Cómo podemos cambiar la hipoteca de banco

¿Cómo se puede cambiar una hipoteca de banco?

Si firmaste tu préstamo hipotecario hace unos años, es posible que sus condiciones sean peores que las que se ofrecen ahora. En ese caso, puedes cambiar de banco para mejorarlas con una subrogación o con la firma de un nuevo crédito:

  • Con una subrogación de acreedor: consiste básicamente en trasladar una hipoteca de un banco a otro. Con esta operación puedes modificar el tipo de interés, pasar del tipo variable al fijo, eliminar requisitos de bonificación y comisiones y alargar o reducir el plazo. 

  • Con la contratación de una nueva hipoteca: consiste en firmar un nuevo préstamo con otra entidad, con unas condiciones mejores, y cancelar el que tengas vigente. Con esta operación puedes modificar cualquier aspecto del crédito original (capital, plazo, interés, garantías, etc.).

En ambos casos, para que otro banco asuma tu hipoteca deberás tener un buen perfil y llevar al menos un año o dos pagando las cuotas.

Ofertas destacadas para mejorar tu hipoteca

Si estás interesado en llevar tu hipoteca a otra entidad, a continuación encontrarás varias ofertas destacadas para mejorar tu interés fijo o tu tipo variable:

Mejores ofertas a tipo fijo para cambiar de banco disponibles en HelpMyCash
#1
Bonificado* Sin bonificar
TIN 1,25 % 1,65 %
TAE 1,54 % 1,65 %
Cuota 471 € 489 €
*2 productos bonificadores
#2
TIN 1,39 %
TAE 1,58 %
Cuota 478 €
0 vinculaciones
#3
Bonificado* Sin bonificar
TIN 1,35 % 2,35 %
TAE 1,68 % 2,50 %
Cuota 476 € 523 €
*3 productos bonificadores

Las mejores hipotecas variables para cambiar de banco disponibles en HelpMyCash
#1
Bonificado* Sin bonificar
TIN E + 0,95 % E + 1,35 %
TAE 2,24 % 2,37 %
Cuota 355 € 373 €
*2 productos bonificadores
#2
Bonificado* Sin bonificar
TIN E + 0,89 % E + 1,69 %
TAE 2,65 % 2,83 %
Cuota 352 € 388 €
*3 productos bonificadores
#3
TIN E + 0,89 %
TAE 0,68 %
Cuota 352 €
0 vinculaciones

Pasos para cambiar de banco la hipoteca

Aunque existan dos operaciones para cambiar de entidad financiera, el proceso para hacerlo es casi igual en ambos casos. Estos son los pasos que tendrás que dar para llevar tu hipoteca a otro banco:

1. Compara hipotecas y calcula si el cambio te sale a cuenta

Lo primero que tienes que hacer es investigar qué ofrecen el resto de las entidades. Lo recomendable, en estos casos, es comparar un mínimo de tres propuestas (tanto de subrogación como nuevas hipotecas) y valorar cuáles te saldrían más a cuenta.

Consulta aquí las mejores hipotecas para cambiar de banco y elige las que te parezcan más atractivas.

2. Negocia y consigue una oferta vinculante

Tras haber escogido las mejores propuestas, llega el momento de presentar una solicitud formal ante el banco que te interese. Para ello, tendrás que contactar con la entidad o las entidades que te hayan convencido más e intentar negociar las condiciones que mejor se adapten a tu perfil.

En el caso de que el banco preapruebe tu petición, deberás tasar la vivienda y entregarle la documentación necesaria para que el departamento de riesgos pueda hacer un estudio más completo de tu perfil financiero. Una vez aceptada tu solicitud, la entidad te entregara la oferta vinculante.

¿Te gustaría que un profesional se encargara de negociar en tu nombre? Si es así, podrías plantearte contratar un intermediario financiero. Estos profesionales conocen muy bien el sector y saben dónde y con quién hablar para conseguir las mejores ofertas.

3. Elige entre irte a la otra entidad o aceptar la contraoferta de tu banco

Una vez hayas alcanzado un acuerdo con el nuevo banco, puedes preguntar a tu entidad si estaría dispuesta a hacer una contraoferta. Y es que es posible que para no perderte como cliente, esta iguale o mejore las condiciones que te propone la nueva financiera. 

En este punto, tendrás dos opciones:

  • Si escoges la nueva hipoteca, entonces deberás formalizar el traslado ante notario. Eso sí, para llegar hasta el final tendrás que asumir los gastos derivados de la operación.

  • Si te quedas con la contraoferta de tu entidad, no tendrás que pagar ninguna penalización y firmarás una novación. En este caso, también tendrás que pagar los gastos asociados al trámite.

En caso de que optes por la subrogación, tu banco actual tiene, por ley, un plazo de 15 días para presentarte su contraoferta.

¿Cuándo vale la pena cambiar de banco un préstamo hipotecario?

En general, cambiar la hipoteca de banco sale a cuenta, pues te permite rebajar el interés para pagar unas cuotas más bajas. Ahora bien, dependiendo de tu situación, podrás ahorrar más o menos dinero. Descubre en qué casos es más conveniente:

  1. Si el interés del préstamo hipotecario es del 2% o más: los tipos que ofrecen los bancos ahora mismo son más bajos, así que será bastante sencillo mejorar tu interés.

  2. Si aún estás en la primera mitad del plazo: en ese período es cuando se paga la mayor parte de los intereses. Por lo tanto, cuanto antes hagas el traslado, más ahorrarás. 

  3. Si no has recibido un buen trato de tu banco: por ejemplo, si tu entidad se niega a mejorar la hipoteca o si te incluyó cláusulas abusivas o muy perjudiciales como la cláusula suelo o el IRPH.

Los que se hipotecaron entre 2010 y 2015 son los que más pueden ahorrar con un cambio de entidad, pues estadísticamente son los que más cumplen estos tres requisitos.

¿Cuánto cuesta llevar la hipoteca a otra entidad?

Para valorar si te sale a cuenta cambiar la hipoteca de banco deberás tener presente el coste de la operación. Los gastos asociados al traslado pueden variar dependiendo de la operación que lleves a cabo:

  • Si subrogas la hipoteca, tendrásque pagar los costes de subrogación que corresponden al cliente, que son el precio de la tasación y las posibles comisiones por subrogación y riesgo de tipo de interés.

  • Si contratas un nuevo préstamo hipotecario, te tocará abonar la tasación por la constitución de esa hipoteca y los gastos asociados a la cancelación del actual crédito. 

Por norma general, una subrogación sale más a cuenta que firmar una nueva hipoteca, pues en este segundo caso hay que pagar unos 1.000 euros de media por la cancelación del actual préstamo. Ahora bien, si consigues unas mejores condiciones, puede que te salga más a cuenta la segunda opción. Por ello, te aconsejamos hacer números para valorar qué opción es más barata.