Foro | Blog |
|

Compara las mejores tarjetas de crédito, tarjetas de débito y tarjetas prepago del mercado y elige la que más te conviene. Descubre todas las ventajas que puedes conseguir con las mejores tarjetas bancarias, las más baratas y las que tienen más beneficios. En esta página te explicamos todas las ventajas e inconvenientes de las tarjetas bancarias, qué tipos existen y qué ofrecen los bancos.

Tarjetas destacadas
Tarjeta bancopopular-e
Las mejores tarjetas de crédito, débito y prepago - bancopopular-e
bancopopular-e
TAE: 27,24%
Ventajas:
  • 25 € de regalo
  • Sin cambiar de banco
  • Descuentos en cientos de establecimientos
  • Gratis año tras año
  • Seguros gratuitos
Tarjeta Obsidiana
Las mejores tarjetas de crédito, débito y prepago - Obsidiana ¡ Actualizado !
Obsidiana
TAE: 26,82%
Ventajas:
  • Tarjeta de crédito gratis
  • Devolución del 5 % de las compras
  • Sin cambiar de banco
  • Descuentos en comercios
TAE: 26,70%
Ventajas:
  • Pago total hasta en 59 días al 0 %
  • Devolución del 1 % en todas las compras
  • Cuota anual gratis
  • Sin cambiar de banco
  • Pago contactless
  • Hasta un 50 % de descuento en hoteles, restaurantes...
TAE: 26,70%
Ventajas:
  • Cuota anual gratis
  • Sin cambiar de banco
  • Tecnología contactless
  • Hasta 50 % de descuento en establecimientos
  • Posibilidad de saldar deuda de otra tarjeta al 0 % TIN
Visa open
Las mejores tarjetas de crédito, débito y prepago - Open Bank
Open Bank
TAE: 24,60%
Ventajas:
  • Tarjeta gratuita
  • Crédito de hasta 1.500 €
  • Seguros de accidentes gratis
  • Programa de Descuentos OK
TAE: 24,60%
Ventajas:
  • Devolución de hasta el 3 % del importe de las compras
  • Devolución al repostar carburante
  • Seguros gratis
  • Plan de Descuentos OK
Visa Oro
Las mejores tarjetas de crédito, débito y prepago - ING Direct
ING Direct
TAE: 15,00%
Ventajas:
  • Gratuita año tras año
  • Interés muy bajo (15 % TAE)
  • Seguro de accidentes gratis
  • Descuentos del 3 % en Galp y Shell
  • Descuentos exclusivos en Amazon, Pepephone, etc.
TAE: 16,08%
Ventajas:
  • Devolución del 2 % de las compras
  • Gratis para titulares de la Cuenta Nómina
  • Permite sacar dinero gratis a débito en cajeros
TAE: 12,68%
Ventajas:
  • Interés muy bajo (12,68 % TAE)
  • Posibilidad de "Pago Fácil"
  • Gratis el primer año
  • Posibilidad de conseguir acciones del Santander

Comparamos más de 2554 tarjetas Ver todas


tarjetas bancariasLas tarjetas bancarias (tarjetas de crédito, tarjetas de débito y tarjetas prepago) nos permiten operar con dinero en cualquier momento sin tenerlo en efectivo. Las tarjetas bancarias actúan como medios de pago y su titular puede utilizarlas para pagar en los comercios que acepten el pago con tarjeta, ya sean físicos o virtuales. Las tarjetas de crédito y las tarjetas de débito suelen estar fabricadas en soporte plástico y cuentan con una banda magnética, un chip y el nombre de su titular. El hecho de utilizar una tarjeta bancaria como medio de pago obliga a su titular a reponer el dinero gastado junto con los intereses que puedan haberse devengado de la operación. En el caso de las tarjetas de débito, el dinero que se utiliza para pagar se descuenta al momento de la cuenta asociada del cliente, mientras que las tarjetas de crédito, si se utilizan con la modalidad de pago aplazado, obligan al titular a reponer el dinero "adelantado" más los intereses en una fecha determinada.

La mayoría de bancos las usan para facilitar las gestiones a sus clientes y ya se han convertido en algo imprescindible al abrir cualquier cuenta bancaria, especialmente cuando hablamos de tarjetas de débito, las más básicas que se usan, sobre todo, para pagar compras.

¿Para qué sirven las tarjetas bancarias?

La función clásica de las tarjetas, tanto de las tarjetas de crédito como de sus otras variantes, es pagar en comercios, ya sean tiendas físicas o comercios virtuales, y sacar dinero en cajeros automáticos. Sin embargo, durante los últimos años las funciones asociadas a los "plásticos" han aumentado y cada vez son más versátiles, permitiendo realizar más operaciones. A continuación, los usos más típicos que se les puede dar a las tarjetas:

  • Pagar en tiendas: Antes pagar con tarjetas de crédito o débito sólo podía hacerse a través del datáfono; ahora con la ayuda de las nuevas tecnologías existe una nueva forma de pago, el Pago Contactless que te permite realizar tu compra simplemente acercando tu tarjeta a la terminal adaptada, sin necesidad de sacar tu tarjeta de crédito o débito de la cartera, además por compras. Otra forma de pago que también se está desarrollando sobre todo en tarjetas de crédito es el pago a través del móvil, donde con una pegatina pegada en la parte de atrás de tu teléfono y una app tendrás la posibilidad de comprar dejando tu tarjeta en casa.
  • Sacar dinero en cajeros automáticos: para este tipo de operación se acostumbra a utilizar la tarjeta de débito, ya que con las tarjetas de crédito, a menos que sea de doble función y puedan utilizarse tanto a débito como a crédito, sacar dinero tiene comisiones.
  • Pagar compras por Internet: durante los últimos años se ha popularizado el uso de las tarjetas prepago para pagar las compras por Internet, ya que no están asociadas a ninguna cuenta y aparentemente son más seguras.
  • Realizar traspasados de la cuenta de crédito a la cuenta corriente: el titular de la tarjeta puede tomar prestado dinero de su línea de crédito si necesita financiación y luego reponerlo pagando los intereses devengados
  • Pagar recibos, recargar el saldo del móvil, etc...

Ventajas de las tarjetas

Las principales ventajas de las tarjetas de crédito, de débito y prepago son las siguientes:

  • Muchas son gratuitas: al abrir una cuenta corriente, la mayoría de los bancos ofrecen a sus clientes una tarjeta de débito gratis y si se domicilia la nómina, la tarjeta de crédito también es fácil conseguirla gratis.
  • Pueden ofrecer descuentos en compras de entre el 1 % y el 3%
  • Muchas tienen seguros gratis incluidos de viajes, robos, médicos...
  • Algunas nos permiten su uso incluso sin cambiar de banco

Tipos de tarjetas bancarias

Hay tres tipos principales de tarjetas bancarias. Son los siguientes:

  • Tarjetas de crédito : son las más populares por sus amplias posibilidades. No se trata de una simple forma de pago, sino que son también un medio de financiación. Esto es, un sistema que nos permite gastar un dinero que en realidad no tenemos, es decir, pagar a crédito. Cuando se usa el crédito, el pago se aplaza, pero esto no es gratis, puesto que el banco aplica un tipo de interés determinado, que suele oscilar entre el 12% y el 29% TAE. Este tipo de tarjeta, además, cuenta con grandes ventajas, como regalos, promociones, seguros gratuitos o descuentos y devoluciones en determinadas compras.
  • Tarjetas de débito : son más seguras que las tarjetas de crédito porque no permiten endeudarse. Se trata de un simple medio de pago que, vinculado a una cuenta bancaria, permite pagar en establecimientos con el dinero que tenemos en dicha cuenta o retirar efectivo de cajeros automáticos. Normalmente son gratuitas al domiciliar la nómina en cualquier banco.
  • Tarjetas prepago : todavía poco comunes, las tarjetas prepago son productos con un funcionamiento similar a las de débito, solo que en lugar de estar vinculadas a una cuenta corriente se recargan previamente con una cantidad de dinero que se podrá gastar. Están especialmente pensadas para compras online, puesto que el hecho de que no esté vinculada a ninguna cuenta bancaria la convierte en un medio de pago mucho más seguro. Así, si perdemos la tarjeta sin darnos cuenta, no nos podrán sacar más dinero de lo que tenemos ingresado en ella, evitando así una pérdida catastrófica.

¿Cuánto cuesta tener una tarjeta?

Si bien es cierto que en muchas ocasiones las tarjetas son totalmente gratis, es importante revisar el contrato para no llevarnos un susto en el futuro, sobre todo porque se dan muchos casos de bancos que ofrecen sus tarjetas de crédito gratis el primer año y a partir del segundo el cliente debe hacer frente a una comisión de renovación o tiene que realizar un gasto mínimo con la tarjeta para que le salga gratis. Las principales comisiones relacionadas con las tarjetas bancarias son los siguientes:

  • Comisión de emisión: gasto en concepto de la fabricación y de emisión de la tarjeta
  • Comisión de renovación: por la renovación y el mantenimiento del "plástico". Suele ser un gasto anual.
  • Comisión por tarjeta adicional: para que otra persona de nuestra elección pueda usar también nuestra tarjeta. Puede costar más de 10 euros.
  • Comisión por duplicado de tarjeta: en caso de robo o pérdida, la entidad nos puede cobrar una comisión por emitir de nuevo el "plástico".
  • Comisión por retirada de efectivo en cajero o ventanilla: la retirada de efectivo en los cajeros y ventanillas de nuestra entidad será gratuita, pero sí que se nos puede cobrar una comisión si retiramos dinero en cajeros de otras entidades.
  • Comisión por retirada de efectivo en el extranjero: la mayoría de tarjetas también nos cobrarán una comisión si retiramos efectivo en el extranjero.

Además de las comisiones más habituales, las tarjetas de crédito devengan intereses cuando se utilizan con la modalidad de pago aplazado que pueden oscilar entre el 12 y el 30 %.

Cada banco tiene diferentes políticas con respecto a estos costes, de manera que encontramos desde los que no cobran nada hasta los que cobran por cada uno de estos conceptos. Por eso se hace imprescindible comparar ofertas y leer muy bien el contrato.

¿Tarjeta de débito o de crédito?

A veces no sabemos si elegir una tarjeta de débito o una de crédito. Para resolver nuestras dudas, debemos tener en cuenta dos factores:

  1. ¿Necesitamos crédito para financiar nuestras compras?
  2. ¿Sabemos planificar nuestras finanzas personales?

Las tarjetas de crédito son una buena opción si necesitamos financiar nuestras compras y las usamos con responsabilidad. También nos pueden venir bien aunque no necesitamos pagar a plazos, ya que incluyen muchos más descuentos que las de débito. No obstante, si no sabemos planificar bien nuestros gastos, no es recomendable contratar una tarjeta de crédito. En caso de no devolver el crédito usado a tiempo, la entidad emisora de la tarjeta nos cobraría intereses de demora y podríamos acabar entrando en una lista de morosos o, peor aún, con nuestros bienes embargados.

Las tarjetas de débito, por otra parte, son una buena opción si no necesitamos financiar nuestras compras. Con ellas podremos realizar pagos aunque no tengamos dinero encima, pero no podremos usar más dinero del que tenemos en nuestra cuenta. En ese sentido, las tarjetas de débito son más seguras si no se nos da bien controlar el gasto, aunque en general no son tan beneficiosas como las de crédito en cuanto a descuentos, promociones o regalos

Pago contactless: haz tus compras sin introducir la tarjeta en la terminal

La tecnologia contactless nos permite realizar nuestros pagos sin necesidad de deslizar la banda magnética de la tarjeta a través de la terminal. Para realizar estos pagos sin contacto, simplemente tenemos que acercar nuestra tarjeta con contactless al datáfono adaptado y éste leerá nuestro chip automáticamente. De esta manera, las compras son mucho más rápidas y no perderemos el tiempo intentando introducir la tarjeta en el terminal. Además, si el gasto es inferior a los 20 €, no hará falta que indiquemos nuestro PIN.

¿Qué hago si pierdo o me roban la tarjeta?

Perder nuestra cartera con el DNI, el dinero y las tarjetas es más fácil de lo que pensamos. Por suerte, las entidades ofrecen soluciones para que nadie pueda utilizar nuestras tarjetas. Si hemos perdido o nos han robado una o más tarjetas, esto es lo que debemos hacer:

  1. Llamar inmediatamente al número de emergencias de la entidad para que nos bloqueen cuanto antes la tarjeta. De esta manera, nadie podrá utilizarla.
  2. Denunciar la pérdida o robo a las autoridades.
  3. Comprobar las operaciones que se hayan hecho con la tarjeta tras el robo o pérdida. Si alguien ha utilizado fraudulentamente nuestra tarjeta, deberemos anular sus pagos.
  4. Si además de la tarjeta hemos perdido o nos han robado nuestra documentación de identidad, es recomendable solicitar un informe de riesgos a la Central de Información de Riesgos del Banco de España para asegurarnos de que no se han solicitado operaciones de crédito a nuestro nombre.
  5. También podemos incluir nuestros datos en el fichero Asnef Protección para que nadie suplante nuestra identidad. La solicitud de inclusión es gratuita y se puede realizar online.

Medidas de seguridad a tomar con las tarjetas

Pagar con tarjeta es fácil, cómodo y seguro, pero nunca está de más tomar ciertas medidas para evitar problemas o robos:

  • No guardar el PIN: aunque a veces sea difícil de recordar, es importante memorizar el número PIN de nuestras tarjetas y no tenerlo escrito en ningún lado. Si aun así nos cuesta recordarlo, nunca debemos guardarlo cerca de nuestra tarjeta.
  • Bloquear la tarjeta en caso de robo: como hemos visto, lo primero que tenemos que hacer si nos sustraen una o más tarjetas es llamar inmediatamente a nuestra entidad para que nos las bloqueen. De esta manera, nadie podrá usarlas.
  • Tener cuidado en los cajeros automáticos: si el cajero se traga nuestra tarjeta de crédito o de débito, debemos notificarlo de inmediato a la oficina. En caso de que esté cerrada, tendremos que llamar al número de atención al cliente que se indica en el propio cajero.
  • Usar notificaciones: es recomendable activar las notificaciones. De esta manera, cada vez que se utilice una tarjeta recibiremos un SMS o un correo electrónico avisándonos del pago y podremos controlar mejor nuestras compras. Además, con las notificaciones también sabremos si alguien más está usando alguna de nuestras tarjetas, por lo que podremos evitar robos o suplantaciones de identidad.

Tarjetas revolving: ventajas y peligros

Las tarjetas revolving son aquellas tarjetas de crédito que permiten devolver el pago mediante una cuota fija o un porcentaje determinado de la deuda. Permiten endeudarse hasta una cantidad determinada (6.000 euros, por ejemplo) y pagar mes a mes una cantidad concreta de la deuda, ya sea un porcentaje de ésta (5% cada mes) o una cifra determinada (60 euros). Las opciones de pago dependen de cada tarjeta.

Algunas asociaciones de consumidores las atacan porque aseguran que incentiva el gasto y por tanto pueden provocar un problema de endeudamiento familiar. Su riesgo principal es que se trata de una especie de préstamo recargable que no se devuelve poco a poco hasta saldarlo en un plazo establecido en el contrato, sino que vas pagando cada mes y, si cuando ya has devuelto una parte la quieres volver a pedir, el banco te la vuelve a prestar, por supuesto con intereses. Además:

  • Los intereses de una tarjeta revolving son hasta 4 veces más altos que un préstamo personal.
  • Es muy fácil endeudarse pero muy difícil quitarse la deuda, así que pagaremos más intereses durante más tiempo.
  • A diferencia de las tarjetas de crédito normales, las revolving no permiten liquidar la deuda completamente, al menos de forma gratuita. En muchos casos se cobra una comisión por cancelación anticipada, como si de un préstamo personal se tratase, e incluso te obligan a devolver la tarjeta o a pagar comisiones mensuales si no tienes deuda. Es, por tanto, una tarjeta diseñada para el pago aplazado continuo.

Ejemplo de tarjeta revolving

Tenemos una tarjeta revolving que permite pagar entre el 3 % y el 50 % de la deuda y tiene una TAE del 26,82 %. Nuestra deuda asciende a 6.000 euros.

  • Si pagamos cada mes un 3% de la deuda (el mínimo): el primer mes pagaríamos 180 euros, 120 de los cuales serían intereses (2% del total). Por tanto, si tratáramos de pagar 6.000 euros al 3% cada mes, tardaríamos 15 años en liquidar la deuda y pagaríamos más de 10.000 euros de intereses. Como podemos comprobar, no es nada recomendable.
  • Si pagamos cada mes un 50% de la deuda (el máximo permitido): el primer mes pagaríamos 3.000 euros, 120 de los cuales serían intereses. Al cabo de 8 meses podríamos liquidar la deuda, habiendo pagado unos 250 euros de interés.

Así, las tarjetas revolving son un arma de doble filo: son las más cómodas para financiarse, pero también son las más caras, ya que no permiten liquidar el 100% de la deuda cada mes.

En definitiva, son un sustituto rápido y caro de los préstamos personales, pero no recomendables para las compras diarias.

Preguntas recientes

Avatar  de Eva77773

tarjeta maestro, quién la ofrece?

Sabéis que bancos o cajas dispone de la tarjeta maestro en España?
necesito adquirir una tarjeta maestro para realizar unas compras
Alguien me puede informar

Eva77773 31/07/2015 | 1 respuesta/s

1 Eugenia63 el 31/07/2015

Avatar  de Eugenia63

no se todoss los bancos que ofrecen la tarjeta maestro pero se que el santander si porque es la que tengo yo igual no te sirve para comprar por internet o al menos a mi no m funciona


Avatar  de Cupcakedefresa

Quiero pagar un móvil de 300 €: ¿minicrédito o tarjeta de crédito? ¿Qué es más barato?

Hola,

Desafortunadamente se me ha roto mi móvil. En realidad, aún funciona, pero la pantalla se ha roto por varias partes y apenas funciona el táctil y me cuesta leer lo que aparece en la pantalla. Quiero comprarme uno nuevo que cuesta 300 euros, pero no puedo pagarlo en estos momentos.

En principio había pensado pagarlo con tarjeta. Tengo la tarjeta de crédito de ING y había pensado pagarlo en 3 o 6 meses. Pero luego también se me ha ocurrido la opción de un minicrédito y quería saber qué opción me recomendáis y que sale más barato.

Gracias

Cupcakedefresa 31/07/2015 | 1 respuesta/s

1 HelpMyCash el 31/07/2015

avatar para HelpMyCash

Hola, Cupcakedefresa:

En primer lugar, hay que recalcar que con la tarjeta de crédito de ING Direct podrás aplazar el pago de la deuda durante varios meses, mientras que si solicitas un minicrédito tendrás que pagar el total del préstamo más los honorarios en un solo pago al cabo de, como máximo, un mes. Es decir, el minicrédito no te permite fraccionar el pago en varios meses como la tarjeta de crédito. En este caso, si lo que te interesa es pagar varias cuotas en varios meses, la respuesta es clara. En el caso de que te dé igual una opción u la otra y se trata más del precio, la cosa cambia.

La tarjeta de crédito de ING Direct permite aplazar el pago de las compras en 3, 6, 12 y 18 meses con un TIN del 14,06 %, uno de los más bajos del mercado. Así, aplazar una compra de 300 euros durante 3 y 6 meses te costaría lo siguiente:

  • Deuda total si se aplaza a 3 meses: 307,05 € (cuota mensual de 102,35 €)
  • Deuda total si se aplaza a 6 meses: 312,42 € (cuota mensual de 52,07 €)

Con un minicrédito te puede salir más o menos caro, dependiendo de a quién acudas y de tus circunstancias. En estos momentos, la opción más barata es Vivus que ofrece créditos 100 % gratis, aunque solo son para nuevos clientes.

Así que si eres nuevo cliente, en Vivus puedes solicitar hasta 300 € a devolver en un máximo de 30 días gratis. Pides 300 € y devuelves 300, así que en este caso te sale más barato que con la tarjeta, pero lo tienes que devolver al cabo de un mes en un solo pago. Si ya has solicitado antes un crédito a Vivus, un préstamo de 300 € a 30 días te saldría por 72 €, por lo que al final tendrás que devolver 372 €, así que en este caso es más barata la tarjeta.

En el ranking de los mejores minicréditos puedes ver los minicréditos más baratos y sus precios, para calcular qué te sale más a cuenta.

Saludos


Avatar  de Ferminaceo

Tarjeta bloqueada hace un año con cargos

Hace un año que perdí una visa y un año después me están entrando cargos de zona azul y parkings. En ING me han dicho que han presentado reclamación pero que igual no da tiempo y que el día 5 me lo cargan. Días después veo que la han vuelto a usar. En su día la bloqueé y denuncié. ¿Esto es normal? ¿Puedo confiar en que me devolverán el dinero? Ya va por 45€

Ferminaceo 26/07/2015 | 1 respuesta/s

1 HelpMyCash el 27/07/2015

avatar para HelpMyCash

Buenos días Ferminaceo

Si la tarjeta se bloqueó cuando se perdió, la responsabilidad debe ser de la entidad bancaria por lo que, en principio, no deberían cobrarte nada. Muchas tarjetas bancarias ofrecen seguros antifraudes en caso de pérdida o robo que cubrirán los gastos de su uso fraudulento, comprueba si tu tarjeta tiene incluido este seguro para que cubra esos gastos. La mejor opción es ponerte en contacto con tu banco y llevar la denuncia para corroborar que se notificó la perdida y se bloqueó. También puedes pedir la grabación de la llamada de cancelación de tu tarjeta.

Esperamos haberte ayudado.

¡Un saludo!


Noticias recientes

23/07/2015

15/07/2015
El 70 % de los españoles no quiere usar sus tarjetas de crédito en el extranjero

...la mitad de los españoles utiliza sus tarjetas de crédito y débito de manera usual para todo tipo de compras en territorio nacional, según una encuesta de Visa Europe. Sin embargo, cuando nos vamos de viaje al extranjero los datos cambian drásticamente. 7 de cada 10 españoles no ha usado nunca sus t...


10/07/2015
El 40 % de las empresas españolas ya aceptan pagos con tarjetas de crédito

...ones de euros aceptan ya el pago con tarjetas de crédito, el doble que en 2010. Por sectores, destacan el comercio (65,8 %) y las empresas dedicadas a la educación y a la sanidad (58,7 %). Por comunidades autónomas, destacan especialmente Cataluña y Baleares: el 79,5 % de sus empresas aceptan y usa...


Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Si continúas navegando, aceptas el uso que hacemos de las cookies. ×