El renting encaja perfectamente con los nuevos hábitos de consumo: disfrutar sin poseer para olvidar las responsabilidades que acompañan a las propiedades. El mantenimiento, las averías y los seguros son un quebradero de cabeza constante para quienes tienen coche. Sin embargo, estos problemas desaparecen con el renting, una especie de alquiler a largo plazo (entre dos y cinco años) con un kilometraje fijado por el que pagas una cuota y ya está. Te olvidas de todo lo demás porque está incluido en la mensualidad. Esa sencillez hace pensar que su coste será más alto, pero hemos descubierto que no siempre es más barato comprar un coche que contratarlo por la vía del renting. Lo comprobamos.

Seat Ibiza: el coste de comprarlo o contratarlo por ‘renting’

Para comparar ambas alternativas hay que empezar por poner frente a frente un vehículo con el mismo motor y los mismos acabados. Para esta ocasión utilizamos el Seat Ibiza, que fue uno de los coches más vendidos de 2018 en España. En concreto, nos quedamos con el modelo 1.0 TGI Reference 66kW (90CV).

Tipo de operación Compra Renting
Cuota mensual 442,03€ 284,35€
Total pagado tras cuatro años 21.217,26€ 13.648,80€
Kilometraje Ilimitado 60.000 km

El precio base de este Ibiza (según su propia web) es de 18.840 euros. Con esa referencia, hemos aplicado en la opción de la compra la financiación del Préstamo Coche de Cetelem, que (5,95% TIN y 6,11% TAE) a cuatro años. El resultado es de 442,03 euros al mes y un total a devolver de 21.217,26 euros.

 

Esa cifra supone un gasto de 7.568,46 euros más que con el renting. Sin embargo, la principal ventaja de esta especie de alquiler es que el seguro, el mantenimiento y los impuestos están incluidos en la cuota mensual a pagar y es algo de lo que no debemos preocuparnos.

¿Qué gastos anuales tiene el mantenimiento de un vehículo?

Por el contrario, en el caso de la compra, muchos costes no se contemplan y el comprador debe afrontarlos por su cuenta. Son estos:

  • Seguro. Con Mapfre a todo riesgo y sin franquicia: 425 euros (1.700 por cuatro años).
  • Cambio de neumáticos. 466 euros según Tallerator (una vez en cuatro años).
  • Revisiones. 1.120 euros para cuestiones básicas como cambios de bombillas, aceite, filtros, etc. Cálculos de Xataka.
  • Impuesto de circulación: 94 euros (a 23,50 euros por año según precios oficiales).

Es decir, un total de 3.380 euros. Si los sumamos al precio del vehículo financiado, conseguimos el coste  definitivo por la compra y el uso del coche en cuatro años: 24.597,26 euros.

Eso sí, debemos tener en cuenta que estos cálculos no incluyen algunas variables en ambos casos, como puede ser el uso negligente del vehículo renting (los costes por averías de esta forma recaen sobre el conductor) o la posibilidad de que el coche sufra una avería grave que no entrara en la garantía del (en el caso de la compra).

¿Cuál es la diferencia final de coste entre contratar un ‘renting’ y comprar un coche?

Aun así, hemos intentado reunir todos los costes habituales para podernos hacer una idea de cuál es la diferencia de precio entre una y otra opción pasados los cuatro años. Ahí va: comprando el vehículo habremos gastado 10.948,46 euros más que si hubiéramos contratado un renting, pero eso no es todo.

¿Y qué pasa si vendo mi coche?

En esto hay una trampa: la diferencia de coste es obvia, pero a cambio tengo un coche en propiedad, algo que con el renting no ocurre. Tengo un activo con un valor determinado, pero pasado cuatro años, ¿cuánto cuesta ese coche en el mercado de segundo mano?

Para este modelo en concreto no tenemos referencias porque es nuevo. Sin embargo, sí podemos buscar un Seat Ibiza con un motor similar (gasolina, unos 90 CV y 1.000 centímetros cúbicos), unos acabados iguales (gama Reference) y unos kilómetros recorridos parecidos (sobre los 60.000).

Con estas bases y teniendo en cuenta únicamente los vendedores particulares (los profesionales ofrecen precios más altos porque incluyen garantía), el coste ronda los 7.500 euros en los portales online de segunda mano.

Finalmente, si volvemos la cifra anterior (10.948,46 euros) y le restamos el precio de venta, la diferencia se reduce a 3.448 euros, pero sigue siendo una opción más cara. Por tanto, sorpresa: el renting, aparte de más cómodo, puede llegar a ser más barato a la larga que comprar y financiar un coche según el modelo y las promociones vigentes en ambas modalidades.


Autor: Adrián Pérez


Sobre HelpMyCash:

HelpMyCash es uno de los comparadores de finanzas personales más importantes de España, en el que confían medios como La Vanguardia.com, Finanzas.com o ElMundo.es.

Te ayudamos a elegir la cuenta con menos comisiones, el préstamo o hipoteca con el interés más bajo, el depósito más rentable o el ADSL más barato. Proporcionamos trucos, consejos y herramientas de cálculo, todo completamente gratis.

Nuestra información es imparcial, sencilla y constantemente actualizada, para que lo sepas todo antes que nadie en el menor tiempo posible. En finanzas… ¡información es poder!

Ir a la portada web Ir a la portada del blog Alta boletín


(0) Comentarios

Si vas a hacer una pregunta dirígete al Foro Financiero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.