Las mejores tarjetas de crédito sin cambiar de banco
#1

TAE

26,82 %

Ventajas

  • Gratis y sin cambiar de banco
  • 25 euros de regalo
  • Grandes descuentos en WiZink Center
  • No acepta ASNEF ni usuarios sin ingresos
Más info
#2

TAE

21,00 %

Ventajas

  • Sin cambiar de banco
  • Gratuita para siempre
  • Pago flexible mensual: tú decides cuánto pagas cada mes
Más info

Las cuentas con las que podrás pedir una tarjeta de crédito gratis
#1
  • Sacar dinero en 50.000 cajeros gratis
  • Tarjetas gratuitas para los titulares
  • Devolución del 3% en Galp, Shell y DISA
  • Cuenta más contratada en 2018
Solicitar
#2
  • Devolución del 1% de tus recibos
  • Acceso a cuenta de ahorro al 3% TIN
  • Tarjeta de crédito y débito gratis
  • Descuentos de hasta el 50% en grandes marcas
Solicitar
#3
  • 5% TAE el primer año
  • 2% TAE durante el segundo
  • Sin comisiones y sin permanencia
  • Cuenta más contratada en 2018
Solicitar

tarjetas de credito

¿Qué son las tarjetas de crédito?

Las tarjetas de crédito son uno de los medios de pago más extendidos. Casi la totalidad de los bancos y muchas financieras que operan en nuestro país las comercializan. Su naturaleza las convierte en un producto financiero más complejo que otro tipo de tarjetas, por lo que antes de empezar a usar una tarjeta de crédito es importante conocer qué son y cómo funcionan.

Además de un medio de pago, son un medio de financiación. Este tipo de tarjetas están ligadas a una línea de crédito que nos permitirá usar un dinero que no es nuestro, sino del emisor de la tarjeta y que luego tendremos que devolver. En este sentido, es importante destacar que el dinero gastado no se descuenta inmediatamente de nuestra cuenta, sino que el banco se lo cobra de golpe a final de mes o se devuelve en varias cuotas mensuales. 

La principal diferencia entre una tarjeta de crédito y de débito es que con las primeras podremos financiar los pagos. Al ser un método de financiación, también sirven para conseguir liquidez en aquellos momentos en los que no disponemos de dinero suficiente para afrontar un pago.

Como las de débito, también pueden usarse para sacar dinero en cajeros, aunque en este caso siempre tendremos que pagar comisiones.

En resumen, cada vez que usamos una tarjeta de crédito nos estamos endeudando, aunque no seamos conscientes.

tarjetas

Sabías que...

En España hay millones de tarjetas de crédito en circulación. Concretamente, según el boletín estadístico del Banco de España, al término del cuarto trimestre de 2018 había 36,64 millones.

¿Cómo funcionan las tarjetas de crédito?

Para entender cómo funciona una tarjeta de crédito, primero debemos tener claros varios conceptos:

  • Línea de crédito: se trata de una cantidad concreta de dinero propiedad del banco que este pone a nuestra disposición para que lo gastemos, con el compromiso de devolverlo posteriormente.

  • Importe máximo del crédito: es la cantidad máxima que podremos gastar.

  • Tipo de interés: es el precio que nos cobran por usar el dinero de la línea de crédito.

  • Cuenta corriente asociada: es la cuenta corriente que usaremos para devolver el dinero que hayamos gastado de la línea de crédito.

Dicho esto, el funcionamiento es sencillo: cada vez que usamos la tarjeta de crédito, gastamos una parte del dinero de la línea de crédito asociada (dinero que pertenece al banco), en lugar de gastar el dinero de nuestra cuenta corriente, tal y como ocurriría con las tarjetas de débito.

Tenemos tres formas de usar el dinero de la línea de crédito, o sea, de financiarnos:

  • Fraccionando el pago de una compra.

  • Sacando dinero de un cajero automático. 

  • Haciendo una transferencia a nuestra cuenta corriente.

En los tres casos, se está tomando dinero prestado que se tendrá que devolver. Llegada una fecha concreta, debemos devolverle ese dinero al banco. Este proceso es automático, ya que los recibos de la tarjeta están domiciliados en una cuenta corriente asociada. El dinero puede devolverse todo de golpe, en este caso la operación es gratuita; si se han gastado mil euros, se devuelven mil euros. Pero también se puede devolver en varios meses, por ejemplo en dos, a razón de 500 euros cada mes. En ese caso, no solo pagaremos 500 euros, sino que el banco nos cobrará un interés sobre el dinero que nos ha prestado.

Tipos de tarjetas de crédito

Podemos diferenciar tres tipos de tarjetas de crédito:

  1. Tarjetas de crédito ordinarias: son las tarjetas clásicas, las que permiten tanto pagar a fin de mes sin intereses como en cuotas mensuales. 

  2. Tarjetas revolving de crédito: son tarjetas de crédito que solo permiten reembolsar el saldo dispuesto a plazos y no ofrecen la opción de devolverlo a final de mes sin intereses.

  3. Tarjetas balance transfer: las tarjetas de crédito que cuentan con el servicio balance transfer permiten cancelar deudas contraídas con otra tarjeta y financiarlas a un interés menor. Estas tarjetas, por tanto, nos dan la opción de deshacernos de deudas de larga duración contraídas por haber elegido pagar una cuota mensual muy baja y, además, nos permite saldar esa deuda pagando un tipo de interés muy bajo, a veces incluso del 0% TIN. Este servicio es beneficioso tanto para el cliente como para la entidad emisora: el cliente puede ahorrar en el pago de la deuda y el banco puede captar a nuevos usuarios.

Todas estas tarjetas son físicas, es decir, están soportadas por un rectángulo de plástico o de metal ya que de momento, al menos de forma generalizada, no tenemos una tarjeta de crédito virtual, a diferencia de lo que ocurre con las prepago.

Modalidades de pago que podemos usar

En función de la entidad, se ofrecerán más o menos modalidades de pago con tarjeta de crédito, pero estas son las modalidades más habituales para devolver el dinero gastado:

  • Pago total a final de mes o a principios del siguiente: se acumula el total del importe que se haya gastado durante el mes y se paga todo de golpe en una fecha determinada por contrato, normalmente a final del mes en curso o a principios del mes entrante. Su principal ventaja es que no devenga intereses.
  • Pago fraccionado: se devuelve el saldo dispuesto en cuotas mensuales. En este caso, sí que se tendrán que pagar intereses que de media suelen ser del 20%. Una tarjeta de crédito suele tener tres formas de pago aplazado distintas: devolución del dinero en una serie de meses, pagar una cuota fija cada mes o abonar un tanto por ciento fijo sobre el principal a deber mensualmente. 

Para variar la modalidad de pago de la tarjeta o activar una modalidad en concreto para una compra específica, solo se tiene que llamar por teléfono a la entidad o cambiar la modalidad desde la propia banca online.

En el siguiente vídeo, nuestra experta financiera nos cuenta en menos de un minuto cómo podemos ahorrar en intereses al pagar con una tarjeta de crédito:

Comisiones y gastos de este medio de pago

Los costes asociados a las tarjetas de crédito dependerán de cada banco o financiera. En cualquier caso, debemos ser conscientes de que algunas operaciones siempre implicarán un gasto extra. A continuación, una lista con las comisiones y los gastos más habituales asociados a este medio de pago:

  • Cuota de emisión: es el precio que pagan los clientes por la solicitud de las tarjetas. A pesar de que la cuota puede llegar a ser de varias decenas de euros, en función de las prestaciones de la tarjeta, es fácil de evitar, ya que son muchas las compañías que ofrecen tarjetas de crédito gratis. En ocasiones, para no tener que abonar la cuota de emisión de una tarjeta de crédito es necesario asumir cierta vinculación o cumplir requisitos extra como un uso mínimo.

  • Cuota de mantenimiento: es la tarifa que pagan los titulares por disfrutar de la tarjeta. El coste dependerá de la entidad, pero puede ser de varias decenas de euros al año. En cualquier caso, al igual que la comisión de emisión, es posible esquivarla acudiendo a un banco que no aplique estos cargos o asumiendo cierta vinculación con la entidad.

  • Comisión por reintegros en cajeros: debemos saber que la totalidad de las entidades cobran una comisión por sacar dinero a crédito en un cajero automático (si el cajero es extranjero, el coste es mayor), aunque la operación se realice en uno de los terminales del propio banco. Por lo general, la comisión suele aplicarse en forma de porcentaje (puede ser superior al 3%) sobre el importe retirado con un mínimo que puede ser de 3 o 4 euros. Además, si se saca dinero a crédito desde un cajero de otra entidad, se tendrá que abonar una comisión extra por utilizar un cajero externo.

  • Comisión por cambio de divisa: es el coste que cobra el banco al realizar una compra o sacar dinero de un cajero en una divisa distinta al euro.

  • Comisión por transferir dinero de la línea de crédito a la cuenta corriente: si necesitamos liquidez y transferimos dinero de la línea de crédito a nuestra cuenta corriente, tendremos que pagar una comisión.

  • Tipo de interés por aplazar el pago de una compra: es el precio por usar la línea de crédito. Los intereses se suman al dinero que se debe devolver y se abonan en cada mensualidad. Se cobran cuando se aplaza una compra, se saca dinero de un cajero o se transfiere dinero de la línea de crédito a la cuenta asociada.

  • Comisión por reclamación de posiciones deudoras: si nos atrasamos en el pago de los recibos de la tarjeta de crédito, lo más seguro es el que el emisor nos aplique una comisión por reclamación de posiciones deudoras, es decir, por la gestión que le supone la reclamación de la deuda. Este cargo puede ser de 30 o 35 euros, por lo que es mejor evitarlo. Además, puede que nos aplique otra comisión por el propio descubierto.

  • Comisión por solicitar un duplicado: si perdemos la tarjeta y solicitamos otra, el banco puede cobrarnos esta comisión.

  • Comisión por solicitar una tarjeta extra: es el precio por solicitar una segunda tarjeta a nombre de otra persona asociada a la misma línea de crédito.

  • Comisión por estampación: si queremos un diseño distinto al oficial, tendremos que abonar una comisión por tener una tarjeta personalizada.

  • Coste de la cuenta corriente asociada: esta comisión no está directamente asociada a la tarjeta de crédito, pero como es obligatorio tener una cuenta corriente en la que domiciliar los recibos de la tarjeta de crédito, es importante tenerla en cuenta.

Cada banco aplica las comisiones que considera oportunas. Además, dentro de un propio banco un cliente puede pagar unas y otro, otras, en función de lo que haya negociado, de la tarjeta que haya contratado o de su vinculación. Asimismo, muchas de estas comisiones están relacionadas con operaciones concretas, por lo que solo se tendrán que abonar si se lleva a cabo dicha operativa. Debemos tener en cuenta que existen tarjetas sin comisiones y que la lista anterior es solo una orientación para saber a qué nos debemos enfrentar, pero que es posible no pagar nunca muchas de esas comisiones.

Operaciones que podemos realizar con las tarjetas de crédito

Si por algo se han popularizado las tarjetas de crédito es por su versatilidad y por la cantidad de operaciones que permiten realizar, desde financiar el importe de las compras hasta sacar dinero o traspasar una parte del importe de la línea de crédito a nuestra cuenta. A continuación, un resumen con las principales operaciones que podemos realizar con este tipo de tarjetas:

1

Abonar compras en comercios: el principal uso de las tarjetas de crédito es pagar compras en comercios físicos y virtuales. Estas compras las podremos financiar (con intereses) o pagar de golpe al finalizar el mes (sin intereses). Además, hoy en día el pago es más cómodo que nunca gracias a la tecnología contactless y a la posibilidad de vincular la tarjeta con un wallet del móvil. 

1

Financiar compras: si el principal uso de las tarjetas de crédito es comprar, su principal características es que las compras se pueden financiar. El dinero puede devolverse en varias mensualidades abonando el tipo de interés o la comisión pertinente.

1

Traspasar dinero de la línea de crédito a la cuenta: si necesitamos liquidez en nuestra cuenta, podremos traspasar una parte o la totalidad del dinero disponible en la línea de crédito a nuestra cuenta corriente. Esta operación acostumbra a conllevar el pago de una comisión de carácter porcentual que ronda entre el 3% y el 5%.

1

Sacar dinero de cajeros automáticos: con las tarjetas de crédito se puede sacar dinero de un cajero automático, aunque siempre tendremos que pagar por ello, incluso si el cajero es de nuestro banco. Además, deberemos abonar el tipo de interés oportuno.

1

Otras operaciones: recargar el móvil o pagar recibos en cajeros, etc.

1

Controlar los gastos: la mayoría de los bancos y de las financieras nos permiten controlar el dinero gastado con la tarjeta a través de Internet o de una app para el móvil.

Los seguros incluidos en las tarjetas de crédito

Sí. Las tarjetas de crédito que se comercializan hoy en día en España incluyen seguros gratuitos que pueden ser de gran utilidad y que cubren multitud de contingencias. Dependiendo de la oferta de cada entidad y de las condiciones de la compañía aseguradora asociada, las coberturas pueden variar. En general, las tarjetas de crédito suelen incluir uno o varios de los siguientes seguros:

  • Seguro de accidentes en el extranjero: suele asegurar tanto al titular del plástico como a los acompañantes que hayan comprado sus billetes de transporte con dicha tarjeta. Suele cubrir accidentes y enfermedades durante viajes.

  • Seguro de asistencia en el extranjero: esta póliza suele cubrir contingencias como la pérdida o el retraso del equipaje, gastos médicos en el extranjero, pérdida o cancelación de un vuelo, etc.

  • Seguro de protección de compras: nos protege ante inconvenientes relacionados con las compras realizadas con nuestra tarjeta como, por ejemplo, que nos llegue un producto que no es el que hemos solicitado. También suele extender la garantía de los productos comprados con la tarjeta.

  • Seguro de robo o pérdida: es el seguro más común en todas las tarjetas de crédito. Cubrirá cualquier mal uso de la tarjeta en las últimas 72 horas una vez notificada su pérdida o sustracción a la entidad.

  • Seguro antifraude: cubrirá cualquier clonación. Normalmente se incluye en el seguro de robo.

Estos seguros son gratuitos y se activan en el momento en el que se utilizan las tarjetas. Por ejemplo, si pagamos un billete de avión de ida y vuelta, disfrutaremos de las coberturas de los seguros de accidente y asistencia en el extranjero.

¿Dónde contratar una tarjeta de crédito?

Las tarjetas de crédito las comercializan los bancos y las financieras y hay decenas entre las que escoger. También pueden contratarse en los propios proveedores de tarjetas, aunque en España solo la tarjeta American Express puede contratarse directamente a través del proveedor, Amex en este caso.

Pueden solicitarse tanto en sucursales físicas o stands comerciales en aeropuertos o centros comerciales como por Internet: de hecho, todos los bancos virtuales comercializan sus tarjetas de crédito online.

Una vez solicitada, deberíamos disponer de la tarjeta en un máximo de una o dos semanas, en función de si la recogemos en una oficina o llega a nuestro domicilio.

¿Qué requisitos hay que cumplir?

Al ser un método de financiación, el banco asume un riesgo muy superior al concederlas que con las tarjetas de débito o con las tarjetas prepago, de ahí que los requisitos sean mayores. Por lo general, se tendrán que cumplir los siguientes:

Para solicitar una, además de firmar el contrato, se tendrán que presentar varios documentos como las últimas nóminas, una copia del DNI, etc.

¿En qué fijarnos antes de contratar tarjetas de crédito?

Antes de contratar una tarjeta de crédito nueva, debemos fijarnos en una serie de aspectos que marcarán la diferencia entre habernos hecho con un buen producto o con un plástico que no nos convenga y, sobre todo, entre tener una tarjeta barata o una muy cara. A continuación, los puntos en los que fijarse antes de contratar una tarjeta:

  • Cuotas de emisión y de mantenimiento: lo primero en lo que debemos fijarnos es en el coste de la tarjeta. Hoy en día, existen muchas tarjetas de crédito gratuitas que no requieren el pago de cuotas y que nos evitarán gastar varias decenas de euros al año por contratarlas. También debemos fijarnos en los requisitos que pueda imponer la entidad para eliminar estas comisiones como vinculación o un uso mínimo.

  • Tipo de interés: el TIN de la tarjeta afecta a las compras que se abonen con la modalidad de pago aplazado, ya que son estas las que devengan intereses. Este aspecto solo nos interesa si tenemos intención de pagar compras a plazos o financiarnos de alguna otra manera, si solo pretendemos pagar las compras a final de mes sin intereses, no tiene relevancia. 

  • Modalidades de pago permitidas: la mayoría de las tarjetas de crédito ofrecen varias modalidades de pago similares, lo que más difiere entre unas y otras son las condiciones que aplica el proveedor de la tarjeta en cada caso. Así que antes de contratar la tarjeta debemos fijarnos en cuáles son las opciones permitidas para elegir la que mejor se adapte a cómo queremos utilizar la línea de crédito.

  • Seguros incluidos: por ley todos los plásticos, ya sean tarjetas prepago, de débito o de crédito deben tener un seguro antirrobo y antifraude. Además, las de crédito también suelen incluir seguros de asistencia en el extranjero, de accidentes o de viaje como una ventaja adicional.

  • Límite de financiación: determina cuánto podemos gastar con la línea de crédito. Estos límites suelen rondar entre los 600 euros para perfiles normales hasta los 10.000 euros para perfiles más exclusivos.

  • Descuentos y promociones: pueden ser en forma de devolución de compras, programas de puntos, regalos... 

Cada uno de estos aspectos será más o menos importante en función del uso que queremos darle a la tarjeta de crédito. Así, si la queremos para financiar compras, lo mejor es que tenga unos intereses bajos, pero si solo la queremos para aprovechar sus seguros gratuitos, no importará tanto que la TAE sea más alta.

¿Cuánto puedo gastar con estas tarjetas bancarias?

Dependerá del límite de crédito. El límite de las tarjetas de crédito es lo que determina cuánto dinero podremos gastar a lo largo de un mes. Es la entidad emisora la que fija ese límite basándose en sus propios criterios de riesgo y en el nivel de ingresos y solvencia del cliente. Cuando solicitamos una tarjeta de crédito la entidad analiza nuestros datos financieros y fija el límite máximo, que en la mayoría de los casos será de entre 600 y 10.000 euros.

No obstante, podemos aumentar gradualmente el límite de nuestra tarjeta de crédito si queremos disponer de más dinero a medida que utilicemos la tarjeta y reembolsemos el dinero sin problemas. En algunos casos las entidades ofrecen la posibilidad de aumentar dicho límite total en situaciones puntuales a cambio de una comisión más alta por el dinero de más que solicitemos o por unos intereses de reembolso más altos.

Ventajas y peligros de las tarjetas de crédito

Como cualquier otro medio de pago, estas tienen sus ventajas y sus desventajas o, mejor dicho, sus peligros:

Ventajas:

  • Sustituyen al efectivo, por lo que no nos obligan a llevar dinero encima.

  • Permiten financiar compras y conseguir liquidez en momentos de necesidad.

  • Admiten varias modalidades de pago.

  • Se pueden conseguir sin cuotas de emisión ni de mantenimiento, es decir, gratis.

  • Incorporan seguros gratuitos y, algunas, pueden incluir otras ventajas como descuentos en compras.

  • Están dotadas de las últimas novedades tecnológicas: chips, tecnología contactless, vinculación con wallets, etc.

Desventajas:

  • Su tipo de interés es más alto que el de los préstamos personales.

  • Si no vamos con cuidado, podemos acabar sobreendeudados.

  • Si no entendemos el funcionamiento de los distintos métodos de devolución, podemos acabar alargando la deuda muchísimo y pagando una cantidad exagerada de intereses.

  • No permiten sacar dinero gratis en cajeros automáticos.

  • Para solicitarlas necesitaremos disponer de una fuente de ingresos, aunque no tendrá que ser siempre una nómina; es posible contratar tarjetas de crédito gratis sin nómina.

¿Por qué no me conceden una tarjeta de crédito?

Las razones por las que una solicitud para conseguir una tarjeta de crédito acaba denegada son muchas y dependerán de los criterios de concesión de cada entidad; criterios que, por otra parte, el consumidor no conoce en su totalidad. A pesar de que a veces resulta difícil saber por qué nuestra solicitud ha acabado en papel mojado, podemos buscar varias causas:

  • Nuestra edad está por debajo o por encima de la edad mínima y máxima establecida por el emisor de la tarjeta.

  • El lugar de residencia o la nacionalidad pueden ser motivos de rechazo por razones estadísticas.

  • No tener ingresos suficientes ni regulares (cada entidad fija los ingresos mínimos que considera).

  • No tener una situación laboral estable o estar en paro.

  • Figurar en un registro de morosos.

  • Estar sobreendeudados.

Alternativas a las tarjetas de crédito

Si el producto que queremos comprar tiene un coste que podemos financiar con un préstamo personal, lo mejor es acudir a este tipo de producto. La razón de esta elección es simple: los intereses. La TAE media de los préstamos personales ronda el 8%, muy inferior a la de las tarjetas.

Así, las tarjetas serán una buena alternativa para pequeñas cantidades, pero para compras superiores a los 1.000 o 2.000 euros mejor acudir a los créditos al consumo.

Sobre esta página

Para qué sirve esta página: el objetivo de esta página es explicar al consumidor qué es una tarjeta de crédito y cómo funciona, para que no cometa errores y acabe sobreendeudado. 

Metodología: todos los datos relativos a las tarjetas de crédito, sus modalidades de pago, intereses y otras características han sido obtenidos mediante la investigación online.

Sobre HelpMyCash.com: somos un comparador online compuesto por un equipo de especialistas en productos financieros. A través de nuestro portal, podrás comparar entre diferentes productos de finanzas personales y de economía del hogar, al mismo tiempo que accedes a información de calidad para elegir la mejor opción.

Aviso: los servicios que ofrece HelpMyCash son siempre completamente gratuitos para el usuario. Obtenemos nuestros ingresos de la publicidad y de nuestros productos destacados. Podemos recibir una compensación por los clientes generados a través de nuestra plataforma. 

Te escuchamos: desde HelpMyCash queremos ayudarte a solucionar cualquier duda que pueda surgirte. Es por ello que ponemos a tu disposición los siguientes servicios de atención:

Temas recientes del foro

Julia
Tarjeta MoneyToPay vapor 30€ @Julia - hace 6 días
  • 1 Respuesta
  • 0 Votos
  • 46 Visitas
Hola. He comprado Tarjeta MoneyToPay vapor 30€, costa 33,95€ en MediaMarkt. Pero no puedo activar esta tarjeta, porque tengo mensaje "hoy no posible, prueba otra vez".  ¿Que necesito  hacer en este caso?
Gracias
Agustina Battioli
Agustina Battioli
hace 6 días

HelpMyCash

Buenas tardes, Julia. 

Para poder activar la tarjeta MoneyToPay deberás registrarte y crear tu cuenta de usuario en la entidad. A continuación deberás seleccionar la opción de "Vincular una tarjeta y activar" dónde tendrás que introducir los datos de la tarjeta.

Una vez registrada, podrás continuar de dos maneras:

  • A través de la web:
    • Acceder a la opción Activa tu tarjeta MoneyToGift
    • Rellenar los datos de la tarjeta.
    • Recibirás un SMS a tu móvil con un código de verificación de que deberás introducir
    • La tarjeta quedará activada
  • Mediante SMS:
    • Enviar un SMS al número 638 444 344 con el texto M2P, espacio, tu DNI o NIE, espacio, y las 8 cifras del código AS (activación de saldo) que encontrarás en la parte frontal de la tarjeta

Si ninguna de estas dos alternativa funciona, deberás ponerte en contacto directamente con la entidad para que te solucionen tu incidencia.

¡Un saludo!

Torpedero
Cobro visa negocio en cuenta particular @Torpedero - hace 1 semana
  • 1 Respuesta
  • 0 Votos
  • 38 Visitas
Es legal cobrar cantidades pendientes de una cuenta de negocio en una cuenta personal?
Jessica Llavero
Jessica Llavero
hace 1 semana

HelpMyCash

Hola, Torpedero:

Te recomendamos que te pongas en contacto con la entidad para conocer el motivo del cobro de la comisión de la visa asociada a tu cuenta negocio en tu cuenta particular. 

¡Un saludo!

Helper_511284902
Cargo tarjetas aplicacion/VERSE no son gratuitas @Helper_511284902 - hace 1 semana
  • 0 Respuestas
  • 0 Votos
  • 66 Visitas
Cuando abres una cuenta en la aplicación VERSE no te cobran comisión pero si lo utilizas bastante empiezan a cobrarte

Noticias recientes

El uso del "dinero invisible" hace que gastemos un 15% más
El uso del "dinero invisible" hace que gastemos un 15% más
En España el uso de las tarjetas bancarias y de las aplicaciones de pago móvil no han parado de crecer en los últimos años. De hecho, la cantidad pagada con las tarjetas ha crecido un 10,2% entre abril y junio de 2019 con respecto al año pasado, de a...

Publicado el 11/11/2019

3 compras que debes pagar con tu tarjeta de crédito
3 compras que debes pagar con tu tarjeta de crédito
Todo el mundo ha utilizado alguna vez una tarjeta de crédito, o casi todo. Según el banco de España, en 2018 se realizaron casi cuatro mil millones de operaciones con ellas. Es decir, su uso está muy extendido y todo el mundo entiende que es una form...

Publicado el 21/10/2019

Por qué leer te puede ahorrar un disgusto con las tarjetas 'revolving'
Por qué leer te puede ahorrar un disgusto con las tarjetas 'revolving'
Una de las formas más habituales de financiar nuestras compras es a través de las tarjetas revolving. Estas permiten pagar poco a poco los gastos que cargamos en ella. Sin embargo, en esa misma ventaja reside también su principal peligro, ya que si n...

Publicado el 14/10/2019