La mejor tarjeta de crédito para financiarte sin cambiar de banco:

Las mejores tarjetas de crédito
#1 Recomendado

TAE

27,24 %

Ventajas

  • Gratis siempre y sin cambiar de banco
  • 25 euros de regalo
  • Seguros en viajes y compras gratuitos
Contratar
#2 Recomendado

TAE

21,00 %

Ventajas

  • Sin cambiar de banco
  • Gratuita para siempre
  • Servicio de transferencias de efectivo
Contratar

Si quieres una tarjeta de crédito gratis, estas son las mejores cuentas nómina para obtenerla:

Mejores cuentas nómina con tarjetas de crédito sin coste
#1 Recomendado
  • Descuento del 3 % en gasolineras
  • Para nóminas de cualquier importe
  • Sin comisiones ni permanencia
  • Descuentos en comercios 
Solicitar
#2 Recomendado
  • 100 € de regalo con el código NOM100
  • Devolución del 1 % de los recibos
  • Hasta un 4 % en gasolineras Galp
  • Banca online del Santander (7.500 cajeros gratis)
Solicitar
#3 Recomendado
  • 5 % TAE el primer año
  • Sin comisiones ni permanencia
  • Anticipo de nómina de hasta 6.000 €
  • Devolución de un 2 % de las compras a plazo
Solicitar

tarjetas-de-credito

¿Cómo son y cómo funcionan las tarjetas de crédito?

Las tarjetas de crédito son uno de los medios de pago más extendidos en nuestro país. Según el Banco de España, durante el último trimestre de 2017 había más de 51 millones  de estos plásticos en circulación, significando que ahora hay más tarjetas de crédito que personas en España.  Casi la totalidad de los bancos y las financieras que operan en nuestro país las comercializan; sin embargo, su naturaleza las convierte en un producto financiero más complejo que otro tipo de "plásticos", por lo que antes de empezar a usar una tarjeta de crédito es importante conocer qué son y cómo funcionan, para evitar acabar sobreendeudados.

La característica más importante es que son, además de un medio de pago, un medio de financiación. Este tipo de tarjetas están ligadas a una línea de crédito que nos permitirá usar más dinero del que tenemos en nuestra cuenta corriente para cualquier tipo de compra y devolverlo más adelante, igual que si se tratase de un préstamo personal. Existen dos formas de reembolsar el pago con tarjeta que realicemos.

El formato de las tarjetas de crédito, al igual que el de los otros tipos de "plásticos", se ha estandarizado a nivel internacional y cumple con una serie de requisitos para que puedan utilizarse en la mayoría de los dispositivos que existen en el mundo.

Tradicionalmente incluían en el reverso una banda magnética que contenía los datos del titular y del propio "plástico", pero desde hace unos años se está imponiendo el uso de un chip integrado, aunque se acostumbra a mantener la banda magnética también. Las tarjetas de crédito también incluyen información grabada en su superficie. En el anverso suele aparecer el número que identifica el medio de pago, así como el nombre del titular, la fecha de caducidad y el logotipo de la entidad emisora o un estampado personalizado. En el reverso suele haber un código de seguridad (CVV) y un espacio para que el titular de la tarjeta introduzca su firma.

Modalidades de pago de las tarjetas de crédito

Cada vez que abonemos una compra con una tarjeta de crédito, nos estaremos endeudando, ya que estaremos utilizando un dinero que no es nuestro, independientemente de que lo devolvamos todo a final de mes sin intereses o en cuotas mensuales. En función de la entidad, se ofrecerán más o menos opciones de devolución, pero estas son las modalidades de pago más habituales de las tarjetas de crédito:

  • Pago al momento: esta modalidad de pago consiste en descontar el importe dispuesto en el mismo momento en el que se utiliza. Es propia de las tarjetas de débito y de las prepago y la mayoría de las tarjetas de crédito disponibles en el mercado no la incluyen, aunque es posible encontrar tarjetas de crédito con esta opción. Pagar con esta opción no genera intereses ni implica contraer una deuda con el emisor de la tarjeta de crédito.

  • Pago total a final de mes o a principios del siguiente: con esta modalidad de pago se acumula el total del importe que se haya gastado durante el mes y se paga todo de golpe en una fecha determinada por contrato, normalmente a final del mes en curso o a principios del mes entrante. A diferencia del anterior, este método de pago es muy habitual en las tarjetas de crédito. Su principal ventaja es que no devenga intereses, por lo que el cliente solo debe abonar lo que haya gastado. Eso sí, se debe planificar que en la fecha en la que la entidad pase el recibo se tendrá el dinero suficiente en la cuenta.

  • Pago fraccionado: el pago a plazos o fraccionado ofrece al cliente la opción de devolver el saldo dispuesto en cuotas mensuales. En este caso, sí que se tendrán que pagar intereses que de media suelen ser del 24 %. Una tarjeta de crédito suele tener tres formas de pago aplazado distintas:

    • Fraccionar la devolución del dinero en una serie de meses en concreto. Así podremos decidir en cuánto tiempo queremos reembolsar la deuda, independientemente de la cantidad mensual a reembolsar. El plazo suele ser de 3, 6, 9, 12 o hasta 36 meses. Así, la cantidad a devolver

    • Devolver una cuota fija cada mes. En este caso elegiremos que la cuota a pagar sea fija independendientemente del dinero utilizado y del dinero que falte por reembolsar. El plazo en este caso irá variando según lo que nos quede por reembolsar, dejando que la mensualidad sea de la misma cantidad siempre.

    • Abonar un tanto por ciento fijo sobre el principal a deber mensualmente. Esto significa que pagaremos un porcentaje del dinero que nos falte por pagar. Este porcentaje podrá ser desde el 2 % y hasta el 50 % de la deuda. El plazo se irá alargando a medida que la cantidad de cada porcentaje sea menor hasta llegar a la cantidad mínima que cada tarjeta permite de reembolso cada mes, que suele rondar entre los 10 y los 20 euros.

Las tarjetas de crédito suelen admitir la combinación de varias modalidades de pago, previa activación del usuario. Para variar la modalidad de pago de la tarjeta o activar una modalidad en concreto para una compra específica, solo se tiene que llamar por teléfono a la entidad o cambiar la modalidad desde la propia banca virtual de manera online.

¿Qué es la modalidad de pago fácil?

La modalidad de "pago fácil", también llamada "pago flexible", es una opción de pago puntual que ofrecen algunas entidades para que las personas que no suelen financiar sus compras puedan hacerlo sin tener que dejar de utilizar su método de pago habitual.

El pago fácil permite reembolsar el importe de una compra concreta mediante un modo de pago distinto al determinado en el momento de la contratación. Por ejemplo, si queremos financiar un artículo  con nuestra tarjeta de crédito pero la modalidad de pago es la del pago total a fin de mes, con el pago fácil podremos fraccionar esa compra en cuotas mensuales sin que eso suponga cambiar la modalidad de pago total a fin de mes (pago diferido) del resto de nuestras compras con el plástico.

¿Cuáles son los costes de este medio de pago?

Los costes asociados a las tarjetas de crédito dependerán de cada banco o financiera. En cualquier caso, debemos ser conscientes de que algunas operaciones siempre implicarán un gasto extra. A continuación, explicamos algunos de los gastos más habituales asociados al uso de una tarjeta de crédito que probablemente tendremos que asumir:

  • Interés del pago aplazado: el tipo de interés aplicado sobre el dinero prestado, el que se utiliza para aplazar las compras, marcará el volumen de intereses que tendrá que abonar el titular del "plástico". El TIN medio de las tarjetas de crédito con pago aplazado suele situarse en torno al 21 %, pero en el mercado hay tarjetas con intereses mucho más bajos, por debajo incluso del 15 %. No obstante, la gran mayoría de tarjetas suelen tener intereses más cercanos al 30 que al 20 %.

  • Cuota de emisión:es el precio que pagan los clientes por la solicitud de las tarjetas. Las entidades de crédito cobran una cuota de emisión para costear los gastos administrativos que les supone gestionar la solicitud y también para sufragar los gastos de fabricación y estampación del "plástico". A pesar de que la cuota puede llegar a ser de varias decenas de euros, en función de las prestaciones de la tarjeta, es fácil de evitar, ya que son muchas las compañías que ofrecen tarjetas de crédito gratis. En ocasiones, para no tener que abonar la cuota de emisión de una tarjeta de crédito es necesario asumir cierta vinculación o cumplir requisitos extra como un uso mínimo del plástico.

  • Cuota de mantenimiento:es la tarifa que pagan los titulares de la tarjeta trimestral, semestral o anualmente por disfrutar del "plástico". El coste dependerá de la entidad, pero puede ser de varias decenas de euros al año. En cualquier caso, al igual que la comisión de emisión, es posible esquivarla acudiendo a un banco que no aplique estos cargos o asumiendo cierta vinculación con la entidad.

  • Sacar dinero a crédito desde un cajero automático: debemos saber que la totalidad de las entidades cobran una comisión por sacar dinero a crédito en un cajero automático, aunque la operación se realice en uno de los terminales del propio banco. Por lo general, la comisión suele aplicarse en forma de porcentaje (puede ser superior al 3 %) sobre el importe retirado con un mínimo que puede ser de 3 o 4 euros. Además, si se saca dinero a crédito desde un cajero de otra entidad, se tendrá que abonar una comisión extra por utilizar un "cajero externo". A los gastos anteriores habrá que sumar el tipo de interés que aplique la tarjeta por retirar dinero de la línea de crédito.

  • Comisión por reclamación de posiciones deudoras:si nos atrasamos en el pago de los recibos de la tarjeta de crédito, lo más seguro es el que el emisor del "plástico" nos aplique una comisión por reclamación de posiciones deudoras, es decir, por la gestión que le supone la reclamación de la deuda. Este cargo puede ser de 30 o 35 euros, por lo que es mejor evitarlo.

Debemos tener en cuenta que según las tarjetas bancarias que escojamos y el uso o las operaciones que realicemos con ella las comisiones variará, ya que se aplicarán en función de estos factores. Además, según las negociaciones con nuestro banco también podremos conseguir una mejor oferta de financiación. 

Operaciones que podemos realizar con estas tarjetas

Si por algo se han popularizado las tarjetas de crédito es por su versatilidad y por la cantidad de operaciones que permiten realizar, desde financiar el importe de las compras hasta sacar dinero o traspasar una parte del importe de la línea de crédito a nuestra cuenta. A continuación, un resumen con las principales operaciones que podemos realizar con este tipo de tarjetas:

  • Abonar las compras realizadas en tiendas físicas: el uso principal que le damos a una tarjeta de crédito es abonar las compras en los comercios, ya sean físicos o virtuales, y si lo necesitamos, aplazar su pago. 

  • Compras por Internet:además de comprar en comercios a pie de calle, también podemos utilizar las tarjetas de crédito para abonar las compras que realicemos en comercios online. Podemos pagar billetes de avión, reservas de hoteles, compras en Amazon, etc. Además, muchas tarjetas de crédito online ofrecen descuentos o devoluciones por las compras hechas en determinadas páginas web.

  • Disposición de efectivo a crédito: las tarjetas de crédito permiten disponer de efectivo en un cajero automático. Sacar dinero a crédito siempre tiene comisiones y, seguramente, intereses. Esta operación se utiliza, básicamente, para financiarnos, ya que nos permite sacar un dinero que en realidad no tenemos, pero que luego tendremos que devolver.

  • Traspasar dinero de la línea de crédito a la cuenta:si necesitamos un dinero extra en nuestra cuenta corriente, podremos tomarlo prestado de la línea de crédito de nuestra tarjeta y traspasarlo a la cuenta corriente asociada. Esta operación acostumbra a conllevar el pago de una comisión de carácter porcentual que ronda entre el 3 % y el 5 %.

  • Cambiar de divisa: las tarjetas de crédito nos ofrecen la posibilidad de pagar compras en una moneda distinta a la nuestra, ya sea en comercios virtuales o físicos. También nos ofrecen la opción de sacar una divisa extranjera de un cajero automático. Debemos saber que en la mayoría de los casos el cambio de divisas tiene comisiones que ronda el 3 %.

  • Otras operaciones: recargar el móvil, pagar recibos, etc. Podemos realizar varias operaciones en establecimientos, en los cajeros o directamente utilizando nuestro teléfono móvil, como recargar el móvil, pagar recibos, etc.

Como vemos las operaciones que nos permiten estos plásticos son casi infinitas, por ello debemos primero analizar nuestro perfil como consumidores para escoger la tarjeta de crédito que mejor se adapta a nuestro perfil.

Dime cómo compras y te diré qué tarjeta necesitas

No todo el mundo tiene los mismos hábitos de compra, las mismas necesidades de financiación o las mismas posibilidades económicas. Precisamente ese es el motivo por el que la oferta de tarjetas de crédito es tan amplia. Las entidades emisoras buscan ofrecer a sus clientes productos con características más generales que puedan adaptarse a los distintos perfiles económicos y de hábitos. Por eso desde HelpMyCash hemos creado una guía gratuita con un simple cuestionario que te permitirá saber qué tipo de tarjeta se conviene más:

¡Guía GRATUITA!¿Qué tarjeta te conviene más? El test de las 9 preguntas

¿Qué tarjeta te conviene más? El test de las 9 preguntas

¿No sabes qué tarjeta escoger?

Con esta guía gratuita elaborada por HelpMyCash.com podrás descubrir qué tipo de tarjeta bancaria te conviene y resolver todas tus dudas sobre este tipo de medio de pago tan popular. Con la guía sobre tarjetas aprenderás:

  • Qué tipos de tarjetas bancarias existen
  • Cuánto cuesta aplazar una compra
  • En qué deberías fijarte para escoger la tuya

Y, además, gracias al test de las 9 preguntas averiguarás qué tipo de tarjeta te conviene más y cuáles son las mejores en cada caso.

¡Descarga ahora tu guía gratis y resuelve todas tus dudas!

Ver y descargar guía

¿En qué fijarnos antes de contratar tarjetas de crédito?

Antes de contratar una tarjeta de crédito nueva, debemos fijarnos en una serie de aspectos que marcarán la diferencia entre habernos hecho con un buen producto o con un "plástico" que no nos convenga y, sobre todo, entre tener una tarjeta barata o una muy cara. A continuación los puntos en los que fijarse antes de contratar una tarjeta:

  • Cuotas de emisión y de mantenimiento: lo primero en lo que debemos fijarnos es en el coste de la emisión y la tenencia de la tarjeta. Hoy en día, existen muchas tarjetas de crédito gratuitas que no requieren el pago de cuotasy que nos evitarán gastar varias decenas de euros al año por contratarlas. También debemos fijarnos en los requisitos que pueda imponer la entidad para eliminar estas comisiones como vinculación o un uso mínimo del plástico.

  • Tipo de interés: el TIN de la tarjeta afecta a las compras que se abonen con la modalidad de pago aplazado, ya que son estas las que devengan intereses y sobre las que se aplicará el tipo de interés. Para que el coste de la financiación sea lo más bajo posible, lo ideal es que el tipo de interés sea reducido. La TAE media de las tarjetas de crédito ronda el 24 %, cualquier línea de crédito con una TAE menor será una buena opción para financiar nuestras compras.

  • Modalidades de pago permitidas:la mayoría de las tarjetas de crédito ofrecen varias modalidades de pago similares (pago a fin de mes, pago a plazos con cuota fija, pago a plazos con un tanto por ciento fijo sobre la deuda, pago aplazado en un número de meses concreto...), lo que más difiere entre unas y otras son las condiciones que aplica el proveedor de la tarjeta en cada caso. Así que antes de contratar la tarjeta debemos fijarnos en cuáles son las opciones permitidas para elegir la que mejor se adapte a cómo queremos utilizar la línea de crédito.

  • Otras comisiones: además de las cuotas de emisión y de renovación, las tarjetas de crédito acostumbran a incluir otros costes adicionales. Por ejemplo, comisiones por sacar dinero a crédito, por solicitar un duplicado de la tarjeta, por solicitar un traspaso de la línea de crédito a la cuenta corriente asociada, etc. En función de la operativa que vayamos a realizar, tendremos que fijarnos en unas tarifas u otras.

  • Seguros incluidos. Por ley todos los plásticos, ya sean tarjetas prepago, de débito o de crédito deben tener un seguro antirrobo y antifraude. Además, las de crédito también suelen incluir seguros de asistencia en el extranjero, de accidentes o de viaje como una ventaja adicional.

  • Límite de financiación. Determina hasta cuánto podemos gastar con la línea de crédito. Estos límites suelen rondar entre los 600 euros para perfiles normales hasta los 10.000 euros para perfiles más exclusivos.

  • Descuentos y promociones... Pueden ser en forma de devolución de compras, programas de puntos, regalos...Según nuestro perfil como consumidores deberemos escoger a la que más partido. Hoy en día podemos encontrar una gran variedad de tarjetas con descuentos para todos los gustos.

Cada uno de estos aspectos será importante a la hora de elegir, pero el uso que queremos darle a la tarjeta de crédito hará que prestemos más o menos atención a unas ventajas u otras. Así, si la queremos para financiar compras, lo mejor es que tenga unos intereses bajos, pero si solo la queremos para aprovechar sus seguros gratuitos, no importará tanto que la TAE sea más alta.

¿Cuánto puedo gastar con estas tarjetas bancarias?

Dependerá del límite de crédito. El límite de las tarjetas de crédito es lo que determina cuánto dinero podremos gastar a lo largo de un mes. Es la entidad emisora la que fija ese límite basándose en sus propios criterios de riesgo y en el nivel de ingresos y solvencia del cliente. Cuando solicitamos una tarjeta de crédito la entidad analiza nuestros datos financieros y fija el límite máximo de crédito que podremos, que en la mayoría de los casos será de entre 600 y 10.000 euros.

No obstante, podemos aumentar gradualmente el límite de nuestra tarjeta de crédito si queremos disponer de más dinero a medida que utilicemos la tarjeta y reembolsemos el dinero a crédito sin problemas. En algunos casos las entidades ofrecen la posibilidad de aumentar dicho límite total en situaciones puntuales a cambio de una comisión más alta por el dinero de más que solicitemos o por unos intereses de reembolso más altos.

Los seguros más comunes que incluyen las tarjetas de crédito

Las tarjetas de crédito que se comercializan hoy en día en España incluyen seguros gratuitos que pueden ser de gran utilidad y que cubren multitud de contingencias. Dependiendo de la oferta de cada entidad y de las condiciones de la compañía aseguradora asociada, las coberturas pueden variar. En general, las tarjetas de crédito suelen incluir uno o varios de los siguientes seguros:

  • Seguro de robo o pérdida: es el seguro más común en todas las tarjetas de crédito. Cubrirá cualquier mal uso de la tarjeta en las últimas 72 horas una vez notificada su pérdida o sustracción a la entidad.

  • Seguro antifraude: cubrirá cualquier clonación del plástico no autorizada por el cliente. Normalmente también se incluye en el seguro de robo.

  • Protección de compra: asegurará durante un período determinado inconvenientes que podamos tener con las compras realizadas con nuestras tarjetas de crédito. Muchas veces incluyen una garantía de los productos comprados online.

  • Seguro de viaje: es muy habitual en las tarjetas de crédito y acostumbra a cubrir situaciones como la pérdida o el retraso del equipaje, la cancelación de un vuelo, etc. Eso sí, solo se pueden utilizar en los viajes cuyos billetes se hayan abonado con la tarjeta.

  • Seguro de accidente en viaje: suele asegurar tanto al titular del plástico como a los acompañantes que hayan comprado sus billetes con dicha tarjeta. Suele cubrir accidentes y enfermedades durante viajes.

Antes de decantarnos por una tarjeta que asocie este tipo de seguros, es conveniente que sepamos qué coberturas tiene. Por ello, es muy importante que leamos todo el contrato, en el que se enumerarán y detallarán todas las condiciones de estos seguros vinculados.

Los peligros de pagar lo mínimo con una tarjeta de crédito

Por defecto la gran mayoría de tarjetas de crédito vienen con el pago mínimo porcentual escogido, una forma de reembolso que nos permitirá pagar la cuota de la cantidad más baja permitirá y que suele ser de entre 12 y 20 euros mensuales.  Esta modalidad de pago puede ser muy cómoda, pero esto hará que el plazo se alargue eternamente y que se generen intereses durante más tiempo, lo que hará que paguemos mucho más en total.

Para verlo de manera más clara, veamos cuánto podríamos pagar con una cuota fija mínima o una cuota fija de mayor envergadura para ver cómo afectará esto al total de intereses a pagar.

Forma de pago Cantidad a financiar Intereses Cuota mensual Plazo Intereses totales Total a pagar
Pago mínimo 500 € 24 % 106 € 5 meses 30 € 530 €
Pago fijo 500 € 24 % 19 € 36 meses 206 € 706 €

 

Como podemos ver, escoger la forma de reembolso más adaptada a nosotros y evitar una cuota demasiado baja hará que paguemos muchos más intereses.

Cuál es la diferencia entre las tarjetas de crédito y las de débito

Una de las dudas que más generan las tarjetas es sobre las diferencias entre las tarjetas de crédito y las de débitoEs vital que sepamos cuáles son para que sepamos elegir correctamente la que más nos conviene. Con las tarjetas de crédito podemos comprar con dinero que no tenemos en nuestra cuenta corriente o, dicho de otra manera, nos permiten pagar a crédito. Cada vez que compramos algo y pagamos con este medio de pago, el banco nos prestará el dinero gastado y nosotros tendremos que devolvérselo mediante la modalidad de reintegro que hayamos elegido.

En cambio, cuando utilizamos una tarjeta de débito para realizar una compra, el importe se extraerá automáticamente de la cuenta corriente vinculada a la tarjeta en cuestión. Esto quiere decir que solo podremos utilizar el dinero que tengamos en ese momento ya que, al contrario que con las tarjetas de crédito, no podremos utilizar una línea de crédito y por tanto gastar más de lo que tenemos.

A nivel de uso, ambas tarjetas pueden realizar las mismas operaciones, pero las tarjetas de débito no nos permiten utilizar más dinero del que en el momento de la transacción tengamos en nuestra cuenta corriente, mientras que con las de crédito podemos disponemos de una línea de crédito previamente contratada con nuestra entidad financiera.

¿Qué son las tarjetas de crédito 'balance transfer'?

Las tarjetas de crédito que cuentan con el servicio balance transfer permiten cancelar deudas contraídas con otra tarjeta y financiarlas a un interés menor. Estas tarjetas, por tanto, nos dan la opción de deshacernos de deudas que larga duración contraídas por haber elegido pagar una cuota mensual muy baja y, además, nos permite saldar esa deuda pagando un tipo de interés muy bajo, a veces incluso del 0 % TIN. Este servicio es beneficioso tanto para el cliente como para la entidad emisora: el cliente puede ahorrar en el pago de la deuda y el banco puede captar a nuevos clientes.

Cómo funciona el pago 'contactless'

El pago contactless es un tipo de pago sin contacto que se está popularizando en nuestro país. Consiste en acercar las tarjetas de crédito contactless al datáfono adaptado para realizar el pago. El terminal detectará automáticamente la tarjeta a través de la tecnología NFC (una tecnología muy similar al bluetooth), por lo que no será necesario introducir la tarjeta en el TPV. De esta manera, la transacción resultará mucho más rápida y cómoda que permitirá agilizar el proceso de compra.

Otra de las características del pago contactless es que si el gasto realizado es menor a los 20 euros, no será necesario que introduzcamos nuestro número PIN. Si el pago es mayor, sí que tendremos que introducir nuestro número secreto para aceptar la operación.

Para saber si nuestra tarjeta de crédito permite el pago contactless simplemente debemos buscar en la misma tarjeta el icono que vemos a la derecha. Si es así, podremos comenzar a usar este tipo de pago de manera inmediata en todos los establecimientos que lo permitan.

Actualmente están surgiendo nuevos aparatos donde podremos vincular la tarjeta y utilizar el medio de pago sin contacto como pulseras, relojes, gafas de sol o incluso guantes o bufandas. En un futuro cercano podremos encontrar todos estos gadgets para todos los públicos. Algunos de ellos como las pulseras ya las están ofreciendo varias entidades bancarias en nuestro país.

Cómo pagar con el móvil como si fuese una tarjeta de crédito

Las nuevas tecnologías han permitido al sector financiero el poder ofrecer a sus clientes la posibilidad de vincular sus plásticos a una aplicación móvil, que podrá ser tanto bancario como de otras compañías. Estas aplicaciones, también llamadas Wallets o carteras digitales, funcionan de manera similar al pago sin contacto, solo que utilizaremos nuestro teléfono móvil en vez de la tarjeta.

Para comenzar a utilizar nuestro móvil como una tarjeta de crédito podemos descargarnos una aplicación de cartera digital. Con la aplicación de nuestro banco solo podremos vincular las tarjetas de dicha entidad y con las aplicaciones de otras compañías (Apple Pay, Samsung Pay, Vodafone Pay…) podremos vincular cualquier tarjeta. Seguidamente deberemos vincular las tarjetas, este proceso suele ser a través de una foto que se realiza desde la aplicación o introduciendo los datos de la misma. Finalmente, simplemente deberemos elegir la tarjeta con la que queremos realizar el pago y acercar el teléfono al datáfono.

Medidas de seguridad que debemos tener en cuenta

Para poder disfrutar al máximo de nuestras tarjetas de crédito es importante darles un buen uso y conocer las medidas de seguridad que hay que llevar a cabo para evitar su uso fraudulento.

  • No tener el PIN anotado: debemos esforzarnos en memorizar todos los códigos PIN de nuestras tarjetas y evitar tenerlos anotados. No obstante, si nos resulta complicado aprendérnoslos todos y queremos dejar alguno de ellos apuntado, es muy importante no llevarlo nunca junto a la tarjeta.

  • Bloquearla en caso de robo: en caso de pérdida o robo lo primero que debemos hacer es cancelarla para que nadie pueda usarla sin nuestro consentimiento. Eso sí, debemos saber que si la bloqueamos, dejará de estar operativa, incluso si posteriormente la encontramos, y tendremos que solicitar una nueva.

  • Tener cuidado en los cajeros: si el cajero que estamos utilizando se traga nuestra tarjeta de crédito o débito, debemos notificarlo inmediatamente a la sucursal correspondiente. Si la sucursal se encuentra cerrada, encontraremos un número de teléfono de atención al cliente para estos casos en el mismo cajero.

  • Usar notificaciones: es aconsejable utilizar las notificaciones que nuestras tarjetas nos ofrecen para que, cada vez que utilicemos nuestras tarjetas, recibamos un SMS o un correo para avisarnos de que está siendo usada.

El debido uso de las tarjetas de crédito será imprescindible para que los seguros de protección que incluyen estos plásticos cubran cualquier contingencia. El uso correcto estará indicado en el contrato de la misma.

Qué hacer en caso de pérdida o robo de la tarjeta de crédito

Si, desafortunadamente, perdemos nuestra tarjeta de crédito o, peor aún, nos la roban, el primer paso que debemos dar para minimizar los daños es bloquearla. Debemos cancelar la tarjeta que hayamos perdido con la mayor rapidez posible.

Para proceder con el bloqueo de la tarjeta, podemos llamar al teléfono que todos los bancos tienen habilitado para estos casos (funcionan las 24 horas del día y permiten cancelar la tarjeta en cualquier moment). Otra opción es hacerlo a través de la banca a distancia o de la banca móvil de la entidad si es que nos ofrece esta opción.

Una vez realizada la cancelación, tenemos que dirigirnos a la comisaría más cercana y poner una denuncia de robo o pérdida. Deberemos guardar también el resguardo de la denuncia. Con estos dos pasos, nos aseguraremos de que nadie utilice nuestra tarjeta de crédito para realizar ninguna compra fraudulenta.

Además, debemos recordar que todas las tarjetas incluyen por ley un seguro de robo que cubrirá cualquier incidente ocurrido en las 24 horas previas a la notificación del robo. Tan solo tendremos que ponernos en contacto con nuestra entidad financiera y ellos nos dirán los pasos a seguir.

¿Qué alternativas tengo a las tarjetas de crédito?

Al tratarse de un producto de financiación, no siempre nuestra solicitud para obtener una línea de crédito será aprobada. Si este es nuestro caso, podemos acudir a los minicréditos para obtener la financiación que necesitamos. Con este tipo de producto financiero podemos conseguir hasta 1.200 euros (300 euros si es nuestra primera solicitud) en cuestión de minutos, a través de su sencillo proceso de solicitud 100 % online. Su plazo es de 30 días como máximo y solo podremos reembolsarlos en una única cuota al final de dicho plazo. Su coste ronda el 1,1 % diario, así 100 euros prestados a 30 días nos hará reembolsar 133 euros en total (100 euros del capital solicitado más 33 euros en intereses) en la fecha acordada.

Por otro lado, si el tipo de producto que queremos comprar tiene un coste que podemos obtener con un préstamo personal, lo mejor es acudir a este tipo de productos. La razón de esta elección es simple: los intereses. La TAE media de los préstamos personales ronda el 8 %, un tercio de la media de las tarjetas. Así las tarjetas serán una buena alternativa para pequeñas cantidades, pero para compras superiores a los 3.000 euros, mejor acudir a los créditos al consumo.

Sobre esta página

A continuación veremos cuál es el objetivo de esta página realizara por HelpMyCash y qué métodos y fuentes se han utilizado para crear el contenido que encontraremos sobre cómo elegir correctamente este tipo de tarjeta.

Para qué sirve esta página: No todas las tarjetas bancarias comercializadas en el mercado financiero actual son iguales. Por ello, es conveniente que tengamos en cuenta cuáles son las características de las tarjetas de crédito, para no correr el riesgo de endeudarnos al utilizar la modalidad de pago aplazado (que incluye costes). Asimismo, podremos conocer qué operaciones podemos utilizar con este tipo de tarjetas y si realmente nos conviene contratarlas según cuál sea nuestro perfil y nuestras necesidades de financiación.

Fuente: la información relativa a las características de las tarjetas y a su regulación procede del Boletín Oficial del Estado , del Bancode España, de las compañías emisoras de tarjetas y de las entidades financieras que gestionan este tipo de productos.

Metodología: todos los datos relativos a las tarjetas de crédito, sus modalidades de pago, intereses y otras características han sido obtenidas mediante la investigación online.

Sobre HelpMyCash.com: somos un comparador online compuesto por un equipo de especialistas en productos financieros. A través de nuestro portal, podrás comparar entre diferentes productos de finanzas personales y de economía del hogar, al mismo tiempo que accederás a información de calidad para que puedas elegir la mejor opción.

Aviso: los servicios que ofrece HelpMyCash son siempre completamente gratuitos para el usuario, obtenemos nuestros ingresos de la publicidad y de nuestros productos destacados. Podemos recibir una compensación por los clientes generados a través de nuestra plataforma. Podemos recibir una compensación por todos aquellos los clientes generados mediante nuestra plataforma.

Te escuchamos: desde HelpMyCash queremos ayudarte a solucionar cualquier duda que pueda surgirte. Es por ello que ponemos a tu disposición los siguientes servicios de atención:

Temas recientes del foro

Alexander
Tarjeta debito no me deja sacar dinero @Alexander - hace 3 días
  • 1 Respuesta
  • 0 Votos
  • 40 Visitas
Hola, les escribo porque soy cliente del banco popular(grupo santander) mi tarjeta es de debito y tiene un limite de 1500€, no me deja sacar dinero ni pagar facturas, ¿Porque puede pasar? Saludos
Maria Garcia
Maria Garcia
hace 1 día

HelpMyCash

Hola, Alexander:

¿La tarjeta estaba activada y funcionaba con normalidad antes? Podría ser un fallo en la activación o algún tipo de problema técnico. Puedes entrar con tu usuario en la banca online del Popular y comprobar en tu apartado de tarjetas si todo está correcto. La mejor opción es que recurras a la entidad y le comentes la situación.

¡Un saludo!

  • 1 Respuesta
  • 0 Votos
  • 52 Visitas
Buenos dias queria hacer una consulta antes de enfrentarme con mi banco , el pasdo dia 29 de Junio tenia que tener en la cuenta dinero para que me cargaran la tarjeta de credito , pues bien , no pude ingresar por ventanilla y lo hice por la tarde en cajero automatico .Mi banco me dice que como ingrese por la tarde pues me ha cobrado comision por impago y mi pregunta es , si yo tenia dinero el dia 29 para hacer el pago de la tarjeta por que me cobran comision , aunque no lo tuviera antes de la 14.00 horas que es cunado por lo visto automaticamnete se hace el cierre ? el dia 29 es de 12 de la noche a 12 de la noche ? que puedo hacer ?
Neus Garau
Neus Garau
hace 4 días

HelpMyCash

Hola, Isabel

Para poder conocer el motivo del cobro de la comisión por impago es necesario tener en cuenta:

1. Si el ingreso por cajero se hizo mediante sobre o sin él. Si el ingreso se realizó con el sobre hay que tener en cuenta que el dinero no llega de manera inmediata, si no que, al igual que las transferencias, se haría efectiva el lunes. En el caso de que el ingreso lo hayas realizado en billetes, el importe debería haber llegado inmediatamente.

2. La hora máxima fijada por el banco para poder realizar pagos. Para averiguarla deberías contactar directamente con tu entidad.

Si estás interesada en poner una queja a tu entidad bancaria, te recomendamos nuestra guía gratuita sobre cómo reclamar a un banco. ¡Un saludo!

jonay monzon garcia
¿Porque evo me ingresa dinero en el banco? @jonay monzon garcia - hace 6 días
  • 3 Respuestas
  • 0 Votos
  • 74 Visitas
Hola buenas tardes me acabo de hacer una tarjeta de crédito con evo y me dicen que el límite son 1200e,pero esa no es mi duda me han dicho que los 1200 bueno 1170 o así me lo ingresan en mi banco y me lo van quitando todos los meses de mi cuenta a una cantidad mensual y luego me van subiendo el límite.porque no me dan la tarjeta y ya yo controlo lo que quiero gastar?
Nerea Ortiz
Nerea Ortiz
hace 4 días

HelpMyCash

Buenas tardes, jonay monzon garcia:

Por lo que nos comentas, lo que te están ofreciendo es un préstamo. No guarda relación ninguna con la tarjeta de crédito que nos comentas, se trata de dos procesos totalmente diferentes. Por lo tanto, puedes rechazar la financiación que te concede la entidad sin que influya en la solicitud de la tarjeta en el caso de que no la necesites.

En cuanto a la tarjeta, llama a la entidad bancaria y pregunta por el estado en el que se encuentra tu solicitud, ahí te informarán de forma personalizada y detallada sobre si emiten o no la misma y cuál será tu línea de crédito.

Esperamos haberte ayudado.

¡Un saludo!

jonay monzon garcia
jonay monzon garcia
hace 6 días

Hola Nerea aver te explico eh pedido una tarjeta de crédito en evo finance y me la han aceptado con un máximo de 1200 e.pero ellos dicen que los 1200 me lo ingresan en la cuenta de mi banco y luego se cobraban todos los meses.no se a mi me parece mal eso

Nerea Ortiz
Nerea Ortiz
hace 6 días

HelpMyCash

Buenos días, @jonay monzon garcia:

No entendemos muy bien a qué te refieres exactamente. Las tarjetas de crédito disponen de una cantidad máxima que puede utilizar y que aprueba la empresa emisora de la misma según el perfil financiero del solicitante. Por lo tanto, pagaremos el coste correspondiente a la cifra que utilicemos. Ten en cuenta que ninguna entidad bancaria o empresa privada de crédito va ingresarte dinero en tu cuenta de repente.

Para poder ayudarte necesitaríamos que nos dieras más detalles de lo que te ocurre. De esta forma, te daremos una respuesta bastante más completa.

Esperamos la información para ayudarte como te mereces.

¡Un saludo!

Noticias recientes

El Depósito Facto te puede llevar de vacaciones a las Islas Baleares
El Depósito Facto te puede llevar de vacaciones a las Islas Baleares
Las vacaciones estivales están a la vuelta de la esquina. Ahora que vemos tan cerca el esperado verano pensamos en el provecho que podríamos haberle dado a nuestros ahorros de cara a preparar una escapada. Una de las mejores opciones para hacer que n...

Publicado el 05/07/2018

Con las hipotecas de Bankia, menos comisiones es igual a más flexibilidad
Con las hipotecas de Bankia, menos comisiones es igual a más flexibilidad
Que nos ofrezcan una hipoteca sin comisiones cuando vamos a contratar un crédito hipotecario es una gran ventaja. Esto nos da flexibilidad a largo plazo, ya que nos permite hacer ciertas operaciones sin recargo. Así, en caso de que queramos hacer un...

Publicado el 16/07/2018

Las tarjetas empezarán el curso con nueva normativa, la PSD2
Las tarjetas empezarán el curso con nueva normativa, la PSD2
En 2007 arrancaron las andanzas de la Unión Europea para estandarizar los distintos métodos de pago y sus protocolos de seguridad, dando a luz a la directiva PSD (Payment Service Providers). Esta directiva pretendía también establecer las normas del...

Publicado el 11/07/2018