Consigue tu hipoteca con la ayuda de un experto

Ponemos un experto a tu disposición que estudiará tu caso y encontrará las mejores ofertas adaptadas a tu perfil. Solicita tu estudio gratis y sin compromiso.

Condiciones para conseguir una hipoteca: ahorros, ingresos, trabajo estable, buen historial y posibles avales

1. Tener ahorrado al menos el 30% del precio de la vivienda

El primer requisito para pedir una hipoteca y conseguir la aprobación del banco es tener dinero ahorrado. En general, las entidades no prestan todo lo que cuesta la vivienda que quieres comprar y financian hasta el 80% de su valor de compraventa o tasación. Es su manera de reducir el riesgo de la operación y protegerse frente a las pérdidas que les generaría tener que embargar la casa en caso de impago. Resumiendo: deberás aportar ese 20% restante de tu bolsillo.

A esto hay que sumar los gastos asociados a la compraventa y a la escrituración de la hipoteca, que también tendrás que pagar. Son los impuestos, la tasación del inmueble, las costas notariales y registrales y los honorarios de la gestoría. Su coste total equivale a entre el 10% y el 12% sobre el precio de la vivienda.

En conclusión, si necesitas una hipoteca, tendrás que  tener ahorrado al menos el 30% de lo que vas a pagar por la casa o el piso que quieres comprar. Por ejemplo, si la vivienda que te interesa cuesta 100.000 euros, necesitarás unos ahorros mínimos de 30.000 euros (el 30%) para que los bancos te ofrezcan una hipoteca. De ese dinero, 20.000 euros irán destinados a cubrir la entrada y los 10.000 euros restantes, para afrontar los gastos de compraventa.

Si pides una hipoteca para comprar una segunda vivienda, el banco te financiará un máximo de entre el 60% y el 70% de su precio. Es decir, que deberás tener ahorrado el 50% o el 40%, respectivamente, de lo que te cueste.

¿Qué hago si no tengo tantos ahorros?

Es posible que no tengas ahorrado tanto dinero, sobre todo si eres joven y llevas pocos años trabajando. Si es tu caso, tranquilo porque no está todo perdido: hay bancos que sí te concederán el préstamo si tienes un buen perfil y estabilidad laboral. En nuestra página sobre las hipotecas de más del 80% te contamos a qué entidades puedes acudir si tienes pocos ahorros y por qué te puede merecer mucho la pena contratar a un bróker hipotecario para que te ayude a negociar este tipo de préstamos complicados.

2. Cobrar ingresos suficientes para pagar las cuotas

Otro requisito imprescindible que te van a pedir todos los bancos es que cobres un buen sueldo. La cantidad exacta puede variar de una entidad a otra, pero normalmente aprobarán tu solicitud si las cuotas de la hipoteca y de tus otras deudas no superan el 35% de tus ingresos netos. Ese porcentaje es el máximo que el Banco de España recomienda dedicar al pago de las deudas financieras.

Imagina, por ejemplo, que no tienes otras deudas y que la hipoteca que te interesa tiene unas cuotas mensuales de 600 euros. Para no superar ese endeudamiento máximo del 35%, deberás cobrar un sueldo de al menos 1.714,29 euros.

Si tus ingresos no bastan para pagar las cuotas sin problemas, puedes solicitar el préstamo con otro titular para igualar entre ambos ese sueldo mínimo requerido por el banco. De hecho, dado que el salario más frecuente en España apenas supera los 1.500 euros brutos al mes (según el Instituto Nacional de Estadística), no nos vamos a engañar: lo más probable es que tengas que solicitar la hipoteca con tu pareja o con otra persona. Ahora bien, esa petición conjunta te permitirá acceder a unas mejores condiciones de financiación (intereses más bajos, financiación de más del 80%...), porque a ojos del banco es menos arriesgado prestaros el dinero.

Puedes usar este simulador para calcular las cuotas de la hipoteca que te interesa y comprobar que puedes pagarlas con menos del 35% de tus ingresos.

3. Contar con un trabajo estable

Para que te concedan una hipoteca también necesitas tener una situación laboral estable. Es un requisito más que lógico, dado que el banco quiere asegurarse de que podrás pagar las cuotas durante los 20 o 30 años que dura un préstamo hipotecario.

  • Si trabajas por cuenta ajena, necesitarás contar con un contrato indefinido y tener cierta antigüedad en tu empresa (unos seis meses o más).

  • Si eres autónomo o empresario, tendrás que ser dueño de un negocio viable y con beneficios recurrentes durante los últimos dos años como mínimo.

Otro aspecto que valoran las entidades es el sector en el que trabajas. Por ejemplo, te verán con muy buenos ojos si eres funcionario o si estás empleado en sectores pujantes como la informática o las nuevas tecnologías. En cambio, tus opciones de obtener la aprobación serán más bajas si trabajas en un sector ligado a la estacionalidad, como la hostelería o el turismo.

4. Tener un buen historial crediticio

Todos los bancos revisarán tu historial crediticio al estudiar tu solicitud hipotecaria. Es decir, qué comprobarán si tienes otros préstamos vigentes y si los pagas cuando toca. Esa información la consultan en la Central de Información de Riesgos del Banco de España (CIRBE). También accederán a listados de morosos como ASNEF o RAI para saber si tienes algún impago pendiente.

Lo ideal es que pidas la hipoteca sin ninguna otra deuda vigente, pues así tendrás muchas más probabilidades de obtener la aprobación. Tener otros préstamos contraídos no se traducirá en una denegación automática, pero sí te restará opciones. Si estás pagando otros créditos, asegúrate de cobrar un sueldo suficiente para poder afrontar sus cuotas y las de la hipoteca (recuerda lo que te hemos contado arriba sobre el endeudamiento máximo del 35%).

Si tienes alguna cuota impagada asociada a cualquier otro préstamo, no pierdas el tiempo y no pidas un crédito hipotecario, porque el banco rechazará tu solicitud al momento. En estos casos, nuestro consejo es que, primero, pagues lo que debes por esa demora y, segundo, deja pasar un par de meses antes de pedir la hipoteca.

5. Aportar avales o garantías extra: ¿es buena idea?

Si el banco tiene dudas sobre tu solvencia (porque llevas poco tiempo trabajando, por ejemplo), es posible que pida que otra persona te avale o que aporte una propiedad suya como garantía adicional para dar más seguridad a la operación. Cumplir este requisito aumentará tus probabilidades de que te concedan la hipoteca, pero también tiene sus riesgos. Te los explicamos:

  • Si tus padres u otra persona te respaldan con un aval solidario, responderán con todo su patrimonio ante posibles impagos. Es decir, que si no pagas las cuotas, el banco podría embargar también sus nóminas, sus cuentas, sus propiedades, etc.

  • Si otra persona te avala con su vivienda, podrá ser embargada en caso de impago. Es decir, que esa persona podría perder su propiedad si tú no pagas las cuotas.

Como ves, aportar un aval puede ser muy perjudicial para la persona que te respalda. Por este motivo, te aconsejamos pensártelo muy bien antes de pedir a alguien que te avale con su patrimonio o con su vivienda.

Una de las condiciones que piden muchos bancos cuando necesitas financiación de más del 80% es que aportes un aval de otra persona como garantía. Un truco para que te quites cuanto antes ese peso, es negociar con la entidad para que elimine el aval cuanto te quede por pagar un importe inferior al 80% del valor del inmueble. Algunas entidades incluyen esta cláusula en sus contratos, como Hipotecas.com, aunque son pocas. Banco Santander, por ejemplo, lo elimina al quinto año siempre que estés al día con tus cuotas.

¿Cuál es la edad para pedir un préstamo hipotecario?

Es posible que te preguntes si debes tener una edad concreta para conseguir un préstamo hipotecario. Los bancos, por norma general, no establecen una edad mínima, aunque es difícil que seas solvente si tienes menos de 25 años. En cuanto a la edad máxima, normalmente te exigirán no tener más de 70, 75 u 80 años cuando acabe el plazo de la hipoteca, unos límites que pueden variar en función de la política de la entidad.

Por ejemplo, pongamos que pides financiación a un banco que establece una edad máxima al final de 75 años. Si tienes 40 años ahora mismo, el plazo de la hipoteca que pidas no podrá superar los 30 años. Pero si tienes 60, ese plazo no podrá ser de más de 15 años.

Si tu edad es avanzada y necesitas un plazo largo para devolver el préstamo, lo ideal es que busques a bancos que te permitan liquidar la deuda hasta que cumplas los 80 años. Así, no estarás obligado a seleccionar un plazo corto que dispare el importe de las cuotas mensuales.

¿Tienes 35 años o menos? Hay bancos que te ofrecen un interés más bajo o una financiación de más del 80%. Te lo contamos en nuestra página sobre las hipotecas para jóvenes.

Documentación para solicitar una hipoteca en 2022

Ya hemos visto cuáles son todos los requisitos para pedir una hipoteca, pero ¿cómo comprueba el banco que se cumplen? La respuesta es sencilla: las entidades piden varios documentos con información personal, laboral y financiera del solicitante y los analizan para asegurarse de que todo está en orden.

Ten preparadas las copias de los siguientes documentos, que son los que suelen pedir la inmensa mayoría de los bancos:

El DNI o NIE en vigor

Vida laboral actualizada

Declaración del IRPF más reciente

Extracto bancario de los últimos meses

Escrituras de todas las propiedades que tengamos

Últimos recibos pagados de los préstamos que tengamos

Contrato de alquiler y últimos recibos si estamos viviendo en una casa arrendada

Justificantes de otros ingresos o rentas

Si solicitas tu préstamo en una oficina, esta documentación se la tendrás que entregar en mano al banquero. En cambio, si pides una hipoteca online a un banco que opera por Internet, podrás mandársela por correo electrónico o adjuntarla en su plataforma virtual.

Cumplo los requisitos: ¿qué banco da la mejor hipoteca?

Cumplir todas y cada una de las condiciones mencionadas en esta página aumenta exponencialmente tus probabilidades de conseguir una hipoteca. Y no solo eso: también tendrás muchas más opciones de que te ofrezcan un buen tipo de interés, dado que la banca quiere prestar su dinero a personas con solvencia demostrada.

Ten en cuenta, eso sí, que la concesión nunca está asegurada al 100%. Sabemos de buena tinta que hay bancos que, por una cuestión puramente comercial, rechazan solicitudes de clientes solventes porque su perfil no encaja con lo que buscan. Por eso nuestra recomendación es que siempre busques más de una oferta (al menos tres) y negocies con más de una entidad.

Desde HelpMyCash te facilitamos varias herramientas que te ayudarán a conseguir la mejor hipoteca posible. Son las siguientes:

  • El ranking de las mejores hipotecas, en el que encontrarás las ofertas de hipotecas más baratas de todos los bancos que operan en España.

  • El comparador de hipotecas, donde te mostramos toda la oferta hipotecaria disponible en nuestro país.

  • Un servicio de bróker hipotecario, con el que te ponemos en contacto con un intermediario que buscará hipotecas personalizadas y ajustadas a tu perfil. El valor añadido de estos profesionales es que tienen experiencia más que demostrada para negociar condiciones ventajosas, probablemente mejores de las que podrías conseguir por tu cuenta por una simple razón: ese es su trabajo.

Mejores hipotecas disponibles en HelpMyCash

A través de nuestra página también puedes solicitar varias de las hipotecas más atractivas que se conceden en España. Solo tienes que pinchar sobre el botón “Solicitar información” para que te redirijamos a la web del banco que te interese. Si no colaboramos con ese banco directamente, tendrás la posibilidad de contratar a un intermediario hipotecario que buscará las mejores alternativas. Puedes rechazar el servicio sin ningún compromiso ni coste alguno. Recuerda que tú tienes la última palabra.

Hipotecas atractivas a tipo fijo disponibles en HelpMyCash Ordenado por HelpMyCash
#1
Bonificado* Sin bonificar
TIN 2,07 % 2,47 %
TAE 2,37 % 2,49 %
Cuota 509 € 528 €
*2 productos bonificadores
#2
Bonificado* Sin bonificar
TIN 2,05 % 3,05 %
TAE 2,91 % 3,69 %
Cuota 508 € 556 €
*3 productos bonificadores
#3
TIN 2,99 %
TAE 3,12 %
Cuota 554 €
0 vinculaciones
#4
Bonificado* Sin bonificar
TIN 1,76 % 2,86 %
TAE 2,36 % 3,03 %
Cuota 495 € 546 €
*4 productos bonificadores
#5
TIN 2,80 %
TAE 3,08 %
Cuota 545 €
0 vinculaciones

Este listado ha sido elaborado por HelpMyCash.com. La información presentada ha sido investigada por el equipo editorial y, en algunas ocasiones, proporcionada por las propias entidades. Muchos o todos los productos que aparecen aquí son ofrecidos por nuestros socios comerciales. Esto puede influir en el lugar en el que aparece el producto en el listado, pero no influye en nuestra evaluación. Para ello, tenemos en cuenta diferentes criterios objetivos: el interés (TIN), la cantidad y precio de los productos que hay que contratar o a los que hay que adherirse para conseguir un interés bonificado, las opiniones de nuestros usuarios y la valoración de nuestros analistas. Nuestras valoraciones son propias. Actualizamos las ofertas y la información periódicamente. ¿Has encontrado algún error? Por favor, escríbenos un e-mail a atencion-al-cliente@helpmycash.com para que podamos corregirlo.

Hipotecas variables destacadas disponibles en HelpMyCash Ordenado por HelpMyCash
#1
Bonificado* Sin bonificar
TIN E + 0,89 % E + 1,29 %
TAE 1,98 % 2,10 %
Cuota 352 € 370 €
*2 productos bonificadores
#2
Bonificado* Sin bonificar
TIN E + 0,79 % E + 1,79 %
TAE 1,97 % 2,64 %
Cuota 347 € 389 €
*3 productos bonificadores
#3
TIN E + 1,49 %
TAE 3,00 %
Cuota 382 €
0 vinculaciones
#4
TIN E + 0,78 %
TAE 1,26 %
Cuota 346 €
0 vinculaciones
#5
Bonificado* Sin bonificar
TIN E + 0,79 % E + 1,59 %
TAE 1,64 % 1,76 %
Cuota 347 € 382 €
*3 productos bonificadores

Este listado ha sido elaborado por HelpMyCash.com. La información presentada ha sido investigada por el equipo editorial y, en algunas ocasiones, proporcionada por las propias entidades. Muchos o todos los productos que aparecen aquí son ofrecidos por nuestros socios comerciales. Esto puede influir en el lugar en el que aparece el producto en el listado, pero no influye en nuestra evaluación. Para ello, tenemos en cuenta diferentes criterios objetivos: el interés (TIN), la cantidad y precio de los productos que hay que contratar o a los que hay que adherirse para conseguir un interés bonificado, las opiniones de nuestros usuarios y la valoración de nuestros analistas. Nuestras valoraciones son propias. Actualizamos las ofertas y la información periódicamente. ¿Has encontrado algún error? Por favor, escríbenos un e-mail a atencion-al-cliente@helpmycash.com para que podamos corregirlo.

¿Qué hago si no cumplo alguna de estas condiciones?

Si no cumples todos los requisitos mencionados, es muy probable que tu solicitud no prospere. Te proponemos dos alternativas:

  • Ofrece otras garantías de pago para tratar de convencer al banco: quizás sí apruebe tu solicitud si pides la hipoteca junto a otro cotitular (tus padres o tu pareja), si te avala otra persona… Todo dependerá, eso sí, de la política de riesgos de la entidad.

  • Espera a tener una mejor situación económica y financiera: queremos ser muy insistentes en este punto, porque el fin último de pedir una hipoteca es poder pagarla, no sobreendeudarse y poner en peligro tu economía familiar. Si varios bancos rechazan tu solicitud, deja pasar algo de tiempo y solicita tu hipoteca cuando sí cumplas las condiciones de solvencia que te hemos explicado. Así, además, te ofrecerán un mejor precio, porque representarás menos riesgo para el banco.

¡Recuerda! Si no pagas las cuotas de la hipoteca, puedes perder tu vivienda. Por ello, no te recomendamos pedirla si crees que podrías tener problemas para hacer frente a sus mensualidades.
Filtros
Tipo de hipotecas
Uso de la vivienda
Finalidad
Financiación máxima