos productos de la entidad, como una cuenta nómina, una tarjeta de crédito o un seguro de protección de pagos, para poder conseguir el préstamo personal que queremos contratar.

La condición básica que todos los tipos de financiación es que tengamos el nivel económico suficiente como para hacer frente al reembolso sin problemas. No obstante, según nuestro nivel financiero y la cantidad que queramos solicitar, también podrán pedirnos el aporte de garantías adicionales o la contratación de vinculaciones.

Documentos necesarios para solicitar créditos

Al realizar una solicitud de cualquier producto de financiación deberemos entregar un mínimo de documentación para que la entidad verifique que cumplimos con las condiciones establecidas para acceder al crédito. Los trámites que pedirá cada entidad dependerán de los datos que requieran verificar, aunque la gran mayoría de entidades nos pedirán los mismos tres documentos básicos:

  • Documento de identidad: con este documento podrán verificar nuestra identidad, nuestra edad y nuestra residencia así como evitar el uso fraudulento de nuestros datos.
  • Un extracto bancario para que el prestamista conozca nuestros gastos e ingresos mensuales además del número de cuenta donde ingresar el dinero y que somos, en efecto, los titulares principales de la cuenta corriente.
  • Justificante de ingresos: una nómina, una pensión, la prestación por desempleo o cualquier otro documento que demuestre que disfrutamos de ingresos estables y suficientes para hacer frente a las mensualidades.

Además de estos documentos básicos, muchos prestamistas también podrán pedirnos otra documentación adicional. Por ejemplo, en el caso de que solicitemos préstamos con finalidad como un préstamo coche también podrán solicitar que entreguemos un justificante de la finalidad, en este caso sería el presupuesto del automóvil o la oferta del concesionario. Este justificante solo suele ser necesario para los préstamos con finalidades determinadas, ya que suelen tener condiciones preferentes si utilizamos el capital para dicho proyecto.

Los formularios de solicitud de los préstamos online

Para contratar préstamos online las entidades pedirán que cumplamos con una serie de características y requisitos básicos que le asegurarán que contamos con un nivel de solvencia óptimo. Cada entidad tendrá unos campos u otros de acuerdo con los datos que quiera analizar para determinar si tenemos un buen perfil crediticio y así aprobar nuestra solicitud:

  • Cantidad y plazo: nos pedirán que indiquemos la cantidad que queremos solicitar y el plazo más conveniente para nosotros para amortizarlo.
  • Datos personales: nombre, apellidos, fecha de nacimiento y número del documento de identidad.
  • Situación económica: ingresos mensuales (nómina, subvención, paro...) y gastos fijos (alquiler, hipoteca, facturas, etc).
  • Situación laboral: tipo de contrato, estudios, antigüedad en el trabajo, rango...
  • Datos de contacto: dirección actual de residencia, número de teléfono y correo electrónico.

Además de rellenar el formulario de solicitud, también deberemos enviar un mínimo de documentación para que la entidad pueda llevar a cabo los análisis previos. Actualmente es posible conseguir préstamos online sin papeleos, normalmente minicréditos que exigen poca documentación para su contratación, gracias a la utilización de aplicaciones de identificación online con las que podremos entregar la información necesaria al prestamista sin trámites ni papeleos de más.

¿Qué ocurre si no pago el préstamo?

Al formalizar el contrato de un crédito, damos nuestro consentimiento de que estamos de acuerdo con todas las clausulas en en este aparecen. Entre estas clausulas, destaca la obligación de reembolsar el capital solicitado más los intereses generados en los plazos acordados. De esta manera, al no reembolsar el crédito incurriremos en un incumplimiento del contrato cuyas consecuencias estarán detalladas en el mismo y las cuales aceptamos al firmar el documento, aunque la gran mayoría de entidades suele seguir este protocolo frente a los impagos de un préstamo:

  • Comisión por reclamación de posiciones deudoras: es lo que cobran las entidades por comunicarnos que tenemos una deuda impagada. Oscila entre los 25 y los 35 euros por cada reclamación que realicen, aunque puede ser superior dependiendo del prestamista.
  • Interés de demora: será el porcentaje que nos cobrarán por continuar con el dinero del préstamo cuando deberíamos haberlo reembolsado. Este interés será superior a los intereses normales del crédito. En el caso de los préstamos personales, la ley establece que el interés de demora no puede superar por más de dos puntos al interés pactado.
  • Inscripción en una lista de morosos: cuando el impago se prolonga más de un mes las entidades podrán inscribir nuestros datos en ficheros de impagos como ASNEF o RAI donde aparecerán los detalles de la deuda. Si este es el caso, deberán notificarnos por escrito de la inscripción de nuestros datos. Una vez aparezcamos en los ficheros nuestras posibilidades de obtener financiación en el futuro se reducirán notablemente hasta hacer efectiva la deuda.
  • Reclamación judicial: en casos extremos y como último recurso para recuperar el capital del crédito, la entidad puede interponer una denuncia judicial contra nosotros, aunque antes de llegar a este extremo muchos prestamistas optan por contratar los servicios de compañías especializadas en recobro.
  • Embargo de bienes: si prospera la denuncia de nuestro acreedor y no disponemos del dinero suficiente para saldar la totalidad de nuestra deuda, puede sentenciarse el embargo de los bienes que hubiéramos aportado como garantía del préstamo. En el caso de los créditos con garantía personal, se pueden embargar todos los bienes presentes y futuros hasta que se salde la deuda, aunque lo más común es retener un porcentaje de los ingresos (limitado por ley).
  • Reclamación de la garantía: si nuestro préstamo está avalado por un tercero o por un bien en garantía, como un vehículo o un inmueble, será dicha propiedad puesta como garantía la que embargarán para saldar la deuda. En estos casos se venderá dicho bien y la entidad se quedará con el capital para saldar la deuda.

Debemos evitar el impago siempre que sea posible. Para hacerlo una forma es contactar con la entidad si prevemos que no seremos capaces de hacer frente al reembolso de la cuota. Así podremos negociar un nuevo sistema de devolución más adaptado a nuestra situación financiera. Muchas entidades nos permitirán escoger una cuota más baja que nos permita pagar el crédito sin desequilibrar nuestra economía.

¿Qué puedo hacer si no me conceden el préstamo?

Para poder acceder a los préstamos será necesario que cumplamos con una serie de requisitos, más o menos exigentes según la entidad. Al denegarnos la concesión del crédito significa que no cumplimos con uno o varios de dichos requisitos que exigen para poder obtener la financiación que buscamos. Entre las razones principales por las que nuestra solicitud es denegada encontramos las siguientes: (1) por un lado puede ser porque el solicitante no percibe unos ingresos que se consideren suficientes como para reembolsar las cuotas mensuales del crédito sin problemas, o bien (2) porque estamos incluidos en un fichero de impagos como ASNEF y tenemos una deuda vigente con alguna entidad.

Si queremos saber de antemano si reunimos todos los requisitos que suelen exigir las entidades para evitar posibles rechazos y agilizar el proceso de solicitud acudiendo directamente la entidad adecuada, podemos descargar la guía gratuita "Cómo aumentar las posibilidades de conseguir un crédito" donde podremos encontrar toda la información necesaria para saber a qué tipo de crédito acudir según nuestro perfil y qué trucos podemos aplicar para que las entidades aprueben nuestra solicitud:


¡Guía GRATUITA! Cómo aumentar las posibilidades de conseguir un crédito

CÓMO AUMENTAR LAS POSIBILIDADES DE CONSEGUIR UN CRÉDITO

Compara y encuentra la oferta más barata en minutos

Ante la mejora de la situación económica en España y las medidas para incentivar la concesión de créditos del Banco Central Europeo han despertado la competencia entre entidades para ofrecer financiación. Si queremos encontrar préstamos baratos, deberemos comparar entre distintas ofertas y fijarnos en los siguientes aspectos para asegurarnos que, al escoger, estamos obteniendo la mejor promoción:

  • El coste del crédito. Tipo de interés, costes de gestión, comisiones de formalización... Son muchos los aspectos que hay que tener presentes para saber cuánto dinero habrá que pagar por el préstamo que contratemos. No solo debemos mirar el TIN, un porcentaje que solo nos mostrará el interés en sí, sino también la TAE, que además de los intereses incluye otros gastos como las comisiones o los costes de los productos vinculados. Además de la TAE, también deberemos leer con detenimiento el contrato para conocer otros costes que no se incluyen como los gastos de notaría en caso de que los tuviera.
  • Los servicios vinculados. Para acceder a sus préstamos, muchos bancos nos exigirán que contratemos algún tipo de producto vinculado, como domiciliar la nómina o adquirir un seguro o cualquier otro producto. Muchas veces estos productos vinculados son de contratación opcional y a cambio la entidad nos rebajará el interés del crédito.
  • Los plazos, además de revisar el TIN y la TAE más otros costes adicionales, también es importante tener en cuenta el plazo, ya que es un factor que afecta directamente al coste de los préstamos. Así, mientras más tiempo tardemos en reembolsar el préstamo solicitado, más intereses se generarán.

Si queremos saber cuáles son los créditos más baratos en este preciso momento, podemos consultar el ranking de los mejores préstamos de junio de 2017 de nuestra página, en el que aparecen los productos de financiación que reúnen las condiciones más atractivas según el tipo de crédito que estemos buscando.

Sobre esta página

Para qué sirve esta página: pedir un crédito siempre conlleva contraer una deuda, por lo que antes de hacerlo es conveniente saber cómo funcionan estos productos, qué condiciones suelen ofrecer o qué precauciones debemos tomar antes de contratarlos para hacerlo de manera responsable y evitar pagar de más.

Fuente: la información relativa a los rasgos principales de los préstamos y de las entidades prestamistas procede del Portal del Cliente Bancario y de la Asociación Española de la Banca (AEB) entre otras web de referencia en el sector de la financiación.

Metodología: los datos referentes a las condiciones de los créditos los hemos obtenido investigando las páginas web de los distintos prestamistas y consultando las estadísticas oficiales.

Sobre HelpMyCash.com: somos un comparador online compuesto por un equipo de especialistas en la investigación financiera. A través de nuestro portal, el usuario puede comparar diferentes productos de finanzas personales y de economía del hogar, además de acceder a una información de calidad que le permitirá escoger el producto que mejor se ajuste a su perfil.

Aviso: los servicios que ofrecemos son totalmente gratuitos para el usuario. HelpMyCash obtiene sus ingresos de la publicidad y de sus productos destacados.

Te escuchamos: desde HelpMyCash queremos ayudarte a solucionar cualquier duda que tengas. Para ello, ponemos a tu disposición los siguientes servicios de atención:


AUTOR

Avatar de Miquel Riera

Miquel Riera

Especialista en Hipotecas, Préstamos y Tarjetas de HelpMyCash.com

CONTRIBUYE

Avatar de Agustina Battioli

Agustina Battioli

Especialista en Créditos, Tarjetas e Inversión en HelpMyCash.com


Preguntas recientes

Avatar  de JdelO

Usar prestamo para otro fin

Hola, he visto que el tipo de interes al solicitar un credito cambia mucho según la finalidad. ¿Es posible solicitar un prestamo para un fin y usarlo para otro? Por ejemplo un prestamo de reformas para unificar deudas. ¿La financiera podría tomar represalias? Si ingresa el dinero en cuenta ¿como puede saber pra que se ha utilizado? Gracias

JdelO 21/08/2017 | 1 respuesta/s

1 HelpMyCash el 21/08/2017

avatar para HelpMyCash

Buenos días, JdelO.

Como bien dices, en algunas entidades los tipos de interés cambian en función de la finalidad de dicho crédito. Aun así, para aprobar tu solicitud, generalmente solicitarán que justifiques el proyecto al que vas a destinar el dinero.

Por ejemplo, si pides un préstamo para estudiantes con la finalidad de pagar un máster, la entidad no te concederá el crédito si no presentas el documento de matrícula u otros papeles que demuestren que dicha finalidad es real.

Un saludo.


Avatar  de juan manuel moreno

conseguir dinero estando en el asnef

Hola necesito 200 euros, urgente para arreglar el coche, donde lo puedo conseguir

juan manuel moreno 19/08/2017 | 1 respuesta/s

1 HelpMyCash el 21/08/2017

avatar para HelpMyCash

Buenos días, Juan Manuel.

Con los préstamos con ASNEF puedes conseguir hasta 5.000 euros siempre que cumplas con los demás requisitos:

  • Tener más de 18 años y residir en el territorio Español.
  • Presentar un justificante de ingresos que permita asegurar a la entidad que dispones de ingresos estables, regulares y demostrables para hacer frente a la devolución del préstamo.
  • Entregar un extracto bancario, para que la compañía pueda chequear tus ingresos y gastos y, de forma paralela, obtener tu número de cuenta para hacer el ingreso.

Generalmente, estos son los requisitos que te exigirán a la hora de pedir créditos con ASNEF. Sin embargo, el más importante de todos es tener una deuda que no supere un límite determinado (que dependerá de la compañía) y que no esté relacionada con ninguna entidad financiera. Teniendo en cuenta todo esto, es muy probable que puedas conseguir tus 200 euros.

Un saludo.


Avatar  de maria cruces

puedo pedir un prestamo a caixa para pagar otro ??

Hola!! tengo un problema , quiero pedir un presatmo aproximadamente de 1200€ pero tengo una deuda con una financiera de un dentista, que cancele porque no me dieron un buen servicio y aora al pedir el prestamo eso se refeja como impagado por que aun no se a gestionado la cancelacion con esta fianciera...me concederán este prestamo? Que puedo hacer?

maria cruces 17/08/2017 | 1 respuesta/s

1 HelpMyCash el 21/08/2017

avatar para HelpMyCash

Buenos días, maria cruces.

Existen préstamos con ASNEF que ofrecen financiación a personas con deudas pendientes. No obstante, además de cumplir con los requisitos básicos, exigirán que la deuda no supere cierta cantidad y que no esté relacionada con ninguna entidad financiera. El límite máximo de deuda permitido dependerá de la entidad, aunque generalmente se encuentra entre los 500 y los 1.000 euros.

En vista de tu situación, lo más recomendable es que esperes a que la cancelación de dicha deuda se haga efectiva y, entonces, poder acceder a un crédito sin problemas.

Un saludo.


Noticias recientes

18/08/2017
¿Sabes quién es el culpable de que pagues más por tus créditos al consumo?

e encontremos un préstamo sin comisiones, sin vinculaciones y con unos intereses por debajo de la media actual, financiarnos puede salirnos muy caro si no prestamos atención a un factor determinante: el plazo. El tiempo durante el que estemos reembolsando el crédito influye de manera directa en los


17/08/2017
El abismo que hay detrás de los créditos con ASNEF que no paguemos

e estamos hablando y habremos padecido las consecuencias de no ser lo suficientemente solventes como para pagar productos o servicios que habíamos contratado. Si la etiqueta de moroso ya afecta al plano social, en el financiero lo hace aun más, puesto que el acceso al crédito será mucho más redu


19/07/2017
Descubre la entidad que ofrece nuevos préstamos personales con finalidad

Normalmente, las entidades varían las características de los mismos en función del proyecto que vamos a financiar, especialmente el coste, aunque por supuesto no todas aplican las mismas diferenciaciones. Si necesitamos financiación para un proyecto concreto como para reformar nuestro hogar o para r


Uso de cookies: En nuestra página utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y ofrecer contenidos y publicidad de interés.
Si continúas navegando, aceptas el uso que hacemos de las cookies.