1 de enero de 2023: nuevas ayudas para hipotecados

Si has entrado en esta página porque quieres informarte de las nuevas ayudas de alivio a los hipotecados aprobadas por el Gobierno, la encontrarás en este apartado. En cambio, si quieres consultar las medidas del Código aprobado en 2012, puedes consultarlas en este otro apartado

Si tienes una hipoteca variable, seguro que habrás notado la rápida subida del euríbor, que está encareciendo las cuotas de miles de hipotecados. Precisamente para atajar este problema, el Gobierno y los bancos han acordado medidas para aliviar la carga hipotecaria de más de un millón de familias vulnerables o en riesgo de vulnerabilidad.

La idea es que el próximo 1 de enero de 2023 entre en vigor el nuevo paquete normativo con el que se tratará de actuar en tres vías:

  • Mejorar el tratamiento de las familias vulnerables.

Para los deudores hipotecarios vulnerables (con rentas inferiores a 25.200 euros al año, tres veces el IPREM) se ampliará y reforzará el Código de Buenas Prácticas aprobado en 2012, de forma que podrán reestructurar el préstamo hipotecario con una rebaja del tipo de interés durante el periodo de 5 años de carencia (hasta Euríbor -0,10%, desde el Euríbor +0,25 actual). Asimismo, se ampliará a 2 años el plazo para solicitar la dación en pago de la vivienda y se contempla la posibilidad de una segunda reestructuración, en caso necesario.

Los hogares con renta inferior a 25.200 euros al año que dediquen más del 50% de su renta mensual al pago de la hipoteca pero que no cumplan el criterio actual del incremento de un 50% del esfuerzo hipotecario podrán acogerse al Código con una carencia de 2 años, un tipo de interés menor durante la carencia y un alargamiento del plazo de hasta 7 años.

Un ejemplo: una familia con una hipoteca tipo de 120.000 euros y una cuota mensual de 524 euros tras la revisión de tipos de interés podrá ver reducida su cuota durante el periodo de carencia de 5 años en más de un 50%, hasta los 246 euros.

  • Abrir un nuevo marco de actuación temporal para familias en riesgo de vulnerabilidad por la subida de tipos.

También se creará un nuevo Código de Buen Gobierno que dé alivio a los deudores de clase media en riesgo de vulnerabilidad por el incremento de la cuota hipotecaria, facilitando a las familias una adaptación más gradual al nuevo entorno de tipos de interés.

Las entidades financieras deberán ofrecer la posibilidad de congelación durante 12 meses de la cuota, un tipo de interés menor sobre el principal aplazado y un alargamiento del plazo del préstamo de hasta 7 años.

¿Quiénes podrán beneficiarse? Los hogares con renta inferior a tres veces y media el IPREM (29.400 euros anuales) con hipotecas suscritas hasta el 31 de diciembre de 2022, una carga hipotecaria superior al 30% de su renta y que haya subido al menos el 20%. 

Este código, al igual que el anterior, será de adhesión voluntaria por parte de las entidades financieras y de obligado cumplimiento una vez suscrito. Las entidades bancarias deberán garantizar la protección de este catálogo de medidas en caso de transmisión del crédito a un tercero.

  • Adoptar mejoras para facilitar la amortización anticipada de los créditos y la conversión de las hipotecas a tipo fijo.

Además, se reducirán aún más los gastos y comisiones para facilitar el cambio de tipo variable a tipo fijo y se eliminarán durante todo 2023 las comisiones por amortización anticipada y cambio de hipoteca de tipo variable a fijo. Se incluirán medidas para la promoción de la educación financiera y se reforzará el seguimiento de la aplicación de ambos códigos.

El Gobierno ultima los detalles con las patronales bancarias, por lo que aún quedan algunos flecos pendientes que se irán cerrando durante las próximas semanas. Los expertos de HelpMyCash mantendremos actualizada esta página con la útlima información oficial disponible.

¿Qué es el Código de Buenas Prácticas Bancarias?

El Código de Buenas Prácticas es un mecanismo al que puedes acudir si tu situación económica te impide pagar tu hipoteca. Si te acoges a él, tu banco aplicará diversas medidas para reestructurar tu deuda, de tal manera que puedas asumir las cuotas.

La inmensa mayoría de los bancos que operan en España están adheridos a este código, por lo que están obligados a aplicarlo si cumples ciertos requisitos.

Este mecanismo está regulado por el Real Decreto-Ley 6/2012, de 9 de marzo, de medidas urgentes de protección de deudores hipotecarios sin recursos. Su correcta puesta en práctica por parte de los bancos adheridos la supervisan el Ministerio de Economía, la Asociación Hipotecaria Española, el Banco de España y la Comisión Nacional del Mercado de Valores.

¿Cuáles son las medidas de este Código?

Medidas previas, complementarias y sustitutivas

El Código de Buenas Prácticas te permite acceder a tres soluciones distintas: un plan de reestructuración para que puedas pagar las cuotas de tu hipoteca (Medidas previas a la ejecución hipotecaria), una quita de la deuda si con ese plan aún no puedes hacer frente a las mensualidades (Medidas complementarias) y, si estas medidas no son suficientes, la posibilidad de entregar tu vivienda en dación en pago (Medidas sustitutivas).

1. Medidas previas a la ejecución hipotecaria: evita el embargo

Empecemos por el plan de reestructuración. Para que te lo ofrezcan, tendrás que presentar una solicitud formal ante el banco. Deberás pedir cita en tu oficina, comentar que quieres acogerte al Código, rellenar el formulario que te entregará tu entidad y presentar los documentos que te solicite para comprobar que cumples los requisitos (los veremos más adelante).

En un plazo máximo de un mes desde que presentes tu solicitud, el banco tendrá que decirte si la aprueba o no. Si ha aceptado tu petición (tiene que hacerlo si cumples los requisitos), deberá presentarte su plan de reestructuración, que debe incluir todas estas medidas:

  • Aplicar una carencia de capital durante cinco años. Esto te permitirá pagar solo la parte de intereses de tu cuota a lo largo de ese período. Eso sí, el capital que no abones se te cobrará en las mensualidades que pagues cuando acaben los cinco años.

  • Ampliar el plazo de devolución hasta los 40 años, a contar desde que contrataste la hipoteca. Por ejemplo, si tu préstamo es del 2010, podrás acabar de pagarlo en 2050. Al devolver el dinero en más tiempo, el importe de las cuotas será más asequible, pero acabarás pagando más en intereses (se generarán durante un plazo más largo).

  • Reducir el interés de la hipoteca a euríbor más 0,25% durante cinco años, también si tu hipoteca es fija (se te pasará a tipo variable a lo largo de esos cinco años). De este modo, tus cuotas serán aún más bajas mientras se te aplique la carencia. Pasado ese período, volverás a tener el mismo interés que aparece en la escritura del préstamo. Si tu hipoteca tiene cláusula suelo (un interés mínimo), se anulará durante cinco años.

En los diez años siguientes a la aprobación de este plan, el banco no te podrá cobrar comisiones por amortización anticipada total o parcial. Si la entidad lo considera oportuno, también te puede ofrecer la opción de reunificar las otras deudas que tengas por otros préstamos, por tarjetas de crédito, etc.

Si quieres, también puedes presentarle al banco tu propia propuesta de reestructuración. La entidad estará obligada a analizarla, aunque puede rechazarla si no le convence (tendrá que explicarte por qué).

2. Medidas complementarias

Las medidas del plan de reestructuración te permitirán pagar unas cuotas mucho más asequibles. Sin embargo, si las mensualidades aún superan el 50% de los ingresos de toda tu familia (tú incluido), el banco considerará inviable el plan y te lo comunicará.

En cuanto te lo comunique, podrás solicitar una quita parcial de la deuda. Es decir, que podrás pedir que el banco te perdone una parte del capital pendiente de tu hipoteca. Así, como le deberás menos dinero, tus cuotas serán más bajas. La entidad tendrá un plazo de un mes para aceptar tu solicitud o rechazarla.

Si la acepta, podrá usar cualquiera de estos métodos para calcular el importe de la quita:

  • Reducir tu capital pendiente de pago en un 25%. Por ejemplo, si tu hipoteca tiene un importe pendiente de 100.000 euros, el banco puede perdonarte 25.000 euros para que pases a deberle 75.000 euros.

  • Reducir un “equivalente a la diferencia entre el capital amortizado y el que guarde con el total del capital prestado la misma proporción que el número de cuotas satisfechas por el deudor sobre el total de las debidas”.

  • Reducir un “equivalente a la mitad de la diferencia existente entre el valor actual de la vivienda y el valor que resulte de sustraer al valor inicial de tasación dos veces la diferencia con el préstamo concedido, siempre que el primero resulte inferior al segundo”.

Sabemos que los dos últimos métodos son un galimatías jurídico muy difícil de entender. Por suerte, el Banco de España ha publicado dos ejemplos para ilustrar cómo funcionan:

  • Ejemplo del segundo método. Pongamos que tienes una hipoteca pendiente de 80.000 euros, has pagado 45 cuotas y te quedan por pagar 150 más. Para calcular la quita con este método, el banco calculará el porcentaje de las cuotas pagadas respecto a las pendientes (45 / 150 * 100 = 30%) y lo aplicará al importe pendiente (30 * 80.000 / 100), lo que da un resultado de 24.000 euros de reducción.
  • Ejemplo del tercer método. Pongamos que contrataste una hipoteca de 120.000 euros sobre una vivienda tasada inicialmente en 150.000 euros. Y ahora imagina que te quedan por devolver 75.000 euros y que la casa te la tasan en 100.000 euros. Para calcular la quita con este método, el banco restará el valor de tasación inicial con el importe inicial del préstamo (150.000 – 120.000 = 30.000), lo multiplicará por dos (30.000 * 2 = 60.000) y se lo restará al valor inicial de tasación (150.000 – 60.000 = 90.000). Seguidamente, restará esa cifra al valor actual de la vivienda y lo dividirá por dos ((100 – 90.000) / 2), lo que da un resultado de 5.000 euros de reducción.

3. Medidas sustitutivas

¿Y qué pasa si las cuotas se comen más del 50% de tus ingresos familiares tras el plan de reestructuración y la quita? En ese caso, tendrás un plazo de 12 meses para pedir la dación en pago a tu banco, a contar desde que empezaste el proceso. Consiste, básicamente, en entregarle la vivienda a la entidad a cambio de que toda la deuda quede saldada. La entidad está obligada a aceptarlo.

La ventaja de esta medida es que ya no deberás nada al banco, pero a cambio de perder la propiedad sobre tu casa. Para que no te quedes en la calle, el Código te permite vivir dos años en alquiler en esa misma vivienda, siempre que lo pidas en el momento de solicitar la dación en pago. Durante ese tiempo, tendrás que pagar una renta anual equivalente al 3% de la deuda que tenías pendiente. Al terminar el plazo, si quieres seguir alquilando el inmueble, tendrás que llegar a un acuerdo con el banco.

Si tu casa ya ha sido embargada y subastada, puedes acogerte al Código para vivir en ella como alquilado (si cumples los requisitos que explicamos abajo). La duración de ese alquiler será anual y podrás ir prorrogando el contrato a tu voluntad hasta sumar un plazo máximo de cinco años. Al acabar ese plazo, si el nuevo propietario está de acuerdo, podrás prorrogar el contrato en cinco años más. La renta anual que tendrás que pagar por el alquiler será un equivalente al 3% del valor al que se haya vendido la vivienda.

Requisitos para acogerte al Código de Buenas Prácticas

¿Crees que todas estas medidas pueden ayudarte? Antes de ponerte manos a la obra y presentar tu solicitud, debes comprobar si cumples los requisitos necesarios para acogerte al Código.

Para empezar, la hipoteca debe pesar sobre una vivienda habitual. Es decir, que estas soluciones no son válidas si no puedes pagar el préstamo que contrataste para comprar una segunda residencia. En segundo lugar, debes situarte en el umbral de exclusión. Pero ¿qué se entiende por “umbral de exclusión”? Si pides que se te apliquen las medidas previas a la ejecución hipotecaria, tendrás que cumplir unos requisitos determinados, mientras que si pides posteriormente las complementarias y sustitutivas, deberás reunir unas condiciones adicionales:

Para que se apliquen las medidas previas a la ejecución hipotecaria

  • Los ingresos de todos los miembros de tu unidad familiar (los familiares con los que convives, tú incluido) no pueden superar por tres veces el Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples o IPREM publicado por el Gobierno de España. En 2022, el IPREM anual es de 8.106,28 euros, lo que significa que esos ingresos no pueden superar los 1.737,06 euros al mes en 14 pagas o los 2.026,57 euros al mes en 12 pagas.

    • Este límite será de cuatro veces el IPREM (2.316,08 euros en 14 pagas o 2.702,09 en 12) si un miembro de tu unidad familiar tiene una discapacidad superior al 33%, una situación de dependencia o incapacidad permanente por enfermedad. Y será de cinco veces el IPREM (2.895,10 euros en 14 pagas o 3.377,62 en 12) si uno de los titulares de la hipoteca tiene parálisis cerebral, enfermedad mental, discapacidad intelectual del 33% o superior, discapacidad física o sensorial del 65% o más o incapacidad por enfermedad grave.

  • Haber sufrido una alteración significativa de tu situación económica o familiar en los cuatro años anteriores a la solicitud. Por “alteración significativa” se entiende cualquiera de estos supuestos:

    • Que el esfuerzo que represente la carga hipotecaria sobre tu renta familiar se haya multiplicado por al menos 1,5. Por ejemplo, si antes dedicabas el 30% de los ingresos familiares a pagar las cuotas y ahora dedicas el 45% o más.

    • Que se haya dado cualquiera de estas circunstancias en tu unidad familiar:

      1. Que seas familia numerosa.

      2. Que seas familia monoparental con dos o más hijos a cargo.

      3. Que tengas a cargo un menor de edad.

      4. Que uno de los miembros tenga una discapacidad de más del 33%, dependencia o incapacidad permanente para trabajar por enfermedad.

      5. Que viva contigo uno de tus tíos, sobrinos o bisabuelos (o de tu cónyuge) y se encuentre en situación de discapacidad, dependencia o incapacidad temporal o permanente por enfermedad grave.

      6. Que uno de los miembros sea víctima de violencia de género.

      7. Que tú u otro cotitular de la hipoteca tengáis más de 60 años.

  • La cuota de la hipoteca debe superar el 50% de los ingresos netos familiares, es decir, de lo que ingresa toda tu unidad familiar (tú incluido) cada mes.

¡Atención! Solo podrás solicitar el plan de reestructuración si aún no estás en proceso de ejecución hipotecaria

Para que se apliquen las medidas complementarias y sustitutivas

  • Cumplir los requisitos anteriores, es decir, los de las medidas previas a la ejecución hipotecaria.

  • Que tu unidad familiar (y las de los otros cotitulares, si no forman parte de ella) no tenga bienes o derechos patrimoniales suficientes para hacer frente a la deuda. Es decir, que no podáis vender nada para pagar la deuda, como otra vivienda o un coche.

  • Que tú y el resto de cotitulares solo tengáis una vivienda en propiedad, que debe ser la que está hipotecada. El préstamo, además, tiene que haber sido contratado para adquirirla (no cumples este requisito si ya la tenías en propiedad y la hipotecaste posteriormente).

  • Que la hipoteca no tenga garantías adicionales, como el aval personal de tus padres o la casa de tus suegros. Si las tiene, tu avalista debe carecer de los bienes o derechos patrimoniales suficientes para hacer frente a la deuda.

Las medidas complementarias sí las puedes solicitar si estás en un proceso de ejecución hipotecaria, incluso si ya se ha producido el anuncio de subasta de la vivienda hipotecada. En cuanto a las sustitutivas, las puedes pedir también si estás en un proceso de ejecución, pero no si se ha producido ya el anuncio de subasta o si la casa tiene cargas inscritas después de la hipoteca (un embargo de Hacienda, por ejemplo).

¿Qué documentación tengo que presentar?

Si cumples los requisitos mencionados en el anterior apartado, te aconsejamos preparar todos los documentos que te mostraremos a continuación, porque el banco te los pedirá para comprobar que estás en el umbral de exclusión:

  • Los certificados de rentas de los miembros de tu unidad familiar de los últimos cuatro años, que debes solicitar a la Seguridad Social. El banco también te puede pedir los certificados de presentación del Impuesto de Patrimonio, que expide la Agencia Estatal de Administración Tributaria o el órgano equivalente de tu comunidad autónoma.

  • Una copia de las tres últimas nóminas cobradas por los miembros de tu unidad familiar.

  • El certificado de cualquier ayuda, prestación o renta de inserción que perciba cualquier miembro de tu unidad familiar.

  • Tu libro de familia o un documento que acredite la inscripción como pareja de hecho, en caso de que estés casado o de que tengas pareja de hecho.

  • El certificado de empadronamiento de las personas empadronadas en tu vivienda, con referencia a las personas empadronadas en el momento de la solicitud y en los seis meses anteriores.

  • La declaración de discapacidad, dependencia o incapacidad permanente de los miembros de tu unidad familiar que estén en esa situación.

  • Los certificados de titularidades de cada miembro de tu unidad familiar, expedidos por el Registro de la Propiedad.

  • La copia de la escritura de compraventa de la vivienda y de la hipoteca.

  • Una declaración responsable en la que tú y los cotitulares confirméis que cumplís todos los requisitos para acogeros al Código de Buenas Prácticas.

Bancos adheridos al Código en 2022

Lo más probable es que tu banco esté adherido al Código, porque lo están prácticamente todas las entidades que operan en España. De todos modos, y por si acaso, te recomendamos comprobarlo, porque si no lo está, no podrás beneficiarte de todas sus medidas.

Esta es la lista oficial publicada en el Boletín Oficial del Estado:

Abanca Corporación Bancaria

Caja Rural de Casas Ibáñez

Andbank España

Caja Rural de Cheste

Arquia Bank

Caja Rural de Extremadura

Banca March

Caja Rural de Gijón

Banco Bilbao Vizcaya Argentaria

Caja Rural de Granada

Banco Caminos

Caja Rural de Guissona

Banco Cooperativo Español

Caja Rural de Navarra

Banco de Crédito Social Cooperativo

Caja Rural de Nueva Carteya

Banco de Sabadell

Caja Rural de Soria

Banco Mediolanum

Caja Rural de Teruel

Banco Santander

Caja Rural de Utrera

Bancofar

Caja Rural de Villamalea

Bankinter

Caja Rural de Villar

Bankoa

Caja Rural de Zamora

CaixaBank

Caja Rural del Sur

Caixa de Credit dels Enginyers

Caja Rural la Junquera de Chilches

Caixa Popular-Caixa Rural

Caja Rural Nuestra Madre del Sol

Caixa Rural Altea

Caja Rural Regional San Agustín Fuente Álamo Murcia

Caixa Rural Benicarló

Caja Rural San Isidro de Vilafamés

Caixa Rural D’Algemesí

Caja Rural San Jaime de Alquerías Niño Perdido

Caixa Rural de Callosa D’en Sarrià

Caja Rural San José de Almassora

Caixa Rural de L’Alcudia

Caja Rural San José de Burriana

Caixa Rural de Turís

Caja Rural San José de Nules

Caixa Rural Galega

Caja Rural San Roque de Almenara

Caixa Rural la Vall San Isidro

Cajamar Caja Rural

Caixa Rural les Coves de Vinromà

Cajasiete

Caixa Rural Sant Josep de Vilavella

Cajasur Banco

Caixa Rural Sant Vicent Ferrer de la Vall’Uixó

Colonya-Caixa D’estalvis de Pollença

Caixa Rural Torrent

Eurocaja Rural

Caixa Rural Vinaròs

Evo Banco

Caja de Ahorros y Monte de Piedad de Ontinyent

Ibercaja Banco

Caja de Crédito de Petrel

ING Bank

Caja Laboral Popular

Kutxabank

Caja Rural Católico Agraria

Lender Digital Finance

Caja Rural Central

Liberbank

Caja Rural de Albacete

Novo Banco

Caja Rural de Albal

Open Bank

Caja Rural de Alginet

Publicredit

Caja Rural de Almendralejo

Targobank

Caja Rural de Aragón

Triodos Bank

Caja Rural de Asturias

Unicaja Banco

Caja Rural de Baena Ntra. Sra. de Guadalupe

Unión de Créditos Inmobiliarios

Caja Rural de Cañete de las Torres

WIZINK Bank

¿Qué hago si no puedo acogerme al Código de Buenas Prácticas Bancarias?

Pongamos que no puedes acogerte al Código de Buenas Prácticas porque tu banco no está adherido o porque no cumples los requisitos. En ese caso, no todo está perdido, porque existen otras soluciones para evitar el impago de tu hipoteca. Te las explicamos todas en la siguiente guía elaborada por los expertos de HelpMyCash, que puedes descargar gratis:

¡Guía GRATUITA! Socorro, no puedo pagar la hipoteca

Socorro, no puedo pagar la hipoteca

¿No puedes seguir pagando la hipoteca y no sabes qué hacer?

Con esta guía gratuita elaborada por HelpMyCash.com queremos ayudarte a saber qué opciones tienes cuando pagar la cuota de tu hipoteca es imposible. Descárgatela para poder conocer de manera detallada información sobre:

  • Cómo anticiparte al problema económico y evitar caer en impagos
  • Cómo puedes negociar diferentes alternativas con el banco para no perder tu casa
  • Qué hacer cuando todo lo demás no funciona y entregar la vivienda parece la única salida

Proporciónanos tu e-mail y te enviaremos completamente gratis y en pocos minutos esta guía.

Ver y descargar guía

Herramientas sobre No puedo pagar la hipoteca

Socorro, no puedo pagar la hipoteca

¿No puedes seguir pagando la hipoteca y no sabes qué hacer? Con esta guía gratuita elaborada por HelpMyCash.com queremos ayudarte a saber qué opciones tienes cuando pagar la cuota de tu hipoteca es imposible. Descárgatela para poder conocer de manera deta...

Más sobre No puedo pagar la hipoteca