Cómo pedir una hipoteca al banco

¿Quieres comprar una casa y necesitas una hipoteca pero…

  • ...no sabes cómo distinguir una buena de una mala oferta?
  • ...tienes miedo de no entender la jerga del banco?
  • ...no quieres que te "cuelen" cláusulas abusivas?
  • ...quieres asegurarte de que podrás pagar?

Recibirás de manera gratuita en tu email un documento en PDF con las 25 preguntas imprescindibles para imprimir y rellenar en el banco, con explicaciones sencillas de qué te conviene más y por qué, calculadoras gratis para que lo calcules tú mism@ y las leyes y normas más importantes a tener en cuenta.

Precio: GRATIS

¿Dónde quieres recibir la guía?

!No enviamos SPAM!

@


En la guía sobre Cómo pedir una hipoteca al banco aprenderás a negociar una buena hipoteca con el banco, sin cláusulas abusivas y con las condiciones que mejor se adapten a tu perfil financiero.

1. Compara 3 ofertas al mismo tiempo

Al consultar varios préstamos hipotecarios al mismo tiempo, por un lado entenerás mejor el producto y por otro lado tendrás más ofertas entre las que elegir, y más opciones si algún banco te deniega la hipoteca.

Consultar las hipotecas online

Los bancos online siempre suelen tener hipotecas con diferenciales bastante bajos comparados con la media actual, y también menos comisiones y productos vinculados.

2. Negocia cualquier aspecto de la hipoteca

Al igual que casi todos los productos bancarios, los préstamos hipotecarios están abiertos a negociación (hasta cierto punto). Factores como las comisiones, la vinculación requerida o el interés aplicado pueden ser modificados en función de nuestro perfil financiero, así como las garantías que podamos ofrecer al banco o incluso también la propia vinculación con nuestra entidad.

Si no te ves capaz de negociar la mejor oferta posible o, sencillamente, no tienes tiempo, puedes acudir a un intermediario financiero, un profesional que conoce muy bien los bancos y sabe cómo “sacarles” un interés más bajo, o un “sí” cuando a al principio habían dicho “no”. Sin embargo, este servicio tiene un coste. Por eso, no debes dejar de preguntar, antes de firmar el contrato con el intermediario, cuáles son sus honorarios y pedir que te los ponga por escrito.

3. No firmes nada que no entiendas

No firmes nunca nada que no entiendas. No tengas vergüenza de preguntarle a tu banco, a un gestor o notario; usa los consultorios y foros de internet y consulta los reglamentos y leyes hipotecarios. Recuerda que el banco está obligado a explicarte todas las condiciones de la hipoteca.

Debes de comprender que se trata de un acuerdo del que tendrás que responsabilizarte durante un periodo muy largo de tiempo y que comprometerá de manera determinante tu economía personal durante los próximos años. Merece la pena pararse a comprender todo el acuerdo que estás a punto de adquirir, para conocer tanto tus derechos como tus obligaciones.

Uso de cookies: En nuestra página utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y ofrecer contenidos y publicidad de interés.
Si continúas navegando, aceptas el uso que hacemos de las cookies.