Las mejores tarjetas de crédito
#1 Recomendado

TAE

25,34 %

Ventajas

  • Devolución del 2% en compras aplazadas
  • Gratis año tras año
  • Seguro de accidentes y pérdida de equipajes
  • Retribución del 5% TAE el primer año
Contratar
#2 Recomendado

TAE

7,43 %

Ventajas

  • Financiación a 3 meses sin intereses
  • Gratis siempre
  • Seguros gratuitos incluidos
Contratar
#3 Recomendado

TAE

22,00 %

Ventajas

  • Devolución del 3% en gasolineras
  • Gratuita año tras año
  • Descuentos en multitud de establecimientos
  • Dos días de descubierto gratis
Contratar
#4

TAE

13,11 %

Ventajas

  • Posibilidad de "Pago Fácil"
  • Para clientes de la Cuenta Zero
  • Seguro gratis de Accidentes
Contratar
#5

TAE

14,42 %

Ventajas

  • Pago hasta 12 meses al 0 % TIN
  • Sin cuotas anuales
  • Descuento en gasolineras
Contratar
#6

TAE

16,30 %

Ventajas

  • Pagos hasta 12 meses sin intereses
  • 4 % de descuento en Galp
  • Seguros gratuitos incluidos
Contratar
#7

TAE

26,08 %

Ventajas

  • Cuota de alta gratis
  • 2 reintegros sin comisiones al mes
  • Seguro de Compra Online y Compra Protegida
  • Asociada a la Cuenta_ON
Contratar
#8

TAE

19,56 %

Ventajas

  • Tarjeta gratuita por domiciliar nómina
  • Descuentos en grandes marcas 
  • Seguros de accidentes gratuito
  • Asociada a la cuenta corriente Open
Contratar

pago-con-tarjeta-de-credito

Las modalidades habituales del pago con tarjeta de crédito

Una de las principales diferencias entre una tarjeta de crédito y de débito es que la primera permite al cliente financiar sus compras, mientras que la de débito no. A continuación, vamos a resumir los cuatro sistemas de pago que se pueden usar con las tarjetas de crédito:

1

Pago total: todo el dinero gastado durante un mes se devuelve de golpe y de una sola vez a principios del mes siguiente (cada banco establece una fecha concreta). La principal ventaja del pago con tarjeta de crédito a mes vencido es que el dinero se devuelve sin intereses.

1

Pago fraccionado (cuota fija): consiste en aplazar el saldo dispuesto de la tarjeta de crédito en varios meses pagando en cada mensualidad una cuota con un importe fijo. El cliente escoge el importe de la cuota (cada banco establece un mínimo) y siempre paga lo mismo. Esta operación sí genera intereses.

1

Pago fraccionado (tanto por ciento de la deuda): esta forma de pago con tarjeta de crédito consiste en aplazar la devolución del dinero en cuotas mensuales escogiendo el tanto por ciento de la deuda que se quiere abonar cada mes (cada banco establece el tanto por ciento mínimo). Con esta modalidad el importe de las cuotas se reduce a medida que el saldo pendiente disminuye. Está operación sí genera intereses.

1

Pago fraccionado (plazo concreto): este método se basa en escoger un plazo concreto para devolver el dinero gastado, por ejemplo seis meses, y adaptar el importe de las cuotas a dicho tiempo. No todas las tarjetas admiten esta modalidad. Cuanto más corto sea el plazo, más altas serán las cuotas. Esta operación sí genera intereses.

Los tres primeros métodos de pago los ofrece cualquier tarjeta de crédito, incluidas las tarjetas de crédito sin cambiar de banco y las tarjetas de crédito online. Solo se distancian de la norma las revolving, que no ofrecen el pago total sin intereses. Por su parte, el pago fraccionado con un plazo concreto no siempre está disponible.

En las opciones de pago aplazado, no es aconsejable pagar un importe muy bajo cada mes o establecer un cuadro de amortización muy largo, ya que cuanto más tiempo estemos pagando, más intereses se generarán.

Vale la pena remarcar que aunque solo llamemos pago fraccionado o aplazado a tres de los cuatro métodos (los que permiten devolver el dinero en varios meses), en realidad todos son sistemas de pago a plazos. ¿La razón? Con el pago total el dinero que se gasta hoy no se devuelve hasta principios del mes siguiente y no es necesario tener ese dinero en el momento de la compra, solo cuando se tenga que reembolsar, por lo tanto también es un método de financiación, pero gratis (no genera intereses).

tarjetas

Sabías que...

Todos los métodos de pago en cuotas mensuales suponen un sobrecoste, ya que o bien se pagan intereses (lo más habitual) o, en casos concretos, comisiones. El tipo de interés medio de las tarjetas de crédito es del 20%, según el boletín estadístico del Banco de España.

Pago total (sin intereses)

Con este sistema de pago con tarjeta de crédito todo lo que se haya gastado durante el período liquidativo (normalmente cada período se corresponde con un mes natural) se devuelve de golpe en una fecha concreta. Cada banco establece el día del mes en el que pasa el recibo, que normalmente suele estar comprendido dentro de los primeros 10 días del mes, para que al titular le dé tiempo de haber recibido su nómina. 

La principal ventaja de este método es que es un sistema financiación gratuito, ya que el dinero no se tiene que devolver inmediatamente y no genera intereses. Eso sí, el plazo es muy breve, así que si usamos la tarjeta de crédito con este sistema, tendremos que asegurarnos de que en la fecha en la que el banco se cobre el saldo dispuesto tengamos el dinero suficiente en la cuenta. 

Pago aplazado: cuota fija mensual (con intereses)

Promociones aparte, este tipo de pago con tarjeta de crédito siempre implica el pago de intereses. Cuando una tarjeta de crédito tiene establecido este sistema, todo el dinero que se va gastando se va devolviendo en cuotas mensuales. El importe de la cuota será el que escoja el cliente, por ejemplo 20 euros, 100 o 200. Siempre respetando la cuota mínima que impone la entidad (normalmente no se pueden establecer cuotas inferiores a 20 o 10 euros).

El plazo de devolución será mayor o menor en función del importe que se deba y de la cuota que se establezca. Cuanto mayor sea la cantidad que se reembolse cada mes, más breve será el plazo hasta liquidar la deuda, siempre y cuando no vayamos adeudando más dinero cada mes.

Pago aplazado: tanto por ciento de la deuda mensual (con intereses)

Como el resto de los sistemas de pago fraccionados, genera intereses. En cuanto al sistema de devolución, es sencillo: el cliente escoge qué tanto por ciento de la deuda quiere devolver cada mes, por ejemplo un 5%, y en cada mensualidad el banco o la financiera se cobra ese tanto por ciento sobre el dinero que se deba.

Los emisores de tarjetas establecen un mínimo, por ejemplo no se puede devolver cada mes el 0,1% de la deuda (en este caso el reembolso sería interminable), aunque el mínimo suele ser bastante bajo, por debajo del 5% en muchos casos. Eso sí, cuanto menor sea el tanto por ciento, más se tardará en devolver el dinero y más intereses se pagarán.

Con este sistema de pago con tarjeta de crédito la cuota mensual cambia cada mes.

Pago aplazado: número concreto de meses (con intereses)

Consiste en seleccionar en cuánto meses se quiere devolver el importe de una compra, de manera que desde el primer momento sabemos cuál será la cuota mensual, durante cuánto tiempo estaremos pagando y cuáles serán los intereses totales (tres cosas difíciles de saber con los otros sistemas de pago aplazado). Por lo general, este sistema no pude establecerse por defecto, sino que está reservado para compras concretas y no está disponible en todos los bancos. En ocasiones se llama pago fácil e incluye ventajas como tipos de interés más bajos que en el resto de las modalidades. Más abajo analizaremos este sistema. 

Cuanto mayor sea el plazo, más tardaremos en devolver el dinero y mayor serán los intereses.

Pago fácil: una opción cada vez más habitual

Adopta muchos nombres: pago fácil, compra aplazada, gran compra... Cada banco o financiera lo llama de una manera. Si bien tiene sus particularidades, en realidad no deja de ser cualquiera de los tres sistemas de pago fraccionados anteriores, pero con unas condiciones especiales.

Con el método del pago fácil se puede aplazar el pago de una compra concreta en lugar de financiarlas todas y hacerlo con unas condiciones mejores, por ejemplo, un tipo de interés inferior al habitual o sin intereses, pero con una comisión de formalización de unos pocos euros.

Para usar este sistema, basta con entrar en la banca online o llamar por teléfono al banco y seleccionar la compra que se quiere financiar. Ojo, porque algunos bancos solo permiten usar esta opción en las compras que tienen un importe mínimo.

El período de devolución: una elección crucial

En los métodos de pago con tarjeta de crédito en los que se aplican intereses, es importante que entendamos la relación que se genera entre el plazo y el coste final de la operación. Los intereses totales de una operación serán mayores o menores en función del importe financiado y del plazo. Así, si escogemos un plazo reducido, el tiempo durante el cual se generarán intereses será menor y la operación nos saldrá más barata.

A continuación, un ejemplo de cuál sería el coste final de aplazar el pago de una compra de 2.000 euros durante seis o doce meses con una tarjeta de crédito con un tipo de interés del 21%: 

  Cuota mensual Intereses totales
6 meses 354,05€ 124,28€
12 meses 186,23€ 234,71€

Cambiar la forma de pago con tarjeta de crédito

El titular de una tarjeta de crédito puede cambiar el método de pago de su tarjeta cuando quiera. Además, gracias al pago fácil, podemos mantener por defecto la opción de pago a final de mes y en un momento concreto fraccionar alguna compra en cuotas mensuales.

Para ello tenemos que acceder a nuestra banca virtual y seleccionar la opción de financiar una compra concreta. Por supuesto, también puede realizarse directamente por llamada telefónica.

tarjetas

¡Importante!

Cuando usas por primera vez una tarjeta de crédito, es importante que revises qué modalidad de pago incluye por defecto y que la cambies a la que tú quieras. Muchos bancos y financieras emiten sus tarjetas con el pago aplazado por defecto y con una cuota o tanto por ciento mensual muy bajos, de manera que todas las compras generan intereses y, además, su devolución se alarga mucho.

¿Qué método de pago con tarjeta de crédito es más conveniente?

Dependerá de la situación. Con el pago total no pagaremos intereses, eso sí, tendremos que estar seguros de que durante el mes siguiente tendremos el dinero suficiente para saldar la deuda. Para los gastos del día a día, esta es la opción más conveniente.

Si vamos a emplear la tarjeta de crédito para compras de importes más altos, es probable que prefiramos seleccionar el pago en cuotas mensuales. Esto es debido a que puede resultarnos complicado tener todo el dinero disponible para reembolsarlo al mes siguiente. Eso sí, si el importe supera los 1.000 o 2.000 euros, entonces será más conveniente optar por otros productos de financiación como los préstamos personales, que son más baratos que las tarjetas.

Sobre esta página

Para qué sirve esta página: si queremos conocer cómo funciona el pago con una tarjeta de crédito y cuáles son las opciones a nuestra disposición, en esta página podemos encontrar toda la información al respecto.

Metodología: la información contenida en esta página procede de los conocimientos del equipo de HelpMyCash, así como del análisis de los contratos de varias tarjetas de crédito.

Sobre HelpMyCash.com: nuestro comparador de finanzas, telefonía y energía recoge los productos que más destacan en el mercado e información de utilidad respecto a ellos. De tal modo que el cliente puede comprobar qué ofertas son más interesantes para su perfil y sus hábitos de consumo.

Aviso: los servicios que ofrecemos son totalmente gratis para el usuario, pues nuestro portal obtiene sus ingresos de la publicidad y de los productos seleccionados.

Te escuchamos: desde HelpMyCash queremos ayudarte a solucionar cualquier duda que tengas. Para ello, ponemos a tu disposición los siguientes servicios de atención:

Temas recientes del foro

  • 1 Respuesta
  • 0 Votos
  • 65 Visitas
Hola, soy cliente de CaixaBank, tengo una cuenta family, y mi nómina domiciliada desde el momento en que abrí la cuenta hace 4 meses, mi pregunta es.
Por qué mi tarjeta de debito no admite fraccionamiento?
Cómo puedo financiar un producto en compra estrella ?
Adrián Pérez
Adrián Pérez
hace 6 días

HelpMyCash

Hola, Leosmel.

Las tarjetas de débito no permiten fraccionar pagos, esta es una características más propia de las tarjetas de crédito.

Para poder hacerlo, la web de Compra Estrella indica que tienes que tener una tarjeta de Caixabank Payments & Consumer que permita aplazar compras en 3, 6, 10, 20 o 40 meses. Para conseguirla, ponte en contacto con la entidad.

Un saludo

Omayma
Un problema con la targeta @Omayma - hace 1 semana
  • 1 Respuesta
  • 0 Votos
  • 48 Visitas
tengo dinero en la cuenta he ido apagar una compra y me la denega intento pedir comida por internet me la denega he ido al cagero he metido la targeta y me sale que tengo dinero
por que 
Adrián Pérez
Adrián Pérez
hace 6 días

HelpMyCash

Hola, Omayma.

No sabemos qué puede haber ocurrido. Para solucionarlo, lo mejor es que acudas a la oficina de tu entidad y lo preguntes.

Un saludo

Carlos Pineda
Código erroneo @Carlos Pineda - hace 1 semana
  • 1 Respuesta
  • 0 Votos
  • 65 Visitas
Hola buenas tengo una pregunta?
Yo quise retirar del cajero pero me equivoqué en la clave  secreta la puse errónea 3 veces cuanto tiempo devo esperar para volver intentar y poner el código correcto?
Adrián Pérez
Adrián Pérez
hace 1 semana

HelpMyCash

Hola, Carlos Pineda.

Eso dependerá de la entidad propietaria de la tarjeta, ya que cada una lo hace de una forma distinta. Puedes consultarlo con ella para salir de dudas, será lo más rápido.

Un saludo

Noticias recientes

Día de la Educación Financiera: los mejores artículos para gestionar mejor tus finanzas
Día de la Educación Financiera: los mejores artículos para gestionar mejor tus finanzas
Desde HelpMyCash trabajamos todos los días para fomentar la educación financiera para todos los públicos. Creemos fielmente que un mejor conocimiento del funcionamiento de productos como hipotecas, tarjetas, créditos, cuentas corrientes o las factura...

Publicado el 07/10/2019

El triple combo que puedes conseguir si pagas tu viaje con tarjeta de crédito
El triple combo que puedes conseguir si pagas tu viaje con tarjeta de crédito
Viajar es sinónimo de ilusión. Descubrir un lugar nuevo, volver a ver a personas a las que echamos de menos y librarnos de la rutina son motivos más que suficientes para encarar nuestra escapada con grandes esperanzas. Lamentablemente, hay factores q...

Publicado el 19/09/2019