invertir en robo advisors

¿Qué es el Test MiFID?

Si empiezas a invertir, debes realizar el Test MiFID, que sirve para determinar si tienes los conocimientos básicos para invertir y qué perfil de inversor tienes. El Test MiFID incluye dos partes: el test de idoneidad y el test de conveniencia. Están formados por preguntas sobre tu situación económica y laboral, tus conocimientos sobre el mundo de las finanzas y si has invertido o no en ocasiones anteriores.

El test MiFID proviene de la regulación Market in Financial Instruments Directive, una directiva de la Unión Europea que supervisa los instrumentos y productos financieros. Pretende que el acceso a la información de inversión sea transparente y que el pequeño inversor esté más protegido. Según esta normativa, todas las entidades que ofrecen servicios de inversión están obligadas a realizar el cuestionario a sus clientes.

El Test MiFID y la normativa europea

La regulación Market in Financial Instruments Directive es aplicada en todos los países miembro de la Unión Europea, con el fin de proteger a los pequeños inversores. Se lanzó en el año 2007 y su actualización llegó en 2018, la MiFID II. Una de las finalidades de esta regulación es  facilitar una mayor transparencia y amparo a los pequeños inversores, dado que se presupone que sus conocimientos sobre los productos de inversión son menores.

Los clientes pueden tener así acceso a información que sea más asequible para ellos, con la intención de que solamente inviertan si conocen los riesgos y son asumibles para ellos.

Qué contempla la regulación MiFID

La normativa MiFID regula las relaciones entre los inversores y las entidades financieras que comercializan productos de inversión, entre sus principales objetivos encontramos los siguientes:

  • Solicitar información al cliente para conocer sus conocimientos de productos y sus objetivos de inversión y así poder asesorarle de manera más personalizada con productos que se adapten a su perfil.

  • Ofrecer productos y asesoramiento adecuados para el inversor teniendo en cuenta sus conocimientos en inversión y su experiencia.

  • Facilitar información sobre la inversión antes de realizar la contratación, durante el tiempo que tenga invertido el capital, se le informará de los riesgos asumidos, así como de los gastos y comisiones que se le cobrarán.

El cliente, deberá solicitar esta información y leerla con detenimiento así como preguntar todas las dudas que le surjan antes y durante la contratación del producto.

¿Cuándo es necesario realizar el test MiFID?

El test de idoneidad y el test de conveniencia son necesarios para todos los clientes que vayan a iniciar un servicio de inversión o que se les vaya a prestar un servicio de asesoramiento de inversión. Es decir, si ya eres cliente de alguna entidad financiera pero no inviertes con ellos, tendrás que contestar a los tests antes de empezar a invertir. Si vas a iniciar una inversión en una entidad nueva, tendrás que responder a los tests antes de contratar algún producto.

¿Qué entidades realizan el test MiFID?

Todas. Cualquier entidad que ofrezca un servicio de inversión tiene que ofrecer este test. Algunos ejemplos son los bancos, los brókeres y los robo advisors.

Estos últimos, además, se basan en el perfil de inversor para recomendar una o varias carteras de inversión adaptadas a los resultados de las preguntas.

tarjetas

¿Quieres saber más sobre los 'robo advisors'?

Visita nuestra página con toda la información de las ventajas y desventajas de estos, así como los productos que ofrecen y cómo contratar uno.

Test de idoneidad vs. Test de conveniencia

La diferencia entre ambos radica en el origen y en la finalidad a la que se dedica el test.

  • El test de idoneidad se destina a un asesoramiento personalizado y evalúa qué productos de inversión serán más recomendables para el cliente en base a sus objetivos en la inversión, el horizonte de plazo que quiere, el riesgo que asumirá, etc.

  • El test de conveniencia evalúa si el producto de inversión que ofrece la entidad al usuario es adecuado en función de la experiencia en la inversión y otros parámetros.

Las preguntas de estos test pueden aparecer juntas o separadas, dependiendo de la entidad que lo desarrolle.

¿Qué preguntas hay que contestar en el test MiFID?

A continuación mostramos una lista de preguntas de test de conveniencia y de idoneidad que se realizan en entidades de España que ofrecen productos de inversión. Estos ejemplos son orientativos y cada entidad puede desarrollar su test.

Por una parte tenemos las preguntas del test de conveniencia:

  • Edad. Las entidades nos preguntarán qué edad tenemos. Asocian una edad más joven a poder asumir mayor riesgo y renta variable y una edad mayor a tener menos riesgo sobre el dinero y más porcentaje de renta fija.

  • Nivel y área de estudios. Aunque esto no es ningún hecho determinante, es una pregunta más que puede ser importante para determinar si una persona tiene ya conocimiento sobre la economía y los productos financieros o, por el contrario, no es ningún experto.

  • Situación laboral. Nos pedirán que indiquemos si estamos trabajando, desempleados o jubilados. Esto influye directamente en el horizonte de inversión (edad activa/jubilados) y en la estabilidad de ingresos que tenemos en ese momento (trabajando/desempleados). Eso repercute en el nivel de riesgo asumible.

  • Nuestra experiencia en la inversión. Es probable que, si ya tenemos productos de inversión, ya contemos con más experiencia sobre qué esperar de nuestro dinero y cómo comportarnos como inversores. Por eso, esta pregunta dice mucho sobre nosotros a la hora de invertir.

  • Preguntas generales sobre finanzas. Una forma de comprobar lo que sabemos o no de los productos de inversión y de los mercados. De esta forma, mostramos lo preparados que podemos estar para entender los riesgos que hay sobre el dinero a la hora de invertir y para comprender cómo funciona el tipo de producto en el que estemos interesados.

Y por otra parte tenemos las preguntas del test de idoneidad:

  • Nuestro patrimonio y ahorros. Antes de invertir debemos tener un colchón de ahorros y, en cualquier caso, nunca invertir todo nuestro dinero. Por eso, las preguntas que hacen referencia a nuestros ingresos anuales, nuestro patrimonio total o nuestro ahorro periódico cobran relevancia. Con estas preguntas las entidades financieras se aseguran de que tienen una idea de qué porcentaje de nuestro patrimonio estamos invirtiendo.

  • El objetivo de inversión. Se refiere a nuestra intención cuando empezamos a invertir. Esto puede ser, entre otras cosas, si queremos maximizar la rentabilidad de nuestro dinero, minimizar el riesgo o si priorizamos que el producto sea líquido (que podamos retirar el dinero en cualquier momento).

  • El plazo para la inversión. La meta temporal que nos planteamos.

  • La rentabilidad que queremos obtener. Esta pregunta es importante, ya que, por lo general, la máxima rentabilidad va ligada a un mayor riesgo de pérdida sobre nuestro dinero. Por eso, en esta cuestión debemos analizar si queremos maximizar rentabilidad o tener una rentabilidad más moderada y que nuestro dinero corra menos riesgo.

  • El porcentaje de pérdida que estaríamos dispuestos a asumir. Sabemos que cuando invertimos siempre hay riesgo de pérdida sobre el dinero. Una de las preguntas del test puede ir orientada al porcentaje de pérdida sobre el dinero que estaríamos dispuestos a aceptar. Esto va ligado directamente con ser un inversor más arriesgado o más conservador.

  • ¿Qué haríamos en caso de pérdidas? La entidad puede proponernos un ejemplo de situación donde nos indica que si el mercado baja y perdemos un porcentaje de inversión, qué haríamos: vender todo, mantenernos o comprar más. En ese caso esto determina nuestra capacidad de entender cómo funcionan los mercados y cómo reaccionaríamos nosotros, por lo que da pistas de si el cliente es un inversor más arriesgado o más conservador.

¿Qué perfiles de riesgo da el Test MiFID?

Los perfiles de riesgo que arroja el Test MiFID pueden recibir nombres distintos en cada entidad. Por lo general lo denominarán con: perfil conservador, perfil moderado o perfil arriesgado; o con números del 1 al 5 o del 1 al 10, siendo los números más bajos perfiles más conservadores y los números más altos números más arriesgados.

  • Perfil conservador. Es el inversor que tiene una mayor tendencia a la renta fija y que quiere asumir menos riesgo de pérdida sobre su dinero. Invertir en más renta fija significa contratar una mayor cantidad de deuda pública o de empresa (bonos)

  • Perfil moderado. Es el perfil equilibrado y con un riesgo balanceado sobre el dinero. Más o menos una mitad de renta fija y otra de renta variable

  • Perfil arriesgado. Se corresponde con el inversor que tiene una mayor tendencia a la renta variable y que quiere asumir más riesgo de pérdida sobre su dinero, porque también significa una mayor rentabilidad potencial. Invertir en más renta variable significa tener una mayor cantidad de acciones

¿El test MiFID es para siempre?

No, el test MiFID debe revisarse, como mínimo, una vez al año. También cuando tus condiciones económicas y laborales cambien de forma notable. De ser el caso, habría que entrar en el área privada de nuestro perfil de cliente y hacer de nuevo el test.

¿Qué cambios trajo el Test MiFID II?

El 3 de enero de 2018 entró en vigor la nueva normativa: MiFID II. Cuyo objetivo es reforzar la regulación actual de esta Directiva con nuevas medidas entre las que destacamos las siguientes:

  • Test de idoneidad: se trata de un test que determinará el perfil de riesgo del cliente para que las entidades puedan asesorarle según sus conocimientos y el riesgo que está dispuesto a asumir en sus inversiones.

  • Información transparente sobre las comisiones y gastos directos o indirectos que les cobrarán por la contratación de dicho producto o distintas operaciones asociadas al funcionamiento del mismo. Además, los informes periódicos también deben ser más fáciles de entender.

  • El asesoramiento de la inversión: ahora se distingue entre las entidades que solo ofrecen productos de inversión (como las plataformas de fondos) y las entidades que ofrecen asesoramiento. Este debe ser independiente y está prohibido el cobro de incentivos por la venta de ciertos productos para evitar un mal asesoramiento de productos a los clientes.

  • Formación y certificación para los trabajadores de las entidades que ofrecen asesoramiento a sus clientes para garantizar que la información que se comunica es objetiva y veraz.
  • Ejecución más eficaz en la compra venta de activos para que sea más ventajosa para el inversor. Las gestoras deben justificar cada operación de compraventa.