Cómo pedir una hipoteca al banco

¿Quieres comprar una casa y necesitas una hipoteca pero…

  • ...no sabes cómo distinguir una buena oferta de una mala?
  • ...tienes miedo de no entender la jerga del banco?
  • ...no quieres que te "cuelen" cláusulas abusivas?
  • ...quieres asegurarte de que podrás pagar?

Recibirás de manera gratuita en tu email un documento en PDF con las 25 preguntas imprescindibles para imprimir y rellenar en el banco, con explicaciones sencillas de qué te conviene más y por qué, calculadoras gratis para que lo calcules tú mism@ y las leyes y normas más importantes a tener en cuenta.

Precio: GRATIS

¿Dónde quieres recibir la guía?

!No enviamos SPAM!

@


En la guía sobre Cómo pedir una hipoteca al banco aprenderás a negociar una buena hipoteca con el banco, sin cláusulas abusivas y con las condiciones que mejor se adapten a tu perfil financiero.

1. Compara 3 ofertas al mismo tiempo

Al consultar varios préstamos hipotecarios al mismo tiempo al mismo tiempo, por un lado entenderás mejor el producto y por otro lado tendrás más ofertas entre las que elegir, y más opciones si algún banco te deniega la hipoteca.

Consultar las hipotecas online

Los bancos online siempre suelen tener hipotecas con diferenciales bastante bajos comparados con la media actual, y también menos comisiones y productos vinculados.

2. Negocia cualquier aspecto de la hipoteca

Igual que la mayor parte de los productos bancarios, las condiciones de los préstamos hipotecarios se pueden negociar hasta cierto punto. Así, factores como el interés aplicado, las comisiones o la vinculación requerida se pueden modificar dependiendo de nuestro perfil financiero, de las garantías que ofrezcamos al banco y de la relación que mantengamos con él.

Si no te ves capaz de negociar la mejor oferta posible o, sencillamente, no tienes tiempo, puedes acudir a un intermediario financiero, un profesional que conoce muy bien los bancos y sabe cómo “sacarles” un interés más bajo, o un “sí” cuando a al principio habían dicho “no”. Sin embargo, este servicio tiene un coste. Por eso, no debes dejar de preguntar, antes de firmar el contrato con el intermediario, cuáles son sus honorarios y pedir que te los ponga por escrito.

3. No firmes nada que no entiendas

Es totalmente fundamental que nunca firmes nada que no entiendas. Que no te haga vergüenza preguntarle al banco, al gestor o al notario sobre los detalles de una cláusula en concreto, ya que estos tienen la obligación de explicártela. Asimismo, recuerda que puedes utilizar foros y consultorios en Internet para resolver cualquier duda que tengas.

Debes de comprender que se trata de un acuerdo del que tendrás que responsabilizarte durante un periodo muy largo de tiempo y que comprometerá de manera determinante tu economía personal durante los próximos años. Merece la pena pararse a comprender todo el acuerdo que estás a punto de adquirir, para conocer tanto tus derechos como tus obligaciones.

Uso de cookies: En nuestra página utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y ofrecer contenidos y publicidad de interés.
Si continúas navegando, aceptas el uso que hacemos de las cookies.