#AprendeConHelpMyCash el concepto de la semana: renegociar la hipoteca

#aprendeconhelpmycash renegociar hipoteca

Digamos que la regla de “ficha movida, ficha perdida” no es propia del tablero hipotecario. De hecho, renegociar las condiciones de la hipoteca es una práctica bastante habitual entre los clientes españoles. Sin embargo, muchos hipotecados únicamente se plantean revisar el contrato cuando están muy cerca de la casilla de impagos y olvidan jugar sus cartas en el momento adecuado de la partida. Por eso, en esta nueva edición de #AprendeConHelpMyCash vamos a explorar qué aspectos podemos mejorar del préstamo hipotecario, en qué casos nos podría interesar y cómo hacerlo.

6 condiciones de la hipoteca que puedes mejorar

La vida de la hipoteca es muy larga y durante todos esos años tanto nuestra situación económica, como los precios del mercado hipotecario podrían cambiar. En cualquier caso, estas son los seis aspectos de nuestro crédito que podríamos renegociar:

  1. El tipo de interés. Si firmamos la hipoteca entre 2010 y 2015, seguramente estemos pagando un tipo de interés mucho más alto del que ofrecen actualmente los bancos. Si conseguimos llegar a un acuerdo con la entidad para rebajarlo, podríamos pagar menos cada mes y ahorrarnos un pellizco en intereses durante los próximos años. Además, es posible pasarnos del tipo fijo al variable y al revés.
  2. La vinculación y las comisiones. En segundo lugar, podríamos plantear a la entidad la opción de dar de baja seguros, planes de pensiones o cualquier otro producto que no necesitemos y que contratamos en su momento para bonificar el interés. Igualmente, podríamos aprovechar para suprimir o reducir las comisiones del crédito.
  3. El capital de la hipoteca. Si estamos pensando en acometer una reforma, por ejemplo, nos podría interesar pedirle a la entidad que nos prestara un poco más de dinero. Esta opción es particularmente interesante porque, en general, los tipos de interés de los préstamos hipotecarios son más bajos que los de los préstamos personales.
  4. El plazo de amortización. Renegociar el periodo de devolución de la hipoteca también es posible. Si vamos muy apurados con los pagos, podríamos intentar pactar una prolongación de plazo; mientras que, si aumenta nuestro poder adquisitivo, podríamos acortar el periodo de devolución para saldar la deuda en menos tiempo y ahorrar en intereses.
  5. Las garantías del préstamo. Si alguno de los titulares quisiera salirse de la hipoteca o deseáramos eliminar algún aval, también se lo podríamos proponer al banco.
  6. Las cláusulas abusivas. Por último, con una renegociación de la hipoteca también podríamos olvidarnos para siempre de cláusulas como el IRPH o el suelo.

¡RECUERDA! Aunque es cierto que podríamos intentar renegociar la hipoteca en cualquier momento, el banco podría negarse y seguirían vigente las condiciones del contrato firmado de manera lícita.

¿Cuándo nos puede interesar renegociar la hipoteca?

Por supuesto, si no podemos hacer frente a los pagos, lo recomendable sería ponernos en contacto con el banco y buscar una solución para evitar el embargo de la vivienda. Sin embargo, este no es el único momento en el que nos podría interesar pactar mejoras con la entidad. Estos son algunos ejemplos:

Si el mercado hipotecario cambia. Estar atentos a la evolución del precio de las hipotecas nos permitirá conocer nuestro margen de negociación. Por ejemplo, si estamos pagando un tipo de interés del 4% y nuestro banco está ofreciendo hipotecas al 1,5%, quizás podría ser un buen momento para mejorar las condiciones.

Si nuestra situación económica mejora. Podría ser que cuando pidiéramos financiación nuestro riesgo de impago fuera mayor que en estos momentos (sueldo más bajo, menos propiedades, menos ahorros, etc.). En ese caso, poder demostrar un perfil solvente jugará a nuestro favor para conseguir una oferta mejorada.

¡RECUERDA! Si no podemos pagar la hipoteca y nuestra situación económica es vulnerable, podríamos acogernos al Código de Buenas Prácticas y el banco estaría obligado a renegociar ciertos aspectos del préstamo.

¿Cómo se mejoran las condiciones de financiación?

Para formalizar cualquier cambio de las condiciones de la hipoteca tendremos que hacer una novación, una operación que no es gratis. Este trámite podría tener asociada una comisión, que por lo general varía entre el 0,1% y el 1% del capital pendiente. Además, tendremos que pagar la mitad de los gastos de la notaría, el registro y la gestoría.

Por último, si la entidad lo requiriera, habría que volver a tasar la vivienda. Este paso intermedio suele rondar los 350 euros y podremos hacerlo con cualquier tasadora homologada por el Banco de España.

¡RECUERDA! Si el banco no está dispuesto a negociar, podrías cambiar la hipoteca de entidad o pedir una nueva.

Autor: Yaiza Zapatero


Sobre HelpMyCash:

HelpMyCash es uno de los comparadores de finanzas personales más importantes de España, en el que confían medios como La Vanguardia.com, Finanzas.com o ElMundo.es.

Te ayudamos a elegir la cuenta con menos comisiones, el préstamo o hipoteca con el interés más bajo, el depósito más rentable o la inmobiliaria para vender tu piso. Proporcionamos trucos, consejos y herramientas de cálculo, todo completamente gratis.

Nuestra información es imparcial, sencilla y constantemente actualizada, para que lo sepas todo antes que nadie en el menor tiempo posible. En finanzas… ¡información es poder!

Ir a la portada web Ir a la portada del blog Alta boletín

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.