Consigue una mejor hipoteca con un profesional

Recibe las mejores ofertas sin compromiso

Empezar

 

Actualmente no hay ningún banco que ofrezca estos productos para pisos de la Sareb. Por ello, presentamos varias hipotecas alternativas con las que podemos financiar otros pisos de bancos:

Hipotecas al 100% más destacadas
#1
Bonificado* Sin bonificar
TIN E + 0,85 % E + 2,15 %
TAE 1,87 % 2,87 %
Cuota 350 € 409 €
*4 productos bonificadores
#2
TIN E + 1,29 %
TAE 2,50 %
Cuota 370 €
0 vinculaciones

conoce qué es una hipoteca sareb

¿Qué es una hipoteca Sareb?

Una hipoteca Sareb es un crédito hipotecario exclusivo para financiar la adquisición de una vivienda de la Sociedad de Gestión de Activos Procedentes de la Reestructuración Bancaria (Sareb), también llamada banco malo. Esta es la institución que se creó en 2012 para vender los inmuebles de los bancos más perjudicados por su exposición al mercado inmobiliario durante la pasada crisis.

Antes había varios bancos que ofrecían condiciones exclusivas para financiar estas viviendas, pero ahora no hay ninguno que lo haga abiertamente. El último en hacerlo, ING, eliminó esa hipoteca de su catálogo en febrero de 2019. Si alguna entidad vuelve a lanzar un préstamo de este tipo, se podrán consultar sus características en esta misma página.

¿Cómo son las hipotecas para comprar pisos del 'banco malo'?

Podíamos conseguir una financiación total 

El plazo de devolución solía ser más prolongado

En algunos casos no había que pagar la tasación


Los inmuebles del banco malo pueden financiarse con cualquier crédito hipotecario, pero hacerlo con una Hipoteca Sareb podía ser más conveniente, puesto que estos productos ofrecían una serie de ventajas que no eran mucho comunes en el resto de las hipotecas. Veamos cuáles eran, en términos generales, las particularidades de estas hipotecas:

  • Con estas hipotecas podíamos llegar a conseguir el 100% de la financiación. En general, los bancos no suelen otorgar más del 80% del valor de la vivienda, pero en el caso de adquirir un piso de la Sareb, se mostraban más dispuestos a negociar la concesión de un porcentaje mayor.

  • El plazo de amortización solía ser algo más largo, de hasta 40 años en ciertos casos. De esta manera, los que financiaban el 100% del importe del inmueble podían rebajar las cuotas prolongando el plazo, aunque cabe recordar que esto suponía acabar pagando más dinero en intereses.

  • En algunos casos, la tasación ya estaba pagada por parte de la entidad, así que el cliente se ahorraba este coste.

  • Se estaba exento del pago del IAJD de la hipoteca. Así lo especificaba la Ley 9/2012. De todos modos, actualmente este impuesto lo tiene que abonar el banco siempre.

En cambio, si contratamos una hipoteca convencional, el resto de las condiciones que se nos aplicarán serán prácticamente las mismas que si financiáramos cualquier otra vivienda: mismo interés aplicado, mismas comisiones y requisitos de vinculación… De todos modos, podríamos intentar negociar para conseguir una financiación superior al habitual 80%.

¿Los requisitos de una Hipoteca Sareb eran más laxos?

Depende de lo que entendamos por laxos. Es cierto que con estas hipotecas nos podían financiar hasta el 100% del precio de la vivienda, pero esto no significa que fuera más fácil acceder a estos créditos. De hecho, los requisitos que se debían cumplir para contratar estos productos eran prácticamente los mismos que para firmar cualquier otro préstamo hipotecario, tal y como mostramos a continuación:

  • Aunque la financiación pudiera ser del 100%, era necesario contar con ahorros para hacer frente a los gastos de formalización y de compraventa. Disponer de más ahorros aumentaba las posibilidades de concesión y, a la vez, permitía contar con un colchón por si acaso.

  • También era imprescindible disponer de un buen nivel de ingresos. Como es lógico, se exigía contar con un sueldo regular que permitiera pagar las mensualidades sin complicaciones. Además, en la inmensa mayoría de los casos no aprobaban la solicitud si no se tenía un contrato fijo.

  • En ciertos casos se pedían avales. En algunas ocasiones, especialmente si se pedían hipotecas al 100%, se exigía contar con un avalista que nos respaldara en caso de impago. Este requisito se solía pedir también cuando el perfil económico del titular no era el más adecuado.

  • No podíamos tener muchas deudas vigentes. Nuestras opciones de conseguir una de estas hipotecas eran mucho más reducidas si estábamos pagando las cuotas de varios préstamos a la vez.

Finalmente, debemos recordar que para conseguir una hipoteca Sareb con buenas condiciones era imprescindible, en la mayoría de los casos, reunir una serie de requisitos de vinculación como pueden ser domiciliar la nómina, contratar un seguro de hogar y otro de vida o usar una tarjeta de crédito de la entidad un mínimo de veces al año, entre otros.