euro digital

El dinero digital ha llegado para quedarse, aunque para muchos todavía sea un desconocido. A finales de noviembre de 2020, había más de 7.700 criptomonedas en circulación con una capitalización de mercado de alrededor de 501 mil millones de dólares, según datos de CoinMarketCap.

La popularidad del bitcoin y otras criptodivisas y la tendencia a reducir el uso del dinero en efectivo en algunos países han provocado que los bancos centrales de medio mundo hayan puesto el foco en estos activos digitales, una estrategia que se ha visto potenciada por el anuncio de Facebook de lanzar su propia criptomoneda, la libra. Y Europa no puede quedarse atrás. El Banco Central Europeo ya está debatiendo el lanzamiento del euro digital, que podría ser una realidad en los próximos años. 

¿Qué es el euro digital?

El euro digital será una moneda electrónica gestionada y supervisada por el Banco Central Europeo que podría usarse tanto por los ciudadanos como por las empresas para pagar, es decir, un equivalente digital al papel moneda que no sustituiría al dinero en efectivo, sino que lo complementaría. Es lo que se conoce como una moneda digital emitida por un banco central, es decir, una CBDC. 

Creo que, sin duda alguna, el euro digital llegará. Creo que es una obligación, una necesidad, pero hay que hacerlo teniendo en cuenta las implicaciones que tiene, sobre todo en la estabilidad financiera y en cómo se distribuyen los impulsos de política monetaria.

Luis de Guindos, vicepresidente del Banco Central Europeo.

 

Una CBDC (central bank digital currency) es un activo digital inspirado en las criptomonedas, pero que, a diferencia de estas, está emitida por un regulador y sujeta a las leyes oportunas. Podríamos definirla como la representación digital de la divisa de un país. Al igual que otras criptomonedas, podría basarse en la tecnología blockchain, aunque no tendría por qué ser necesario recurrir a este sistema.

Según un informe presentado por el Banco de Francia en julio de 2020, "una CBDC, emitida e intercambiada al mismo nivel con otro tipo de dinero del banco central (billetes y reservas), sería creada y destruida únicamente por el banco central". Al igual que el papel moneda y que el dinero electrónico, sus poseedores "podrían utilizarla las 24 horas del día, los siete días de la semana, de igual a igual", añade el informe del supervisor galo.

Países como España o Francia ya han anunciado su intención de experimentar con el llamado euro digital y el Banco Central Europeo también se ha manifestado a favor de estudiar la posibilidad de crear una criptomoneda que sirva como alternativa a las actuales monedas virtuales descentralizadas.

¿Para qué sirven las CBDC?

Hoy por hoy, el euro digital es un medio de pago en estudio y está por ver si finalmente tiene cabida en el mercado europeo y qué uso se le da (mayorista, minorista o ambos), aunque el BCE ha anunciado que será un medio que cualquiera podrá usar "para realizar pagos diarios de manera rápida, fácil y segura".

Actualmente, la mitad de los bancos centrales que estudian la creación de una moneda digital se están centrando tanto en su uso mayorista como en su emisión para el público en general, según el Banco de Pagos Internacionales (BIS), mientras que alrededor de un 30% se está centrando en el interés general de estas monedas y un 15% solo en su emisión como medio de pago institucional.

El Banco de Francia también hace esta diferenciación: una CBDC "podría emitirse de dos formas distintas, cada una independiente de la otra", afirma el supervisor. Por un lado, encontraríamos una moneda virtual mayorista, "diseñada para pagos de gran valor y que solo podrían tener las instituciones financieras autorizadas por el banco central" y, por el otro, podríamos tener una "CBDC minorista, para uso del público en general". 

5 ventajas del euro digital

La implantación del euro digital podría tener varias ventajas:

  • Permitiría realizar pagos más rápidos y seguros.

  • Sería una alternativa al dinero en efectivo en situaciones extremas, como catástrofes o epidemias, en las que no se pudiese usar el efectivo y en las que los medios de pago tradicionales, como los cajeros automáticos, no funcionasen.

  • Sería una alternativa a las criptomonedas como la futura libra de Facebook.

  • Fomentaría la innovación financiera y el uso de la tecnología blockchain y aprovecharía el ahorro de costes que ofrece el entorno digital.

  • Podría ser una forma de fomentar la inclusión financiera en los países en vías de desarrollo.

¿Cuándo podremos usarlo?

No hay una fecha de lanzamiento, de hecho, ni siquiera se ha tomado la decisión de crearlo. El Banco Central Europeo ha anunciado que a mediados de 2021 decidirá si pone en marcha el proyecto para lanzar el euro digital. En cualquier caso, "la creación de una moneda digital segura, accesible y eficiente llevaría tiempo", ha advertido el regulador. 

Francia ya está probando el uso de criptomonedas

El banco central de Francia ya ha dejado claro su interés por experimentar con el llamado euro digital con el objetivo de identificar "casos concretos en los que una CBDC puede integrarse en procedimientos innovadores para el intercambio y la liquidación de activos financieros tokenizados".

De hecho, su interés ha ido más allá de la simple conceptualización del euro digital y el 14 de mayó de 2020 probó con éxito una plataforma blockchain diseñada para liquidar en CBDC activos financieros digitales emitidos por Société Générale Forge.

El regulador pretende continuar con los experimentos durante la segunda mitad de 2020, centrados de momento en el uso de una CBDC mayorista, y para ello ha seleccionado a ocho entidades que experimentarán con el uso del euro digital en los pagos interbancarios. Las ocho entidades escogidas por el Banco de Francia son Accenture, Euroclear, HSBC, Iznes, LiquidShare, ProsperUS, Seba Bank y Société Générale Forge. 

Según ha publicado el Banco de Francia, los experimentos que llevarán a cabo las entidades participantes permitirán lo siguiente: 

  • Explorar nuevas formas de intercambiar instrumentos financieros (excluidos los criptoactivos) por dinero del banco central.

  • Probar la liquidación en CBDC para mejorar las condiciones de ejecución de las operaciones de pagos transfronterizas.

  • Revisar los planes para hacer que el dinero del banco central esté disponible.

España se une a las pruebas del euro digital

Los principales bancos de España también se han unido a las pruebas de lo que podría ser el futuro euro digital. Banco Sabadell, Banco Santander, Bankia, BBVA y CaixaBank junto con Iberpay han iniciado en noviembre de 2020 una prueba. El objetivo es "probar la creación de tokens que representan de forma digital el dinero y su distribución sectorial por parte de los bancos a sus clientes", según ha hecho público Iberpay.

Según fuentes del Banco de España, se decidirá a mediados de 2021 si se lanza o no dicha prueba piloto para probar la viabilidad del proyecto. El BCE lanzó una consulta pública con bancos y otros entidades con el fin de preguntar sobre este proyecto. Según las respuestas de estos actores y de su análisis propio, decidirá a mediados de 2021 si lanza la prueba piloto.

 

La competencia del euro digital

Aproximadamente el 80% de los bancos centrales están trabajando en el desarrollo de criptomonedas, de acuerdo con una encuesta elaborada por el BIS publicada en enero de 2020. Además, el 40% ha dado el paso de la investigación a la experimentación y un 10% de los bancos centrales afirma que ya han desarrollado proyectos piloto. Estos son algunos de los competidores de la moneda digital europea:

  • Yuan digital: el banco central de China ha anunciado la emisión de su propia moneda digital, aunque se desconoce todavía la fecha de lanzamiento. Se trataría de una moneda de curso legal en el país asiático y que podría ser convertida en papel moneda con una paridad monetaria de 1 a 1, según recoge Cointelegraph. El regulador chino está probando el funcionamiento de su CBDC en transacciones minoristas.

  • e-Krona: el banco central de Suecia ha probado su criptomoneda, bautizada como e-krona. 

  • e-Peso: el banco central de Uruguay anunció a finales de 2017 la puesta en marcha de una prueba piloto para analizar la idoneidad de esta moneda digital que, según afirmó el presidente del regulador de dicho país, no se trataba de una nueva moneda, sino del mismo peso uruguayo, pero en formato electrónico.