Compara gratis entre las mejores ofertas actuales de préstamos. Si necesitas financiación, con el comparador de préstamos personales de HelpMyCash ahorrarás tiempo y dinero. Filtra por finalidad, precio o importe del préstamo personal para encontrar las ofertas más baratas del mercado:

Los mejores préstamos personales para financiar todos tus proyectos

Las mejores ofertas de préstamos personales fáciles y rápidos
Importe: de 6.000 € a 60.000 €
Plazo min: 12 meses | Plazo max: 8 años
TAE min: 6,12% | TAE max: 14,82%
Coste 10.000 € a 1 año: 325,21 €
Importe: de 500 € a 4.000 €
Plazo min: 13 meses | Plazo max: 3 años y 5 meses
TAE min: 24,51% | TAE max: 24,51%
Coste 1.000 € a 1 año: 123,83 €
Importe: de 3.000 € a 30.000 €
Plazo min: 12 meses | Plazo max: 8 años
TAE min: 7,23% | TAE max: 19,56%
Coste 10.000 € a 1 año: 383,21 €
Importe: de 100 € a 500 €
Plazo min: 1 mes | Plazo max: 2 años y 2 meses
TAE min: 208,31% | TAE max: 381,34%
Coste 1.000 € a 1 año: 643,62 €
Importe: de 100 € a 5.000 €
Plazo min: 2 meses | Plazo max: 3 años
TAE min: 24,90% | TAE max: 24,90%
Coste 2.000 € a 6 meses: 132,92 €

Minicréditos personales en 15 minutos para pequeños imprevistos

Minicréditos de hasta 1.000 € en minutos
Importe: de 1 € a 300 €
Plazo min: 1 día | Plazo max: 1 mes
TAE min: 2.424,60% | TAE max: 2.424,60%
Coste 100 € a 30 días: 25,20 €
Importe: de 50 € a 300 €
Plazo min: 7 días | Plazo max: 1 mes
TAE min: 0,00% | TAE max: 2.229,80%
Coste 100 € a 30 días: 0,00 €
Importe: de 50 € a 400 €
Plazo min: 5 días | Plazo max: 2 meses
TAE min: 628,44% | TAE max: 3.112,64%
Coste 100 € a 30 días: 33,00 €
Importe: de 50 € a 1.000 €
Plazo min: 7 días | Plazo max: 1 mes
TAE min: 3.112,60% | TAE max: 5.431,20%
Coste 100 € a 30 días: 30,00 €
Importe: de 50 € a 300 €
Plazo min: 1 día | Plazo max: 2 meses
TAE min: 439,00% | TAE max: 439,00%
Coste 100 € a 30 días: 0,00 €
Importe: de 50 € a 300 €
Plazo min: 5 días | Plazo max: 1 mes
TAE min: 0,00% | TAE max: 6.171,00%
Coste 100 € a 30 días: 0,00 €
Importe: de 50 € a 300 €
Plazo min: 5 días | Plazo max: 1 mes
TAE min: 0,00% | TAE max: 1.309,00%
Coste 100 € a 30 días: 0,00 €
Importe: de 50 € a 250 €
Plazo min: 7 días | Plazo max: 1 mes
TAE min: 2.244,00% | TAE max: 9.241,00%
Coste 100 € a 30 días: 33,00 €

Compara todos los préstamos del mercado Descubre cuales son tus mejores opciones en el comparador de préstamos

Comparar

prestamos-online

¿Qué son los préstamos con garantía personal?

Los préstamos personales (denominados así por su garantía personal) permiten conseguir una suma de dinero determinada a través de una entidad financiera a cambio del compromiso de reembolsar íntegramente el importe otorgado más los intereses devengados en un plazo concreto, normalmente a través del pago de unas cuotas periódicas.

Reciben el nombre de préstamos con garantía personal porque, tal y como afirman desde el Banco de España, "en este tipo de préstamos la entidad no suele contar con una garantía especial para el recobro de la cantidad prestada". De este modo, según esta institución, todos los préstamos personales "tienen como garantía genérica los bienes presentes y futuros del deudor" y no un bien en concreto.

Los préstamos personales son uno de los productos financieros más populares entre los hogares de nuestro país, ya que nos permiten conseguir el dinero suficiente para financiar proyectos particulares que, por su elevado precio, no se pueden cubrir únicamente mediante fondos propios. Todos los créditos que se pueden contratar con la única garantía de los ingresos del titular y de su estabilidad económica se pueden considerar préstamos personales.

Que la garantía sea personal quiere decir que la entidad no necesita que se aporte un bien material (un inmueble o un coche, por ejemplo) o el respaldo de una tercera persona para asegurarse de recuperar su dinero. En estos casos, la retribución económica del titular y su estabilidad financiera son lo que garantiza la devolución. En el caso, por lo tanto, de que el prestatario no pague las cuotas, responderá con todos sus bienes personales presentes y futuros.

Tipos de préstamos online que podemos contratar

Además de los préstamos personales bancarios diseñados para cubrir necesidades de consumo muy concretas, como los préstamos coche o moto o los comercializados para reformar la vivienda, hoy en día podemos encontrar una gran variedad de préstamos online con unas características y ventajas adaptadas a todo tipo de perfiles y finalidades. En este apartado vemos cuáles son las condiciones de todos los préstamos personales que se pueden contratar en España.

Mini préstamos: financiación urgente de hasta 1.000 euros

Los minicréditos son productos no bancarios con los que podemos conseguir pequeñas cantidades de dinero en pocos minutos, sin papeleos y a través de Internet. En general, el importe de los mini préstamos personales es de hasta 300 o 500 euros para los nuevos clientes y hasta los 1.200 euros para los que ya han contratado anteriormente los servicios de una empresa prestamista, a devolver en un plazo máximo de 30 días mediante el pago de una cuota única de capital más intereses. En cuanto al precio, el interés medio que aplican estas compañías ronda el 1,1 % de media, por lo que 100 euros prestados a 30 días tienen un coste medio de unos 33 euros. Debido a sus particulares características, estos préstamos personales online solo se deben usar para resolver imprevistos puntuales y nunca se pueden pedir con mucha frecuencia.

Créditos rápidos: más de 1.000 euros en menos de 24 horas

Con estos préstamos personales nos podemos hacer con entre 1.000 y 5.000 euros en tan solo un día o dos a través de Internet, así que se suelen pedir para financiar gastos inesperados algo elevados de un modo casi inmediato. Normalmente, se reembolsan en cuotas mensuales durante un plazo de entre tres y 36 meses, pagando un interés de entre el 3 % y el 5 % mensual (no suelen incluir comisiones o gastos de vinculación). Lo más habitual es contratar este tipo de préstamos personales sin cambiar de banco a través de empresas de capital privado, aunque también hay algunos bancos que dan a sus clientes la opción de firmar créditos online rápidos.

Anticipo o préstamo nómina: recibe tu salario por adelantado

Son préstamos personales bancarios dirigidos exclusivamente a los clientes que tienen sus ingresos domiciliados. Como su propio nombre indica, permiten obtener un adelanto de una o de varias nóminas o pensiones en cuestión de poco tiempo (generalmente en solo un día) y sin apenas trámites. Eso sí, para conseguir el anticipo es necesario ser cliente del banco desde hace un tiempo (seis meses como mínimo) y tener contratada una cuenta que ofrezca esta posibilidad. Su precio es similar al de los préstamos personales convencionales (de en torno al 8 % TAE), aunque ciertas entidades comercializan adelantos sin intereses y hasta sin comisiones. En cuanto al plazo, estos productos se suelen devolver en unos 12 meses como máximo.

Préstamos personales "tradicionales": hasta 50.000 euros

Junto con las hipotecas, son el producto de financiación más popular entre los hogares. Estos préstamos están diseñados para financiar proyectos particulares de cierta envergadura, como la compra de un coche, una reforma o el pago de los estudios superiores, por ejemplo. Su importe puede variar dependiendo de las condiciones que ofrezca el prestamista y del proyecto que se financie, aunque suele ser de entre 1.000 y 50.000 euros a reembolsar en un plazo que puede ir de unos pocos meses a un máximo de 10 años. En cuanto a su precio, la TAE media de los préstamos personales convencionales es actualmente del 8,47 % (según el Banco de España), aunque podemos encontrar préstamos online mucho más baratos dentro del mercado. En algunos casos, los préstamos personales online pueden obtenerse en tan solo 24 o 48 horas, pero normalmente tardaremos varios días o incluso semanas en recibir la aprobación y el dinero.

Créditos al consumo para financiar compras

Son los préstamos que ofrecen ciertos comercios (sobre todo grandes almacenes y tiendas de telefonía o de tecnología) para financiar los productos que venden, como móviles, ordenadores, electrodomésticos, etc. Con estos créditos al consumo el dinero no se ingresa en la cuenta del cliente, sino que se le entrega el bien o servicio directamente. En consecuencia, el titular tendrá que devolver su coste más los intereses en un plazo de reembolso que, por norma general, dura entre tres y 36 meses. Como el objetivo de estas empresas es incentivar la compra de sus artículos, estos préstamos suelen tener unas condiciones realmente atractivas: interés bajo o nulo, pocas comisiones, etc.

¿TE HA PARECIDO ÚTIL LA INFORMACIÓN?

Diferencias y semejanzas entre los préstamos y los créditos

Aunque los términos "préstamo" y "crédito" se empleen en muchos ámbitos como si fueran palabras sinónimas, lo cierto es que no hacen referencia al mismo producto de financiación. Entender cuáles son las similitudes y las diferencias entre estos productos es fundamental para saber si nos conviene más un crédito o un préstamo según nuestro perfil y necesidades.

Como hemos comentado, los préstamos personales permiten conseguir una cantidad de dinero determinada que debe reembolsarse a la entidad del modo acordado, pagándole los intereses devengados sobre todo el saldo pendiente. En cambio, los créditos personales funcionan de un modo algo distinto: con estos productos el prestamista pone a la disposición del cliente una suma concreta y le da la opción de retirar solamente lo que necesite en cada momento. En consecuencia, solo hay que devolver la parte que se haya utilizado más los intereses que se hayan devengado sobre ese capital dispuesto.

Con el ejemplo siguiente podremos ver con facilidad cuál es la diferencia entre estos dos productos financieros. Imaginemos que una entidad nos concede un crédito de 5.000 euros y decidimos retirar solo 1.000 euros para una compra. En este caso, se devengarán intereses únicamente sobre los 1.000 euros dispuestos, no sobre los 5.000 euros del crédito total. En cambio, si contratamos un préstamo personal del mismo importe, deberemos reembolsar los 5.000 euros otorgados más los intereses que se hayan devengado sobre ese capital, aunque en realidad nos hayamos gastado 1.000 euros o menos.

¿Qué entidades conceden créditos personales?

Tradicionalmente, los bancos siempre han mantenido un rígido monopolio sobre el mercado de los créditos al consumo, tanto en España como en la mayoría de los países occidentales. No obstante, tras la irrupción de las nuevas tecnologías aplicadas a las finanzas (fintech) y el cierre del grifo de la financiación bancaria durante la crisis, en estos últimos años hemos asistido al surgimiento de nuevas entidades alternativas que ofrecen desde créditos rápidos para imprevistos hasta préstamos para financiar grandes proyectos particulares. A continuación veremos cuáles son todos los prestamistas que operan en España y cuáles son sus principales características:

  • Bancos y Establecimientos Financieros de Crédito (EFC): acudir a una entidad bancaria aún es el modo más habitual de conseguir dinero prestado. Los bancos disponen de un amplio catálogo de productos financieros, siendo los préstamos personales para financiar grandes proyectos (comprar automóviles, pagar los estudios o una reforma, etc.) uno de sus productos "estrella". 
  • Prestamistas privados: este tipo de prestamistas no están regulados por el Banco de España. Estas entidades conceden créditos rápidos de distinta índole y los trámites que hay que hacer para conseguirlos son más ágiles que los de los bancos, así que el proceso de concesión dura mucho menos tiempo. Son conocidos por la concesión de minicréditos.

  • Plataformas de crowdlending: también llamadas plataformas P2P, estas nos ponen en contacto con inversores particulares que están dispuestos a prestarnos su dinero para obtener una cierta rentabilidad. Se trata de una alternativa a la financiación convencional que nos permite conseguir préstamos personales sin tener que pasar por el banco. 
  • Servicios financieros de compañías privadas: los concesionarios, las grandes superficies o las compañías de telefonía también nos pueden financiar la compra de algunos de los artículos que venden. En estos casos, las empresas no suelen ser las que conceden el préstamo, sino que lo hace un banco o un establecimiento financiero de crédito (también regulados por el banco de España), que es el que se encarga de estudiar la solicitud y, si la ve viable, de prestar el dinero.

Aunque acudir al banco de toda la vida es la opción más cómoda, si queremos hacernos con una buena oferta debemos comparar y buscar préstamos personales en otras entidades. De este modo, tendremos más opciones sobre la mesa y ganaremos poder de negociación con nuestro banco para abaratar sus créditos personales.

¿Cuánto cuestan los préstamos online?

El precio completo de los préstamos personales se compone de un buen número de partidas, aunque no podemos negar que una de las principales es la del interés aplicado. En términos generales, el tipo de interés nominal (TIN) es lo que una entidad espera cobrar cuando nos presta su dinero y nos permite devolvérselo al cabo de un tiempo. Sin embargo, como decíamos antes, este no es el único factor que debemos tener presente, ya que un préstamo personal online también puede incorporar otros gastos adicionales: comisiones, productos vinculados, posibles honorarios notariales, etc.

Así, para comparar el precio de varias ofertas distintas, lo ideal es que nos fijemos en la Tasa Anual Equivalente o TAE, ya que refleja tanto el interés del producto (TIN) como el coste de las comisiones y de otras partidas. Gracias a esta medida podremos averiguar si nos encontramos ante préstamos personales baratos o no, pues la TAE es un indicador estandarizado que los bancos están obligados a indicar en las condiciones de todos sus créditos al consumo para facilitar su comparación. Actualmente, la TAE media de los préstamos personales bancarios se sitúa en el 8,47 %, según los últimos datos hechos públicos por el Banco de España.

Para conseguir préstamos personales baratos simplemente debemos buscar un crédito con una TAE por debajo de la media comparando entre distintas ofertas de financiación actual usando el ranking de los mejores préstamos personales de HelpMyCash.com y conociendo todos los factores que afectarán al coste del préstamo personal como las comisiones, las vinculaciones o el plazo. Conociendo todos los factores que influyen en el coste de la financiación que contrataremos será más fácil distinguir a las buenas ofertas de préstamos personales.

Evolución de la TAE media de los préstamos personales en 2017

La TAE es la medida que nos permite conocer el precio aproximado de una oferta y comparar fácilmente los préstamos personales de varias entidades, ya que la fórmula para calcularla es la misma en todos los créditos. Según la última estadística publicada por el Banco de España, los créditos al consumo concedidos en febrero de 2018 (el último registro) tuvieron una TAE media del 8,47 %, lo que supone un descenso importante respecto al valor que marcó el mes anterior. En el siguiente gráfico podemos observar cómo evolucionó la tasa anual equivalente de los préstamos personales para consumo desde el mes de enero de 2017 hasta nuestros días:

Fuente: Banco de España

Si analizamos las fluctuaciones de esta tasa, podremos ver cómo ha evolucionado el precio de los créditos al consumo a lo largo del pasado año. Cuando empezó el 2017, la banca encareció la TAE de los préstamos personales por las comisiones que cobró a sus clientes y por la vinculación que exigió para acceder a la financiación. Esta cifra sufrió diversos altibajos durante los meses siguientes hasta que sufrió un descenso muy pronunciado en noviembre (8,11 % TAE) para volver a subir en diciembre y situarse, con la llegada del 2018, en el 8,74 %. De media, la TAE de los créditos al consumo en 2017 fue del 8,66 %.

Gastos y comisiones de los préstamos personales online

Además del tipo de interés, en la letra pequeña de los préstamos personales se pueden esconder otros costes que es importante que también tengamos en cuenta, pues pueden aumentar (y mucho) la cantidad de dinero que habrá que pagar para reembolsar el préstamo online íntegramente. En el siguiente listado podemos ver cuáles son las características de todos los gastos adicionales que pueden incluir los préstamos personales, así como cuál podría ser el precio de cada uno y en qué situaciones nos los podrían cobrar:

  1. Comisiones de formalización: algunas entidades nos cobrarán una comisión de apertura y/o otra de estudio por el análisis de nuestro perfil y la formalización del contrato. Por norma general, su coste es un porcentaje del capital otorgado, a pagar en el momento de la firma del préstamo o junto con la primera cuota. Como se trata de un gasto que supone un gran esfuerzo económico inicial, algunos prestamistas se ofrecen a financiar estas comisiones para que el cliente las pueda pagar poco a poco con las mensualidades del producto. 
  2. Compensación por amortización anticipada: si devolvemos todo el capital pendiente de un crédito personal o una parte del mismo antes del vencimiento del contrato, algunas entidades nos cobrarán una pequeña compensación. La denominada comisión por amortización anticipada está regulada y no puede ser de más del 1 % de la cantidad reembolsada si queda más de un año para que finalice el plazo. En cambio, si queda un año o menos para que venza el producto, ese límite máximo será del 0,5 %. 
  3. Gastos de notario: ciertos bancos exigen que se formalice la contratación del préstamo ante un notario, sobre todo cuando el importe concedido es alto. El coste de escriturar el préstamo personal en una notaría lo tiene que pagar el titular, pero no se refleja en la TAE del producto. Por norma general, los aranceles notariales asociados a la firma de un préstamo personal son de en torno al 0,3 % del capital otorgado. 

Sin embargo, hay que decir que no todos los préstamos presentes en el mercado incorporan estas comisiones o estos otros costes. Cada entidad decide si la letra pequeña de sus préstamos personales incluye estos gastos adicionales o no, así como si es necesario firmar el contrato ante notario. Por ello, también es posible encontrar muchos préstamos personales con una TAE por debajo de la media y sin comisiones ni vinculación, especialmente si buscamos fuera de los determinados para una finalidad concreta como los préstamos reforma o los préstamos para la compra de un coche.

Los productos vinculados de los préstamos personales

En muchos casos, si queremos hacernos con préstamos personales bancarios, tendremos que reunir obligatoriamente diversos requisitos de vinculación, es decir, suscribir otros productos o servicios de la entidad. Normalmente, los bancos que no ofrecen préstamos personales sin vinculaciones exigen domiciliar la nómina (o un ingreso equivalente) y firmar un seguro, ya sea de vida o de protección de pagos. El precio de los productos vinculados puede ser indirecto y no reflejarse en la TAE del préstamo personal, por lo que es recomendable leer siempre la letra pequeña de los préstamos personales que nos interesen para saber cuánto nos podría costar su vinculación.

En cambio, algunas entidades no nos exigirán que contratemos otros productos para podernos hacer con sus préstamos personales, pero nos mejorarán las condiciones de financiación si lo hacemos. En general, si reunimos una serie de requisitos, podremos disfrutar de un interés bonificado o se nos suprimirá la comisión de apertura. Eso sí, aunque estos créditos con un precio más bajo puedan parecernos más atractivos, debemos calcular qué opción nos saldría más barata tanto a corto como a largo plazo.

Calcula gratis y en un minuto el coste de tu préstamo online

Como ya hemos comentado, el tipo de interés nominal (TIN) no es el único factor que puede encarecer un crédito. Por este motivo, si queremos averiguar cuánto nos costaría devolver un préstamo personal antes de solicitarlo, deberemos fijarnos tanto en el tipo aplicado como en el resto de los gastos adicionales que se puedan incluir en su letra pequeña. Para este fin, podemos utilizar la calculadora de préstamos personales de HelpMyCash.com, que nos mostrará gratuitamente el coste total del préstamo online que nos interese. Asimismo, esta herramienta calcula el precio de las cuotas del producto y facilita otras posibles alternativas más baratas:

¡Informe personalizado GRATIS! Calcula la mensualidad y el coste total de tu préstamo

CALCULA LA MENSUALIDAD Y EL COSTE TOTAL DE TU PRÉSTAMO

En la siguiente página, presentamos una calculadora que te ayudará a saber cuánto terminarás pagando por tu préstamo. Para utilizarla, lo único que tendrás que hacer es rellenar estos sencillos campos y podrás conocer el coste total del préstamo que te interese y cuánto pagarías en cada cuota mensual.

Además, una vez realices el cálculo, recibirás en tu correo electrónico el informe detallado comparando tu préstamo con los más económicos del mercado, para saber si es competitivo o no, y también algunos trucos para aumentar las posibilidades de que te concedan la financiación.

Calcular ahora

¿Existen los créditos personales gratuitos?

Sí. Hay diversas entidades que actualmente nos pueden prestar dinero gratis, generalmente siguiendo una política de captación de nuevos clientes, de bonificación a los más fieles o de posicionamiento dentro del mercado para competir contra las promociones de los otros prestamistas. Gracias a estas ofertas, nos podemos hacer con un préstamo online sin intereses, sin comisiones y sin otros gastos, aunque las condiciones del producto pueden variar dependiendo de la entidad que lo comercialice. 

Así, lo más sencillo es encontrar minicréditos gratuitos, dado que son muchas las compañías privadas que han decidido seguir esta política para darse a conocer dentro de su sector. Por norma general, sus ofertas solo se dirigen a los nuevos clientes, que pueden conseguir el dinero sin intereses ni comisiones si es la primera vez que contratan los servicios de estos prestamistas. La cantidad de dinero que se ofrece suele ser de entre 100 y 300 euros, a reembolsar en un plazo que rara vez supera los 30 días.

En paralelo, algunos bancos también comercializan préstamos personales al 0 % para cubrir ciertas finalidades específicas (para la renta, para móviles, para estudios, etc.), pero tenemos que ser muy prudentes con estas promociones. Y es que en muchos casos, cuando una entidad bancaria asegura que concede préstamos personales sin intereses, lo que ofrece en realidad es un producto que, pese a tener un TIN del 0 %, no es al 0 % TAE. Dicho de otra manera, algunos de estos créditos no tienen intereses, pero sí incluyen otros gastos adicionales (comisiones, principalmente).

Si queremos asegurarnos de que nos encontramos ante créditos gratuitos, debemos fijarnos en la TAE y no en el TIN, pues el primer indicador incorpora tanto el interés aplicado como los gastos adicionales del producto. En el caso de que la TAE del producto sea del 0 %, no tendremos que pagar intereses, comisiones ni gastos de vinculación, por lo que el préstamo sí será totalmente gratis.

Los préstamos sin intereses podrían referirse al 0 % TIN, pero tener otros gastos que no los harán gratuitos.
Para que los préstamos sean completamente gratis deberán ser al 0 % TAE

Eso sí, aunque estos préstamos personales al 0 % TAE sean gratis del todo, siempre debemos tener en cuenta que pedir financiación supone contraer una deuda, por lo que tenemos que estar seguros de poder devolver el dinero sin problemas antes de tramitar la solicitud. Además, como sucede con el resto de los productos financieros, para encontrar la mejor oferta es aconsejable comparar entre varios préstamos online y realizar simulaciones, pues así daremos con el crédito que se adapte mejor a nuestro perfil.

¿Cómo se solicitan los préstamos personales?

Dependerá de si pedimos un préstamo personal al banco o preferimos optar por los préstamos online. En el caso de los préstamos personales bancarios, en general será necesario que acudamos a la sucursal de la entidad (con cita previa) y que comuniquemos nuestra intención de firmar un crédito. La persona que nos atienda requerirá que le facilitemos datos de diversa índole, como la suma de dinero que queremos pedir, el plazo en el que pensamos devolverlo, la finalidad del producto o el estado de nuestra situación laboral, financiera y personal. En cambio, con los préstamos online podremos enviar toda esta información a través del formulario que aparece en las páginas web de los prestamistas.

Con todos los datos que hayamos facilitado, la persona (o el sistema, si pedimos préstamos online) analizará nuestro perfil y, si considera que somos aptos para acceder al producto solicitado, requerirá la presentación de diversos documentos que certifiquen que la información es correcta. En el caso de que acudamos a un banco, el estudio de esta documentación durará unos días (o semanas), tras los que se nos comunicará si se nos concede o no la financiación. En cambio, con los créditos online de las compañías privadas este análisis será prácticamente inmediato, así que recibiremos la aprobación en cuestión de horas o incluso de minutos.

Una vez emitida la aprobación definitiva, tendremos que acudir otra vez a la oficina para que nos faciliten la oferta final junto con el contrato. El documento nos lo podremos llevar a casa para leerlo con detenimiento y analizarlo bien. Entendido el acuerdo, habrá que firmarlo junto con un responsable de la entidad para certificar que aceptamos el contenido de todas las cláusulas. En el caso de que el importe sea muy elevado, es posible que esa firma se efectúe ante notario, aunque no es lo más habitual. Tras finalizar la contratación, se nos transferirán los fondos de ese préstamo personal ese mismo día o en un máximo de 24 horas.

Cómo son los formularios de los préstamos online

El primero paso que se tiene que dar para pedir préstamos online es entrar en la web de la entidad que nos interese y rellenar y enviar su formulario de solicitud. Así, con todos los datos facilitados, el prestamista podrá hacer un primer estudio de nuestro perfil y podrá determinar si, a priori, nuestra situación nos permitirá pagar las mensualidades dentro del plazo que hayamos seleccionado. A continuación vemos cuál es la información que se tiene que aportar normalmente para solicitar financiación a través de Internet:

  • Cantidad y plazo: lo primero que deberemos elegir al solicitar un préstamo personal online será la cantidad que queremos solicitar y el plazo en el que lo queremos reembolsar.
  • Datos personales: los datos que nos identificarán como solicitantes como son el nombre, los apellidos, fecha de nacimiento y número de documento de identidad
  • Datos de contacto: dirección actual, teléfono personal y correo electrónico.
  • Situación laboral: tipo de trabajo, rango, antigüedad, tipo de contrato...
  • Situación económica: otros créditos pendientes, ingresos mensuales, gastos fijos, alquiler, hipoteca, facturas, etc.

Como decíamos, con este formulario la entidad hará una valoración previa de nuestro perfil y determinará si somos aptos para acceder al préstamo personal solicitado. Eso sí, tras ese primer análisis, deberemos entregar varios documentos como el DNI o justificantes de ingresos.

Análisis crediticio previo a la concesión de préstamos online

Antes de aprobar la concesión de sus productos financieros, todos los prestamistas evalúan la situación de los solicitantes para comprobar si estos podrían hacer frente al abono de la deuda sin complicaciones. El modo de analizar el perfil de los clientes potenciales puede variar en función de cada prestamista, pero en general todos ellos se fijan en los parámetros que detallamos a continuación:

  • La capacidad de pago: lo primero que mirará un prestamista es si nuestros ingresos son suficientes para pagar el crédito personal más todos los otros gastos recurrentes (alquiler o hipoteca, transporte, etc.). Eso sí, dependiendo de la entidad y de la cantidad de dinero que necesitemos la retribución exigida para acceder a los préstamos personales variará. Por ejemplo si pedimos un préstamo online de 500 euros, no tendremos que cobrar un gran sueldo, mientras que si solicitamos préstamos personales de grandes importes, deberemos percibir unos mayores ingresos para que la entidad dé el visto bueno a la operación.
  • El historial crediticio: la entidad también analizará cuántos créditos hemos pedido a lo largo de nuestra vida, cuántos tenemos vigentes y cuántos hemos pagado correctamente. Esta información aparece en la base de datos de la Central de Riesgos del Banco de España (CIRBE), donde se registran todos los préstamos bancarios firmados o en curso.
  • El historial de impagos: finalmente, el prestamista querrá saber si tenemos préstamos personales u otras deudas pendientes de pago, es decir, con cuotas en demora. Para comprobarlo consultará las bases de datos de archivos de morosidad como ASNEF, RAI o EXPERIAN, que es donde las entidades inscriben la información de los clientes que no pagan sus créditos o sus facturas de suministros. En el caso de que tengamos deudas impagadas, no podremos acceder a los préstamos personales bancarios y solo podremos financiarnos a través de empresas que ofrezcan préstamos personales con ASNEF.

Este análisis puede durar más o menos tiempo dependiendo de factores como el capital solicitado, los criterios de la propia entidad prestamista o la clase de producto que se quiera contratar. Aun así, en general podemos afirmar que cuanto más dinero solicitemos, más tardaremos en saber si una entidad considera que podemos contratar sus préstamos personales. No obstante, si pedimos préstamos personales online, en ciertas ocasiones se nos entregará una pre-aprobación prácticamente instantánea tras usar el simulador del prestamista, aunque esta tendrá un carácter no vinculante.

Requisitos necesarios para contratar préstamos online

Como es lógico, para poder contratar un préstamo personal es indispensable reunir todos los requisitos de solvencia exigidos por la entidad, pues es el único modo de demostrarle que seremos capaces de reembolsar el dinero más los intereses dentro del plazo. Los requerimientos para poder acceder a un crédito personal serán más o menos estrictos dependiendo de la política de riesgos del prestamista y de las características del producto solicitado, aunque en general siempre será necesario cumplir, al menos, las condiciones que detallamos a continuación:

  • Ser mayor de edad: aunque la mayoría de edad es a los 18 años, muchos prestamistas exigirán un mínimo de edad de entre 21 y 25 años, según la cantidad solicitada y los protocolos de riesgo de la entidad, los cuales exigen un mínimo de tiempo trabajado y unos ahorros.
  • Tener la residencia permanente en España y poder presentar un DNI o un NIE en vigencia que permita acreditar que vivimos en territorio nacional.
  • Tener ingresos regulares suficientes: en general, cuando pidamos préstamos personales de importes elevados, deberemos presentar una nómina o pensión (o declaraciones del IVA e IRPF si somos autónomos) para demostrar que recibimos unos ingresos suficientes para hacer frente a las cuotas.
  • No tener deudas pendientes: los bancos y la mayoría de las empresas privadas no nos concederán préstamos online si nuestros datos aparecen en alguna lista de morosos incluso cuando son deudas por desacuerdos con empresas de suministros, ya que considerarán que no tenemos el nivel económico suficiente para hacer frente a la deuda.

Asimismo, dependiendo del tipo de prestamista y de la cantidad de dinero solicitada, es posible que también tengamos que firmar algún producto vinculado, presentar un aval o tener cierta antigüedad como clientes para acceder a la financiación. Como ocurre con el resto de los requisitos, estas exigencias pueden variar según las políticas de la entidad y las condiciones del préstamo personal solicitado.

Qué documentos piden para solicitar préstamos online

Cuando se pide financiación, ya sea para contratar un crédito bancario convencional o para hacerse con un préstamo online privado, normalmente hay que facilitar diversos documentos a la entidad para demostramos que reunimos absolutamente todos sus requisitos de solvencia. Así, el prestamista también podrá verificar que toda la información indicada es correcta y que disponemos de una fuente de ingresos regular y suficiente que nos permite devolver el dinero. Esta es la documentación que se tiene que presentar en la inmensa mayoría de los casos:

  • Documento de identidad: un DNI, NIE o pasaporte en vigencia que permita al prestamista verificar nuestra identidad, edad y residencia en territorio nacional.
  • Extracto bancario: para que la entidad prestamista pueda comprobar nuestros ingresos mensuales y gastos fijos además del número de cuenta donde nos enviarán el dinero y la titularidad de la misma.
  • Justificante de ingresos: un documento que certifique que estamos trabajando y el nivel de nuestro salario para comprobar nuestra capacidad de pago. Podrá ser una nómina u otro justificante como la declaración del IVA o el IRPF o la pensión.
  • Presupuesto de nuestro proyecto: este documento sólo será necesario si solicitamos un préstamo con una finalidad determinada y suele solicitarse si dicho préstamo tiene unas condiciones especiales para financiar dicha finalidad como, por ejemplo, préstamos con intereses muy bajos para estudiar, donde será necesario presentar la matrícula.

Hace unos años, todos estos documentos se tenían que entregar en mano en las oficinas de las entidades financieras, puesto que la Sepblac (la Comisión de Prevención de Blanqueo de Capitales e Infracciones Monetarias) exigía la identificación presencial de los solicitantes. Sin embargo, actualmente también se permite la identificación a través de canales digitales, así que es posible conseguir préstamos online enviando la documentación a través de Internet y haciendo todos o muchos de los trámites desde casa.

Cuándo llegará el dinero de los préstamos personales online

Si pedimos préstamos online porque queremos solucionar un contratiempo económico rápidamente, necesitaremos que se nos ingrese el dinero cuanto antes, mientras que si solicitamos financiación para cubrir el precio de un gran proyecto particular (como una reforma, por ejemplo), es posible que no tengamos mucha prisa y que no nos importe esperar varios días. A continuación veremos cuánto podríamos tardar en recibir los fondos de un préstamo personal dependiendo del producto que contratemos y de la entidad que lo conceda:

  • Minicréditos: las compañías que ofrecen este tipo de productos responderán a nuestra solicitud en muy pocos minutos si tramitamos la petición dentro de su horario laboral. En caso de aprobación, el ingreso de los préstamos personales rápidos se hará de manera prácticamente inmediata o hasta en dos días hábiles dependiendo del banco en el que tengamos la cuenta, incluso cuando la entidad de mini préstamos personales realice la orden de traspaso al instante.
  • Créditos personales online: la mayoría de las entidades tardan varios días en evaluar las solicitudes de los préstamos online de grandes importes, pero una vez aprobada la petición ingresan el dinero en menos de 24 horas. El proceso se realiza a través de Internet, por lo que una vez enviado el formulario las entidades analizan automáticamente nuestros datos y pueden darnos una respuesta prácticamente instantánea.
  • Préstamos personales "tradicionales": son los clásicos créditos que se solicitan en una oficina bancaria. Si optamos por pedir uno de estos productos, podríamos tardar hasta un máximo de 4 semanas en recibir la respuesta definitiva y el dinero. Aunque ahora muchas entidades están comenzando a ofrecer préstamos personales rápidos a sus ya clientes con tiempos de concesión que pueden llegar a ser de apenas minutos, aunque para poder obtenerlos debemos ser ya clientes con una preaprobación anterior.

La diferencia en los tiempos de concesión se debe, básicamente, al método de análisis de los datos del solicitante. Mientras que las empresas de mini préstamos online utilizan algoritmos automáticos para estudiar la información de los potenciales clientes, las entidades que otorgan préstamos personales de mayor importe suelen analizar las peticiones con más detalle y, en ocasiones, de forma analógica.

Cómo se reembolsa un préstamo personal

El método de amortización puede variar según el tipo de préstamo personal que contratemos. Por ejemplo, los mini créditos personales suelen devolverse mediante el pago de una cuota única en la fecha del vencimiento, con la que se reembolsa todo el capital concedido más los intereses devengados. En cambio, los préstamos personales de mayor envergadura se tienen que amortizar, normalmente, en cuotas mensuales compuestas por una parte de capital más otra de intereses. En los dos casos, la manera de abonar esas cuotas también puede diferir dependiendo del crédito que hayamos firmado:

  • Domiciliación de las cuotas. Este es el método más utilizado para reembolsar los préstamos personales bancarios. En la fecha escogida, se pasa el recibo de la cuota mensual por la cuenta corriente del cliente, por lo que se transfiere automáticamente la cantidad adeudada a la entidad bancaria. Normalmente, la cuenta desde la que se descuenta el precio de la mensualidad es del mismo banco.
  • Reembolso a través de transferencia bancaria. En los minipréstamos personales es la forma más extendida de reembolsar el dinero. Simplemente debemos indicar el número de cuenta del prestamista y el capital a transferirle además de identificar el pago en el concepto. Esta operación podremos realizarla tanto en nuestra banca online como en una oficina de nuestro banco.
  • Pago en efectivo. Para hacerlo simplemente debemos acudir a una oficina del banco donde el prestamista tenga la cuenta e ingresar el efectivo en la cuenta corriente que nos hayan indicado. Es importante identificar el pago correctamente para que el prestamista sepa que hemos realizado el reembolso en la fecha acordada.
  • Devolución con tarjeta de débito: al igual que si hiciésemos una compra online podremos reembolsar el capital del préstamo personal haciendo un pago con nuestra tarjeta de débito a través de nuestro usuario en la web del prestamista.

Cada entidad nos ofrecerá una o varias formas de reembolsar el préstamo, que estarán detalladas en el propio contrato del producto. Por norma general, los préstamos personales para financiar grandes proyectos solo se pueden devolver mediante la domiliación del pago de las cuotas en nuestra cuenta, mientras que muchos préstamos personales rápidos de menor importe ofrecen una mayor flexibilidad para escoger el método de amortización.

Cómo afecta el plazo al coste de los préstamos personales

Aunque muchas veces se pase por alto, el plazo es uno de los factores que afectan de un modo más directo al coste total de los préstamos. El tipo de interés de los créditos se devengan durante todo el tiempo que se tarda en reembolsar el dinero, así que cuanto más largo sea el plazo, más intereses se generarán y, por lo tanto, más habrá que pagar en total. Por lo tanto, aunque seleccionar un período de amortización prolongado nos permita pagar unas cuotas más asequibles, a la larga nos saldrá más caro.

Para verlo de manera más clara, en el siguiente ejemplo podemos ver cómo un préstamo online de la misma cantidad y los mismos intereses varía su coste total según el plazo y la mensualidad que escojamos:

  Préstamo A Préstamo B
Cantidad 10.000 € 10.000 €
Interés 8,3 % 8,3 %
Plazo 36 meses 96 meses
Cuota mensual 315 € / mensuales 143 € / mensuales
Intereses totales generados 1.331 € 3.708 €
Total a pagar 11.331 € 13.718 €

Como se indica en la tabla, cuanto más tardemos en reembolsar un préstamo personal online íntegramente, más pagaremos a la larga, aunque sus cuotas serán algo más asequibles. Por lo tanto, lo ideal es que el plazo que seleccionemos sea relativamente corto y, al mismo tiempo, nos permita abonar unas mensualidades adaptadas a nuestro volumen de ingresos. Eso sí, nunca debemos escoger un período demasiado corto, ya que unas cuotas muy elevadas nos podrían causar problemas de sobreendeudamiento. Según los expertos, deberíamos dedicar un máximo del 35 % de nuestro sueldo a pagar las cuotas de nuestros préstamos online y del resto de deudas financieras que tengamos vigentes.

Cómo evitar el impago en un préstamo personal online

Antes de contratar un préstamo personal o cualquier otro producto de financiación es imprescindible que analicemos nuestra situación económica y que nos aseguremos de poder hacer frente a las cuotas durante todo el plazo acordado con la entidad. Sin embargo, es posible que un imprevisto nos sorprenda en la mitad de ese período y que eso nos impida devolver el dinero del modo pactado. En estas situaciones, existen distintas maneras de evitar el impago y las consecuentes sanciones que el prestamista nos aplicaría por la demora.

Negociar con nuestro banco para obtener una nueva cuota mensual más adaptada a nuestra situación económica actual es la mejor estrategia
  • Pedir una carencia. Es un período durante el que no se tienen que pagar las cuotas mensuales del crédito o, al menos, la parte correspondiente a los intereses. Esta opción la dan por defecto muchos préstamos para estudiantes, especialmente al inicio de la operación. Para pedir una carencia, si esta no aparece en el contrato, deberemos acudir al banco y negociar su plazo y su naturaleza (total o parcial). Eso sí, aunque podamos dejar de abonar las mensualidades, se seguirán devengando intereses que se añadirán al total a pagar cuando termine la carencia, así que solo debemos solicitarla si realmente no podemos hacer frente a la amortización del producto.
  • Ampliar el plazo. Al alargar el tiempo durante el que estemos reembolsando el préstamo las cuotas mensuales que deberemos pagar serán mucho más bajas, lo que nos permite tener una economía mucho más equilibrada y evitar el impago. Para ampliar el plazo deberemos ponernos en contacto con la entidad para negociar los nuevos términos del préstamo. Esta opción también podrá tener un coste adicional, según las condiciones que firmamos en el contrato, aunque valdrá la pena si así podemos obtener una cuota más adecuada a nuestra situación personal.

Igualmente comunicar cualquier inconveniente y negociar con el prestamista será primordial para resolver cualquier dificultad que nos podamos encontrar para solventar la posibilidad de un impago lo antes posible. Las entidades suelen estar abiertas a negociar un nuevo plan de pago que se adapte mejor a nuestra situación económica actual para así evitar el impago, esta opción se conocer como novación (cambio de las condiciones del contrato).

Sanciones por impago de los préstamos personales online

Al contratar préstamos personales nos comprometemos explícitamente a devolver todo el dinero concedido más los intereses de la manera acordada con la entidad. Por lo tanto, si en algún momento no abonamos las cuotas del crédito, estaremos incumpliendo las condiciones pactadas, así que el prestamista podrá aplicar las sanciones por demora que se establezcan en el propio contrato. Las entidades pueden actuar de un modo distinto ante los impagos dependiendo de su propia política, aunque en general siempre suelen seguir un patrón estándar parecido al que mostramos a continuación:

  • Comisión por reclamación de posiciones deudoras. Es una sanción que ronda entre los 25 y 35 euros y que nos cobrarán cada vez que deban contactarnos que nos hemos retrasado en el pago de la cuota del préstamo personal.
  • Intereses de demora. Serán los intereses que se generarán desde el momento del impago hasta que lo reembolsemos. Su coste variará según la entidad aunque el 14 de mayo de 2015, el Tribunal Supremo sentenció que estos intereses no pueden superar por más de dos puntos los intereses normales que se hayan aplicado en el préstamo personal.
  • Inscripción en un registro de morosos. Si el impago perdura más de un mes, el prestamista podrá optar por introducir nuestros datos en un fichero de impagos como ASNEF. Para hacerlo deberá notificárnoslo por escrito con una antelación mínima que nos permita hacer efectivo el pago de la deuda por la que nos inscribe.
  • Reclamación del pago de la deuda: otra decisión que puede tomar el prestamista si nos demoramos en el pago de las cuotas es contratar los servicios de una empresa especializada en recobro para que se encargue de reclamar el reembolso. En casos extremos donde la deuda se ha alargado en el tiempo y no se ha podido llegar a un acuerdo amistoso para reembolsar la deuda, muchas entidades optan por acudir a la reclamación por la vía judicial.
  • Embargo de nuestros bienes personales o de los del avalista. Si la entidad lo estima oportuno, puede solicitar al juez el embargo de nuestros bienes para recuperar el dinero prestado y cobrar los intereses y recargos que correspondan. En el caso de los préstamos personales, se considerará que nuestros ingresos y nuestra estabilidad económica son la garantía de reembolso y en caso de impago deberemos responder con nuestros bienes presentes y futuros para reembolsar el capital solicitado, entre los cuales también se incluye nuestros ingresos o ahorros.

Ante una situación donde prevemos que no podremos hacer frente a la devolución del préstamo personal online lo mejor es ponernos en contacto con la entidad antes de que se produzca el impago y negociar un plan de pagos alternativo que nos permita seguir pagando, sin incurrir en un impago y sin desequilibrar nuestras finanzas personales.

¿Puedo pedir un préstamo personal si no tengo nómina?

Sí. Aunque nuestros ingresos provengan de una fuente que no sea una nómina propiamente dicha, también podemos obtener financiación. De hecho, existen un buen número de entidades (tanto bancarias como de capital privado) que aprobarán nuestra solicitud si disponemos de una retribución mensual que reúna las condiciones siguientes:

  • Justificables. Debemos entregar un documento oficial que verifique que recibimos dichos ingresos de manera regular y que son suficientes. La declaración del IVA o el IRPF en el caso de los autónomos o la pensión de los pensionistas son algunos de los ejemplos de los tipos de documentos que servirá.
  • Suficientes. Asimismo, nuestros ingresos deben alcanzarnos para abonar tanto las cuotas de nuestros préstamos online como el resto de nuestros gastos recurrentes. Por tanto, cuanto más dinero pidamos, más tendremos que cobrar para que la entidad considere que podremos hacer frente al reembolso del préstamo online, puesto que en estos casos habrá que abonar una mensualidad mayor.
  • Regulares. Como es lógico, nuestra retribución también debe ser estable para darle al banco la seguridad de que podremos hacer frente a las cuotas durante todo el plazo. Normalmente, se exige que los ingresos sean mensuales y alargados en el tiempo. En el caso de que no lo sean, las entidades no los considerarán válidos y nos resultará prácticamente imposible conseguir un préstamo personal.

Por norma general, las entidades que comercializan préstamos personales online aceptan las peticiones de todos los clientes que reciben unos ingresos regulares y suficientes, ya provengan de un salario propiamente dicho o no. Por lo tanto, si somos pensionistas o autónomos y nuestra retribución reúne estos requisitos, en principio no tendremos problemas para hacernos con el préstamo personal, a no ser que incumplamos el resto de los requisitos (por estar en ASNEF, por ejemplo) o que la entidad solo preste a trabajadores por cuenta ajena.

¿Es posible conseguir préstamos personales con ASNEF?

Sí. No obstante, si se tiene una deuda (o más) sin pagar, únicamente podremos obtener financiación a través de unas pocas empresas de minicréditos, pues ni los bancos ni muchas entidades alternativas quieren prestar su dinero a los usuarios que aparecen en archivos de morosidad. Además, si nos queremos hacer con préstamos personales estando en ASNEF, en muchos casos también tendremos que cumplir dos requisitos adicionales para que las compañías que aceptan a clientes con este perfil den el visto bueno a la operación:

  • Que nuestra deuda no supere un importe determinado. Por lo general las entidades que aceptan a personas inscritas en ASNEF solo permitirán acceder a la financiación a aquellos solicitantes cuyas deudas no superen los 200 euros, aunque algunos prestamistas permiten deudas de hasta 1.000 euros según la procedencia de la deuda y el análisis de nuestro perfil económico.
  • Que no provenga de una entidad crediticia. Que la deuda no sea por un impago a una empresa financiera como no haber pagado una cuota de una tarjeta de crédito, un préstamo online o un descubierto en la cuenta. El tipo de deudas que sí aceptarán son las de empresas de suministros como las de Internet, luz o agua.

Por norma general, la mayoría de los préstamos personales sin aval que podemos solicitar en caso de aparecer en ASNEF son minipréstamos online de hasta 750 euros a reembolsar en unos 30 días como máximo. Si necesitamos una mayor cantidad de dinero y figuramos en un fichero de morosos, muy pocas empresas estarán dispuestas a otorgarnos financiación, por lo que probablemente no tendremos otro remedio que recurrir a un crédito con garantía hipotecaria. Recordemos que los préstamos personales de los bancos solo se pueden contratar si no se tienen deudas impagadas, por lo que si queremos hacernos con uno de estos productos, deberemos liquidarlas para que nuestros datos se borren de ASNEF.

Consejos para contratar un préstamo online barato

En muchos casos, cuando buscamos préstamos personales baratos solo nos fijamos en el interés que indican los bancos en sus ofertas. Es cierto que este es un factor que afecta mucho al precio de la financiación, pero también existen muchos otros (las comisiones o la vinculación, por citar dos ejemplo) que hay que tener siempre en cuenta. Por ello, si nos queremos hacer con los préstamos personales online más atractivos, debemos leer detenidamente las condiciones de cada uno, incluyendo su letra pequeñaUna vez consultadas varias ofertas, recomendamos seguir estos consejos para que la financiación nos cueste lo mínimo posible:

  • Comparar ofertas de diferentes entidades. Aunque lo más sencillo es acudir a nuestro banco de toda la vida, no siempre será la opción más barata. Al comparar entre distintas ofertas podremos conocer cuáles nos ofrecen mejores condiciones y acudir al que mejor se adapte a nuestra necesidad según nuestra situación.
  • Elegir bien el plazo. En los préstamos personales los intereses se generarán a lo largo del tiempo durante el que estemos devolviendo el dinero. Así, mientras más largo sea el plazo más intereses se generarán. Por esta razón escoger un plazo lo más corto posible, siempre que la cuota mensual a reembolsar sea accesible para nuestro nivel financiero, será imprescindible para evitar pagar intereses de más.
  • Negociar con la entidad. Acudir al banco donde queremos contratar los préstamos personales e intentar que nos mejoren las condiciones que nos ofrecen es una táctica muy común. La mejora que obtengamos en las condiciones del préstamo personal dependerá de nuestro poder de negociación (mientras mejor sea nuestro perfil, más poder de negociación tendremos), la oferta de la entidad o la vinculación con la que contemos.

Asimismo, para hacernos con préstamos baratos de un modo responsable es importante que tengamos en cuenta tanto los riesgos que asumiremos al suscribir la operación como los derechos que tendremos como consumidores de préstamos personales. En ese sentido, recomendamos descargar la siguiente guía de HelpMyCash.com, pues en ella se explica cuáles son los derechos y obligaciones a los que estaremos sujetos al firmar préstamos personales, así como se facilitan varios trucos que nos ayudarán a conseguir financiación de un modo fácil y seguro:


¡Guía GRATUITA! Cómo pedir un préstamo personal al banco en 25 preguntas

CÓMO PEDIR UN PRÉSTAMO PERSONAL AL BANCO EN 25 PREGUNTAS

FAQ: Preguntas frecuentes sobre préstamos personales

Los préstamos personales pueden ser una buena herramienta para financiar nuestros proyectos y pagarlos en cómodas cuotas mensuales. No obstante, cuando pidamos estos créditos estaremos contrayendo una deuda, por lo que es imprescindible que conozcamos bien cómo funcionan para poder usarlos de una manera responsable. A continuación, desde HelpMyCash.com resolvemos las dudas más frecuentes sobre estos productos para que podamos saber rápidamente cuáles son los aspectos más destacados de estos créditos:

¿Qué es un préstamo personal?

Un préstamo personal es un producto que nos permite obtener financiación sin tener que aportar una garantía real o un aval, de tal modo que la estabilidad económica del solicitante garantiza al prestamista que se hará frente al reembolso. Los créditos rápidos y los minicréditos también se consideran préstamos personales.

¿Cuánto dinero puedo conseguir con un préstamo personal?

El importe máximo depende del tipo de crédito, del proyecto a financiar y del perfil y del cliente. Con los mini préstamos online podremos obtener entre 300 y 1.000 euros, con los créditos rápidos, entre 1.000 y 5.000 euros y con los préstamos de mayor envergadura, desde los 3.000 hasta los 60.000 euros.

¿Cuánto cuestan los créditos personales?

El precio de un préstamo personal puede depender de sus características, del tipo de producto que sea y de las tarifas aplicadas por la entidad que lo conceda. En los préstamos personales convencionales, el coste medio es del 8,47 % TAE según el último informe del Banco de España publicado en marzo de 2018. No obstante, si buscamos bien, dentro del mercado podemos llegar a encontrar préstamos personales al 5 % TAE.

¿Qué otros costes tienen los préstamos online?

En la letra pequeña de un préstamo personal pueden incluirse diversos gastos adicionales, siendo las comisiones los más comunes. Entre ellas destacan las de apertura y estudio, cuyo coste suele ser de entre el 1 % y el 3 %, y la de amortización anticipada. Además, es posible que para acceder a la financiación también tengamos que firmar otros productos vinculados (que pueden tener un coste) o que nos exijan suscribir el contrato ante notario, cuyos honorarios deberíamos abonar nosotros. Aun así, actualmente hay muchos préstamos personales que no tienen comisiones ni vinculación y que pueden salirnos muy a cuenta.

¿Cómo son los préstamos personales más baratos?

El préstamo personal perfecto dependerá de nuestras necesidades de financiación del momento. En general los préstamos personales que apenas tarden 48 horas en concederlos, que no requieran muchos trámites, que no tengan comisiones ni vinculaciones y que su TAE sea menor del 8,47 % (la media actual) serán considerados como buenas ofertas.

¿Cuánto tardan en concederse los préstamos personales online?

El tiempo que tardaremos en recibir el dinero será más o menos extenso en función de lo que necesite la entidad para analizar la solicitud y los documentos facilitados para demostrarle nuestra solvencia. En los préstamos online, la respuesta es prácticamente inmediata y, por norma general, es posible obtener el ingreso en 48 o menos. En cambio, con los préstamos personales bancarios más tradicionales, la concesión puede alargarse hasta las cuatro semanas.

¿Por qué no me conceden préstamos online?

Hay diversas razones por las que una entidad nos puede denegar el acceso al préstamo personal solicitado; tantas como requisitos se pueden incumplir. No obstante, la mayoría de los rechazos se producen porque el solicitante no cobra unos ingresos suficientes para pagar las cuotas o su sueldo es inestable. Asimismo, también es habitual que no se concedan préstamos personales online a los que aparecen en ficheros de morosidad como ASNEF o EXPERIAN, por ejemplo. 

¿Cómo se devuelven los préstamos personales?

Por lo general el dinero de los préstamos personales se pagará en cuotas mensuales de la cantidad que elijamos durante el plazo escogido. Estas cuotas se componen de una parte del dinero prestado más otra de los intereses generados y se deberán pagar normalmente domiciliando las cuotas, es decir, las cuotas de los préstamos se descontarán directamente de la cuenta corriente que hayamos indicado el mismo día del mes que hayamos acordado.

¿Y si pido un préstamo online y luego me arrepiento?

Por ley, en los contratos de todos los préstamos personales se tiene que incorporar un período de desistimiento de hasta 14 días naturales a contar desde el momento de la firma. Durante este plazo tenemos la opción de cancelar unilateralmente el préstamo personal sin que nos puedan cobrar sanciones de ningún tipo. En estos casos, solo hay que devolver el dinero prestado más los intereses devengados durante esos días.

¿Qué hago si no puedo pagar las cuotas de mi préstamo personal?

En estos casos, lo mejor que podemos hacer es contactar de inmediato con el prestamista para estudiar posibles soluciones. La mayoría de las entidades se mostrarán dispuestas a adaptar la forma de pago a nuestra situación económica para que podamos abonar las mensualidades del préstamo online a tiempo. Por ejemplo, para evitar la demora podemos solicitar la ampliación del plazo de reembolso (lo que reduciría el importe de las cuotas) o pedir un aplazamiento de una o de varias mensualidades.

Sobre esta página de préstamos online

Para qué sirve esta página: los créditos con garantía personal son uno de los productos de financiación más solicitados por los españoles, pero todavía hay muchos consumidores que no conocen su funcionamiento o no saben en qué aspectos deben fijarse para dar con una buena oferta. Por este motivo, en la presente página explicamos a nuestros usuarios cómo pueden reconocer los productos más baratos, qué factores hay que tener presentes al consultar sus condiciones y qué pasos se tienen que seguir para conseguir financiación de un modo responsable y seguro.

Fuente: la información referente a las principales características de los préstamos personales y a su regulación vigente procede del portal Finanzas para todos y de la Ley 16/2011 de contratos de crédito al consumo entre otros portales de referencia.

Metodología: los datos relativos a las condiciones de estos productos (importe, plazo, interés, etc.) los hemos conseguido mediante la investigación online y la consulta de las estadísticas oficiales de las fuentes de referencia antes mencionadas.

Sobre HelpMyCash.com: somos un comparador online compuesto por un equipo de personas especializadas en la investigación financiera. A través de nuestro portal, el usuario podrá comparar diferentes productos de finanzas personales y de economía del hogar, además de acceder a una información de calidad, lo que le permitirá escoger el mejor producto.

Aviso: los servicios que ofrecemos son totalmente gratuitos para el usuario, ya que HelpMyCash obtiene sus ingresos de la publicidad y de sus productos destacados.

Te escuchamos: desde HelpMyCash queremos ayudarte a solucionar cualquier duda que tengas. Para ello, ponemos a tu disposición los siguientes servicios de atención:


AUTOR

Avatar de Agustina Battioli

Agustina Battioli

Especialista en Créditos, Tarjetas e Inversión en HelpMyCash.com

CONTRIBUYE

Avatar de Miquel Riera

Miquel Riera

Especialista en Hipotecas, Préstamos y Tarjetas de HelpMyCash.com


Preguntas recientes

Avatar  de 1966

Me pregunto si a alguien le han ingresado el dinero sin aval

Pedí un préstamo de 8000 euros con una deuda en el asnef de 1200 y no me pusieron pegas..... Luego tuve que ingresar como todos los 250 euros... Me mandato. Toda la información para firmarla seguidamente me pidieron el civer ( elpapel ese del banco de España), lo siguiente fue llamarme y decirme que ya estaba todo concedido y que en una semana tendría el dinero mas tarde, paso un mes y.como ya no tenia mas noticias de ellos, llame por teléfono y me dijeron que me llamaría el gestor en breve, asi fue y me pidió no se que papel de la declaración de la renta. Todo perfecto según ellos y han pasado ya dos semanas y su respuesta es siempre la misma.. Que hay wue esperar porque hay muchos créditos concedido y tienen que ir uno detrás de otro. Pero que estoy ya casi en los siguientes... Ah se me olvidaba deciros que no me pidieron ningún tipo de aval.. Mi pregunta es.... Alguien a recibido algún crédito sin aval?

1966 20/04/2018 | 1 respuesta/s

1 HelpMyCash el 20/04/2018

avatar para HelpMyCash

Buenos días, 1966:

En el mercado podemos encontrar prestamistas que comercializan préstamos sin aval con los que no tendremos que incluir a una tercera persona que se haga cargo de los pagos en el caso de que nuestra capacidad financiera no nos lo permita. Por lo tanto, si en su momento no te pusieron problema, no es un motivo para no concederte la financiación ahora y mucho menos si ya has firmado el contrato.

Hasta ahora toda la documentación que has aportado es la que suelen pedir los prestamistas a personas con tu perfil. Si nos das más datos, por ejemplo, el prestamista con el que has contactado o si has pagado dinero por adelantado, podremos darte una respuesta más detallada. 

Esperamos haberte ayudado.

¡Un saludo! 


Avatar  de Monteria

Credito con asnef

Buenas tengo que conseguir un crédito y claro como salgo en el asnef no me lo dan en el asnef tengo poco sobre 650 ¿hay alguna manera de conseguir crefito? Gracias.

Monteria 20/04/2018 | 1 respuesta/s

1 HelpMyCash el 20/04/2018

avatar para HelpMyCash

Buenos días, Monteria:

En tu caso existen varios factores que van a influir a la hora de acceder a financiación. En primer lugar, dependerá de la cantidad que necesites. Si necesitas poco dinero para cubrir un imprevisto, hay prestamistas en el mercado que conceden financiación a personas que se encuentran en ficheros de morosos como ASNEF. No obstante, para concederte el crédito, tendrán en cuenta lo siguiente:

1. Motivo por el que apareces en un fichero de morosos. Hay prestamistas que no conceden financiación si aparecemos en ASNEF por una deuda de origen bancario, por ejemplo, una cuota impagada de la hipoteca o una tarjeta de crédito. Sin embargo, si está relacionada con una factura de suministros, aún tenemos posibilidades de conseguir financiación.

2. Importe al que asciende la deuda. Las entidades suelen tener establecida una cantidad, suele rondar los 200 euros, por encima de la cual no conceden financiación. Aunque otros prestamistas tienen hasta 2.000 euros de límite para conceder créditos con ASNEF.

3. Antigüedad de la deuda. Si hace mucho tiempo que aparecemos en el fichero, la deuda no suele ser un factor determinante para conceder o no la financiación. No obstante, influirán también los dos aspectos anteriores.

Si necesitas un importe más alto, o por las características de la deuda no te conceden financiación, los préstamos con garantía hipotecaria pueden ser una opción. Eso sí, para acceder a ellos tendrás que tener una vivienda en propiedad o con un 80 % de la hipoteca pagada. Estos productos crediticios aprueban financiación a personas que se encuentran en ASNEF.

Esperamos haberte ayudado.

¡Un saludo!


Avatar  de aba1959

Reagrupacion de deudas.

Hola, buenos dias, me interesaria visitar alguna empresa de este tipo, zona Hospitalet de Llobregat o Barcelona que sean serias. Si me pueden informar, les estaria muy agradecido. Saludos. aba1959,

aba1959 19/04/2018 | 1 respuesta/s

1 HelpMyCash el 19/04/2018

avatar para HelpMyCash

Hola, aba1959:

La mejor opción es que preguntes en tu banco por una posible reunificación de deuda, ellos pueden aconsejarte de forma más personalizada. Otra opción es que te dirijas a SUIZAINVEST para hacer con ellos la reunificación de deuda. Este es un préstamo con garantía hipotecaria, lo que quiere decir que pones tu casa como garantía de que vas a devolver el préstamo, por lo que si hay un impago corres el riesgo de perder la propiedad. 

¡Un saludo!


Noticias recientes

03/04/2018
Descubre los préstamos para pymes con los que acceder a 300.000 € para tu negocio

or el que no piensan en ser autónomos en el futuro. Sin embargo, aunque acceder a préstamos resulta difícil cuando no disponemos de ingresos suficientes y regulares, no es imposible conseguir el dinero que necesitamos. Si estamos pensando en montar un negocio y tenemos una vivienda en propiedad o co


19/03/2018
5 claves que nos ayudarán a entender los préstamos con garantía

dinero y tenemos una vivienda sin cargas o en sus últimos años de hipoteca. Si cumplimos con esta condición, tenemos una nueva vía con requisitos más flexibles y a la que podemos recurrir tanto si aparecemos en un fichero de morosos como si queremos emprender. En este artículo mostramos cinco carac


28/02/2018
La TAE media de los préstamos personales estrena el año con subida

e diciembre de 2017 la TAE media de los créditos personales estaba al 8,30 %. Aunque sube, enero de 2017 empezó con un interés cuatro décimas más alto. La media de la TAE de 2017 fue de 8,66 %. Si incluyéramos la TAE media de enero de 2018 en el año anterior, sería la sexta más baja. Consulta el ran


Uso de cookies: En nuestra página utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y ofrecer contenidos y publicidad de interés.
Si continúas navegando, aceptas el uso que hacemos de las cookies.