credito con garantia hipotecaria

Una de las mayores dificultades a la hora de encontrar financiación es acertar con el tipo de producto elegido. Al mismo tiempo, esa decisión puede convertirse en una pasarela hacia el éxito o en un precipicio hasta el fracaso. En este caso, vamos a plantear 3 situaciones en las que un préstamo con garantía hipotecaria puede ser la mejor solución posible. Eso sí, debemos tener en cuenta que para cada circunstancia y cada persona puede haber una medida ideal distinta.

¿Cuándo debería recurrir a un préstamo con garantía hipotecaria?

Antes de definir las situaciones a las que mejor se adaptan este tipo de préstamos, hacemos un repaso rápido a cuáles son sus características: su rasgo distintivo es que para poder solicitarlos deberemos tener una casa, piso o local en propiedad que actúe como garantía de pago. Debido a la presencia de este inmueble, los prestamistas pueden ofrecer grandes cantidades de dinero (hasta cientos de miles de euros), ya que en caso de impago, la entidad acreedora se quedaría la vivienda en propiedad. Ahí reside su mayor ventaja y a la vez su principal peligro.

Respecto al plazo, se alarga en muchas ocasiones hasta los 20 años. Esta posibilidad responde a la necesidad de que las cuotas mensuales sean accesibles para los solicitantes. En cuanto al coste, el interés TIN suele partir del 8 o el 9%, aunque normalmente los préstamos con garantía hipotecaria se conceden a un precio de tres o cuatro puntos porcentuales más. Una de las empresas más destacadas del sector y con más experiencia es Suitaprest, que concede este tipo de créditos desde hace siete años.

 

Una vez ya conocemos sus principales características, veamos 3 momentos en los que podemos echar mano de ellos:

1. Reunificar deudas

A veces, sin saber exactamente cómo, podemos llegar a tener un sobrendeudamiento que comprometa nuestra economía diaria: las cuotas de los préstamos y las tarjetas se amontonan. Si esas deudas mensuales superan el 35% de nuestros ingresos, tenemos un problema.

Para solucionarlo, podemos recurrir a la reunificación. Así, podríamos cancelar todas las deudas que tengamos y dejar activa solo una que, a base de alargar el período de reembolso, deje una cuota mensual accesible. De esta forma conseguiremos desahogar nuestro día a día aunque terminemos pagando más.

2. Reformar la casa

Puede que queramos dar un nuevo aire a nuestra vivienda y el importe que precisemos sea superior al que ofrecen los préstamos personales. En estos casos, si la reforma es integral y vamos a necesitar varias decenas de miles de euros, el préstamo con garantía hipotecaria puede ser una solución.

3. Aceptar una herencia

Imaginemos que heredamos una casa familiar, pero para poder disponer de ella tenemos que hacer frente al impuesto de sucesiones. Este asciende a una cantidad muy elevada, ya que la casa es de gran valor.

Podemos recurrir al préstamo con garantía hipotecaria para conseguir ese alto importe. Además, no hace falta que tengamos una casa en propiedad, ya que la vivienda que vamos a heredar puede actuar como garantía. Eso sí, en este y en los casos anteriores que hemos nombrado, debemos estar seguros de que podremos devolver el dinero prestado en el plazo acordado. De lo contrario, podemos llegar a perder el inmueble que hayamos utilizado como garantía.


Autor: Adrián Pérez


Sobre HelpMyCash:

HelpMyCash es uno de los comparadores de finanzas personales más importantes de España, en el que confían medios como La Vanguardia.com, Finanzas.com o ElMundo.es.

Te ayudamos a elegir la cuenta con menos comisiones, el préstamo o hipoteca con el interés más bajo, el depósito más rentable o el ADSL más barato. Proporcionamos trucos, consejos y herramientas de cálculo, todo completamente gratis.

Nuestra información es imparcial, sencilla y constantemente actualizada, para que lo sepas todo antes que nadie en el menor tiempo posible. En finanzas… ¡información es poder!

Ir a la portada web Ir a la portada del blog Alta boletín


(0) Comentarios

Si vas a hacer una pregunta dirígete al Foro Financiero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.