¡Guía GRATUITA! Toda la verdad sobre los pisos de los bancos

Toda la verdad sobre los pisos de los bancos

¿Estás buscando piso y tienes dudas acerca de los pisos de bancos?

Los pisos de bancos son de las pocas viviendas que pueden financiarse a través de hipotecas al 100%, pero tienen también sus inconvenientes. En la presente guía práctica se responde a las siguientes preguntas sobre estos inmuebles:

  • ¿Son más baratos que el resto de viviendas?
  • ¿Dónde puedo mirar la oferta de pisos de banco?
  • ¿Son mejores las hipotecas que conceden para estos pisos?

Facilítanos tu e-mail y recibirás de forma completamente gratuita esta guía sobre los pisos de bancos.

Ver y descargar guía

Toda la información sobre las viviendas de los bancos

¿Por qué las entidades financieras venden inmuebles?

Si estamos interesados en comprar una casa, siempre es conveniente expandir nuestros horizontes y buscar también entre la gran oferta de pisos que pertenecen a los bancos. Estas viviendas a veces tienen descuentos incorporados muy apetitosos, así que pueden ser una buena opción.

La oferta de la banca es amplia: casas, pisos, naves industriales, solares... Ahora bien, ¿de dónde proceden todos ellos? En la inmensa mayoría de los casos, son propiedades embargadas por las entidades que los comercializan (o por financieras absorbidas), generalmente por el impago de las hipotecas que pesaban sobre esos inmuebles durante la crisis financiera iniciada en 2008. 

¿Dónde puedo encontrar ofertas de pisos de bancos?

Si queremos encontrar los inmuebles que venden las entidades financieras, podemos hacerlo a través de los canales que la banca utiliza para comercializar sus viviendas:

  • En las oficinas de las propias entidades: podemos desplazarnos directamente hasta la sucursal de cualquier banco y preguntar allí por los pisos que tenga a la venta.

  • En los portales o agencias inmobiliarias de la banca: muchas entidades comercializan sus casas y pisos a través de sus propias inmobiliarias, que generalmente publican la oferta disponible en sus páginas web.

  • En portales inmobiliarios convencionales: también encontraremos estas viviendas en páginas web especializadas en ofertas inmobiliarias como Habitaclia, Fotocasa, Hogaria, etc.

  • En el portal online de la Sareb: su página web dispone de un buscador de pisos que nos mostrará dónde se sitúan los inmuebles que tiene esta sociedad en cartera.

¿Cómo puedo financiar los pisos y casas de bancos?

En la inmensa mayoría de los casos, para comprar estos pisos de bancos y de antiguas cajas necesitaremos financiación. Para conseguirla, podemos decantarnos por una de las siguientes opciones:

Con una hipoteca del mismo banco

Muchas de las entidades que comercializan viviendas disponen de préstamos específicos para financiarlas, con las condiciones que hemos explicado en el apartado dedicado a las ventajas de estos inmuebles.

Hipotecas de hasta el 100% para pisos de banco
#1
Bonificado* Sin bonificar
TIN E + 0,85 % E + 2,15 %
TAE 1,87 % 2,87 %
Cuota 350 € 409 €
*4 productos bonificadores
#2
TIN E + 1,29 %
TAE 2,50 %
Cuota 370 €
0 vinculaciones
#3
TIN E + 0,85 %
TAE 0,86 %
Cuota 348 €
0 vinculaciones

Con un crédito hipotecario de cualquier otra entidad

En este caso, no podremos beneficiarnos de las condiciones exclusivas mencionadas (la financiación será de hasta el 80%), pero puede que nos salga más a cuenta si el préstamo es más atractivo.

Descubre cuáles son las hipotecas más baratas
Para poder comparar el máximo número de ofertas, lo recomendable es buscar viviendas de bancos en portales como Fotocasa, pedir información de los inmuebles que nos interesen y solicitar financiación tanto a la entidad que venda esos pisos como a otros bancos para ver qué nos saldría más a cuenta

¿Cuáles son las ventajas de comprar casas de bancos?

No es casualidad que las casas procedentes de los bancos tengan cierta popularidad, pues cada cierto tiempo es posible encontrar ofertas muy atractivas. Pero además de tener un precio más o menos ajustado (aunque no tanto como se piensa), estos inmuebles también cuentan con otras ventajas:

Mejores condiciones de financiación: como las entidades quieren quitarse sus pisos de encima, normalmente ofrecen hipotecas para financiarlos con algunas características poco habituales.

  • Financiación de más del 80%. De hecho, es relativamente sencillo encontrar hipotecas al 100% de financiación exclusivas para comprar estas viviendas.

  • Plazo más extenso, que en algunos casos puede llegar a ser de hasta 40 años.

  • Mayores facilidades de pago. Algunos bancos ofrecen carencias iniciales de uno o dos años durante las que no hay que pagar nada o solo se abonan intereses.

Ofertas promocionales puntuales: cada cierto tiempo, muchas entidades (o sus inmobiliarias) lanzan promociones con las que se pueden conseguir sus pisos con un precio más bajo.

La tasación puede estar pagada: ya no es tan habitual, pero si la vivienda ha sido embargada hace poco, no habrá que tasarla de nuevo, así que nos ahorraremos este gasto.

Hay que decir, eso sí, que las condiciones de estos pisos pueden variar mucho en función de a quién pertenezcan, de su ubicación, del tiempo que haga que están en venta… Por ello, es conveniente comparar siempre varias de estas ofertas para ver cuál nos saldría más a cuenta.

Inconvenientes de los pisos de las entidades bancarias

Hasta ahora hemos visto los puntos fuertes de las casas de las entidades bancarias, pero lo cierto es que también tienen sus desventajas. Veamos cuáles son las sombras de estas viviendas:

Pueden estar en mal estado: al tratarse de pisos embargados con un proceso de desahucio, es posible que tengan algún daño ocasionado por los anteriores propietarios o por el paso del tiempo.

Por norma, no son más baratos que los pisos normales: aunque puntualmente se lancen descuentos promocionales, lo más habitual es que se vendan a precio de mercado. En general, las rebajas publicitadas se aplican sobre el precio original (el de antes del embargo), así que no son tan atractivas como parecen a simple vista. 

Hay que tener ahorros para comprarlos: antes hemos dicho que los bancos suelen financiar hasta el 100% del valor de sus inmuebles, pero aún necesitaremos ahorros para pagar los gastos de escrituración.

Además, la oferta de estos pisos es cada vez más limitada, dado que la banca ya ha conseguido colocar la inmensa mayoría de las viviendas que embargó tras la ejecución de sus hipotecas de más riesgo (subprime).

¿Vale la pena comprar un piso de banco?

Depende. Como hemos visto, los inmuebles que venden las entidades financieras tienen sus pros y sus contras, así que no están hechos para todo el mundo. Veamos a qué dos perfiles sí les puede interesar adquirir una de estas viviendas: 

  • Si tenemos pocos ahorros: ya hemos explicado que muchos bancos financian la compra de sus pisos al 100%, lo que puede ser una ventaja si tenemos poco dinero ahorrado. Necesitaremos, eso sí, contar con un 10% del valor del inmueble ahorrado para los gastos de compraventa.

  • Si encontramos una auténtica ganga: también puede ser interesante adquirir el piso o la casa de una entidad bancaria si encontramos una oferta muy rebajada. No obstante, deberemos asegurarnos antes de que el descuento sea real

Cómo saber si una vivienda de un banco es realmente barata

En muchos casos, los descuentos de los pisos de los bancos son simples devaluaciones respecto a su precio original. Por lo tanto, las rebajas anunciadas no siempre son reales. Si queremos distinguir las buenas ofertas de las que no lo son, es recomendable hacer lo siguiente:

  1. Comparar el precio del inmueble con el de otras viviendas parecidas, es decir, con aquellas que tengan unas características similares y que se vendan por la misma zona. Esta información la encontraremos en cualquier portal inmobiliario.

  2. Comprobar el estado del piso para asegurarnos de que no tenga desperfectos, pues puede que se venda barato por ese motivo. Si los tiene, tendremos que valorar si merece la pena comprarlo y reformarlo posteriormente. 

Asimismo, si encontramos esa información en un portal inmobiliario, también es aconsejable consultar los anteriores precios de la vivienda para ver cuál ha sido su evolución.