3 errores que debes evitar si vas a vender tu piso entre particulares

Tema del artículo: Vender piso
vender piso entre particulares sin cometer errores

Muchos vendedores optan por vender sus pisos de particular a particular para evitar pagar las famosas comisiones inmobiliarias. Estas, de manera general, oscilan entre el 3% y el 7% sobre el precio de venta de la propiedad, lo que las convierte en un gasto significativo que algunos no ven necesario pagar. Al fin y al cabo ¡es nuestra casa! Y nadie mejor que nosotros para venderla. Pero, aunque es totalmente posible vender una vivienda entre particulares con éxito, existen una serie de errores que nos conviene evitar para que la compraventa no se convierta en un quebradero de cabeza. Aquí explicamos los más comunes.

1- Pasarnos con el precio

El precio es clave para lograr vender la casa rápido. Si fijamos un importe que está por encima del valor de mercado de la casa podemos tardar demasiado en encontrar un comprador o, peor aún, ¡puede que no logremos venderla nunca!

En este sentido, es vital que nos tomemos muy en serio la fijación del precio de nuestro piso. Pero ¿cómo puedo saber cuál es el valor de mercado de mi casa? Para ello, debemos valorar nuestra vivienda tantas veces como sea necesario y a través de diferentes fuentes. Por ejemplo:

  • Podemos recurrir a las múltiples herramientas de tasación online de viviendas que existen. Estas son gratuitas y nos suelen arrojar de manera instantánea un precio o un rango de importes estimados para nuestra propiedad.
  • También, podemos pedir la opinión de varias inmobiliarias que trabajan en nuestra zona (tanto online como tradicionales), aunque hayamos decidido vender nuestro piso entre particulares no debemos desestimar el conocimiento profundo que tienen los agentes del mercado de nuestro barrio. Estas pueden valorar nuestra casa gratis y sin ningún compromiso ¡así que no estamos obligados a contratarlas!
  • Otra cosa que podemos hacer es mirar los precios de pisos similares al nuestro (ubicados en el barrio) publicados en los portales inmobiliarios. Así podemos saber a qué precio venden otros vendedores en la zona y qué importe deberíamos fijar para que el nuestro sea más competitivo.

Así, con esta nube de precios, ya tenemos suficiente información para elaborar un rango de precios, quitando aquellos valores muy extremos (por lo alto y por lo bajo) para decidir un precio de salida para nuestra casa. El interés que despierte el piso y las ofertas que recibamos serán el indicador que nos dirá si este precio es atractivo o si, por el contrario, debemos ajustarlo.

2. No promocionar la venta lo suficiente

Si los compradores no se enteran de que nuestro piso está en venta es muy difícil que logremos venderlo. En este sentido, es vital que nos esforcemos en realizar una promoción efectiva de la venta de la casa y esto va más allá de poner un simple anuncio.

Es decir, los anuncios en los portales inmobiliarios son claves, pero estos deben llamar la atención de los compradores. Por ejemplo, nuestra publicidad debe incluir fotos de calidad (luminosas, con buena resolución, angulares, etc.) y debe contener toda la información que necesita la persona sobre el piso, la finca y el barrio (¿la vivienda recibe luz natural?, ¿la finca es antigua o es de reciente construcción?, ¿hay paradas de bus y metro cercanas?).

Además, mientras más recursos multimedia y audiovisuales incluyamos más probabilidades tenemos de captar la atención de los compradores y más motivados se verán a hacer una visita. Así que conviene añadir vídeos, planos y la visita virtual de la vivienda en los anuncios.

Pero ¿en cuántas páginas debemos anunciar nuestra casa? Depende de nuestra disponibilidad para gestionar los anuncios, pero lo recomendable es hacerlo en, al menos, dos de los portales inmobiliarios más visitados.

3. Firmar un contrato de arras o de reserva a la ligera

El contrato de arras o de reserva es un documento que firmamos cuando encontramos un comprador y que incluye todas las condiciones de la compraventa: precio, importe de la señal de reserva, fecha para firmar en notaría, reparto de los gastos entre las partes y, más importante aún, las posibles penalizaciones que puede asumir el comprador o el vendedor por echarse para atrás con la operación.

Es decir, este documento es muy importante, ya que tiene peso legal y nos puede proteger ante una posible falta del comprador, pero al ser un contrato privado, es de libre pacto. Es decir, si no incluimos alguna cláusula o algún dato relevante como, por ejemplo, las penalizaciones o la fecha de la firma, nos podemos ver en un aprieto para reclamar si existe un incumplimiento.

Al vender nuestro piso entre particulares seremos nosotros los que tendremos que redactar el contrato. Existen muchas plantillas en Internet gratuitas que podemos usar de base para escribir el nuestro, pero debemos tener en cuenta que cada venta es particular, así que debemos ser cuidadosos de no dejarnos ningún dato que luego nos pueda perjudicar. Aunque, si queremos ir sobre terreno seguro, también podemos contratar a un abogado o a un experto legal para lo que haga por nosotros.

Autor: Ottymar Tademo


Sobre HelpMyCash:

HelpMyCash es uno de los comparadores de finanzas personales más importantes de España, en el que confían medios como La Vanguardia.com, Finanzas.com o ElMundo.es.

Te ayudamos a elegir la cuenta con menos comisiones, el préstamo o hipoteca con el interés más bajo, el depósito más rentable o la inmobiliaria par vender tu piso. Proporcionamos trucos, consejos y herramientas de cálculo, todo completamente gratis.

Nuestra información es imparcial, sencilla y constantemente actualizada, para que lo sepas todo antes que nadie en el menor tiempo posible. En finanzas… ¡información es poder!

Ir a la portada web Ir a la portada del blog Alta boletín

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *