Compara en 5 minutos los préstamos más económicos del mercado. Si necesitas financiación, con el comparador de préstamos personales de HelpMyCash ahorrarás tiempo y dinero. El simulador de préstamos online te permite filtrar por finalidad, precio o importe del préstamo personal para encontrar las ofertas más baratas del mercado que mejor se adapten a tu perfil.

Afinar búsqueda

¿Afinar búsqueda

Calcular

Mostrando: 1 - 17 de 17 productos

Préstamos personales - Hasta 50.000 € en un clic
Importe: de 3.000 € a 50.000 €
Plazo: de 3 meses a 8 años
Acepta ASNEF: NO
Interés mín: 5,00 %
Importe: de 1.000 € a 40.000 €
Plazo: de 24 meses a 6 años
Dirigido a: Particulares
Acepta ASNEF: NO
Importe: de 3.000 € a 30.000 €
Plazo: de 12 meses a 8 años
Acepta ASNEF: NO
Importe: de 4.000 € a 15.000 €
Plazo: de 12 meses a 6 años
Acepta ASNEF: NO
Importe: de 750 € a 5.000 €
Plazo: de 6 meses a 4 años
Acepta ASNEF: NO
Importe: de 250 € a 3.000 €
Plazo: de 2 meses a 24 meses
Acepta ASNEF: NO
Crédito rápido Moneza
Los Préstamos Personales Online más Baratos de 2017 - Moneza ¡ Actualizado !
Moneza
Importe: de 300 € a 3.000 €
Plazo: de 3 meses a 24 meses
Acepta ASNEF: NO
Importe: de 300 € a 2.500 €
Plazo: de 3 meses a 24 meses
Acepta ASNEF: NO
Importe: de 50 € a 1.200 €
Plazo: de 5 días a 120 días
Coste 100 € a 30 días: 33 €
Acepta ASNEF: NO
Importe: de 50 € a 1.000 €
Plazo: de 7 días a 30 días
Coste 100 € a 30 días: 0 €
Acepta ASNEF: NO
Minicrédito NetCredit
Los Préstamos Personales Online más Baratos de 2017 - Netcredit ¡ Actualizado !
Netcredit
Importe: de 50 € a 1.000 €
Plazo: de 7 días a 30 días
Coste 100 € a 30 días: 30 €
Acepta ASNEF: NO
Importe: de 1 € a 900 €
Plazo: de 1 días a 30 días
Coste 100 € a 30 días: 27 €
Acepta ASNEF: NO
Importe: de 50 € a 900 €
Plazo: de 7 días a 30 días
Coste 100 € a 30 días: 0 €
Acepta ASNEF: NO
Importe: de 75 € a 750 €
Plazo: de 7 días a 30 días
Coste 100 € a 30 días: 35 €
Acepta ASNEF: SI
Minicrédito Dineo
Los Préstamos Personales Online más Baratos de 2017 - Dineo ¡ Actualizado !
Dineo
Importe: de 50 € a 500 €
Plazo: de 5 días a 30 días
Coste 100 € a 30 días: 0 €
Acepta ASNEF: SI
Minicrédito Cashper
Los Préstamos Personales Online más Baratos de 2017 - Novum Bank Ltd.
Novum Bank Ltd.
Importe: de 50 € a 500 €
Plazo: de 15 días a 30 días
Coste 100 € a 30 días: 38 €
Acepta ASNEF: SI
Importe: de 50 € a 500 €
Plazo: de 7 días a 30 días
Coste 100 € a 30 días: 30 €
Acepta ASNEF: SI

Mostrando: 1 - 17 de 17 productos


¿Qué son los préstamos con garantía personal?

Los préstamos personales (o con garantía personal) nos permiten obtener cierta cantidad de dinero de un banco o de una compañía de capital privado a cambio de comprometernos a devolver el importe solicitado junto con los intereses devengados mediante la forma pactada para tal efecto, normalmente a través de cuotas regulares.

prestamos online

Se denominan préstamos con garantía personal porque, tal y como explica el Banco de España (BdE), en este tipo de préstamos la entidad no suele contar con una garantía especial para el recobro de la cantidad prestada. Y añade que los préstamos personales tienen como garantía genérica los bienes presentes y futuros del deudor.

Dicho en otras palabras, al contratar uno de estos productos, el cliente no tiene que poner como garantía ningún bien en concreto, a diferencia de lo que ocurre con los préstamos hipotecarios en los que la hipoteca, es decir, el derecho de garantía, suele recaer sobre el bien inmueble que se va a adquirir con el capital que presta la entidad financiera.

Los préstamos personales son uno de los productos de financiación más empleados por los hogares españoles, pues permiten obtener un dinero extra para financiar gastos como un viaje, la reforma de la vivienda, el pago de los estudios o la compra de un vehículo nuevo o de ocasión. En comparación con otros productos como las hipotecas, los requisitos para conseguir la aprobación son más flexibles, mientras que el proceso de contratación suele ser algo más rápido (algunas entidades ni siquiera necesitan documentos para gestionar la operación).

Características de un crédito personal

A continuación mostramos cuáles son las condiciones más habituales de estos productos de financiación:

  • Las solicitudes de préstamos personales no acostumbran a ser de un importe tan elevado como los de las hipotecas y su plazo no suele superar los ocho o los diez años.
  • La garantía de este tipo de préstamos es personal, lo que significa que el cliente, así como el avalista si lo hubiere, responde con sus bienes presentes y futuros en caso de impago. Así es como lo define el BdE:

"El cliente responde del cumplimiento de sus obligaciones (devolución del importe prestado y pago de intereses y comisiones bancarias) con todos sus bienes, presentes y futuros. Por ello, es normal que antes de dar el préstamo la entidad de crédito estudie su capacidad de pago, solicitándole justificantes de sus ingresos (nóminas, rentas por alquiler...), un inventario de sus bienes o una declaración jurada de su patrimonio".

  • La tramitación de los préstamos con garantía personal suele durar más o menos una semana, ya que no hay como garantía un bien en concreto. Ahora incluso podemos solicitar préstamos online, con muchos menos papeleos y más comodidad y un tiempo de concesión mucho más corto.
  • Hay una gran cantidad de préstamos personales para conseguir financiación, por lo que las cantidades que ofrecen pueden variar entre los 50 € y los 100.000 €, dependiendo de la finalidad.
  • Tienen un coste superior a los préstamos hipotecarios, pero inferior a otros instrumentos de financiación como las tarjetas de crédito.
  • La forma habitual de pago es mediante cuotas mensuales compuestas por capital más intereses según el sistema francés, aunque dependerá de lo que se pacte con la entidad.
  • El reembolso de los créditos personales suele efectuarse por domiciliación de los recibos de las cuotas, a través de transferencias bancarias a la entidad prestataria o con pagos en la ventanilla de la entidad.
  • El tipo de interés de estos productos puede ser fijo o variable. En este último caso, la entidad revisará el tipo de interés del préstamo de forma periódica (normalmente una vez al año) y lo modificará en función de los cambios del índice tomado como referencia.
  • El plazo de reembolso de los préstamos personales puede ser más o menos extenso dependiendo de la cantidad de dinero solicitado. Además, normalmente nos darán la opción de elegir si preferimos devolver el dinero en cuotas más elevadas y un plazo menor o si preferimos hacerlo en mensualidades mas pequeñas para alargar el plazo de amortización del préstamo.

Mini diccionario para entender los préstamos personales

En los contratos de los préstamos personales aparecen un buen número de tecnicismos que nos pueden dificultar la correcta comprensión de las condiciones del producto. Sin embargo, aunque leer las cláusulas y entender su significado nos pueda resultar complicado, es imprescindible que comprendamos todo el contenido del contrato antes de firmarlo, pues de no ser así nos podríamos encontrar con desagradables sorpresas, como que nos cobraran un recargo inesperadamente o que cambiaran repentinamente las condiciones de financiación. Para facilitar la lectura de estos contratos, desde HelpMyCash.com hemos elaborado el siguiente diccionario de bolsillo en el que definimos todos los tecnicismos relacionados con los créditos personales:

  • Prestamista: es la entidad bancaria, compañía de capital privado o persona particular que concede préstamos personales.
  • Prestatario: es el receptor del préstamo personal. Dependiendo del tipo de crédito y de su finalidad puede ser una persona física o una persona jurídica (empresa).
  • Capital del préstamo personal: es la cantidad de dinero que el prestamista entrega al prestatario.
  • Intereses: es el rendimiento que genera el importe del préstamo personal y que el deudor deberá pagar al prestamista junto con el capital prestado.
  • Cuota: en los préstamos personales, es la parte que el prestatario paga regularmente al prestamista (generalmente de manera mensual) para satisfacer la deuda. Puede estar compuesta por intereses más capital, solo por capital o solo por intereses.
  • Plazo: es el periodo durante el que se dispone del dinero y durante el que se tiene que satisfacer la deuda.
  • Comisiones: son costes de gestión que nos cobrarán algunas entidades para poder acceder a sus préstamos personales.
  • Garantía: es el bien o bienes con los que el prestatario responderá en caso de no cumplir con las obligaciones establecidas en el contrato. En el caso de los préstamos personales, la garantía es el conjunto de bienes presentes y futuros del prestatario.
  • Carencia: es la pausa temporal del pago de las mensualidades del crédito personal. Puede tratarse de una carencia parcial (sólo pagamos intereses o capital) o total.
  • Amortización anticipada: es la devolución total o parcial del capital del préstamo personal antes del plazo de reembolso acordado.

Entender el significado de todos los tecnicismos empleados en los contratos de los créditos personales nos permitirá agilizar la tramitación de la solicitud y minimizar el riesgo de que nos sorprenda algún gasto escondido dentro de la "letra pequeña". Por tanto, comprender el contenido íntegro de las cláusulas es una de las claves para conseguir préstamos personales baratos, aunque si nos surge alguna duda, siempre podemos preguntársela a la persona encargada de gestionar la petición. Recordemos que, una vez firmado el contrato, daremos nuestro consentimiento expreso a los términos y condiciones del préstamo personal, por lo que antes de hacerlo siempre debemos leer detenidamente la "letra pequeña" para comprobar que su contenido coincide con las condiciones pactadas previamente con la entidad.

Diferencias entre préstamos personales y créditos personales

Aunque las palabras "préstamo" y "crédito" se utilizan muchas veces como si tuvieran el mismo significado, lo cierto es que no hacen referencia al mismo producto de financiación. Como ya hemos comentado, con los préstamos personales se nos otorga una cantidad fija de dinero, que deberemos devolver íntegramente en un plazo determinado abonando los intereses que se devengan sobre el saldo pendiente de pago. Cuando nos referimos a los préstamos con garantía personal hablamos de prestamistas (las entidades o particulares que nos conceden el dinero), de prestatarios (el titular o los titulares del préstamo personal) y sobre el principal o el capital del préstamo (la suma de dinero prestada).

Por el otro lado, los créditos personales nos ofrecen la posibilidad de retirar solo la suma de dinero que necesitemos de la cantidad otorgada por la entidad, siempre que no superemos el límite máximo del crédito. En el caso de los créditos personales, el titular (o acreditado) debe devolver todo el dinero dispuesto al proveedor de financiación (o acreedor) y solo tiene que pagar los intereses que se devenguen sobre el capital retirado, no sobre todo el principal.

A modo de conclusión, mientras que con un préstamo personal nos otorgan una cantidad de dinero concreta que tendremos que devolver en un plazo determinado, con un crédito personal nos dan la opción de retirar las sumas que necesitemos (siempre que no superemos el límite establecido) cuando queramos. En el caso de los préstamos personales, los intereses se devengan siempre sobre todo el saldo deudor, pero en el de los créditos personales, solo se devengan sobre el capital dispuesto por el titular.

¿Quién concede créditos personales?

Hace unos años, cuando necesitábamos un extra de liquidez para financiar un proyecto, para comprar un bien de consumo costoso o para cubrir un imprevisto, prácticamente la única manera de conseguir el dinero era acudir a la oficina de un banco para pedir uno de sus créditos. Sin embargo, gracias a la revolución tecnológica experimentada por el sector de la financiación, durante la última década han surgido nuevas entidades que también pueden concedernos préstamos personales con condiciones tan o más atractivas que las de los productos bancarios. Actualmente, los principales proveedores de créditos personales que operan dentro del mercado son las propias entidades bancarias, los prestamistas privados online, las plataformas de crowdlending y los servicios financieros de algunos establecimientos comerciales. Veamos cuáles son las características de todos ellos y qué condiciones se aplican en sus créditos al consumo:

  • Bancos: aunque las opciones para obtener financiación se han multiplicado durante los últimos años, acudir a una entidad bancaria aún es la manera más habitual de conseguir dinero prestado. Los bancos disponen de un amplio catálogo de productos financieros, entre los que destacan los préstamos con garantía personal destinados al consumo. Al estallar la crisis, las entidades endurecieron sus requisitos y prácticamente cerraron el acceso a sus créditos personales, pero la mejora de la economía española y los incentivos promovidos por el BCE les han animado a conceder préstamos personales a un interés más bajo y con unas condiciones un poco más flexibles. Además, como muchas entidades han digitalizado sus servicios, muchos de sus créditos personales se pueden conseguir online.
  • Prestamistas privados: son empresas de capital privado que no reciben la supervisión del Banco de España. Por norma general, sus préstamos personales se solicitan online y los trámites que hay que hacer para conseguirlos son más ágiles que los de los bancos, así que el proceso de concesión dura mucho menos tiempo, normalmente unos pocos minutos o unas horas como máximo. Estas compañías se popularizaron durante la crisis, cuando las entidades bancarias cerraron el grifo del crédito, y ahora ya están plenamente consolidadas gracias a la velocidad de concesión de sus productos y a sus flexibles requisitos. Los préstamos personales privados tienen un tipo de interés más elevado que los bancarios, pero no suelen incluir tantas comisiones ni tampoco productos vinculados.
  • Plataformas de crowdlending: si necesitamos financiación y no queremos pasar por el banco, podemos acudir a una plataforma online de préstamos entre particulares. Las plataformas P2P o de crowdlending ponen en contacto a personas que necesita dinero para un proyecto con inversores dispuestos a otorgárselo para obtener rentabilidad. El interés de los créditos personales entre particulares puede variar dependiendo de la calificación de riesgo del solicitante y los requisitos para conseguirlos son muy parecidos a los que exigen los bancos.
  • Servicios financieros de compañías privadas: las grandes superficies, los hipermercados, los concesionarios y las compañías de telecomunicaciones también pueden financiarnos la compra de algunos de los productos que venden. Estas empresas no son financieras propiamente dichas, puesto que su objetivo final no es obtener beneficios por sus créditos. Además, si contratamos uno de sus préstamos personales, no recibiremos el dinero en la cuenta, sino que nos entregarán el bien adquirido y nos permitirán pagarlo en varias mensualidades (junto con los intereses correspondientes) durante un período de tiempo que no suele superar los dos años.

Dependiendo de cuáles sean nuestras necesidades de financiación, será más conveniente pedir un crédito a una entidad o a otra. Por ejemplo, si lo que queremos es comprar un vehículo nuevo, nos saldrá más a cuenta solicitar préstamos personales bancarios o acudir a los servicios financieros de un concesionario, ya que estas son las dos opciones más baratas. En cambio, si necesitamos dinero urgentemente para resolver algún tipo de contratiempo, podremos disponer de liquidez prácticamente al momento si pedimos un crédito rápido a una empresa de capital privado, pues ésta tardará solamente unos minutos en aprobar la operación e ingresarnos el préstamo.

¿Para qué sirven los préstamos personales online?

Por norma general, los préstamos personales se solicitan o bien para financiar la compra de bienes de consumo costosos, o bien para adquirir servicios con un precio relativamente elevado. Sin embargo, como el uso que le podemos dar a un crédito dependerá siempre de nuestras propias necesidades económicas, podríamos decir que, en realidad, estos productos tienen tantos usos como necesidades de consumo. A continuación mostramos un listado en el que indicamos para qué finalidades suelen emplearse habitualmente los préstamos con garantía personal:

  • Créditos personales para pagar los estudios: estudiar, sobre todo si cursamos un máster o un post-grado, puede tener un coste muy elevado. Por ello muchas entidades ofrecen préstamos personales específicos con los que podemos pagar el coste de la matrícula y otros gastos relacionados con los estudios (material, alojamiento, etc.) y devolver el dinero poco a poco.
  • Préstamos personales online para viajar: a todo el mundo le gusta viajar, pero el precio de los billetes, del alojamiento y de las compras hechas en el extranjero puede sobrepasar nuestro presupuesto. Si necesitamos financiación para realizar un viaje, especialmente si es largo y el destino es lejano, podemos recurrir a alguno de los créditos personales online disponibles en el mercado.
  • Préstamos con garantía personal para reformar la vivienda: el coste de unas obras suele ser muy alto y es posible que no podamos hacerle frente con nuestros ahorros. Sin embargo, si pedimos préstamos personales online podremos conseguir grandes sumas de dinero sin levantarnos del sofá para arreglar el baño, ampliar el comedor o cambiar el suelo de las habitaciones.
  • Créditos personales para comprar un coche: esta es uno de los usos más habituales de los préstamos personales. De hecho, muchos bancos ofrecen productos específicos para financiar la compra de vehículos; son los llamados "préstamos coche".
  • Préstamos online para celebraciones: una boda, una comunión o cualquier otra celebración importante puede suponer un alto coste, que podemos financiar con préstamos personales online si no disponemos del dinero necesario para hacerle frente.
  • Créditos personales para tratamientos de salud: algunas intervenciones médicas, como una ortodoncia o una operación para eliminar la miopía, pueden salirnos caras. Afortunadamente, algunos bancos y empresas comercializan préstamos online y créditos personales para financiar tratamientos de salud que requieren de un desembolso importante y que no cubre la Seguridad Social.
  • Préstamos online para comprar productos tecnológicos: los ordenadores portátiles o los smartphone son instrumentos imprescindibles de nuestro día a día, pero su precio es alto. Por fortuna, muchas entidades ofrecen préstamos personales online para financiar la compra de cualquier aparato tecnológico, desde ordenadores o tablets hasta impresoras.
  • Préstamos personales online para cubrir imprevistos: también hay algunos créditos personales rápidos que están diseñados para hacer frente a situaciones de emergencia puntuales, como pagar una factura puntualmente elevada o reparar una avería doméstica. Estos préstamos son perfectos para cubrir estas necesidades, ya que se conceden de manera prácticamente inmediata.
  • Créditos personales para afrontar fechas especiales: Navidad, verano, la vuelta al cole, cumpleaños, ... son fechas donde los presupuestos se disparan. Si necesitamos una pequeña ayuda económica, los mini préstamos online pueden ofrecernos una solución rápida y sencilla para momentos donde necesitamos un extra de efectivo.

Como vemos, los créditos personales pueden utilizarse para cubrir prácticamente cualquier necesidad de consumo, como financiar la adquisición de un bien costoso, impulsar un proyecto particular o resolver un imprevisto económico. No obstante, la finalidad de un préstamo puede estar restringida por sus propias condiciones, pues algunos préstamos personales solo se pueden emplear para financiar proyectos concretos. Si contratamos uno de estos créditos (como un préstamo coche o un crédito para reformas, por ejemplo), deberemos presentar el presupuesto del proyecto para demostrar que no utilizaremos el dinero para otros fines. En cambio, si solicitamos préstamos personales genéricos, podremos financiar cualquier necesidad y, en muchos casos, no será necesario que entreguemos un justificante, aunque normalmente si tendremos que indicar por qué motivo queremos contratar un crédito.

Tipos de préstamos personales

En general, cuando hablamos acerca de los préstamos personales nos referimos, sobre todo, a los créditos con garantía personal que se contratan para financiar proyectos particulares relativamente ambiciosos, como comprar un coche nuevo o reformar un inmueble. Sin embargo, dentro de este grupo también se incluyen otros productos de financiación que se pueden emplear para cubrir todo tipo de necesidades de consumo, desde anticipos de nómina diseñados para obtener liquidez antes de fin de mes hasta créditos al consumo con los que podremos comprar ciertos artículos a plazos o préstamos personales sin aval y sin nómina que nos permiten resolver imprevistos económicos en pocos minutos. Veamos cuáles son todas las clases existentes de créditos personales y cuáles son las condiciones de financiación de cada una:

Mini préstamos: financiación urgente de hasta 1.200 €

Los minicréditos son préstamos personales online no bancarios con los que podemos obtener sumas relativamente bajas de dinero (unos 1.000 € como máximo) en minutos y sin tener que hacer apenas papeleo. Como su importe es tan reducido, estos productos se devuelven en un plazo muy corto que no suele ser de más de 30 días, mientras que la amortización debe efectuarse, en la mayoría de los casos, mediante un único pago a vencimiento. En cuanto al precio, el interés aplicado sobre los mini préstamos es mucho más alto que el que se aplica sobre el resto de los créditos personales, pero no incluyen comisiones u otros gastos adicionales. Además, cuentan con una serie de ventajas que los productos bancarios no suelen ofrecer, como una concesión prácticamente inmediata, un proceso de solicitud y de contratación íntegramente online y unos requisitos de acceso muy flexibles. Por sus características, estos préstamos online están pensados sobre todo para resolver contratiempos puntuales como pagar facturas o multas que se han salido del presupuesto o reparar pequeñas averías.

Créditos rápidos: más de 1.000 € en menos de 24 horas

Estos productos son préstamos online que nos permiten conseguir más dinero que los mini créditos (entre 500 € y 5.000 €) y que, a diferencia de éstos, se pueden reembolsar en cuotas mensuales en vez de en un único pago, en un plazo que suele ser de entre 12 y 48 meses como máximo. Su nombre se debe a su rápido proceso de aprobación y de transferencia, pues con estos productos podemos obtener financiación en el mismo día en el que tramitemos la solicitud. Existen dos clases distintas de créditos rápidos: por un lado, tenemos los préstamos personales sin cambiar de banco que ofrecen las empresas privadas que no reciben la supervisión del BdE y, por el otro, los créditos que otorgan las entidades bancarias en pocas horas (préstamos preconcedidos, créditos personales que se aprueban en 24 o 48 horas, etc.). En ambos casos, el préstamo contratado se puede utilizar para cualquier finalidad, ya sea para cubrir un imprevisto que requiera de una gran cantidad de dinero o para financiar un proyecto algo más ambicioso.

Anticipo o préstamo nómina: recibe el salario por adelantado

Los anticipos o adelantos de nómina son una clase de créditos personales que nos permiten obtener el importe neto de una o de varias nóminas o pensiones en cuestión de pocas horas. Para contratar uno de estos productos es imprescindible, lógicamente, tener la nómina o la pensión domiciliada en una cuenta que admita esta opción, así como ser cliente del banco con cierta antigüedad (unos 6 meses, por lo general) y cumplir las condiciones de solvencia pertinentes. El precio de estos préstamos personales suele oscilar entre el 7 % y el 15 % TAE, aunque dentro del mercado también se comercializan varios anticipos que no tienen intereses ni comisiones y que, por lo tanto, son totalmente gratuitos. En cuanto al importe máximo y al plazo de amortización, pueden variar en función de las condiciones ofrecidas por cada banco y del propio perfil del cliente.

Préstamos personales "tradicionales": características y ventajas

Los préstamos personales convencionales son los productos que otorgan los bancos y los establecimientos financieros de crédito para financiar proyectos particulares costosos que requieren de grandes desembolsos de dinero (entre 500 € y 100.000 €), como comprar un vehículo nuevo o reformar un inmueble. El importe máximo de estos créditos, así como sus requisitos de acceso, puede variar en función de las condiciones que establezca cada prestamista y de la envergadura del proyecto a financiar, mientras que el plazo de reembolso puede oscilar entre un mínimo de 3 meses y un máximo que puede alcanzar los 10 años. Los préstamos con garantía personal tradicionales se pueden solicitar de manera presencial en una oficina o a distancia, ya sea por teléfono o a través de una plataforma virtual (préstamos online).

Créditos al consumo para financiar compras

Estos créditos personales de a partir de 200 € ofrecidos algunos establecimientos comerciales y varias compañías de servicios (grandes almacenes, hipermercados, empresas de telefonía, etc.) nos permiten financiar la compra de los artículos y servicios que comercializan. Ciertas entidades bancarias también nos pueden conceder préstamos personales de este tipo, aunque normalmente solo se pueden emplear para adquirir productos muy concretos, como el último modelo de un televisor o de un smartphone. Estos créditos al consumo suelen ser gratuitos o con un interés mucho más bajo que el de los préstamos personales tradicionales, pues el objetivo de los comercios no es conseguir un buen margen de intereses, sino promover la compra de sus artículos. En cuanto al plazo, estos créditos personales se deben reembolsar en unas 18 o 24 mensualidades como máximo.

Como vemos, podemos contratar unos préstamos personales u otros dependiendo de cuáles sean nuestras necesidades de financiación, de la finalidad para la que queramos destinar el dinero prestado y de las condiciones que nos ofrezca cada producto. En función de estas variables, nos saldrá más a cuenta elegir una u otra opción para obtener financiación.

¿Cuánto cuestan los préstamos online?

El primer aspecto en el que se suelen fijar los solicitantes de financiación cuando comparan las condiciones de varios préstamos personales es el precio, pues nadie quiere pagar más dinero de la cuenta. Hay muchos factores que pueden influir en el coste de un crédito personal, desde el tipo de producto que sea hasta el tiempo que se tarde en amortizarlo o las tarifas que aplique cada entidad, pero podemos afirmar que, por norma general, un préstamo personal siempre será más caro cuando los requisitos para contratarlo sean más laxos.

Hay varios factores que determinan cuánto dinero tendremos que pagar para amortizar íntegramente un préstamo personal. En ese sentido, el aspecto más importante es el tipo de interés aplicado sobre el crédito, pues es lo que establece cuánto deberemos abonar en cada cuota y en total. El interés es un porcentaje que se devenga sobre el saldo pendiente de pago de un préstamo personal y puede ser de dos clases: si es fijo, se mantendrá constante a lo largo de toda la vida del crédito; si es variable, podrá cambiar en cada revisión en función de las oscilaciones del índice que se tome como referencia, que normalmente es el Euríbor. Actualmente, la mayoría de los préstamos personales comercializados son de tipo fijo, aunque podemos encontrar unos pocos créditos personales cuyo interés es variable referenciado al Euríbor.

Sin embargo, aunque el tipo de interés aplicado sea un aspecto fundamental, no es el único que determina cuál es el precio total de un préstamo personal. Por eso, al comparar varios préstamos personales también debemos tener presentes las comisiones que cobre cada entidad, los productos vinculados a cada préstamo personal y los posibles pagos a terceros, ya que todos estos gastos se añadirán al coste del producto y podrían encarecerlo sensiblemente, sobre todo si el crédito personal tiene un importe muy bajo y un plazo de amortización corto.

Por eso, cuando queramos saber cuál es el precio exacto de varios préstamos personales, es aconsejable tener en cuenta, además del TIN, la tasa anual equivalente o TAE. Gracias a esta medida averiguaremos si nos encontramos ante préstamos personales baratos o no, puesto que refleja tanto el tipo de interés aplicado sobre estos productos como el coste de las comisiones y de otras partidas. No obstante, en la TAE no se incluyen todos los posibles gastos (como los pagos a terceros, por ejemplo), así que deberemos leer detenidamente las condiciones del crédito personal para saber cuáles serán todos sus costes.

En la siguiente tabla nos resultará más sencillo observar por qué la tasa anual equivalente de los préstamos personales es más útil que el TIN para comparar el precio de diversos de estos productos. Para realizar los cálculos hemos tomado como referencia un préstamo personal de 10.000 € a reembolsar en un plazo máximo de 60 meses:

TIN Comisión de apertura TAE Coste total
6 % 3 % 7,52 % 1899,68 €
7 % 0 % 7,22 % 1880,72 €

Como vemos, aunque en el primer caso el tipo de interés aplicado es más bajo, como se incluye una comisión de apertura, el coste total es más elevado que en el segundo caso, algo que se refleja en la TAE del crédito personal.

Evolución de la TAE media de los préstamos con garantía personal

Durante el pasado ejercicio, la TAE media que aplicaron las entidades financieras de nuestro país sobre sus créditos personales para consumo osciló aproximadamente entre el 8 % y el 9 %, como reflejan los datos que publica mensualmente el Banco de España en su Boletín Estadístico. En el gráfico que mostramos a continuación podemos observar cuál fue la evolución de la tasa anual equivalente de los préstamos personales para hogares que se otorgaron entre los últimos meses de verano de 2015 y el mes de febrero de 2017:

prestamo personal

Fuente: Banco de España

Como podemos ver en el gráfico, la tasa anual equivalente media que aplicaron las entidades financieras españolas sobre sus préstamos personales se redujo de forma más o menos regular durante todo el año pasado, excepto entre los meses de abril y agosto. Sin embargo, durante el inicio del 2017, la TAE de los créditos al consumo ha experimentado un aumento significativo, sobre todo a causa de las comisiones cobradas por la banca. De hecho, la TAE media del mes de febrero de 2017 (8,91 %) es más elevada que la que se registró en el mismo período del pasado curso, algo que no ocurría desde 2014.

Gastos y comisiones de los préstamos personales online

Como hemos dicho en el apartado anterior, el tipo de interés aplicado no es el único aspecto que debemos tener presente cuando queramos averiguar cuál es el precio real de uno o de varios préstamos personales. Si queremos saber cuánto pagaremos para amortizar íntegramente un crédito personal, también tendremos que fijarnos en las comisiones incluidas, en los productos vinculados que haya que contratar para poder conseguirlo y en los posibles pagos a terceros. Veamos cuáles son las características principales de todos los costes adicionales que pueden incluirse dentro del precio de los créditos al consumo:

  1. Comisión de apertura: es un coste porcentual del dinero prestado (a veces con un importe mínimo) que cobran algunas entidades por tramitar la concesión de un préstamo personal.
  2. Comisión de estudio: como en el anterior caso, esta comisión es también un porcentaje sobre el capital prestado, aunque en este caso se cobra por evaluar la solicitud de crédito. Sólo se tiene que abonar si finalmente la entidad concede el préstamo personal
  3. Amortización anticipada: si reembolsamos nuestro crédito personal antes de tiempo, algunas entidades nos cobrarán una pequeña penalización. La comisión por amortización anticipada puede ser de hasta el 1 % del capital reembolsado si queda más de un año para que venza el plazo, aunque si queda menos de un año ésta no puede superar el 0,5 %.
  4. Gastos de notario: algunos bancos nos obligarán a firmar sus préstamos personales ante notario, sobre todo si contratamos créditos personales de altos importes. Los honorarios de este funcionario público se incluirán en el precio final del préstamo personal, pero no se reflejarán en su tasa anual equivalente.

Sin embargo, hay que destacar que no todos los préstamos comercializados tienen por qué incluir estos costes de gestión, de estudio o de vinculación. Como cada entidad decide qué comisiones cobra a sus clientes y qué condiciones les exige reunir para poder acceder a sus créditos personales, dentro del mercado financiero podemos encontrar préstamos sin comisiones y sin productos vinculados que, además, pueden contratarse sin tener que formalizar la operación en una notaría.

Los productos vinculados en los préstamos personales

Si le pedimos financiación a un banco, es muy probable que no nos permita acceder a sus préstamos si no reunimos unas condiciones de vinculación determinadas. Normalmente, en estos casos tendremos que contar con una antigüedad mínima como clientes (unos 6 meses), además de domiciliar la nómina y contratar diversos productos asociados, como seguros, tarjetas de crédito o planes de pensiones. El coste de estas vinculaciones no siempre aparece reflejado en la TAE del préstamo personal solicitado, por lo que antes de adquirir los productos vinculados exigidos deberemos leer atentamente las condiciones de cada uno de ellos para averiguar cuánto nos costarán de forma directa o indirecta.

  • Por ejemplo: imaginemos que para acceder a un préstamo personal es imprescindible domiciliar la nómina en la entidad. Para hacerlo, deberemos abrirnos una nueva cuenta, que puede tener una comisión por mantenimiento si no cumplimos ciertas condiciones. Este gasto puede no incluirse en la TAE del préstamo contratado, pero a fin de cuentas se trata de un gasto del préstamo personal.

En cambio, algunas entidades no exigen a sus clientes que contraten otros productos para poder acceder a sus préstamos personales, pero sí mejoran las condiciones de financiación si se cumple este requisito. En general, bonifican el tipo de interés aplicado o eliminan alguna comisión (normalmente la de apertura), lo que reduce el precio del préstamo personal otorgado. Sin embargo, antes de cumplir las condiciones necesarias para obtener estas mejoras, siempre debemos comprobar que el coste de vincularnos es efectivamente inferior al del abaratamiento del préstamo personal, ya que de no ser así no nos saldrá a cuenta estrechar nuestra relación con la entidad.

Como vemos, el precio de un préstamo puede incluir una gran variedad de gastos. Por eso, si queremos descubrir cuál es el coste real de un crédito al consumo, es recomendable que utilicemos una calculadora como la que han elaborado los expertos de HelpMyCash.com, que nos muestra tanto el capital total que tendremos que reembolsar como el importe que pagaremos en cada mensualidad:

¡Informe personalizado GRATIS! Calcula la mensualidad y el coste total de tu préstamo

CALCULA LA MENSUALIDAD Y EL COSTE TOTAL DE TU PRÉSTAMO

En la siguiente página, presentamos una calculadora que te ayudará a saber cuánto terminarás pagando por tu préstamo. Para utilizarla, lo único que tendrás que hacer es rellenar estos sencillos campos y podrás conocer el coste total del préstamo que te interese y cuánto pagarías en cada cuota mensual.

Además, una vez realices el cálculo, recibirás en tu correo electrónico el informe detallado comparando tu préstamo con los más económicos del mercado, para saber si es competitivo o no, y también algunos trucos para aumentar las posibilidades de que te concedan la financiación.

Calcular ahora

Seguros de amortización de los préstamos personales

En muchas ocasiones, cuando solicitemos préstamos personales bancarios nos exigirán que contratemos un seguro de vida que garantice la amortización del crédito si fallecemos o quedamos inválidos permanentemente. Asimismo, es posible que también tengamos que vincular el préstamo a un seguro de protección de pagos que cubra el abono de las mensualidades en el caso de que nos quedemos en el paro o suframos un accidente que nos deje incapacitados de forma temporal. Estos dos seguros de amortización no tendremos que contratarlos obligatoriamente a través de la mediación del propio banco, pero si lo hacemos podremos obtener créditos personales con el tipo de interés bonificado.

¿Existen los créditos personales gratis?

. La competencia que afecta a varios sectores del mercado financiero es tan feroz que muchas entidades ya se han atrevido a lanzar créditos al 0 % para atraer nuevos clientes y superar así al resto de los prestamistas. Actualmente, podemos encontrar diversos tipos de préstamos personales sin intereses: mini créditos gratuitos que podemos utilizar para resolver pequeños imprevistos en cuestión de minutos, anticipos de nómina sin coste alguno diseñados para obtener liquidez extra antes de fin de mes, préstamos sin intereses ni comisiones que nos permiten adquirir ciertos artículos tecnológicos y pagarlos a plazos, etc.

Estos productos parecen muy atractivos a simple vista, pero siempre debemos tratarlos con mucha precaución, ya que algunos créditos al 0 % incluyen costes adicionales dentro de su "letra pequeña" y, por lo tanto, no son realmente gratuitos. Para no caer en estas pequeñas "trampas" publicitarias es importante que siempre nos fijemos en la tasa anual equivalente del crédito personal que nos ofrezcan y no solo en el TIN: si la TAE es del 0 %, significará que el producto no tiene intereses ni comisiones. Además, también es recomendable que leamos atentamente las cláusulas del contrato del préstamo personal, ya que de esta manera nos aseguraremos de que no nos cobrarán ningún recargo oculto.

Cuándo llegará el dinero de los préstamos online

Si queremos pedir préstamos personales para solucionar un imprevisto rápidamente, necesitaremos que nos ingresen el dinero cuanto antes. Sin embargo, dependiendo del producto que contratemos y del prestamista al que acudamos, es posible que tardemos más tiempo del deseado en poder disponer del crédito personal. En ese sentido, los bancos suelen tardar varios días o semanas en otorgar sus préstamos personales, ya que necesitan todo ese tiempo para analizar correctamente el perfil de riesgo de los solicitantes. No obstante, si pedimos créditos personales a una entidad bancaria con la que tengamos una relación más estrecha, no tendremos que esperar tanto a que aprueben nuestra solicitud, pues ésta ya tendrá mucha de la información necesaria para evaluar nuestro nivel de solvencia (ingresos mensuales, gastos recurrentes, etc.).

En cambio, las empresas de capital privado que no están sujetas a la supervisión del BdE tardan mucho menos tiempo en otorgar sus préstamos personales. Los requisitos que exigen para acceder a sus productos son más laxos que los que establecen los bancos tradicionales, así que no hay que aportar tanta información y el análisis de las peticiones dura, por tanto, solo unos minutos. Además, si pedimos financiación a un prestamista privado al que ya hayamos acudido otras veces, recibiremos la aprobación prácticamente de inmediato.

Además, el tiempo que podemos tardar en recibir la aprobación y el dinero también puede variar mucho dependiendo del crédito personal que solicitemos, tal y como vemos a continuación:

  • Mini créditos: las compañías que ofrecen este tipo de productos responderán a nuestra solicitud en muy pocos minutos si tramitamos la petición dentro de su horario laboral. En caso de aprobación, el ingreso se hará de manera prácticamente inmediata o hasta en dos días hábiles dependiendo del banco en el que tengamos la cuenta.
  • Créditos rápidos: si solicitamos préstamos personales rápidos de mayor importe que los minicréditos tardaremos más o menos el mismo tiempo en recibir el dinero. En general, estos préstamos inmediatos se ingresan en unas pocas horas, aunque a veces se puede tardar hasta 2 días en recibir la transferencia dependiendo del horario laboral del prestamista y de nuestro banco.
  • Créditos personales online: la mayoría de las entidades tardan varios días en evaluar las solicitudes de los préstamos online de grandes importes, pero una vez aprobada la petición ingresan el dinero en menos de 24 horas. El proceso se realiza a través de Internet, por lo que no se pierde tanto tiempo en hacer el papeleo. Además, una vez enviado el formulario de los préstamos online, las entidades suelen comunicar al momento si la solicitud es, en principio, viable.
  • Préstamos personales "tradicionales": son los clásicos créditos que se solicitan en una oficina bancaria. Si potamos por pedir uno de estos productos, podríamos tardar hasta un máximo de 4 semanas en recibir la respuesta definitiva y el dinero. No obstante, si solicitamos financiación a nuestra entidad, es posible que ese tiempo se reduzca notablemente, pues ésta ya tendrá muchos de los datos necesarios para evaluar nuestra petición. Ademas, si optamos por pedir el crédito personal a través de Internet en vez de en una oficina, también podremos ahorrar tiempo y papeleos.
  • Anticipos de nómina: el tiempo que tardan las entidades en conceder estos adelantos puede variar en función del procedimiento y de la situación personal del solicitante. Sin embargo, normalmente estos préstamos personales se aprueban rápidamente y se ingresan en uno o dos días, aunque para conseguirlos es imprescindible tener los ingresos domiciliados en una cuenta del banco y contar con una antigüedad mínima de 3 a 6 meses.
  • Tarjetas de crédito: las tarjetas funcionan de un modo parecido a los préstamos personales, ya que ponen a nuestra disposición una cantidad de dinero a reembolsar en un plazo determinado pagando los intereses correspondientes (en el caso del pago a plazos). Si ya disponemos de una tarjeta de crédito, podremos disponer del dinero en cualquier momento. Si por el contrario no tenemos una de estas tarjetas, tendremos que solicitarla en la oficina de una entidad o a través de Internet y tardaremos más o menos una semana en recibirla.

Reembolso de los préstamos personales online: el sistema francés

El método de amortización que se suele emplear para reembolsar tanto los préstamos personales como los créditos con otras garantías y finalidades (como las hipotecas, por ejemplo) es el denominado sistema francés. A través de este método, el principal y los intereses devengados tienen que devolverse de manera conjunta mediante el pago de cuotas periódicas, que generalmente son mensuales. Durante los primeros meses de vida del crédito personal, se paga una suma mayor en intereses, pero a medida que el tiempo transcurre, esa cantidad se reduce progresivamente y, al final, se termina pagando una fracción mucho mayor de capital que de intereses.

Este método, sin embargo, no es el único que se puede emplear para amortizar tanto el capital como los intereses devengados de los créditos personales. Por ejemplo, si contratamos un préstamo personal de bajo importe con un plazo muy reducido (como un minicrédito), es probable que tengamos que reembolsarlo mediante el abono de una cuota única en la fecha del vencimiento, con la que deberemos devolver todo el dinero que nos hayan prestado más los intereses correspondientes.

Análisis previos a la aprobación de los créditos personales

Lógicamente, antes de conceder sus préstamos personales, las entidades financieras evalúan la solvencia de los solicitantes para asegurarse de que éstos podrán abonar las cuotas del crédito personal que quieren contratar y podrán, a la vez, hacer frente al resto de sus gastos recurrentes (facturas de suministros, recibos del alquiler o de la hipoteca, etc.). Este estudio, que recibe el nombre de análisis crediticio, consta de distintas operaciones cuyo objetivo es determinar cuál es el perfil de riesgo de cada cliente potencial, aunque los factores evaluados pueden variar dependiendo de a quién acudamos. No obstante, en la inmensa mayoría de los casos, estos son los aspectos que las entidades evalúan para decidir si podemos contratar sus préstamos personales o no:

  • El historial crediticio: la entidad a la que acudamos querrá saber si tenemos otros préstamos personales vigentes y si hemos reembolsado nuestros anteriores créditos sin incidencias. Para averiguarlo, consultan la base de datos de la Central de Información de Riesgos del Banco de España (CIRBE), en la que se registran todas las operaciones de crédito superiores a 6.000 € que han sido formalizadas durante los últimos 10 años.
  • El historial de impagos: la entidad también querrá saber si tenemos créditos personales u otras deudas pendientes de pago. Para comprobarlo accederá a uno o varios ficheros de morosos, como ASNEF o RAI, y mirará si nuestros datos han sido incluidos. En caso afirmativo, no podremos acceder a los préstamos personales bancarios y no tendremos más remedio que acudir a empresas que ofrezcan préstamos personales con ASNEF.
  • La capacidad de pago: las entidades también analizaran nuestra capacidad de responder al pago de la deuda. Dependiendo de a quién pidamos prestamos personales, los requisitos y las operaciones realizadas para comprobar nuestra capacidad de pago serán unas u otras, pero por lo general siempre tendremos que entregar un justificante de ingresos y un extracto bancario en el que aparezcan nuestras entradas y salidas de dinero durante los últimos meses.
  • Situación socio-económica: los prestamistas también querrán analizar nuestra situación económica, laboral y personal. Para las entidades no es igual de arriesgado conceder préstamos personales a una persona con contrato indefinido que a otra con un trabajo a tiempo parcial. El riesgo tampoco será el mismo si somos pensionistas o tenemos a otras personas a nuestro cargo. Por tanto, nuestra situación socio-económica influirá sobre la decisión final de la entidad, aunque lo hará de diferente manera dependiendo del importe que solicitemos y de los estándares de riesgo establecidos por cada prestamista.

La duración de este análisis variará según los créditos personales que solicitemos y la propia política de cada entidad. Por ejemplo, si pedimos préstamos personales de cantidades reducidas a una compañía de minicréditos, el estudio será realmente rápido y obtendremos la aprobación prácticamente al momento. En cambio, si solicitamos créditos personales de grandes importes a un banco, la evaluación será mucho más detallada y, en consecuencia, no recibiremos una respuesta definitiva hasta al cabo de unos días o semanas. No obstante, en algunos casos podremos conseguir una pre-aprobación no vinculante si utilizamos los simuladores de préstamos personales online que incorporan los portales web de algunas entidades.

Qué documentos piden para solicitar préstamos online

Cuando le pidamos financiación a una entidad nos pedirá que le entreguemos varios documentos que demuestren que somos solventes y que reunimos todos los requisitos de acceso de los préstamos personales que nos interesen. La cantidad de documentación que deberemos aportar variará según las exigencias de cada prestamista, que serán más o menos duras en función de la cantidad de dinero que solicitemos y de sus criterios de riesgo. Normalmente, los prestamistas privados piden menos documentos que los bancos, ya que sus requisitos son más flexibles y, por lo tanto, no necesitan mucha información para evaluar el perfil del solicitante. No obstante, si pedimos préstamos personales a nuestra entidad bancaria, también ahorraremos tiempo en papeleos, pues ésta ya tendrá muchos de los datos necesarios para analizar nuestro nivel de solvencia.

Como hemos dicho, los documentos que tendremos que presentar variarán según los requerimientos de la entidad y la relación que tengamos con ella, pero en general todos los prestamistas necesitan la siguiente documentación para evaluar las solicitudes:

  • Documento de identidad: un documento que certifique nuestra edad y que somos residentes en España (DNI, NIE, pasaporte).
  • Extracto bancario: para que la entidad prestamista pueda comprobar nuestros ingresos mensuales y gastos fijos.
  • Justificante de ingresos: un documento que certifique que estamos trabajando y el nivel de nuestro salario para comprobar nuestra capacidad de pago. En algunos préstamos personales un documento que certifique que tenemos ingresos estables será suficiente (pensión, prestación del desempleo, IRPF).
  • Formulario de solicitud del préstamo: es un documento en el que el cliente detalla información personal y económica e indica cuánto dinero desea y cuándo quiere devolver el préstamo personal.
  • Resumen anual del IVA: sólo deberemos presentarlo si somos autónomos y queremos solicitar préstamos personales.
  • Presupuesto de nuestro proyecto: este documento sólo será necesario si solicitamos un préstamo con una finalidad determinada. Con los préstamos personales para cualquier finalidad no será necesario entregar esta documentación.

Todos estos documentos tendremos que entregarlos de un modo u otro dependiendo del proceso de solicitud del crédito personal. Por ejemplo, si acudimos a una oficina bancaria para pedir financiación de manera presencial, los papeles se los deberemos presentar a la persona que gestione la solicitud, mientras que si pedimos préstamos personales online, podremos escanear la documentación y enviar las copias por correo electrónico. Si nos decantamos por esta segunda opción, podremos solicitar créditos personales a varias entidades a la vez para aumentar nuestras posibilidades de aprobación y, de paso, nos ahorraremos tiempo en fotocopias y en desplazamientos.

Requisitos para contratar préstamos personales online

Antes de pedir financiación a cualquier entidad es aconsejable consultar cuáles son los requisitos exigidos para acceder a sus préstamos personales, pues si no los reunimos todos, nuestra solicitud será rechazada tarde o temprano y perderemos mucho tiempo buscando a un prestamista más flexible que, probablemente, nos aplicará un interés más alto. Las condiciones que hay que cumplir para poder contratar un crédito personal pueden variar según los criterios de riesgo de cada entidad y de la suma de dinero que necesitemos, aunque por lo general siempre nos exigirán las siguientes:

  • Ser mayor de edad: dependiendo de la cantidad solicitada, del prestamista y de la finalidad que le demos al crédito personal, la edad mínima exigida puede oscilar entre los 18 y los 25 años. En algunos casos muy concretos (sobre todo en préstamos personales para comprar un vehículo), el límite mínimo de edad puede ser de más de 30 años.
  • Ser residente español: para poder acceder a la financiación que necesitamos debemos tener una residencia permanente en España.
  • Tener ingresos regulares suficientes: en general, cuando pidamos préstamos personales de importes elevados, deberemos presentar una nómina o pensión (o declaraciones del IVA e IRPF si somos autónomos) para demostrar que recibimos unos ingresos suficientes para hacer frente a las cuotas. En cambio, para créditos personales de importes pequeños, el nivel de ingresos exigidos será menor y la fuente de ingresos podrá ser también una prestación por desempleo, una beca, etc.
  • Tener una cuenta bancaria de la que seamos titulares. Dependiendo de las condiciones específicas de cada préstamo podrá ser una cuenta bancaria cualquiera o una cuenta en el propio banco.
  • No tener deudas pendientes: los bancos y la mayoría de las empresas privadas no nos concederán préstamos online si nuestros datos aparecen en alguna lista de morosos. Algunas compañías privadas sí prestan dinero a clientes en ASNEF, pero sólo si sus deudas no superan los 1.000 € (aunque la cifra puede variar) y no han estado contraídas con una entidad de crédito.
  • Ser cliente del banco o contratar productos vinculados. Si queremos contratar un préstamo personal bancario, en muchos casos nos pedirán que aumentemos el grado de vinculación para poder disfrutar de unas mejores condiciones de financiación.

Como hemos dicho, la cantidad de dinero que necesitemos para financiar nuestro proyecto tendrá una gran influencia sobre la dureza de los requisitos que deberemos cumplir para contratar el crédito. Dicho en otras palabras, si pedimos préstamos personales de importes muy elevados, las condiciones que tendremos que reunir serán mucho más estrictas que si solicitamos créditos de cantidades más bajas, ya que el riesgo de morosidad que asumirá la entidad si nos presta el dinero será más alto y, en consecuencia, querrá asegurarse de que somos solventes antes de dar el visto bueno a la operación.

Datos que se piden en los formularios de los préstamos online

Tanto si pedimos préstamos personales online como si decidimos tramitar la solicitud de forma presencial en una oficina bancaria, durante el proceso tendremos que rellenar un formulario con todos los datos que nos pidan. La cantidad de campos que deberemos completar será mayor o menor dependiendo de los criterios de riesgo de cada entidad, aunque generalmente todas ellas nos exigirán que facilitemos la siguiente información personal, laboral, bancaria y financiera cuando pidamos uno de sus préstamos online:

  • Datos personales: nombre, apellidos, fecha de nacimiento y número de DNI
  • Datos de contacto: dirección actual, teléfono personal y correo electrónico
  • Situación laboral: tipo de trabajo, rango, antigüedad, tipo de contrato...
  • Situación personal: si estamos casados o solteros, si tenemos hijos y cuántos, si tenemos personas a nuestro cargo...
  • Situación económica: otros créditos pendientes, ingresos mensuales, gastos fijos, alquiler, hipoteca, facturas, etc.
  • Deudas: nos preguntarán si tenemos deudas impagadas y, si ese fuera el caso, preguntarán por el importe y la procedencia de la misma

En algunas ocasiones, junto al formulario de solicitud tendremos que enviar los documentos que certifiquen que toda la información aportada es verídica, aunque en general no será necesario que presentemos la documentación hasta que el prestamista haga una primera valoración de nuestros datos. En ambos casos, una vez facilitados tanto el formulario como los papeles correspondientes, la entidad estudiará nuestra petición y comprobará si cumplimos los requisitos para acceder a sus préstamos personales, un proceso que durará más o menos tiempo en función de la suma de dinero solicitada y del tipo de crédito personal que queramos contratar. Por ejemplo, si pedimos préstamos personales online de 200 € a una empresa de minicréditos, no tendremos que facilitar muchos datos y recibiremos la aprobación en cuestión de minutos. En cambio, si solicitamos créditos personales bancarios de altos importes, el formulario tendrá más campos y el análisis será más detallado y, en consecuencia, más lento.

A quién solicitar préstamos personales online

Encontrar al mejor proveedor de créditos personales no es una tarea sencilla, pues aunque haya un gran número de entidades financieras, sus préstamos personales no se adaptan siempre a unas necesidades específicas o a un perfil económico determinado. Por eso, si queremos averiguar a quién es más conveniente acudir, debemos filtrar la búsqueda de la entidad según la cantidad de dinero que necesitemos, la urgencia con la que queramos recibir el ingreso del crédito y nuestra propia situación personal y financiera. Veamos a quién es mejor solicitar préstamos personales en función de todos estos factores:

Solicitar préstamos personales según la cantidad

Lógicamente, si necesitamos únicamente 200 € para pagar una multa inesperada o un recibo de suministros que se ha salido de nuestro presupuesto mensual, no contrataremos el mismo préstamo personal ni acudiremos al mismo proveedor de financiación que si queremos pedir un crédito de más de 30.000 € para reformar la cocina o el salón de nuestra vivienda. Dicho de otro modo, dependiendo de la suma de dinero que necesitemos, será más conveniente que acudamos a un banco, a una compañía de capital privado o a otro tipo de entidad:

  • Si necesitamos menos de 1.000 €: en este caso, la mejor opción es solicitar mini créditos a prestamistas privados. Otra alternativa es utilizar una tarjeta de crédito, aunque sus intereses suelen ser más altos a los mini préstamos, o solicitar un anticipo de nómina a nuestro banco.
  • Si necesitamos hasta 10.000 €: podremos solicitar préstamos personales rápidos tanto a entidades bancarias como a empresas privadas. La concesión de los préstamos online en las empresas privadas será mucho más rápida que en las entidades bancarias.
  • Si necesitamos más de 10.000 €: para cantidades tan elevadas es recomendable acudir a nuestro banco, ya que conoce nuestra situación financiera y nos podrá conceder un crédito personal a nuestra medida.

Solicitar créditos personales según la urgencia

En ciertas situaciones, especialmente cuando queramos solucionar un imprevisto prácticamente de inmediato, necesitaremos recibir el ingreso del crédito en unos pocos minutos, mientras que en otras ocasiones no tendremos tanta prisa y no nos importará tener que esperar varios días o semanas para obtener la aprobación definitiva. Por tanto, dependiendo de la urgencia con la que necesitemos recibir la respuesta y el dinero, será más conveniente que pidamos préstamos online a unas entidades o a otras:

  • Imprevistos inesperados: cuando surgen gastos no previstos que debemos solucionar de manera rápida tenemos la opción de usar tarjetas de crédito, solicitar préstamos personales online rápidos al banco o pedir créditos rápidos a una empresa privada.
  • Proyectos planificados: nos referimos a los proyectos que tenemos previsto hacer realidad desde hace algún tiempo y que necesitan de una mayor cantidad de dinero. Para esta finalidad no es necesario conseguir financiación de manera inmediata, así que nuestra mejor opción será pedir préstamos personales a nuestro banco o solicitar préstamos online más baratos a través de otras entidades.

Solicitar préstamos online según mi situación económica

Otro factor que nos puede obligar a tener que elegir entre unos préstamos personales y no entre otros es nuestra propia situación económica y financiera, sobre todo si atravesamos un momento un poco delicado. Por ejemplo, si nuestro nivel adquisitivo es bajo o tenemos una deuda pendiente registrada en un fichero de morosidad, nos resultará prácticamente imposible obtener financiación a través de una entidad convencional, mientras que si cobramos un buen salario y tenemos un historial crediticio saneado, no tendremos problemas para conseguir un préstamo personal con unas condiciones atractivas. Veamos qué créditos personales podemos contratar dependiendo de nuestro perfil económico:

  • Tenemos una buena situación económica: si recibimos unos ingresos periódicos estables y no tenemos deudas pendientes, no tendremos ningún problema en conseguir préstamos personales siempre que, claro está, nuestro nivel de ingresos nos permita reembolsar el dinero prestado.
  • Estamos desempleados: si tenemos ingresos estables y suficientes (prestación por desempleo), podremos solicitar préstamos personales rápidos a empresas de capital privado, pero los bancos se mostrarán más reacios a concedernos financiación.
  • Somos jubilados: la pensión por jubilación es un ingreso periódico, por lo que muchos bancos estarán dispuestos a concedernos sus préstamos personales si la percibimos y nuestra edad no es excesivamente avanzada (el importe máximo dependerá de la cuantía de la pensión). Además, las empresas privadas también nos dejarán acceder a sus mini créditos si esta es nuestra condición laboral.
  • Estamos en un fichero de impagos: si tenemos una deuda impagada y estamos inscritos en un fichero de morosos, nuestra única opción es solicitar préstamos personales con ASNEF y nómina o préstamos con garantía real (coche, casa, etc).
  • No tenemos aval: muchos préstamos personales se pueden conseguir aunque no se disponga de aval o de nómina, especialmente aquellos cuyo importe es muy bajo. Sin embargo, como es lógico, siempre deberemos contar con unos ingresos regulares suficientes para obtener la aprobación.

Sanciones por impago de los préstamos personales online

Al firmar el contrato, los titulares de los préstamos personales se comprometen explícitamente a reembolsar el dinero y a pagar los correspondientes intereses del modo pactado con la entidad. Por tanto, si no son capaces de abonar las cuotas del crédito, estarán incumpliendo las cláusulas y el prestamista tendrá el derecho de aplicar las sanciones por demora establecidas en los términos y condiciones del producto. Estas penalizaciones no solo encarecen notablemente el precio de los préstamos personales, sino que también pueden causar otros problemas tan o más graves, como la inscripción en ficheros de morosos o el embargo de bienes. Las sanciones pueden ser más o menos duras en función de la política de cada entidad, pero normalmente todas ellas suelen aplicar las siguientes ante el impago de sus créditos al consumo:

  • Cobro de comisiones de demora: ante el impago de sus préstamos personales, las entidades cobran comisiones por estos dos conceptos:
    • Comisión por reclamación de posiciones deudoras. El prestamista nos cobrará una cantidad fija por comunicarnos que tenemos un pago pendiente. El coste de esta comisión oscila entre los 25 € y los 35 €.
    • Intereses de demora. Pueden variar según la entidad que nos haya concedido préstamos personales. El 14 de mayo de 2015, el Tribunal Supremo sentenció que estos intereses no pueden superar por más de dos puntos los intereses normales del crédito personal.
  • Inscripción en un registro de morosos: si no pagamos las cuotas dentro del plazo acordado, es muy probable que la entidad prestamista registre nuestros datos en algún fichero de morosidad (ASNEF, RAI, EXPERIAN, etc.). Una vez inscritos, ningún banco querrá concedernos préstamos personales y muchas empresas privadas tampoco aprobarán nuestra solicitud de financiación hasta que no saldemos nuestras deudas.
  • Reclamación del pago de la deuda: otra decisión que puede tomar el prestamista si nos demoramos en el pago de las cuotas es contratar los servicios de una empresa especializada en recobros para que se encargue de reclamar el reembolso del préstamo personal, con las molestias que esto nos puede ocasionar. Además, como último recurso, también puede reclamar judicialmente el pago de la deuda. Si perdemos dicho juicio, estaremos obligados a abonar la totalidad de la deuda más el coste de las sanciones por demora y del proceso judicial.
  • Embargo de nuestros bienes personales: si la entidad lo estima oportuno, puede solicitar al juez el embargo de nuestros bienes para recuperar el dinero prestado y cobrar los intereses y recargos que correspondan. En el caso de los préstamos personales, la garantía aportada es el conjunto de nuestros bienes presentes y futuros, así que todos ellos podrán ser embargados para saldar la deuda. Sin embargo, por lo general los jueces ordenan el embargo de las cuentas y de un porcentaje del sueldo establecido por la ley. Dicho embargo se mantendrá hasta que la cantidad reclamada por el prestamista sea satisfecha.
  • Reclamación al avalista: en los préstamos personales con aval, el procedimiento ante los impagos es un poco diferente. En estos casos, el prestamista también reclama el abono de la deuda a la persona que consta como avalista, pues ésta se comprometió al firmar el contrato a responder ante las demoras. Si nuestro avalista no puede saldar dicha deuda, la entidad también puede reclamar el embargo de sus bienes.

¿Qué sucede cuando fallece el titular de un préstamo personal?

Cuando fallece el titular de uno o de varios créditos personales, sus deudas se reparten a partes iguales entre sus herederos o, en caso de haber un co-titular, al 50 % entre éste y los herederos. Sin embargo, si los préstamos personales del difunto tienen un seguro de vida vinculado, la que debe cancelar el principal pendiente es la compañía aseguradora, ya sea de forma parcial o total dependiendo del capital asegurado. En cambio, cuando los créditos personales en cuestión no cuentan con la cobertura de uno de estos seguros de amortización, los herederos tienen que tomar obligatoriamente una de las siguientes decisiones:
  • Aceptar toda la herencia, es decir, hacerse cargo de los bienes y de las deudas del fallecido, incluidos sus préstamos personales.
  • Rechazar toda la herencia, tanto los bienes como las deudas.
  • Aceptar la herencia a beneficio de inventario. Si optamos por esta opción, las deudas se pagarán con los propios bienes de la herencia y heredaremos los bienes sobrantes.

En la guía gratuita de HelpMyCash.com "Fallece un familiar: cómo gestionar sus cuentas" encontraremos qué pasos legales debemos realizar tras la muerte de un familiar y veremos cómo funciona el reparto de bienes y deudas del finado.

¿Puedo pedir un préstamo personal si no tengo nómina?

Sí, pero solo si disponemos de una fuente de ingresos periódicos que nos permita devolver el crédito solicitado dentro del plazo pactado. Cobrar un salario aumentaría nuestras opciones de conseguir préstamos con garantía personal, especialmente si tuviéramos la nómina domiciliada, pero muchas entidades también aprobarán nuestra solicitud si demostramos que percibimos unos ingresos regulares equivalentes. No obstante, como es lógico, nadie nos prestará dinero si nuestro nivel adquisitivo es insuficiente para abonar las mensualidades del crédito sin problemas, a no ser que contemos con el respaldo de un co-titular o de un avalista. Veamos qué préstamos personales podemos pedir dependiendo de cuál sea nuestra situación laboral:

  • Somos pensionistas: como la pensión es un ingreso periódico, muchos prestamistas estarán dispuestos a concedernos un crédito personal. La cantidad que podremos solicitar dependerá del importe de nuestra pensión.
  • Somos autónomos: los trabajadores por cuenta propia pueden sufrir de cierta inestabilidad laboral, así que algunas entidades no les conceden préstamos personales. No obstante, muchos otros prestamistas sí aprueban las solicitudes de aquellos autónomos que demuestran que perciben unos ingresos suficientes y estables. Para certificarlo, es necesario presentar documentos como el resumen del IVA y del IRPF o las declaraciones de la renta.
  • Recibimos una prestación por desempleo u otros subsidios: en este caso, no podremos conseguir créditos personales de importe elevado, pero sí nos concederán minicréditos de hasta 1.000 € si nuestros ingresos mensuales nos permiten reembolsar el dinero prestado y pagar los honorarios.

¿Es posible conseguir préstamos personales con ASNEF?

Sí, pero solo aprobarán nuestra solicitud algunas empresas privadas. Como ya hemos comentado en el apartado de los requisitos, los bancos y muchas compañías de capital privado no conceden préstamos personales a personas con deudas pendientes, pues no quieren asumir el alto riesgo de morosidad que supone tirar adelante esta operación. No obstante, sí existen unas pocas empresas privadas que nos otorgarán créditos personales con ASNEF pese a que aparezcamos en listados de impagos, siempre que nuestro volumen de endeudamiento no sea desproporcionado y contemos con una fuente de ingresos que nos permita efectuar el reembolso sin problemas. En ese sentido, algunas compañías nos exigirán que nuestra deuda no supere un importe determinado (de entre 500 € y 2.000 €, por lo general) y que no provenga de una entidad crediticia. Para conseguir estos préstamos personales online no es necesario disponer de nómina o de aval, pero sí es imprescindible que cobremos una cantidad de dinero suficiente para poder devolver el crédito en la fecha acordada.

En cambio, si necesitamos grandes cantidades de dinero y nuestro nivel de endeudamiento es muy alto, muchas de estas empresas no nos otorgarán sus créditos personales con ASNEF, ya que no querrán asumir el riesgo de morosidad asociado a la operación. En estos casos, es posible que no nos quede otro remedio que recurrir a los préstamos con garantía hipotecaria o al empeño de coches o de otros bienes de valor. Con estos métodos de financiación si podremos obtener grandes sumas aunque tengamos muchas deudas impagadas, sea quién sea nuestro acreedor, pero antes de contratar estos créditos debemos tener presente que en caso de demora podríamos acabar perdiendo el bien aportado como garantía.

Consejos para conseguir préstamos online baratos

Contratar un crédito personal es una decisión muy importante que nunca debemos tomar a la ligera, pues conlleva contraer una deuda relativamente elevada que tendremos que saldar íntegramente y que se mantendrá vigente a lo largo de varios meses o años. Por eso, antes de solicitar financiación es recomendable analizar nuestra situación económica y financiera y comparar entre toda la oferta disponible para encontrar el producto que se adapte mejor a nuestras necesidades y a nuestro perfil. A continuación ofrecemos varias claves que nos ayudarán a encontrar los préstamos personales más atractivos y a no pagar de más por el crédito que finalmente contratemos:

  • Pedir sólo el dinero que necesitemos: cuanto más solicitemos más deberemos devolver, por lo que antes de pedir préstamos personales deberemos realizar un presupuesto detallado del dinero que necesitamos para pedir la cantidad justa. Si pedimos más de lo que necesitamos, acabaremos pagando intereses también por la cantidad que no usemos.
  • Verificar nuestra capacidad de reembolso: debemos asegurarnos de que tendremos ingresos con los que poder devolver el préstamo cuando llegue la fecha de devolución. Pensemos que la única garantía es la persona, con todos sus bienes presentes y futuros, lo que significa que, en caso de impago, el prestamista podrá embargarnos la nómina e incluso la vivienda.
  • Buscar en varias entidades y comparar: los distintos prestamistas tienen diferentes baremos y costes, por lo que es preferible solicitar préstamos personales a varias entidades para podernos quedar con la mejor oferta. Recordemos que mientras no firmamos nada no tenemos ningún tipo de compromiso.
  • Revisar a fondo el contrato: comisiones, letra pequeña, términos confusos... Hay que preguntar todo lo que no comprendamos. Si tenemos cualquier duda, la mayoría de empresas de préstamos personales ofrecen servicios de atención telefónica o chats online para resolverlas.
  • Negociar las condiciones: la mayoría de las entidades bancarias tienen un margen de negociación con el que podemos jugar e intentar que nos rebajen algunos costes como comisiones o gastos de notario.
  • Tener en cuenta el plazo: es un elemento crucial que no todo el mundo tiene en cuenta. Mientras menos tiempo tardemos en reembolsar los préstamos personales, menos intereses pagaremos. Debemos encontrar el equilibrio entre una cuota que podamos pagar cómodamente durante el menor tiempo posible.

Además de tener en cuenta todos estos consejos, cuando una entidad nos ofrezca un crédito, también es recomendable que comparemos sus condiciones con las de otros productos para averiguar si realmente nos conviene. Para hacerlo podemos seguir las directrices marcadas en la guía gratis de HelpMyCash "Cómo pedir un préstamo personal al banco en 25 preguntas", en la que se adjunta un formulario que podemos rellenar para saber cuánto nos costaría financiarnos con cada oferta. Con esta útil guía también aprenderemos qué cuestiones debemos plantearle al banco cuando le solicitemos préstamos personales, qué condiciones debe reunir una oferta para poder considerarla atractiva o qué derechos tenemos como consumidores de créditos al consumo, entre otra información de interés.


¡Guía GRATUITA! Cómo pedir un préstamo personal al banco en 25 preguntas

CÓMO PEDIR UN PRÉSTAMO PERSONAL AL BANCO EN 25 PREGUNTAS

¿Cuáles son los mejores préstamos personales del mercado?

La manera más sencilla y rápida de encontrar los préstamos personales más atractivos del mercado es utilizar el comparador de productos financieros de HelpMyCash.com, pues a través de estas mismas páginas podremos consultar qué condiciones nos ofrecen todos los créditos personales comercializados y las podremos comparar para saber qué producto se ajusta mejor a nuestras necesidades de financiación y a nuestro perfil económico. Además, en nuestra web también disponemos de un ranking de los mejores préstamos personales en el que aparecen, ordenados por clase, precio y finalidad, los créditos personales más baratos del momento.

Más información sobre los préstamos personales online

Si queremos obtener más información acerca de los préstamos personales, a continuación ofrecemos diversos enlaces a varias páginas relacionadas con los distintos productos financieros que se comercializan dentro del mercado financiero español:

  • Créditos rápidos: aquí encontraremos una selección de los mejores créditos rápidos que hay actualmente en el mercado.
  • Mini créditos: los mini préstamos son perfectos para solucionar imprevistos que requieren una liquidez extra.
  • Préstamos online: con los créditos online conseguiremos la financiación que necesitamos desde la comodidad de nuestro hogar.
  • Préstamos con ASNEF: son perfectos si nos encontramos inscritos en un fichero de morosos y necesitamos financiación urgente

Aumentar las posibilidades de conseguir préstamos online

Antes de acudir a una entidad para pedirle financiación, es importante que analicemos correctamente nuestra situación económica para valorar si cumplimos los requisitos de acceso más comunes de los préstamos personales: contar con un nivel de ingresos óptimo, tener un historial crediticio saneado, no aparecer en ficheros de morosidad como ASNEF, etc. Si no estamos seguros de reunir todas estas condiciones o nos queremos asegurar de obtener la aprobación al primer intento, es recomendable que descarguemos la guía gratuita "Cómo aumentar las posibilidades de conseguir un crédito", una herramienta elaborada por los expertos de HelpMyCash que nos resolverá las siguientes dudas:

  • Cuáles son nuestras posibilidades reales de conseguir un préstamo personal
  • Cómo aumentar nuestras posibilidades
  • Cómo funcionan los prestamistas y cuál es su lógica
  • A quién solicitar préstamos personales online según nuestro perfil


¡Guía GRATUITA! Cómo aumentar las posibilidades de conseguir un crédito

CÓMO AUMENTAR LAS POSIBILIDADES DE CONSEGUIR UN CRÉDITO

Sobre esta página

En este apartado encontraremos toda la información sobre la creación y el desarrollo de esta página sobre préstamos y créditos personales: cuál es la función que pretende cumplir, qué fuentes se han utilizado para elaborarla, de qué manera se puede poner uno en contacto con HelpMyCash.com para resolver las dudas, etc.

Para qué sirve esta página sobre préstamos personales

Los créditos con garantía personal diseñados para cubrir las necesidades de consumo de las familias son uno de los productos más solicitados en España, pero no todos los consumidores saben cuál es su funcionamiento o en qué aspectos deben fijarse para conseguir la oferta más barata. Por ello, desde esta página queremos mostrar cuáles son los préstamos personales más atractivos del momento y tratamos de explicar cuáles son los aspectos que hay que tener presentes al comparar las condiciones de varias ofertas. Además, aquí también encontraremos que tipos de créditos personales se comercializan dentro del mercado, qué entidades los conceden, cuáles son sus características principales y cuándo puede ser conveniente contratarlos.

Fuente: la información referente a las principales características de los préstamos personales y a su regulación vigente procede del portal Finanzas para todos y de la Ley 16/2011 de contratos de crédito al consumo.

Metodología: los datos relativos a las condiciones de estos productos (importe, plazo, interés, etc) los hemos conseguido mediante la investigación online y la consulta de las estadísticas oficiales.

Sobre HelpMyCash.com: somos un comparador online compuesto por un equipo de personas especializadas en la investigación financiera. A través de nuestro portal, el usuario podrá comparar diferentes productos de finanzas personales y de economía del hogar, además de acceder a una información de calidad, lo que le permitirá escoger el mejor producto.

Aviso: los servicios que ofrecemos son totalmente gratuitos para el usuario, ya que HelpMyCash obtiene sus ingresos de la publicidad y de sus productos destacados.

Te escuchamos: desde HelpMyCash queremos ayudarte a solucionar cualquier duda que tengas. Para ello, ponemos a tu disposición los siguientes servicios de atención:


AUTOR:

Avatar de Samuel Valiente

Samuel Valiente

Especialista en finanzas y hogar de HelpMyCash.com


CONTRIBUYEN:

Avatar de Miquel Riera

Miquel Riera

Especialista en Préstamos y Tarjetas de HelpMyCash.com


Preguntas recientes

Avatar  de Dicofer

PROBLEMA DE CREDITO.

Buenos días. Soy un joven agricultor que por desgracia no ha tenido mucha suerte en el negocio mayoritariamente por cuestiones ajenas a mi persona. Tengo pendiente el pago de una ayuda de incorporación por parte de la Junta de Castilla y León la cual parece que no llega nunca y eso ha hecho que, unido al problema comentado anteriormente (malas reparaciones de averías y cosas así) me haya tenido que endeudar demasiado y ahora tenga problemas de liquidez serios.
Tengo pedido un préstamo PYMES que acabo en mayo del cual debo tres cuotas y uno personal del que debo dos cuotas. Tengo otro también referente a esa ayuda de la Junta del que estoy al día y que se cancelará el día que me paguen dicha ayuda. También tengo un anticipo del dinero de la Política Agraria Comunitaria del que con la cantidad que me deben de dicha ayuda serviría para cubrirlo y por último tengo pendiente el pago de tres préstamos rápidos uno de ellos con vivus que se ha disparado.
Escribo esta pregunta para ver si hay alguna solución o alguien está dispuesto a ayudarme, pues la cosa ya va siendo desesperada.
Gracias por su atención y perdón por el tocho.
Saludos.
Diego ****

Dicofer 24/04/2017 | 3 respuesta/s

1 HelpMyCash el 24/04/2017

avatar para HelpMyCash

Buenos días, Dicofer.

De acuerdo a la situación que me comentas, una posible solución es pedir una reunificación de deudas como la que ofrece SUIZAINVEST. Esta empresa otorga un préstamo con garantía hipotecaria mediante el cual podrías agrupar todos tus préstamos en uno solo, pero a cambio tendrías que poner como garantía un inmueble en propiedad.

Este sistema suele contratarse como última opción debido a los riesgos que conlleva, pues en caso de que no pudieras hacer frente al reembolso, la empresa se quedaría con la vivienda. Por tanto, es una posibilidad que tienes que meditar con tiempo para asegurarte de que puedes cumplir con el pago de la deuda y conocer todos los riesgos que esto implica.

Espero que mi respuesta haya sido de utilidad.

Un saludo.


2 Dicofer el 25/04/2017

Avatar  de Dicofer

[cita=37837]#1[/cita]
Gracias por la respuesta. ¿Saben si esta empresa acepta fincas de caracter rustico?.
Saludos.


3 HelpMyCash el 25/04/2017

avatar para HelpMyCash

[cita=37850]#2[/cita] Buenas tardes, Dicofer.

La empresa SUIZAINVEST acepta cualquier tipo de inmueble siempre y cuando lo tengamos en propiedad.

Un saludo.


Avatar  de kauldron

¿Cómo recibo el dinero de los préstamos de Cetelem?

Buenos días. Tengo que realizar una reforma, y quería saber, en el caso de que me concedan el préstamo, si en caso de una reforma, la transferencia la recibo yo en mi cuenta o se la hacen directamente a la empresa de albañilería.Un saludo

kauldron 24/04/2017 | 1 respuesta/s

1 HelpMyCash el 24/04/2017

avatar para HelpMyCash

Buenas tardes, Kauldron.

Cuando realizas la solicitud de un préstamo, tanto de Cetelem como de cualquier otra empresa prestamista, la cuenta que facilitas es la tuya personal. Por tanto, cuando la empresa proceda a hacer la transferencia del dinero, el ingreso llegará a tu propia cuenta.

Una vez hayas recibido el capital, el pago a la compañía de albañilería correrá a tu cargo.

Si tienes cualquier otra pregunta, no dudes en consultarnos.

Un saludo.


Avatar  de Chuby

Pedir un prestamo para pagar otro

Tengo un prestamo de 3000 euros al 11,81% y me conceden otro de 1350 euros al 6%, me saldria a cuenta pedir el nuevo credito para pagar parte del otro?

Chuby 19/04/2017 | 1 respuesta/s

1 HelpMyCash el 20/04/2017

avatar para HelpMyCash

Buenos días, Chuby.

Sobreendeudarte para pagar otro préstamo no es muy recomendable, más en este caso en el que no cubrirías el coste total de la deuda del primer crédito. Aunque te concedan un préstamo con un tipo de interés del 6 %, te verías en una situación en la que todavía tendrías que hacer frente a la devolución de un crédito y ahora también de otro. Si te concedieran la cantidad suficiente para cancelar el otro préstamo con un interés más bajo, sí que podría ser una opción más barata.

Si lo que quieres es saldar tu deuda, negocia unas cuotas mensuales que te permitan hacerlo en menos tiempo, así tendrás que pagar menos cantidad de intereses.

En nuestro portal puedes encontrar un simulador de préstamos para que calcules las cuotas y compruebes por ti mismo cómo podría salirte más económico el préstamo.

Si tienes cualquier otra pregunta, no dudes en consultarnos.

Un saludo.


Noticias recientes

26/04/2017
¿Qué valoramos cuando buscamos préstamos personales?

s posibilidades de financiación. Para elegir a quién recurriremos a la hora de pedir dinero para cubrir los gastos de nuestro proyecto, nos basaremos en unas variables. Sin embargo, existen unos valores que tendremos más presentes que otros. El precio del crédito siempre es uno de los aspectos más i


30/03/2017
Rapido Finance lanza Moneza para subirse al carro de los préstamos a plazos

vo producto se llama Moneza, un préstamo rápido de hasta 3.000 € a reembolsar hasta en 24 mensualidades que podemos conseguir en unos pocos minutos a través de Internet. A continuación vemos con más detalle cuáles son sus condiciones de financiación y qué pasos debemos seguir para contratar


20/03/2017
Que no te engañen, puedes pedir préstamos sin aval

llegado el caso hipotético, no podíamos llegar a abonarlas a tiempo. Actualmente, como la figura de ser avalista implica un riesgo para sí mismo y en algunas entidades bancarias sí es posible que nos la pidan, existen algunas entidades financieras privadas que se han adaptado y sí que nos ofrecen p


Uso de cookies: En nuestra página utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y ofrecer contenidos y publicidad de interés.
Si continúas navegando, aceptas el uso que hacemos de las cookies.