Por unas razones u otras, a veces nos encontramos en una situación económica que presenta ciertas complicaciones y tenemos la necesidad de acudir a la financiación. Por culpa de estos problemas, que pueden incluir estar inscritos en ficheros de morosos y no disponer de ingresos suficientes y regulares, la financiación bancaria no es una opción. Tampoco lo son los préstamos rápidos, ya que además, su importe es demasiado pequeño para la cantidad que necesitamos. En esos momentos es cuando el empeño de coches puede ser una opción interesante.

Pasos previos al empeño del coche

Esta alternativa, por supuesto, estará disponible si tenemos un coche en propiedad, sin cargas y bastante nuevo (la mayoría de casas de empeños no aceptan automóviles que superen los 8 o 10 años de antigüedad).

Haciendo un repaso a varias empresas que se dedican a este negocio, podemos observar que, de media, dan aproximadamente hasta un 50% del valor del coche (aunque puede que nosotros queramos menos dinero). A partir de estas premisas, vamos a plantear un caso ficticio, pero que podría ser perfectamente real:

  • Como queremos seguir conduciendo el coche, contactamos con alguna empresa que ofrezca este servicio.
  • Tenemos un vehículo que, según la  Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos a Motor, Reparación y Recambios (GANVAM, la encargada de tasar el valor del vehículo y a cuyas cifras se acogen las casas de empeño de coche), está valorado actualmente en 12.000 euros.
  • Necesitamos 6.000 euros, así que entra dentro del porcentaje que permiten solicitar.

Una vez acordamos el importe de la operación, hay que formalizar el contrato y debemos tener en cuenta qué costes tendrá, cuáles serán nuestras responsabilidades y qué puede ocurrir en caso de impago.

En qué se basa el empeño de vehículos

Lo primero que debemos saber es que, en esta variable en la que el coche sigue en nuestras manos, el funcionamiento es distinto. En un empeño habitual, dejaríamos nuestro vehículo como garantía, recibiríamos un préstamo y podríamos recuperar el coche una vez que pagásemos todas las cuotas (o amortizáramos anticipadamente) con sus correspondientes intereses.

En el supuesto que planteamos, la cosa cambia: firmaremos un contrato de compraventa con la casa de empeños y recibiremos igualmente un dinero, pero en vez de devolverlo en cuotas, pagaremos un alquiler mensual para seguir conduciendo el coche, que será suyo hasta que reembolsemos el importe que nos hayan entregado.

¿Cuánto pagaré por empeñar mi coche?

De esta forma, no pagamos cuotas con intereses, sino un alquiler que puede rondar el 5% mensual sobre el dinero entregado. Es decir, si hemos recibido 6.000 euros, cada mes tendríamos que pagar un alquiler del 5% para seguir conduciéndolo, lo que supondría una cuota de 300 euros.

Es importante destacar que esta cuota no sirve como reembolso del dinero entregado (de los 6.000 euros). Eso sí, la casa de empeños puede dar la opción de, además del alquiler, añadir una parte del capital pendiente de pago cada en las cuotas, pero hasta que no devolvamos esos 6.000 euros no podremos recuperar el coche y tendremos que pagar el alquiler mensual. En este sentido, tendremos que buscar en el contrato si, pagando una parte del capital recibido, la cuota del alquiler se recalcula en base al importe pendiente.

Siguiendo con los costes, también puede haber una comisión de apertura que puede ser, aproximadamente, del 3%. En nuestro ejemplo supondría un coste de 180 euros. Este gasto también está presente en otras operaciones, por ejemplo si queremos financiar un coche. 

Así pues, si planteamos que querremos recuperar la propiedad del vehículo en unos 6 meses, estos serían los números:

  • Capital entregado: 6.000 euros
  • Comisión de apertura: 180 euros
  • Cuota del alquiler: 1.800 euros (por seis meses)
  • Total para recuperar la titularidad del coche: 7.890 euros

Como vemos, el coste total asciende a 1.890 euros si descontamos el dinero del que habremos dispuesto durante los seis meses. Sin embargo, a esta cantidad habría que añadirle posibles gastos de notaría, gestoría y cambio de nombre producto de la operación de compraventa, lo que aumentaría algunos cientos de euros más la cifra anterior.

Por último, debemos tener en cuenta que, si no podemos hacer frente a las cuotas del alquiler, se nos puede denunciar por apropiación indebida y podemos perder el coche. Es por eso que, para recurrir a esta financiación, tenemos que estar seguros (como siempre) de que podremos devolver el dinero.


Autor: Adrián Pérez


Sobre HelpMyCash:

HelpMyCash es uno de los comparadores de finanzas personales más importantes de España, en el que confían medios como La Vanguardia.com, Finanzas.com o ElMundo.es.

Te ayudamos a elegir la cuenta con menos comisiones, el préstamo o hipoteca con el interés más bajo, el depósito más rentable o el ADSL más barato. Proporcionamos trucos, consejos y herramientas de cálculo, todo completamente gratis.

Nuestra información es imparcial, sencilla y constantemente actualizada, para que lo sepas todo antes que nadie en el menor tiempo posible. En finanzas… ¡información es poder!

Ir a la portada web Ir a la portada del blog Alta boletín


(0) Comentarios

Si vas a hacer una pregunta dirígete al Foro Financiero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.