A veces logramos unas condiciones muy ventajosas en una financiación, pero olvidamos rematar la faena; un último esfuerzo que nos permita presumir definitivamente de haber logrado lo mejor de lo mejor. Los préstamos tienen distintas características que pueden modificar sensiblemente su resultado final. Además, son factores que el banco presentará como ventajas y que, si no estamos alerta, podemos aceptar como buenas sin caer en lo que pueden suponer para nuestro bolsillo. Son las tres siguientes:

Un préstamo con la comisión financiada

Además de los intereses, los préstamos pueden tener también comisiones. Las más habituales son la de apertura y la de estudio, sobre todo la primera de estas. Su coste suele moverse entre un mínimo del 0,25% y un máximo del 3%, aunque hay excepciones tanto por arriba como por abajo.

El importe que esta comisión suponga se puede cobrar de dos formas: junto a la primera cuota (así la mensualidad inicial crece en gran medida) o financiándola precisamente para evitar un pago tan alto al principio. Lo que muchas veces no tenemos en cuenta -y ahí es donde está la trampa-, es que si elegimos esta última vía de pago, el importe de la comisión (que puede ser de varios cientos de euros en función del préstamo) se suma al total prestado y los intereses se generan sobre una cantidad mayor. Es decir, financiar la comisión encarece el crédito.

También es verdad que este problema se elimina con los créditos que no tienen comisión de apertura. Es el caso, por ejemplo, del Crédito Proyecto de Cofidis, que permite conseguir de 4.000 hasta 15.000 euros a devolver en un máximo de 8 años y no tiene comisiones.

La carencia inicial

La segunda ventaja envenenada es la opción que puede darnos el banco de solicitar una carencia inicial. Esta posibilidad permite pagar solo intereses al inicio del préstamo (o nada). De esta forma, las primeras cuotas (un año normalmente) son muy bajas, lo que permite tener unos meses de tranquilidad. Sin embargo, hay otra parte que no se le da tanta importancia.

Si la carencia es solo de capital (es decir, se pagan intereses), pasado el período acordado los intereses se seguirán generando sobre el capital inicial, ya que este no habrá decrecido. Al mismo tiempo, si la carencia es total (es decir, no pagamos nada durante unos meses), los intereses que se van generando se suman al capital pendiente. Esto hace que, una vez empecemos a reembolsar el crédito personal, los intereses se calculen respecto a un importe mayor.

En definitiva, la carencia puede servir para tener unos meses de alivio, pero siempre supondrá que terminemos pagando de más por los préstamos que se firmen con esta condición.

Alargar el plazo y bajar la cuota

La última ventaja que puede terminar perjudicándonos es el hecho de aceptar una cuota muy baja. Esta posibilidad resulta atractiva, ya que supone una gran comodidad. No obstante, también tiene su parte mala.

La mensualidad puede reducirse si alargamos el plazo, pero a cambio terminaremos pagando más intereses. Debemos intentar encontrar una cuota equilibrada que nos permita devolver el dinero sin comprometer nuestra economía y acordando un plazo lo más corto posible para pagar los intereses mínimos.


Autor: Adrián Pérez


Sobre HelpMyCash:

HelpMyCash es uno de los comparadores de finanzas personales más importantes de España, en el que confían medios como La Vanguardia.com, Finanzas.com o ElMundo.es.

Te ayudamos a elegir la cuenta con menos comisiones, el préstamo o hipoteca con el interés más bajo, el depósito más rentable o el ADSL más barato. Proporcionamos trucos, consejos y herramientas de cálculo, todo completamente gratis.

Nuestra información es imparcial, sencilla y constantemente actualizada, para que lo sepas todo antes que nadie en el menor tiempo posible. En finanzas… ¡información es poder!

Ir a la portada web Ir a la portada del blog Alta boletín


(0) Comentarios

Si vas a hacer una pregunta dirígete al Foro Financiero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.