El 80% de los propietarios bajan el precio de su casa antes de encontrar un comprador. En efecto, estos últimos hacen ofertas un 20% más bajas que los precios de las publicaciones, según el portal inmobiliario Idealista. Y es que decidir por cuánto puedes vender tu casa es una tarea compleja: una mala elección podría perjudicar tu rentabilidad y/o demorar demasiado la operación. 

En HelpMyCash queremos ayudarte. ¿Ya has tasado tu casa varias veces como te recomendamos en otra página? Entonces, habrás llegado a la conclusión de que no existe un único precio, sino que el mercado define una horquilla de valores a los que es más probable vender la propiedad. Sobre esta base, ¿cómo puedes saber por cuánto vender tu casa?

Esto dependerá de tus intenciones y necesidades. Por eso, lo mejor es que diseñes una buena estrategia de precio en función de lo que necesitas. En esta página te damos algunos ejemplos prácticos para que sepas cómo hacerlo. ¡Vamos a ello!

Antes de empezar...

Para entender el contenido de esta web, tenemos que partir de la base de este ejemplo. Un propietario ya ha tasado su vivienda con inmobiliarias online, tradicionales y tasadoras y llegó a esta conclusión:

  Precio mínimo Precio medio Precio máximo
Valores de mercado 261.196€ 284.977€ 308.365€

Si no sabes cómo hemos llegado a definir esta horquilla de precios, haz clic aquí.

1. Precio de tu vivienda si no tienes prisa por vender

En situaciones normales, te aconsejamos que elijas un valor medio para tu vivienda dentro de la horquilla de precios de mercado. En el ejemplo de la tabla, sería un precio que se aproxime a los 284.977€ euros.

Ahora bien, si no tienes prisa por vender, siempre puedes elegir un precio un poco más alto para probar el mercado. Pero nunca te recomendamos que lo subas más de un 5%. En palabras simples, esto significa que puedes publicar tu piso por un precio superior (por ejemplo, 290.000€) y evaluar cómo responden los compradores: ¿recibes visitas?, ¿te hacen ofertas de compra? En función de las respuestas, puedes sacar conclusiones y redefinir el precio:

  • Si no recibes visitas y, por tanto, tampoco recibes ofertas de compra: es conveniente bajar el precio para que la situación se revierta.

  • Si recibes muchas visitas y muchas ofertas de compra: puedes probar subir un poco más el precio, para obtener así una rentabilidad mayor con la operación.

  • Si recibes una cantidad moderada de visitas y de ofertas: el precio de salida que has elegido está bien, no es necesario cambiarlo. 

2. Si tu casa está recién reformada o tiene alguna característica destacada

Si la casa se encuentra recién reformada y en óptimas condiciones, puedes definir el valor de tu vivienda o el precio de salida en función de los valores más altos de la horquilla de precios de mercado. Siguiendo el ejemplo, podrías elegir que tu casa salga a la venta por 300.000 euros, pero debes tener en cuenta que al elegir un precio más alto, puede que tardes un poco más en encontrar un comprador.

También en este caso puedes ir probando el mercado. Si los compradores no muestran interés en tu vivienda, puedes bajar el precio. Si, por el contrario, el interés que muestran es alto, puedes subirlo un poco para maximizar tus ganancias.

3. Estrategia de precio si quieres vender más rápido

La clave para vender un piso rápido está en el precio. Cuanto más bajo sea el precio de salida, más rápido encontrarás un comprador. Sin embargo, si quieres obtener una rentabilidad alta con la operación, también puedes probar el mercado.

En el ejemplo de la tabla, podrías elegir un precio que se ubique entre el mínimo y el medio: por ejemplo, 275.000 euros. Una vez que hayas publicado la vivienda, podrás preguntarte: ¿Recibo visitas y ofertas de compra? Si no las recibes, convendrá bajar el precio un poco más. Si recibes visitas, pero no la cantidad que te gustaría, también puedes bajar el precio de oferta para reducir el tiempo que tardarás en encontrar un comprador.

4. Estrategia de negociación con el comprador

En el mercado español, es habitual que los compradores pidan rebajas de hasta el 20% sobre el precio de la propiedad. Teniendo en cuenta esta característica, otra estrategia que suele utilizarse es comenzar con un precio que esté ligeramente por encima del que esperas para contemplar el margen de negociación.

Esta opción, sin embargo, no es la más recomendada, porque contribuye a inflar los precios de venta de las viviendas en las publicaciones. Además, puede ser peligroso: si el precio es demasiado alto, tardarás mucho en encontrar un comprador y, tarde o temprano, te verás obligado a rebajarlo.

5. Estrategia para obtener el importe exacto que necesitas

Aunque esta estrategia es bastante habitual, NO TE LA RECOMENDAMOS. Y es que muchos deciden definir el precio de la vivienda en función de la cantidad de dinero que necesitan. Por ejemplo, calculan que necesitan 100.000 euros para emprender su nuevo proyecto o cancelar su hipoteca, por lo que deciden definir el precio de salida sumando a dicha cantidad la comisión inmobiliaria. 

Pero ¡cuidado! Esta práctica puede ser contraproducente. Si vendes tu piso por 100.000 euros sin contemplar los gastos, que oscilan entre el 5% y el 15% del precio de la vivienda, terminarás obteniendo una ganancia de entre 85.000 y 95.000 euros, cuantía inferior a lo que necesitabas. Además, ¿por qué malvender tu propiedad si puedes maximizar tus ganancias?

¡No pierdas tiempo!
Pide varias tasaciones en un solo clic.