Préstamos sin aval de hasta 5.000 euros
#1
  • Desde 200€ hasta 2.000€
  • Plazo de devolución hasta 12 meses
  • Sin cambiar de banco
  • Sin comisiones
  • ACEPTA ASNEF: SÍ
Contratar
#2
  • Desde 500€ hasta 5.000€
  • Dinero en tu cuenta en minutos
  • Transferencias de lunes a sábado
  • Sin comisiones
  • Acepta ASNEF: NO
Contratar

Préstamos personales sin aval para conseguir altos importes
#1

Importe

de 6.000 € a 60.000 €

Plazo

de 12 meses a 7 años

TAE desde

4,06 %

TIN desde

3,99 %

Comisión apertura

Gratis

Acepta ASNEF

NO

Más info
#2

Importe

de 3.000 € a 30.000 €

Plazo

de 12 meses a 8 años

TAE desde

4,59 %

TIN desde

4,50 %

Comisión apertura

Gratis

Acepta ASNEF

NO

Contratar
#3

Importe

de 3.000 € a 20.000 €

Plazo

de 24 meses a 8 años

TAE desde

5,02 %

TIN desde

4,75 %

Comisión apertura

Gratis

Acepta ASNEF

NO

Más info
#4

Importe

de 6.000 € a 60.000 €

Plazo

de 12 meses a 10 años

TAE desde

5,06 %

TIN desde

4,95 %

Comisión apertura

Gratis

Acepta ASNEF

NO

Contratar
#5

Importe

de 1.000 € a 30.000 €

Plazo

de 12 meses a 7 años

TAE desde

5,07 %

TIN desde

4,95 %

Comisión apertura

Gratis

Acepta ASNEF

NO

Más info
#6

Importe

de 1.000 € a 60.000 €

Plazo

de 12 meses a 8 años

TAE desde

5,43 %

TIN desde

4,95 %

Comisión apertura

0,50%

Acepta ASNEF

NO

Más info
#7

Importe

de 3.000 € a 35.000 €

Plazo

de 12 meses a 7 años

TAE desde

6,11 %

TIN desde

5,95 %

Comisión apertura

Gratis

Acepta ASNEF

NO

Más info
#8

Importe

de 3.000 € a 60.000 €

Plazo

de 3 meses a 8 años

TAE desde

6,12 %

TIN desde

5,95 %

Comisión apertura

Gratis

Acepta ASNEF

NO

Más info
#9

Importe

de 500 € a 50.000 €

Plazo

de a 10 años

TAE desde

6,13 %

TIN desde

5,99 %

Comisión apertura

Gratis

Acepta ASNEF

NO

Contratar
#10

Importe

de 4.000 € a 60.000 €

Plazo

de 12 meses a 8 años

TAE desde

6,16 %

TIN desde

5,99 %

Comisión apertura

Gratis

Acepta ASNEF

NO

Más info

prestamos-personales-sin-aval

¿Qué es el aval de un crédito al consumo?

En los créditos al consumo, un aval será una persona que por sus ingresos y su estabilidad económica garantiza al banco que, en el caso de que el titular no pueda hacer frente al pago del préstamo, será este quien pague las cuotas del crédito.

El aval, de acuerdo con la definición del Banco de España, “es un contrato por el que una persona física o jurídica garantiza o asegura el cumplimiento de obligaciones, asumiendo la obligación de pagar una deuda de otra persona si esta última no lo hace.”.

Generalmente un aval es una persona de confianza, un amigo o un familiar, que está dispuesta a hacerse cargo de la deuda si el titular no puede.

¿Cuál es la diferencia entre aval y garantía en un préstamo?

Muchas veces se utilizan los términos “aval” y “garantía” como sinónimos, aunque técnicamente hay diferencias cuando hablamos de los préstamos personales.

  • Una garantía es un bien físico o personal que asegura al banco que, si el titular no puede hacer frente al pago del crédito, esta garantía responderá por él. Generalmente una garantía suele ser una vivienda, un coche, una joya, etc.

  • Un aval es un tipo de garantía. No obstante, el aval siempre será una tercera persona que por su estabilidad financiera garantiza a la entidad el pago del crédito.

cuales son las diferencias entre un aval y una garantia en los creditos al consumo

¿Cuándo piden los bancos un aval en un crédito?

El banco tiene libertad para decidir a qué clientes pedirles una garantía adicional antes de concederles financiación de acuerdo con sus políticas de riesgo, aunque es cierto que si cumplimos una o varias de estas características, es más probable que la entidad nos exija presentar un aval:

  • Ingresos bajos. Si tenemos unos ingresos bajos que no nos permitirían hacer frente al pago de la mensualidad sin desequilibrar el resto de gastos mensuales.

    • Aunque el BdE aconseja que dedicar más del 30% de nuestros ingresos al pago de créditos. Si los ingresos son muy bajos, incluso dedicando menos de 30% el sobrante para el resto de gastos sería muy bajo.
      • Por ejemplo. Si cobramos 600 euros al mes, asumiendo una cuota de 100 euros (16% de nuestros ingresos), únicamente tendríamos 500 euros para el resto de gastos mensuales.
  • Estabilidad laboral. Nuestro contrato laboral es a media jornada o temporal y el tiempo que dura es más corto que toda la vida del crédito. Además, también influirá la estabilidad del sector donde trabajemos (sanidad, servicios, funcionarios...).

  • Somos jóvenes. A personas que llevan poco tiempo en el mercado laboral (entre 18 y 25 años) o que todavía están desarrollando su formación, es común que los bancos busquen un perfil más estable.

  • Antigüedad laboral. No llevamos mucho tiempo trabajando en el mismo puesto de trabajo.

  • La cantidad no es acorde a nuestro perfil. La cantidad que pidamos, de manera general, se debería poder devolver en un plazo máximo de cinco años.

    • Así, si cobrásemos 1.500 euros, no podríamos pedir un crédito de 50.000 euros, ya que deberíamos dedicar casi 1.000 euros al mes para poder devolverlo en cinco años.

  • La finalidad no es un bien físico. Viajes, estudios, reformas...proyectos intangibles que, en caso de no poder pagar las cuotas del crédito, no se pueden vender para pagar el préstamo.

  • Tenemos otros créditos vigentes que seguimos devolviendo.

Estas son algunas características que por sí solas o en conjunto con el resto harán que el banco se decante por pedirnos un aval Si no queremos tener un aval en la financiación, será aconsejable revisar estas características para mejorar nuestro análisis de riesgo de cara al banco y que así no nos exijan avalar la operación.

¿Cuándo no deben pedirte los bancos un aval en tu préstamo?

El banco tiene libertad para decidir a qué clientes pedirles una garantía adicional antes de concederles financiación de acuerdo con sus políticas de riesgo, por lo que cualquier crédito al consumo podría tener un avalista.

No obstante, no es común que personas con este perfil les pidan un aval:

  • Ingresos altos. Tenemos unos ingresos que nos permiten dedicar el 30% (o más) de nuestro sueldo mensual al pago del crédito sin desequilibrar nuestra economía.

  • Estabilidad laboral. Tenemos contratos temporales más largos que el tiempo que tardaremos en devolver el crédito o contratos indefinidos. Además, también influirá la estabilidad del sector donde trabajemos (sanidad, servicios, funcionarios...).

  • Antigüedad. Llevamos muchos años trabajando en el mismo lugar, lo que (aunque no tengamos un contrato indefinido) aporta estabilidad al banco.

  • La cantidad solicitada es acorde a nuestro perfil. La cantidad que pidamos, de manera general, se debería poder devolver en un plazo máximo de cinco años.

  • La finalidad es de un bien físico. Coches, portátiles...productos que, en caso de necesidad, tienen un valor y se podrían vender para pagar el crédito.
  • No tenemos otros créditos vigentes. Así, nuestro ratio de endeudamiento será más bajo que si tuviésemos otro que seguimos pagando.

Si cumplimos con una o varias de estas características, es aconsejable comparar otras ofertas de préstamos personales, ya que es muy probable que en otras entidades no nos exijan presentar un aval para conseguir financiación.

¿Qué requisitos cumplir para conseguir créditos sin aval?

Básicamente el banco pedirá que nuestros ingresos y nuestra estabilidad laboral les permita asegurarse de que podremos hacer frente al pago de las cuotas durante toda el tiempo que dure el préstamo. 

Aunque depende de muchas variables, una fórmula fácil para saber si cumplimos el perfil idóneo es que la cantidad que vayamos a pedir la podamos devolver en un plazo máximo de cinco años y sin dedicar más del 30% de nuestros ingresos netos mensuales.

¿Qué tipos de avalistas que hay en los préstamos?

Existen diferentes tipos de avalistas bancarios para los créditos al consumo según diferentes factores de acuerdo con las descripciones que proporciona el Banco de España.

Avalistas de acuerdo a la duración

  • Durante un tiempo determinado que se indicará en el contrato del aval

  • Durante un tiempo indeterminado, el cual será vigente hasta la devolución total del crédito

Según las obligaciones del aval

  • Técnico: el avalista no solo responderá con sus ingresos, sino también con sus bienes presentes y futuros

  • Económico Financiero: el avalista responderá con sus ingresos el importe del crédito pendiente que el titular del préstamo no haya devuelto.

Aval según la reclamación que haga el banco

  • Simples: en caso de impago el banco primero acudirá al titular del crédito y, si este no cumple, al avalista.

  • Solidarios: en caso de impago el banco podrá acudir a cualquiera de los dos (titular o avalista) para el pago de las cuotas del préstamo.

Lo más común cuando un banco exige la presencia de un avalista en el contrato, este será indeterminado, técnico y solidario, aunque es posible negociar las obligaciones del aval.

¿Qué derechos tengo si soy avalista de un crédito al consumo?

Si somos avalistas de un crédito al consumo, el banco está obligado a cumplir tres requisitos de información:

  1. Facilitar la información precontractual del crédito.

  2. Explicar en detalle los riesgos que asume al ser avalista.

  3. En caso de impago, a facilitar la información sobre la deuda en los mismos términos que al titular del crédito.