Carencia inicial en los préstamos, ¿cuándo me conviene?

pexels-cottonbro-5184961

La carencia inicial en los préstamos es un periodo, previamente pactado con la entidad, durante el cual no pagaremos una parte o la totalidad de las mensualidades del préstamo que hemos contratado. Este periodo, según el préstamo, podrá ser durante unos meses o varios años. Este servicio lo ofrecen determinadas entidades a algunos préstamos en concreto, ya que no se aplica siempre. Se trata de una opción a la que podremos acogernos y que tendrá varias ventajas en ciertas situaciones, pero también implica pagar más a la larga. Te contamos en qué situaciones servirá, cuánto nos costará de más y cómo calcularlo.

3 situaciones en las que una carencia puede ir bien

Existen dos tipos de carencias iniciales: total y parcial. Con una carencia total no pagaremos nada durante los meses que dure la carencia y con la parcial únicamente pagaremos los intereses generados, no el capital, resultando en una cuota más baja de lo normal.

Estas carencias las conceden, especialmente, para préstamos para estudiantes, préstamos para coches concedidos sobre todo por concesionarios y préstamos con garantía hipotecaria y sirven, generalmente para estas tres situaciones:

  • Queremos comenzar a pagar cuando comencemos a cobrar: es el caso más común en los préstamos para estudiantes. Así, muchas entidades ofrecen un periodo de carencia durante el tiempo que dure la formación y que se pagará cuando termine y comencemos nuestra vida laboral.
  • Tenemos muchos gastos adicionales a la financiación: esta situación se da especialmente al comprar un coche, donde los gastos adicionales a la compra son varios (impuestos, seguros…) y la entidad nos da unos meses de carencia para pagar primero el resto de gastos antes de comenzar a pagar el crédito. También se puede dar el caso en finalidades como comenzar
  • Queremos equilibrar nuestra economía primero: si tenemos una situación económica complicada, por ejemplo necesitamos reunificar varios préstamos o estamos emprendiendo y, al hacerlo, requerimos de algunos meses para ordenar nuestras finanzas antes de comenzar a pagar sin problemas.

Por ejemplo, el préstamo con garantía hipotecaria SupreGrupo es una de las entidades que ofrece una carencia de hasta cinco años para situaciones como reunificación de deudas, aceptación de herencias o emprender un negocio.

Entidad Condiciones Me interesa
Préstamos con garantía de un inmueble Supre Grupo
  • Para cualquier persona con vivienda en propiedad libre de cargas
  • Hasta el 40% del valor de la vivienda (con un máximo de 300.000€)
  • Plazo de hasta 20 años para reembolsarlo
  • 2% TIN (3,90% TAE)  – 18% TIN (19,90% TAE)
  • Comisión de apertura desde 0,25%
  • Posibilidad de carencia inicial de 5 años
  • Firma ante notario
  • Respuesta en 24 horas 

¿Cuánto cuesta una carencia de un préstamo?

La carencia en sí no tiene un coste o una comisión prestablecida. No obstante, durante el tiempo que dure, se seguirán generando intereses por el capital que nos queda por devolver, lo que implicará pagar más intereses durante más tiempo.

Es por esta razón por la que se trata de un servicio al que acogernos únicamente si es estrictamente necesario para nuestra economía y siempre conociendo cuánto nos costará de más.

Para ver de manera más clara cuánto nos podría costar acogernos a una carencia, en la siguiente tabla podremos ver cuánto variará el coste total en un préstamo de 10.000€ a devolver en seis años al 8% sin carencia, con una parcial durante un año y una total durante un año:

Ejemplo 1  Ejemplo 2 Ejemplo 3
Cantidad 10.000€ 10.000€ 10.000€
Plazo 6 años 6 años 6 años
Interés 8% 8% 8%
Carencia No Parcial 1 año Total 1 año
Cuota primer año 175,3€/mes 66,7€/mes 0€/mes
Resto de cuotas 175,3€/mes 202,7€/mes 219,6€/mes
Intereses totales 2.624€ 2.965,8€ 3.175,6€
Total a pagar 12.624€ 12.965,8€ 13.175,6€

Como vemos, la diferencia entre solicitar una carencia parcial o total o no pedir una carencia tendrá una diferencia de coste de entre 342 euros y 551 euros, una cantidad que debemos estar dispuestos a pagar a cambio de la facilidad no pagar o pagar menos durante un tiempo y que podrá variar en función del tiempo de la carencia, el capital solicitado, el plazo y los intereses.

Para realizar los cálculos podremos acceder a la calculadora de carencia que el Banco de España pone a nuestra disposición o preguntar gratis a través del foro de HelpMyCash para que los expertos hagan los números por nosotros.

Autor: Agustina Battioli


Sobre HelpMyCash:

HelpMyCash es uno de los comparadores de finanzas personales más importantes de España, en el que confían medios como La Vanguardia.com, Finanzas.com o ElMundo.es.

Te ayudamos a elegir la cuenta con menos comisiones, el préstamo o hipoteca con el interés más bajo, el depósito más rentable o la inmobiliaria par vender tu piso. Proporcionamos trucos, consejos y herramientas de cálculo, todo completamente gratis.

Nuestra información es imparcial, sencilla y constantemente actualizada, para que lo sepas todo antes que nadie en el menor tiempo posible. En finanzas… ¡información es poder!

Ir a la portada web Ir a la portada del blog Alta boletín

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *