Qué es y cómo conseguir una hipoteca puente

¿Qué es una hipoteca puente?

Una hipoteca puente es un producto que permite comprar una vivienda mientras aún no se puede vender la actual. El banco da facilidades al cliente para que pueda pagar unas cuotas más bajas hasta que venda su actual propiedad hipotecada. 

Es decir, que pedir un préstamo puente te puede venir bien si tienes una casa con una hipoteca pendiente, no puedes (o no quieres) venderla todavía y quieres comprar una vivienda nueva. Más abajo te explicamos cómo funcionan estos préstamos y cuáles son sus ventajas y sus inconvenientes.

¿Qué bancos ofrecen hipotecas puente en 2022?

Ahora mismo solo hay dos hipotecas puente en el mercado: la Hipoteca Cambio de Casa de Hipotecas.com y la Hipoteca Cambia de Casa de Banco Santander.

Las hipotecas puente que se ofrecen en 2022 Ordenado por HelpMyCash
#1
TIN E + 1,49 %
TAE 3,00 %
Cuota 382 €
0 vinculaciones
#2
TIN E + 0,99 %
TAE 2,79 %
Cuota 391 €
0 vinculaciones
#3
TIN 2,99 %
TAE 3,12 %
Cuota 554 €
0 vinculaciones
#4
Bonificado* Sin bonificar
TIN E + 1,19 % E + 2,29 %
TAE 2,50 % 2,50 %
Cuota 366 € 415 €
*4 productos bonificadores

Este listado ha sido elaborado por HelpMyCash.com. La información presentada ha sido investigada por el equipo editorial y, en algunas ocasiones, proporcionada por las propias entidades. Muchos o todos los productos que aparecen aquí son ofrecidos por nuestros socios comerciales. Esto puede influir en el lugar en el que aparece el producto en el listado, pero no influye en nuestra evaluación. Para ello, tenemos en cuenta diferentes criterios objetivos: el interés (TIN), la cantidad y precio de los productos que hay que contratar o a los que hay que adherirse para conseguir un interés bonificado, las opiniones de nuestros usuarios y la valoración de nuestros analistas. Nuestras valoraciones son propias. Actualizamos las ofertas y la información periódicamente. ¿Has encontrado algún error? Por favor, escríbenos un e-mail a atencion-al-cliente@helpmycash.com para que podamos corregirlo.

De todas formas, hay otros bancos que pueden concederte una hipoteca puente aunque no lo anuncien abiertamente. Para que te la aprueben, eso sí, deberás tener un buen perfil y negociarlo. Nuestro consejo, como siempre, es que pidas financiación a varias entidades y compares todas las opciones.

¡Atención! Por buen perfil se entiende tener ahorros, ingresos relativamente altos, estabilidad laboral y pocas o ninguna deuda.

¿Cómo funciona una hipoteca para cambiar de casa?

Seguramente te preguntarás cómo es posible que el banco te financie una casa nueva si no vendes la tuya ni liquidas la hipoteca que tienes actualmente. Para que te quede todo más claro, a continuación explicamos cómo funciona un préstamo puente:

1. Contratación de la hipoteca puente

El banco te concederá un préstamo hipotecario sobre las dos viviendas; la que comprarás y la que aún no quieres o no puedes vender. Es decir, que tendrás dos casas hipotecadas con el mismo crédito. El dinero que te preste lo tendrás que usar para pagar tu nuevo inmueble y para cancelar la hipoteca que tenías contratada sobre tu otra casa.

En general, con una hipoteca puente podrás liquidar el préstamo que tienes sobre la casa que aún no puedes vender y financiar entre el 80% y el 100% de la compra de tu nueva vivienda, con un plazo de devolución máximo de unos 30 años. Sus condiciones, eso sí, dependerán del banco que te la conceda y de lo que puedas negociar.

2. Pago de cuotas más bajas hasta encontrar a un comprador

La entidad que te concede la hipoteca puente te dará un margen, normalmente, de entre seis meses y cinco años para vender tu inmueble antiguo, dependiendo de su política y de lo que puedas negociar. Durante ese tiempo, disfrutarás de una carencia de capital, que significa que tus cuotas solo serán de intereses (no de capital). Es decir, que pagarás unas mensualidades muy bajas hasta que consigas vender tu casa.

3. Venta de tu anterior vivienda

Cuando encuentres a un comprador dentro del plazo que te da el banco, podrás utilizar el dinero de la venta para liquidar una parte de la deuda (el equivalente a la hipoteca que tenías antes) y liberar de cargas tu antigua casa. A partir de ese momento, pasarás a tener una hipoteca convencional sobre tu nueva vivienda y pagarás unas cuotas normales, compuestas de capital y de intereses.

Ventajas y desventajas de un préstamo puente

Ventajas

Más tiempo para vender: podrás financiar la compra de una nueva vivienda y tendrás varios años para vender tu propiedad actual.

Más facilidades para pagar: hasta que consigas vender tu casa antigua, el banco te cobrará unas cuotas muy bajas, porque te aplicará una carencia de capital.

Desventajas

Es más arriesgado: si no consigues vender la casa en el tiempo que te da el banco, perderás la carencia y pasarás a pagar unas cuotas muy altas. En el peor de los casos, si no puedes afrontar esas mensualidades, corres el peligro de perder las dos viviendas.

Tu vivienda actual puede perder valor: si la situación económica empeora durante los próximos años, es posible que tu casa se devalúe con el tiempo y que te la compren por menos dinero del que tenías previsto. Eso te perjudica, porque podrás liquidar menos deuda tras la venta y te quedarás con una hipoteca de mayor importe (y con cuotas más caras)

¿Es buena idea pedir una hipoteca de cambio de casa?

No te vamos a mentir: de la misma manera que una hipoteca puente te soluciona la vida si quieres comprar una casa nueva pero no has vendido la que ya tienes hipotecada, también asocia sus riesgos. Por ello, solo te lo aconsejamos que solicites una si se dan estas condiciones:

  • Si tu casa es “vendible”. No es aconsejable contratar un préstamo puente si vas a tener dificultades para vender tu vivienda por estar en mal estado o en una mala localización, por ejemplo. En nuestra página sobre la venta de pisos explicamos qué requisitos debe reunir una casa para poder venderla.

  • Si los precios de las viviendas están bajos. Así, si vendes tu casa dentro de unos años, tendrás más opciones de conseguir más dinero que si la vendes ahora.

  • Si puedes pagar las cuotas en caso de que no puedas vender tu casa. Su importe sin carencia no debería superar el 35% de tus ingresos mensuales netos.

Alternativas a las hipotecas puente

Si no se cumplen las condiciones del anterior apartado o el banco no te concede la hipoteca puente, hay otras opciones que puedes explorar. Las puedes consultar a continuación:

  • Esperar a vender la vivienda. Si no quieres arriesgarte demasiado o no lo tienes muy claro, espera hasta vender tu casa y usa el dinero para comprarte una nueva (con o sin hipoteca).

  • Ampliar la hipoteca que tienes sobre tu casa actual. Si no quieres esperar, puedes pedir a tu banco que amplíe el capital de tu hipoteca para comprar una vivienda nueva. El inconveniente de esta opción es que pagarás unas cuotas más altas, porque no disfrutarás de una carencia de capital.

  • Contratar una segunda hipoteca. En caso de que no te aprueben la ampliación, puedes pedir otro préstamo hipotecario para comprar una nueva vivienda. No es la opción más recomendable, porque el proceso es más largo y pagarás dos hipotecas a la vez, lo que dispara el riesgo de impago. En caso de que lo hagas, asegúrate de poder hacer frente a las dos mensualidades.

¿Prefieres esperar y vender tu vivienda para comprar otra? En esta página te explicamos qué debes tener en cuenta para llevar a cabo esta operación con éxito.