Carencia de los préstamos personales: qué es y cuándo conviene pedirla

Tema del artículo: Préstamo personal
prestamos personales

Si nos decidimos a solicitar y contratar préstamos personales es porque estamos seguros de que podremos devolver el dinero prestado más los intereses dentro del plazo de reembolso. Sin embargo, nuestra situación económica puede cambiar, especialmente ahora que el mercado laboral aún sufre los efectos de la crisis. Afortunadamente, algunos créditos personales incluyen la posibilidad de no pagar una parte o la totalidad del importe de las cuotas durante un tiempo: es lo que se conoce como período de carencia.

¿Qué créditos personales permiten solicitar un período de carencia?

En la práctica, cualquier crédito al consumo puede incluir un período de carencia, aunque lo más habitual es que lo incluyan los préstamos personales dirigidos a personas que no disponen de unos ingresos recurrentes, como los estudiantes. Otra característica de los préstamos personales con carencia es su plazo, normalmente más largo que el de los créditos que no la incluyen.

Dependiendo de las condiciones establecidas por la entidad prestamista, el período de carencia se puede solicitar al inicio de la vida del crédito o más adelante. Además, podemos distinguir entre dos tipos de carencia de los préstamos personales:

  • Carencia total: un préstamo personal con carencia total nos da la posibilidad de no pagar absolutamente nada durante un tiempo determinado.
  • Carencia parcial o de capital: en cambio, si pedimos un préstamo personal con carencia parcial, durante el período de carencia podremos pagar sólo los intereses del mismo.

La carencia de los préstamos personales, una opción útil pero cara

Solicitar préstamos personales con carencia nos puede ir muy bien si creemos que nuestra situación económica puede cambiar durante los próximos años y prevemos que no seremos capaces de pagar el importe de las cuotas. Por ejemplo, si somos estudiantes y pedimos un crédito al consumo con carencia total de 5 años, podremos cursar nuestros estudios y no pagar ninguna cuota hasta que los acabemos.

Sin embargo, la carencia de los créditos personales es también una opción costosa. Veámoslo con el siguiente ejemplo: supongamos que tenemos un préstamo de 10.000 € a devolver en 8 años y al 9 % TAE. En caso de no pedir carencia, pagaríamos una cuota mensual de 146,50 € y acabaríamos devolviendo un total de 14.064,27 € a la entidad. En cambio, si pedimos una carencia inicial de dos años, tendremos que pagar lo siguiente:

  • Con carencia de capital: en este caso, pagaremos una cuota de 75 € durante el periodo de carencia y de 180,26 € durante el resto del plazo para un total de 14.778,28 €.
  • Con carencia total: si nos decantamos por esta opción, no pagaremos nada durante los dos primeros años, pero las cuotas del periodo posterior serán de 215,66 € para un total de 15.527,57 €.

¿Existen otras maneras de evitar el impago de un crédito al consumo?

Como vemos, pedir préstamos personales con carencia nos puede venir bien si no podemos hacer frente a las mensualidades, pero es una opción que tiene un coste. Sin embargo, existen otras maneras de reducir o eliminar temporalmente el importe de las cuotas.

Por ejemplo, podemos alargar el plazo de reembolso algunos meses o años para que la cuantía de las mensualidades sea un poco más asequible, aunque al final también acabaremos pagando más dinero en intereses. Algunos créditos ofrecen otras opciones, como el Crédito Directo de Cofidis. Esta entidad dispone del servicio “Comodín”, que permite aplazar el pago de una mensualidad sin coste adicional y sin que eso suponga un cambio en el importe de las cuotas posteriores o de las condiciones de financiación.

También te puede interesar

Más sobre Préstamo personal

Autor: Miquel Riera


Sobre HelpMyCash:

HelpMyCash es uno de los comparadores de finanzas personales más importantes de España, en el que confían medios como La Vanguardia.com, Finanzas.com o ElMundo.es.

Te ayudamos a elegir la cuenta con menos comisiones, el préstamo o hipoteca con el interés más bajo, el depósito más rentable o la inmobiliaria para vender tu piso. Proporcionamos trucos, consejos y herramientas de cálculo, todo completamente gratis.

Nuestra información es imparcial, sencilla y constantemente actualizada, para que lo sepas todo antes que nadie en el menor tiempo posible. En finanzas… ¡información es poder!

Ir a la portada web Ir a la portada del blog Alta boletín

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.