certificado-energetico1

¿Qué es el certificado energético de una vivienda y para qué sirve?

El certificado energético de una vivienda es un documento que indica cuánta energía consume nuestra casa para funcionar en condiciones normales y, a su vez, acredita el nivel de eficiencia en el consumo energético.

Gracias a este documento podemos hacernos una idea de las condiciones energéticas en las que se encuentra la vivienda. Si consume demasiado porque, por ejemplo, los electrodomésticos son muy antiguos o la red de cableado está en mal estado, es probable que se tengan hacer reformas para optimizar el consumo. 

La finalidad de la obtención del certificado energético de la vivienda es reducir al mínimo el consumo de energía en los hogares. Con esto, se pretenden lograr dos objetivos: reducir el importe de las facturas de luz en el domicilio y minimizar el impacto ambiental del uso desmedido de la electricidad.

¿Es obligatorio el certificado energético para vender un piso?

Sí, con la última reforma de la ley en junio de 2013, este documento resulta obligatorio para poder vender un piso en toda España. En efecto, debemos presentarlo en la notaría para finalizar la venta. Si no lo tenemos en el momento de la firma, el notario puede negarse a proceder con la venta.

Además, deberemos añadir la etiqueta de calificación energética (como la de los electrodomésticos) en los anuncios de venta en los portales inmobiliarios. De lo contrario, podríamos ser multados por la Administración.

¿Necesito el certificado energético del edificio para vender mi casa?

Desde la última actualización de la normativa del certificado energético en España (junio 2021), todos los edificios que deban pasar la Inspección Técnica (ITE) tendrán que renovar también su certificado energético. De este modo, de forma general, si la finca tiene una antigüedad superior a los 30 años, necesitaremos el certificado de eficiencia energética del edificio para poder vender. Es importante tener en cuenta que este plazo varía de una comunidad autónoma a la otra. 

¿Cómo obtener el certificado energético de mi vivienda?

Para conseguir el certificado energético de la vivienda debemos seguir una serie de pasos:

cómo pedir certificado energético

  1. Contratar los servicios de un experto en la materia, más conocido como certificador energético. Este lo podemos conseguir en la web o través de los listados que hay disponibles en los Colegios de Profesionales. Si estamos vendiendo con una agencia inmobiliaria, es probable que esta se encargue de buscar y contratar al técnico.

    • Es importante que la persona encargada de realizar esta revisión tenga experiencia y estudios que lo avalen. Pese a que hay muchos profesionales que se dedican a esta tarea, siempre es más recomendable contratar a aquellos certificadores que son arquitectos o ingenieros, ya que sus recomendaciones serán más profesionales.

  2. El técnico deberá visitar la casa para elaborar el certificado. En la inspección el profesional evaluará las condiciones energéticas de la vivienda y hará el informe respectivo. Este documento incluirá el nivel de consumo de la casa y las mejoras que se pueden hacer para optimizar el consumo energético.

  3. El técnico (o nosotros si queremos) deberá registrar el documento ante el organismo competente de nuestra localidad para obtener la respectiva etiqueta energética, que es un resumen visual del documento.

¡Importante! Las agencias online no suelen incluir el certificado energético en sus tarifas, pero sí pueden tramitarlo por un coste adicional. Recuerda consultar las condiciones antes de contratar una agencia inmobiliaria.

¿Qué se tiene en cuenta para otorgar el certificado energético?

Teniendo en cuenta que lo que se busca con este documento es señalar cuánta energía consume el inmueble, el certificador revisará aspectos tales como:

Aislamiento térmico de la vivienda (ventanas y toldos en caso de que los tenga).

Estado de las fachadas y suelos, donde se evalúa los cerramientos del inmueble con el exterior.

Estado de las instalaciones de agua y refrigeración 

A estos aspectos a revisar, el certificador añadirá en su evaluación posibles cambios con los que mejorar la "nota" de la vivienda. Debemos tener en cuenta que la calificación que se utiliza es la misma que la que podemos encontrar en las etiquetas de certificación energética de los electrodomésticos. Por lo tanto, si nuestra casa es muy eficiente logrará un A; mientras que una mala eficiencia le otorgaría una G. No obstante, la mayoría de las viviendas en España tienen todavía calificación del tipo F.

¿Qué precio tiene el certificado de eficiencia energética?

Según Certicalia, el precio medio de un certificado energético en España ronda los 60 euros. Sin embargo, el coste varía en función del inspector que contratemos y de  las características propias de la vivienda: ubicación geográfica, tipo de inmueble y metros cuadrados, entre otras cosas.

Además, en algunas comunidades autónomas tendremos que pagar unas tasas administrativas al momento de registrar el certificado. En Cataluña, por ejemplo, ascienden a 12,05 euros; en la Comunidad Valenciana a 10 euros y en Madrid no existen tasas relacionadas con este trámite.

¿Sabes qué gastos de la venta de la vivienda asume el vendedor? Descúbrelos aquí.

¿Cuántos años de vigencia tiene el certificado energético?

Un certificado energético tiene una validez de 10 años. Si lo tenemos y no ha caducado, no hace falta renovarlo para vender. No obstante, si hemos realizado reformas o reparaciones importantes en el piso, tendremos que gestionarlo de nuevo para realizar la venta.

¡Importante! Desde junio de 2021, todas las viviendas que tienen calificación energética G deben renovar el certificado cada cinco años.

¿Qué pasa si no tengo el certificado energético para vender el piso?

A día de hoy, todos aquellos que queramos vender un inmueble estamos obligados a presentar el certificado energético en regla. Si no lo tenemos, corremos el riesgo de que el notario no nos permita firmar la compraventa.

A su vez, existen penalizaciones económicas para los casos de incumplimiento de la reglamentación sobre el certificado energético. Por ejemplo: publicitar el inmueble sin añadir la etiqueta energética se considera una infracción leve y se salda con unos 300 euros. Sin embargo, recurrir a una falsificación del certificado energético pasa a considerarse infracción grave y la multa puede alcanzar los 6.000 euros.

¿Cómo puedo mejorar la calificación energética de mi casa?

Si, tras la revisión, la conclusión del inspector es que nuestra casa carece de una buena calificación, podemos aplicar algunas medidas para mejorar la nota. En principio el propio examinador será el que nos dé la lista de los factores que podemos cambiar para conseguir consumir menos energía. No obstante, existen unos básicos como:

ventanas certificado energético 1. Cambiar las ventanas: si nunca hemos cambiado las ventanas y nuestro piso es viejo, es posible que tengamos cristales simples o que ya no sellen bien las juntas. Por este motivo, renovarlas puede ser una muy buena inversión, ya que las nuevas cuentan con doble acristalamiento, que evitan que entre el calor y aíslan mejor el ruido.
puertas certificado energético

2. Renovar las puertas: tal vez nos dé más pereza que las ventanas, pero es otro de los puntos de filtración de frío y calor y, si están en mal estado, pueden aumentar el consumo de calefacción o de aires acondicionados. Si no estamos dispuestos a cambiarlas, o no nos lo podemos permitir, la otra opción es utilizar burletes para aislar mejor las habitaciones.

suelos y paredes piso en venta

3. Suelos y paredes: es la mayor reforma de todas, pero es importante controlar que el aislamiento sigue cumpliendo su función. Esto lo notaremos sobre todo en los garajes y buhardillas.

Mejorar luz certificado energético

4. Bombillas para ahorrar: la actualización más rápida y económica es la de renovar las bombillas de la vivienda. Si bien es cierto que desde hace años utilizamos las que se conocen como "de bajo consumo", las LED son una opción bastante mejor.

¿Vale la pena mejorar la certificación energética para vender la casa?

Aunque los compradores de viviendas pueden tener en cuenta la calificación energética de la casa, esta no constituye uno de los criterios más importantes a la hora de elegir, como sí lo son el precio o la ubicación de la vivienda. En efecto, la mayoría de las propiedades en España tienen una calificación del tipo F. Solo aquellas que han sido diseñadas con criterios bioclimáticos y que cuentan con instalaciones de alta eficiencia o de energías renovables pueden alcanzar la calificación tipo A o B. Por tanto, sí vale la pena hacer pequeñas mejoras, como cambiar las bombillas o reparar las puertas y ventanas si estas no cierran bien. Pero no es conveniente invertir demasiado dinero para mejorar la eficiencia energética si sabemos de antemano que no alcanzaremos las calificaciones más altas.

FAQ- Preguntas frecuentes sobre el certificado energético de una vivienda

El certificado energético es uno de los documentos que necesitamos para vender un piso, pero es obligatorio desde hace apenas unos años. Por esto, genera muchas dudas en los vendedores. Desde HelpMyCash.com queremos responder a las preguntas más frecuentes que tienen los usuarios:

De manera general, todas las viviendas residenciales necesitan el certificado energético para poder ser vendidas. Existe una confusión generalizada porque el decreto que regula este trámite indica que "se excluyen del ámbito de aplicación los edificios o partes de edificios aislados con una superficie útil inferior de 50 metros cuadrados". No obstante, esto se refiere a viviendas aisladas, como una casa de campo, y no destinadas a uso residencial. Este documento es obligatorio y el comprador no nos podrá exonerar de su presentación.

Aunque en Internet podemos ver algunas empresas que promocionan realizar la gestión del certificado energético online y sin realizar la visita. Esto no es del todo legal, ya que es imprescindible la inspección del técnico para que pueda verificar las condiciones de las instalaciones eléctricas de la casa. Esto podría ser considera una infracción grave, por la posible existencia de falsedades, y podría acarrear una multa de entre 1.000 euros y 6.000 euros por parte de la Administración.

 

¿TIENES DUDAS? Si tienes más preguntas sobre el certificado energético, haz clic en el botón y nuestros expertos resolverán tus inquietudes.