Créditos para realizar reunificaciones con garantía
#1
  • Hay que avalar con una propiedad sin hipoteca
  • Desde 10.000€ hasta 1.000.000€
  • Interés desde 2% TIN, según tu perfil
  • Plazo máximo de 20 años
  • Respuesta en 24 horas
  • Acepta ASNEF: SÍ
Contratar

¡Guía GRATUITA! Consejos prácticos para resolver el sobreendeudamiento

Consejos prácticos para resolver el sobreendeudamiento

¿Tus gastos se comen todos tus ingresos?, ¿los préstamos que tienes que pagar cada mes desequilibran tu economía? No te preocupes, salir de esta situación es posible. En esta guía gratuita te ayudamos a conocer los pasos a seguir para solucionar tu sobreendeudamiento. Aquí encontrarás información en detalle sobre:

  • Identificar lo que te hace estar sobreendeudado
  • Resolver esta situación paso a paso
  • Evitar volver a caer en estas circunstancias

La recibirás gratis en tu correo electrónico al momento.

Ver y descargar guía

Reunifica tus deudas fácilmente sin hipotecarte
#1
  • Sin presentar aval ni propiedades
  • Hasta 60.000 euros desde el 10,9% TIN
  • Plazo de hasta 10 años
  • Sin productos vinculados
  • Acepta ASNEF: NO
Más info
#2
  • Sin aval
  • Hasta 50.000€
  • Plazo de hasta 7 años
  • Aprobación en 48 horas
  • Acepta ASNEF: NO
Más info
#3
  • Reunificación de préstamos y tarjetas
  • Hasta 60.000€
  • Plazo de hasta 10 años
  • Desde el 6,95% TIN
  • Acepta ASNEF: NO
Más info

opciones para la refinanciacion de un credito

¿Qué es refinanciar préstamos y deudas?

Refinanciar prestamos significa cambiar las condiciones de el o los préstamos que tenemos actualmente. Esta alternativa nos permite cambiar las condiciones de devolución del crédito o unificar los créditos que tengamos vigentes para adaptarlo a nuestra situación financiera actual.

La refinanciación está diseñada para personas que quieren mejorar sus condiciones de financiación por un cambio en el mercado de financiación o un cambio en su situación financiera.

¿Para qué sirve la refinanciación de préstamos?

El cambio de condiciones o refinanciación, según el tipo, servirá para una finalidad concreta según nuestra situación económica y financiera.

  • Unificar varios préstamos en uno.

  • Reducir plazo para terminar de pagar antes.

  • Reducir cuota para pagar menos cada mes.

  • Mejorar el interés del crédito.

  • Cambiar tipo de interés (fijo/variable).

¿Qué tipos de refinanciación que existen?

Para refinanciar un préstamo tenemos distintas alternativas. Cada una para poder llevar a cabo una de las finalidades antes mencionadas. Las tres alternativas de refinanciación son:

  1. Reunificación: unión de varios créditos en uno único.

  2. Novación: cambio de condiciones con nuestro propio banco.

  3. Subrogación: cambio de entidad para obtener mejores condiciones.

A lo largo de la página te explicaremos las características de cada tipo, así como sus procesos, costes y perfiles a quienes les conviene cada una de las opciones de refinanciar.

¿Qué tipo de refinanciación me conviene?

Como hemos visto, cada una de las alternativas para refinanciar un crédito será más o menos conveniente para según qué situación y perfil. En la siguiente tabla puedes ver de manera simple cuál de las tres opciones es mejor para ti según la finalidad que quieras llevar a cabo:

Tipo de refinanciación Cuándo solicitar la refinanciación
Reunificación Tenemos muchos préstamos y queremos unirlos para reembolsar una única mensualidad
Novación Conseguir mejores condiciones con nuestro propio banco
Subrogación Otra entidad ofrece mejores condiciones y nos interesa cambiar de banco

Refinanciar con una reunificación de deudas

Consiste en reunir todos los préstamos que tengamos vigentes en uno único. Esto permite pagar una sola mensualidad en vez de varias. Además, al poder elegir un plazo nuevo, podremos alargarlo para pagar una cuota mensual más baja de la que pagamos actualmente.

Esta opción sirve para personas con muchas deudas vigentes (de créditos, hipotecas y tarjetas) y por devolver. Cuando la suma de todas las mensualidades desestabiliza nuestra economía y dificulta que podamos hacer frente a todos.

La reunificación de deuda no necesariamente tiene que ser para un mal perfil, es una alternativa para poder mejorar nuestra situación financiera al poder reducir el total a pagar cada mes o reducir el interés de los préstamos.

Según nuestro perfil y la situación de nuestros préstamos, tendremos diferentes alternativas para realizar una refinanciación de varios préstamos y tarjetas. 

1 - Pedir una ampliación de la hipoteca

Si tenemos una hipoteca vigente, podremos pedir una ampliación de capital para cancelar el resto de préstamos que tenemos vigentes y pagar únicamente la mensualidad del préstamo hipotecario.

Al tener una vivienda como garantía, es más fácil que nos permitan realizar una ampliación de capital para unificar todos los créditos aquí. Además, suele ser el crédito con intereses más bajos (2% TAE), por lo que ahorraríamos en intereses frente a préstamos (8% TAE) y tarjetas (18,5% TAE).

Es importante no tener ningún impago y haber reembolsado un porcentaje importante de la hipoteca para que esta alternativa sea aprobada. 

Por otro lado, también debemos contar con los costes asociados a la ampliación de capital de una hipoteca.

2 - Pedir una ampliación de un préstamo

Si no tenemos una hipoteca, otra alternativa para unificar todos los préstamos y tarjetas en uno es acudir al préstamo personal de mayor cuantía (o al más barato) que tengamos vigente y pedir una ampliación de capital y cancelar el resto de préstamos. Dejando así una única cuota a pagar.

Al igual que ocurre con la ampliación de hipoteca, es importante haber reembolsado una parte importante del crédito y no tener retrasos en los pagos. 

Si nuestro banco se niega, podemos repetir el mismo proceso en cada uno de los créditos que tengamos vigentes. Aunque no es aconsejable realizar la reunificación en tarjetas de crédito por su elevado coste en comparación con los créditos al consumo.

3 - Pedir un préstamo específico para reunificar deudas

Aunque esta alternativa debe ser la última a la que acudamos después de haber agotado las dos primeras alternativas, ya que se trata de préstamos que generalmente son más caros y suelen pedir un aval o una garantía. Dentro de esta opción tenemos dos alternativas:

  1. Reunificar deudas sin hipoteca: es posible solicitar un préstamo personal específico para esta finalidad, donde podremos unir todos los créditos en este nuevo y cancelar el resto. No todas las entidades los conceden ni los publicitan, por lo que tendremos que negociar con varias entidades. Además, no podremos tener ningún impago para que aprueben nuestra solicitud.

Para obtener más información sobre cómo reunificar deudas sin hipoteca puedes visitar esta página donde explicamos esta alternativa con detalle.

 

  1. Reunificar con un préstamo con garantía hipotecaria: cuando las deudas son de mayor cuantía o ya tenemos impagos en el reembolso de uno o varios de los créditos que tenemos, deberemos acudir a los préstamos hipotecarios.  Este tipo de créditos nos prestarán una gran cantidad de dinero sin importar que aparezcamos en ASNEF o si no tenemos ingresos en el momento.
    • No obstante, nos pedirán tener una vivienda como garantía como seguro de reembolso y, en el caso de impago, corremos el riesgo de perder la vivienda puesta como garantía.

Refinanciación cambiando el préstamo de banco

La subrogación de un préstamo consiste en cambiar nuestra financiación de una entidad a otra. La principal razón para una subrogación es mejorar las condiciones de nuestro préstamo actual y cualquier persona podrá optar a esta opción.

Un requisito obligatorio para poder llevar a cabo una subrogación es que el nuevo banco nos mejore la oferta y que nuestro banco no nos la iguale ni la mejore.

Nuevo servicio "Trae tu préstamo" que ofrecen los bancos

Desde finales de 2019, HelpMyCash ha estado notando una nueva "moda" en las entidades bancarias, donde comienzan a ofrecer su servicio llamado "Trae tu préstamo" para cambiar el préstamo de banco, que no es más que la refinanciación entre entidades para mejorar las condiciones de nuestra financiación actual.

Con este nuevo servicio podremos rebajar los intereses de un crédito en hasta un 3% y ahorrar mientras terminamos de pagar nuestro préstamo.

Proceso para realizar una subrogación

  1. La oferta del nuevo deberá ser mejor que las condiciones de financiación que tenemos actualmente

  2. El nuevo banco debe avisar a nuestra entidad actual de la oferta que nos ha ofrecido y darle un plazo de 15 días para igualar o mejorar la oferta

  3. Llegados a este punto pueden pasar dos cosas:

    1. Nuestro banco nos iguala o mejora la oferta: en este caso no podremos llevar a cabo la refinanciación y deberemos quedarnos en nuestro banco actual, pero con las condiciones mejoradas

    2. Nuestro banco NO nos mejora la oferta y podremos llevar a cabo el cambio a la nueva entidad con las mejoras del crédito.

subrogacion

¿Quieres cambiar tu hipoteca de banco?

Te explicamos aquí todo lo que debes saber sobre la subrogación de hipotecas

Costes al refinanciar un préstamo por subrogación

  • Si decidimos cambiar de banco, podremos tener que pagar una comisión de apertura por el nuevo crédito.

  • Si decidimos quedarnos en nuestro banco, deberemos pagar la comisión por cambio de las condiciones en el contrato.

Refinanciar las condiciones de un préstamo vigente

Esta opción, también llamada novación, es más común en los préstamos hipotecarios, aunque también es posible aplicarla a otros préstamos personales e incluso tarjetas de crédito en algunas ocasiones.

novacion

¿Quieres saber más sobre refinanciar hipotecas?

Descubre todo lo que debes saber sobre novación de hipotecas aquí

En esta alternativa no es necesario tener varios préstamos vigentes, se trata simplemente de negociar y cambiar las condiciones de nuestro préstamo vigente. Los cambios posibles abiertos a negociación son el plazo y la cuota, la vinculación o incluso el interés que estamos pagando.

En el caso de realizar un cambio de nuestro préstamo vigente debemos tener en cuenta la comisión por cambio de contrato que nos cobrarán. Esta comisión estará detallada en el contrato que firmamos. Para llevar a cabo una novación de un préstamo deberemos acudir a nuestro banco, solicitarlo con un agente en la oficina y negociar las nuevas condiciones y el por qué queremos cambiarlas.

TRUCO HELPMYCASH: si antes de negociar con nuestro banco hemos acudido a otra entidad para realizar una subrogación, tendremos un mayor poder de negociación y será más fácil aplicar los cambios que queremos a nuestro préstamo personal.