Los mejores préstamo coche de este 2021
#1
  • Desde el 5,06% TAE 
  • Hasta 60.000€
  • Sin productos bonificados
  • Sin cambiar de banco
  • Acepta ASNEF: NO
Contratar
#2
  • Interés desde 5,99% TIN
  • Sin cambiar de banco
  • Hasta 50.000€ para cualquier proyecto
  • Plazo hasta 10 años
  • Acepta ASNEF: NO
Contratar
#3
  • Desde el 2,99% TAE
  • Hasta 50.000€ para cualquier proyecto
  • Plazo de hasta 7 años
  • Sin cambiar de banco
  • Acepta ASNEF: NO
Contratar

comprar coche de segunda mano. coches de segunda mano financiados

Diferencias entre financiar un coche usado frente a uno nuevo

Si estás pensando en comprar un coche, es posible que te haya surgido la duda sobre si adquirir un vehículo nuevo o un coche de segunda mano. Lo primero que tienes que saber es que las condiciones de financiación serán distintas dependiendo de la antigüedad del vehículo

Normalmente, los préstamos para vehículos usados ofrecen condiciones peores que los que se destinan para la compra de vehículos nuevos: intereses más altos, más comisiones… Pero financiar la compra de un coche de segunda mano, sea del tipo que sea, frente a uno nuevo también asocia ciertas ventajas. Son estas:

  1. El precio del vehículo siempre será más bajo que el de uno nuevo, por lo tanto, el importe del crédito que tendrás que solicitar será menor y también generará menos intereses. Busca el equilibrio entre el precio del vehículo y el préstamo. 
  2. Más promociones: los concesionarios y sus financieras suelen conceder préstamos de coche muy atractivos para sus vehículos con poca antigüedad. 
  3. Mayor margen de negociación: si compras el vehículo usado a un particular o a un concesionario lo más probable es que puedas beneficiarte de una bajada del precio final a cambio de deshacerse del coche. De esta manera, podrás pedir menos dinero prestado. 
  4. Te ahorrarás el pago de dos impuestos: el IVA y el Impuesto de Matriculación, aunque sí tendrás que pagar el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales. 
  5. El proceso de compra suele ser más rápido: los vehículos de segunda mano ya están matriculados y disponibles. 

Desventajas de financiar la compra de un coche usado

Los coches de segunda mano también asocian ciertas desventajas frente a los vehículos nuevos que es importante que tengas en cuenta. 

  1. Pueden estar en malas condiciones: nuestra recomendación es que compres un coche usado que tenga poca antigüedad (lo ideal es menos de cinco años). Así evitarás que se devalúe rápidamente o tener que gastar mucho dinero en su mantenimiento.
  2. No incluye garantías tan largas como las de un coche nuevo y tampoco suelen ofrecer las mismas coberturas si supera los cinco años.
  3. El seguro de coche obligatorio será más caro si compras un vehículo de segunda mano de más de 10 años. 
  4. La fiscalidad en la compra del vehículo varía. Este aspecto te interesa, por ejemplo, si eres autónomo y deseas desgravarte el IVA. Solo podrás hacerlo si demuestras que utilizas el coche de segunda mano para realizar tu actividad económica.
  5. Cuidado con la reserva de dominio. Si el coche es de un particular que no ha terminado de pagar su préstamo coche, ten cuidado con la reserva de dominio. Esta cláusula impedirá que cambies la titularidad del vehículo hasta que su actual dueño salde su deuda con la financiera o concesionario. Para asegurarte de que no existe esta reserva, pídele al vendedor una carta de pago oficial que justifique que ha devuelto el préstamo. Luego ya podrás acudir al Registro de Bienes Muebles para cambiar la titularidad del coche.

¿Coche de segunda mano, vehículo de ocasión y coche km 0?

Cuando busques ofertas de financiación de coches usados, es importante que conozcas las diferentes opciones de vehículos que puedes adquirir. 

  • Vehículo de segunda mano: popularmente, se entiende como de segunda mano cualquier automóvil que compres que ya haya tenido un uso y un propietario previo.
  • Coche de ocasión: son coches “usados”, pero con muy pocos kilómetros (normalmente, menos de 15.000-25.000 km) o seminuevos (uno o dos años de antigüedad) que comercializan tanto concesionarios como particulares.
  • Coches de km 0: aquellos que, aunque están para estrenar (o han realizado menos de 100 km), ya están matriculados por el fabricante o el concesionario. Tú serás su segundo propietario. Por esa razón, podrás conseguir un precio más reducido.   

¿Qué es un coche de exposición de los concesionarios?

Hay otro tipo de vehículo que plantea la duda de si es de segunda mano o no: el coche de exposición. Estos vehículos están matriculados a nombre del concesionario, por lo tanto, sí se consideran de segunda mano. Suelen ser los automóviles que se utilizan como modelos en concesionarios, ferias o similares. También es probable que te lo presten para realizar alguna pequeña prueba. Es habitual que los concesionarios los vendan en plazos que van desde los seis a los 12 meses. 

No se deben confundir los coches de exposición con los de stock. Éstos son vehículos que los concesionarios solicitan y tienen o almacenan para su posterior venta, pero que ni se les da uso ni se matriculan hasta que son vendidos. Por lo tanto, un coche de stock no es un vehículo de segunda mano. 

Préstamos para comprar coches de segunda mano en el banco o con una entidad financiera de crédito

Una de las opciones que tienes para financiar un coche de segunda mano es solicitar un préstamo bancario o a una entidad financiera de crédito (EFC). El proceso, en este caso, será idéntico a pedir cualquier otro crédito con cualquiera de ellas. 

A la hora de conceder financiación, los bancos y EFC podrán financiar el 100% del vehículo, pero asumen menos riesgo y no son dueños de los vehículos, por lo que no tienen la “necesidad” de vender el automóvil, como sí puede tener un concesionario o un particular. Por ello, el margen de negociación de condiciones del crédito es menor que con los concesionarios. 

También es probable que tengas que pedirle al vendedor (concesionario o particular) una factura proforma (que viene a ser un borrador de lo que será la factura real cuando compres el coche) para presentársela al banco o entidad. Con ella demostrarás la finalidad del crédito.

A su vez, entre la financiación de los bancos y la de las EFC hay ligeras diferencias. Cada una ofrece préstamos con unas características concretas que te contamos a continuación. 

Financiación con una entidad financiera de crédito

  • No te van a exigir que contrates otros productos (tarjetas, seguros, cuentas, etcétera), en muchos casos porque tampoco los comercializan. 
  • Normalmente, los importes que conceden no son tan elevados como los de los bancos. Aun así, son suficientes y elevados. Una muestra es el préstamo coche de segunda mano de Cofidis, que ofrece hasta 60.000 euros.
  • Suelen ser más rápidas que los bancos al analizar las solicitudes, por lo que es probable que dispongas del dinero antes. En parte, se debe a que sus requisitos son más flexibles. 
  • Con cualquier EFC podrás realizar tu solicitud de forma 100% online, mientras que hoy en día no todos los bancos te ofrecen cumplimentar todo el proceso por internet. 

Préstamos para vehículos usados de bancos convencionales

  • Es posible que te pidan contratar otros productos suyos, como pueden ser seguros o tarjetas de crédito o cuentas, para darte un interés atractivo. 
  • Son la fuente de financiación que más capital puede concederte para financiar tu coche de segunda mano. Por ejemplo, el préstamo coche del Santander ofrece para vehículos seminuevos o nuevos hasta 90.000 euros o el préstamo coche de BBVA te podría prestar hasta 75.000 euros. 
  • Los tipos de interés pueden variar si el coche es nuevo o usado. Un ejemplo es el Préstamo Coche de BBVA que tendrá un tipo de interés desde el 5,95% TIN (desde el 6,95%TAE) si el vehículo es nuevo, pero desde el 7,20% TIN (desde el 8,29% TAE) si el vehículo tiene tres años de antigüedad o más. 
  • Ofrece más facilidades de pago si es tu entidad a través de otros productos como una tarjeta de crédito. 

Financiar coche de segunda mano con el concesionario

Entre coches de ocasión, de km 0 y seminuevos, es habitual que los concesionarios cuenten con diversos vehículos de segunda mano en sus flotas. Vehículos que, por el uso que han tenido, suelen ofrecer precios diferentes y condiciones de financiación distintas. 

  • La financiación de los concesionarios suele ser más cara. Al asumir más riesgo que los bancos, es habitual que los tipos de interés sean también más altos.
  • Suelen tener precios rebajados para los vehículos, puesto que las marcas buscan desprenderse de ellos cuanto antes para que no se deprecien con el paso del tiempo. 
  • Normalmente incluyen promociones o descuentos por su uso o por la época del año, extras a coste reducido… Aun así, su tipo de interés, normalmente, suele ser más elevado que el de la financiación bancaria. 
  • Mayor margen de negociación de las condiciones de la financiación que con bancos y entidades financieras de crédito, puesto que las marcas sí son propietarias del vehículo y prefieren desprenderse del vehículo cuanto antes para que no pierda valor con el paso del tiempo.
  • Ofrecen tanto financiación flexible como lineal y convencional.
  • Financian la totalidad del vehículo, si lo deseas.
  • Es probable que intenten incluir productos asociados: cláusulas ocultas en el contrato, revisiones en ciertos talleres, seguros concretos…
  • Falta de conocimientos profundos sobre finanzas de los comerciales que venden los vehículos, puesto que no suelen dominar tanto los aspectos más técnicos de los préstamos.
  • Se tramita más rápidamente que con muchos bancos, contando desde el momento en el que se hace la solicitud.

Los préstamos para comprar coches de segunda mano es posible que tengan un interés más elevado con cualquier financiera (bancos y concesionarios). El motivo es que el coche se devalúa más rápidamente con el paso del tiempo y el uso. Así, si no pudieras pagar el crédito y te embargasen el automóvil, hay más riesgo de que se venda por un importe inferior a la deuda que tienes pendiente. Para cubrirse ante este hipotético escenario es posible que establezcan un tipo de interés más alto conforme más antiguo es el coche. 

Financiar la compra de un coche de segunda mano a un particular

Si vas a pagar a plazos un coche de segunda mano a un particular, la única opción será un préstamo de una entidad financiera de crédito o de un banco convencional. En este caso, la entidad te exigirá que presentes un contrato escrito en el que ambas partes (comprador y vendedor) establezcáis el acuerdo con precio, cuotas y demás condiciones para evitar malentendidos.

Al comprarle el vehículo de segunda mano a un particular podrás conseguir un precio ajustado, ya que es posible que tenga cierta necesidad económica por vender el automóvil. También tendrás más margen para negociar algún descuento, dado que el particular no estará limitado por las políticas de venta de ninguna empresa. Con lo que tienes que tener cuidado es con el estado técnico del vehículo, ya que no siempre contarás con la garantía y seguridad de que ha sido revisado en profundidad por un servicio 100% profesional como el que ofrece una automovilística. 

Si adquieres el vehículo de un particular, no podrás solicitar financiación en un concesionario. Las financieras de las marcas solamente ofrecen préstamos para la compra de sus vehículos. 

Es importante que compares entre diferentes ofertas antes de adquirir coches de segunda mano financiados. Lo conveniente será que consultes las ofertas de préstamo coche de varias entidades y concesionarios para encontrar el crédito que te ofrezca las condiciones que mejor se adapten a tus necesidades. Además, saber negociar (sobre todo con concesionarios y particulares) será fundamental para acabar gastando menos dinero en la compra de un vehículo ya utilizado.

¿Son más caros los préstamos de coches de segunda mano que los créditos para un coche nuevo?

Depende, principalmente, de la antigüedad del vehículo y de con quién contrates la financiación. Las entidades bancarias asumen menos riesgo a la hora de conceder financiación y ofrecen tipos de interés, por lo general, más baratos que las financieras de las automovilísticas. 

Sin embargo, a diferencia de los concesionarios, los bancos no son propietarios de los vehículos, por lo que no tienen “necesidad de venta” y prefieren protegerse en caso de una venta futura de un vehículo embargado y que irá depreciándose con el tiempo sin llegar a cubrir la deuda pendiente. Por lo tanto, es posible que apliquen un interés más alto si el vehículo que se compra tiene cierta antigüedad, lo cual puede encarecer el precio final de la operación. Un ejemplo es el ya citado Préstamo Coche de BBVA, en el que el interés crece si el vehículo tiene más de tres años.

Podrías encontrar en concesionarios esta misma política de encarecer la financiación para un coche con cierta antigüedad. No obstante, los coches que intentan comercializar no suelen tener tanto uso como el de un particular, ni más de dos o tres años, por lo que es menos común. Además, muchas veces estas financieras buscan compensar sus intereses más altos con promociones y descuentos. 

Por todo ello es importante que hagas números con todas las opciones y que compares según el coste final del coche financiado, no solo el precio del vehículo en sí o las cuotas mensuales. Si quieres identificar el mejor préstamo para un coche de segunda mano, te recomendamos descargar la siguiente guía gratuita de HelpMyCash.com:

¡Guía GRATUITA! Cómo financiar tu coche con las mejores condiciones

Cómo financiar tu coche con las mejores condiciones

¿Estás pensando en comprar un coche nuevo y quieres conseguir la mejor financiación?

Enfrentarse a la compra de un vehículo es una operación que supone un desembolso económico elevado que podrá variar en función del tipo de vehículo que queramos. En muchos casos, necesitamos financiación para adquirir un nuevo coche y desde el comparador HelpMyCash.com hemos elaborado esta guía totalmente gratuita para que escojas el préstamo que más te conviene.

En ella podrás encontrar respuesta a cuestiones como:

  • ¿Es mejor un préstamo bancario o la financiación del concesionario?
  • ¿Qué costes debo tener en cuenta a la hora de comprar un coche?

Además, también se ofrecen varios consejos, trucos y pasos a seguir que pueden ser de lo más útiles si estamos pensando en financiar un coche. Siguiendo pautas como las que aparecen en esta guía, puedes acabar ahorrando mucho dinero en la financiación que decidas contratar para tu nuevo coche.

Ver y descargar guía

El leasing y el renting de concesionario para vehículos de segunda mano

El leasing y el renting son modalidades de financiación flexible ofertadas únicamente por los concesionarios. Son opciones que ofrecen también para vehículos de km 0 o de ocasión, porque al ser los propietarios, desean desprenderse de coches que ya tienen un mínimo uso para que no se devalúen con el tiempo. Por eso mismo, también estarán mucho más abiertos a negociar condiciones y precios. 

Renting para coches de segunda mano 

El modelo del renting, si es para financiar un coche de segunda mano, puede variar ligeramente sus condiciones. 

  • En coches nuevos el plazo suele estar entre los dos y los cinco años, mientras que para vehículos seminuevos será de entre seis y 12 meses
  • Las cuotas también incluyen todas las revisiones, seguro, etcétera, como en los nuevos. 
  • Kilometrajes de hasta 10.000 km al año. 
  • Suelen ofrecer periodos de prueba de diez o 15 días para que pruebes el vehículo y, en caso de que no te convenza, lo devuelvas.

Eso sí, el vehículo, como sucede con los nuevos, nunca será de tu propiedad. Por estas características, es común que las automovilísticas ofrezcan el renting de vehículos de segunda mano a autónomos y empresas que necesitan automóviles para periodos cortos de tiempo y que no quieren adquirir coches en propiedad. 

El leasing en vehículos de km 0 o seminuevos

El leasing sí incluye la venta del vehículo a la conclusión del plazo (que será de entre dos y cinco años, normalmente). Por eso, suele interesar mucho a los concesionarios, ya que acabarán desprendiéndose de vehículos que irán perdiendo valor con el paso del tiempo. 

Las marcas, interesadas en vender vehículos de km 0 o con muy poco uso, estarán más abiertas a negociar las condiciones del leasing (cuotas, precio al concluir el plazo…) y es probable que consigas otras ventajas adicionales (seguros a buen precio, extras, etcétera). A su vez, como tú te harás cargo de las revisiones y del mantenimiento, por ahí también es posible que consigas descuentos y reducciones de precio en tu leasing, puesto que las garantías de un coche con algo de uso no son las mismas que las de uno nuevo. 

Gastos adicionales de comprar financiado un coche de segunda mano 

Debes tener en cuenta que si el coche es relativamente antiguo y/o perteneciente a un particular, las reparaciones y el mantenimiento correrán íntegramente a tu cargo. Así que en tu cálculo de gastos tendrás que valorar las reparaciones y el mantenimiento, sabiendo que a mayor antigüedad, aunque el precio pueda ser inferior, también es probable que exija más gastos por estas cuestiones.

Por último, debes valorar el coste del seguro. Al adquirir un vehículo de segunda mano podrás:

  • Contratar un seguro nuevo por tu cuenta o alguno que te ofrezca un concesionario.
  • Mantener la póliza que tenía el anterior propietario (en caso de que se lo compres a él), comunicándoselo ambas partes a la aseguradora. Ésta recalculará tu póliza en base a tu perfil.
  • Traspasar el seguro de tu vehículo anterior, con lo que no perderás lo que ya hayas amortizado de tu póliza. 

Todo dependerá de lo que negocies con las aseguradoras, así como de tus necesidades y de tu perfil.

Requisitos para financiar un coche de segunda mano

Los requisitos para financiar un coche de segunda mano dependerán de con quién contrates el crédito. Como sucede con los coches nuevos, los bancos convencionales y las entidades financieras de crédito tienen requisitos más estrictos que los concesionarios. También es verdad, que por el hecho de asumir más riesgo, es común encontrar intereses más elevados en las financieras de las automovilísticas.

Aun así, hay varios requisitos comunes a cualquier alternativa, como son la mayoría de edad, el disponer de unos ingresos recurrentes y suficientes con los que puedas pagar el crédito y no estar en una lista de morosos. Así, para comprobarlo, generalmente, te pedirán: 

  • Fotocopia del DNI
  • Las últimas nómina o ingresos que tengas durante los últimos tres o seis meses.
  • La última declaración de la renta. 

A su vez, si recurres a tu banco, ya conocerán tu vida laboral, si posees bienes o tus datos personales. Por eso, ahorrarás en papeleos. Si, por el contrario, recurres a un préstamo bancario de otra entidad, sí es muy probable que te pidan que facilites toda esta información. 

Por último, puedes encontrarte con la exigencia de que tengas que contratar algún servicio o producto bonificado; tarjetas de crédito, seguros, revisiones en determinados talleres, etcétera que hagan que tu financiación tenga un interés más bajo. No obstante, al financiar vehículos de segunda mano es menos frecuente que si el coche es nuevo. 

Trucos para conseguir financiación para un coche de segunda mano

Un vehículo de segunda mano te puede interesar más si lo que buscas es un buen precio, si quieres disponer del coche cuanto antes sin importarte que sea el modelo más moderno y si no te importa que tenga un mínimo uso, siempre y cuando esté en estado óptimo. En una tesitura así, los vehículos de segunda mano te pueden aportar todo lo que necesitas y a un precio más reducido.

A continuación, te ofrecemos cinco trucos o aspectos muy útiles a la hora de financiar un vehículo de segunda mano: 

  1. Busca coches de no excesiva antigüedad para conseguir financiación y precios asequibles. Es cierto que cuantos menos años tenga el vehículo, más caro será su precio, pero más barata la financiación. Para pagar lo mínimo posible, busca un equilibrio entre el precio del vehículo y el del préstamo. 
  2. Negocia el precio del vehículo, ya sea con un particular como con un concesionario. Utilizar contraofertas de otras financiaciones, en el caso de los concesionarios, y de otros particulares en el caso del propietario personal, es una buena estrategia. Además, con el concesionario también podrás utilizar esta estrategia para negociar otros aspectos de la financiación, no solo para el precio del coche.
  3. Compara entre diferentes opciones con financieras y bancos. Para conseguir el mejor préstamo, consulta a varias entidades, compara condiciones y negocia para mejorarlas. Si eres solvente, tendrás muchas más posibilidades de que te rebajen el interés o te eliminen comisiones.
  4. Cuidado con los “extras” de financiar un coche. Cuando compares ofertas, no te centres solo en el TIN, ya que puede haber otros costes adicionales: comisiones, seguros asociados... Por eso es mejor referencia la TAE, que tiene en cuenta el TIN y todos esos otros gastos mencionados. Así, el préstamo más barato será el que tenga una TAE más baja. 
  5. No te fíes de la cuota mensual más baja. Una cuota reducida cada mes puede ser muy cómoda, pero no te asegura pagar menos por tu financiación, sobre todo si el plazo de devolución es largo. Con esta tabla puedes ver un ejemplo de lo que te decimos:

 

Préstamo A

Préstamo B

Importe

10.000€

10.000€

Plazo

5 años

7 años

TIN

5%

6%

Cuota mensual

188,71€/mes

146,09€/mes

Total a devolver

11.322,74€

12.271,19€

A pesar de que el Préstamo B tiene cuotas más baratas, es más caro a la larga por tener un interés más alto y un plazo más largo. Lo mejor es  contratar un crédito con un interés bajo y un plazo corto, de tal forma que se generen intereses durante menos tiempo y tú pagues menos a la larga, aunque las mensualidades sean más elevadas. 

¿Qué documentos pedir al comprar un coche de segunda mano?

Al comprar un coche de segunda mano, especialmente si se trata de un vehículo de un particular, es importante que solicites ciertos documentos que certifiquen la operación. Así, te recomendamos que pidas:

  • Historial de las ITV para conocer el estado real del vehículo.
  • Informe de las cargas del vehículo.
  • Contrato de compraventa que deje por escrito la operación.
  • Eliminar la reserva de dominio. De este trámite deberá encargarse el actual propietario si decidió financiar la compra del vehículo.

¿Qué trámites hay que realizar en la compra de un coche de segunda mano?

Además de pedir la documentación necesaria al primer propietario, también debes realizar tres trámites para formalizar la compraventa:

  • Rellenar el formulario 620 o 621 del Impuesto de Transmisiones Patrimoniales.
  • Realizar el cambio de titularidad en Tráfico. Este trámite tiene un coste de 54,6 euros.
  • Notificar el cambio de titularidad a la DGT. Este trámite tiene un coste de 8,5 euros.

Generalmente tendrás un plazo máximo de 30 días desde que se realizó la compra para llevar a cabo estos tres trámites.

Julio y diciembre son los dos meses en los que más aumentan las ventas de coches de segunda mano. Por un lado, en julio porque muchos desean el vehículo para las vacaciones y las marcas intentan desprenderse de los coches en stock antes de que salgan modelos nuevos tras el verano. No obstante, también son conscientes de que en julio, la demanda es más alta, por lo que puedes encontrarte con precios, de inicio, más elevados que en otros meses.

Por su parte, en diciembre las automovilísticas desean cerrar a nivel fiscal sus balances, por lo que procuran deshacerse de los vehículos que aun tienen en stock. Por esos mismos motivos también, en esas fechas el margen de negociación con los concesionarios será mayor.