Cómo son las hipotecas para segunda vivienda

¿Cómo son las hipotecas para segunda vivienda?

Una hipoteca para segunda vivienda sirve para comprar una residencia de uso vacacional o para adquirir un inmueble como inversión, es decir, para alquilar o vender posteriormente. Para el banco estas operaciones suponen un mayor riesgo, porque entiende que, en caso de atravesar una dificultad económica, es más probable que dejes de pagar las cuotas de una casa en la que no vives con regularidad que las de tu residencia habitual.

Es por ello que las condiciones de estas hipotecas suelen ser peores que las que se conceden para comprar una primera casa o piso. Estos son los tres inconvenientes con los que te encontrarás si quieres financiar una segunda vivienda:

Una financiación máxima del 60-75%

El importe máximo de una hipoteca para segunda vivienda cubre entre el 60% y el 75% del valor de compraventa o tasación de la casa o del piso. En cambio, si pides el dinero para adquirir una residencia habitual, ese porcentaje es de hasta el 80%. Por lo tanto, necesitarás tener más dinero ahorrado para pagar lo que el banco no te financia más los gastos de formalización correspondientes. Te lo explicamos con más detalle en el apartado de los requisitos.

Plazo máximo de 25 años

Las hipotecas para segundas casas que conceden muchos bancos tienen un plazo máximo de devolución de 25 años. Es significativamente más corto que el de los préstamos para primera residencia, cuyo período de devolución suele alcanzar los 30 años.

Como tendrás menos tiempo para devolver el dinero, deberás pagar unas cuotas más altas. Por eso, antes de contratar uno de estos productos, te aconsejamos hacer cuentas para asegurarte de poder hacer frente a las mensualidades. 

Un interés más alto

Para terminar, el banco puede aplicarte un interés más alto si vas a financiar un inmueble para uso no habitual. De hecho, hay entidades que ofrecen hipotecas específicas para cada finalidad: una más barata para comprar una vivienda habitual, otra más cara para adquirir una segunda residencia y una aún más cara si el inmueble se compra para alquilarlo o venderlo más adelante.

¿A qué bancos puedo pedir una hipoteca para segunda residencia?

Ahora que conoces las características de estos productos, ya puedes tramitar tu solicitud. La inmensa mayoría de los bancos comercializan con hipoteca para comprar una segunda vivienda si eres solvente: desde entidades tradicionales como BBVA, Banco Santander o Liberbank hasta bancos online como Openbank, Hipotecas.com o ING.

En nuestro comparador de hipotecas puedes consultar qué bancos ofrecen financiación para adquirir una segunda residencia. Nuestro consejo es que presentes tu solicitud a varias entidades para tener el máximo número de opciones sobre la mesa.

Mejores hipotecas para segunda vivienda disponibles en HelpMyCash

Ya te hemos comentado que muchas entidades pueden financiarte la compra de una residencia no habitual. Pero, para facilitarte la búsqueda,  desde HelpMyCash puedes pedir directamente tu préstamo a los bancos más populares de España. Solo tendrás que echar un vistazo a las ofertas que te mostramos a continuación y, si te interesa alguna, hacer clic sobre el botón “Solicitar información” para acceder a la página web de la entidad.

Ofertas a tipo fijo disponibles en HelpMyCash
#1
Bonificado* Sin bonificar
TIN 2,07 % 2,47 %
TAE 2,37 % 2,49 %
Cuota 509 € 528 €
*2 productos bonificadores
#2
Bonificado* Sin bonificar
TIN 2,05 % 3,05 %
TAE 3,12 % 3,81 %
Cuota 508 € 556 €
*3 productos bonificadores
#3
TIN 2,99 %
TAE 3,12 %
Cuota 554 €
0 vinculaciones

Ofertas a tipo variable disponibles en HelpMyCash
#1
Bonificado* Sin bonificar
TIN E + 0,89 % E + 1,29 %
TAE 1,98 % 2,10 %
Cuota 352 € 370 €
*2 productos bonificadores
#2
TIN E + 1,49 %
TAE 3,00 %
Cuota 382 €
0 vinculaciones
#3
Bonificado* Sin bonificar
TIN E + 0,89 % E + 1,89 %
TAE 1,76 % 2,13 %
Cuota 351 € 394 €
*3 productos bonificadores

Cómo conseguir la mejor hipoteca para una segunda vivienda

Conseguir un buen crédito para comprar una segunda residencia no es tarea sencilla. Tendrás que cumplir unos requisitos mucho más estrictos (te contamos cuáles son más abajo) y negociar a conciencia para obtener un buen interés. Además, como el euríbor está subiendo, muchos bancos están encareciendo sus préstamos hipotecarios, también los que se conceden para financiar inmuebles de uso no habitual.

¡Y es aquí donde entramos nosotros! El objetivo de HelpMyCash es ayudarte a conseguir las mejores condiciones de financiación posibles. Para que lo logres, ponemos a tu disposición las siguientes herramientas gratuitas:

  • El ranking de las mejores hipotecas del mercado. Aquí encontrarás los préstamos más baratos para comprarte una vivienda, ya sea para uso habitual o no.

  • Un simulador de hipotecas que puedes usar para calcular el coste de varios créditos y averiguar cuál te saldría más a cuenta.

  • Un servicio de bróker hipotecario con el que te ponemos en contacto con un intermediario financiero sin ningún compromiso. Este profesional buscará las hipotecas para segunda vivienda que se ajusten mejor a tu perfil. Y no solo eso: también negociará con los bancos para que te rebajen su interés. Dependiendo de la dificultad de tu caso o de si quieres recibir un acompañamiento integral durante todo el proceso de búsqueda y contratación, el bróker te cobrará unos honorarios. Solo tendrás que pagarlos si contratas el préstamo con ellos, nunca antes.

Requisitos de las hipotecas para segunda vivienda

Antes de empezar el proceso de solicitud, eso sí, te recomendamos analizar tu situación económica para comprobar que eres solvente. Ten en cuenta que los bancos asumen un riesgo más alto al financiar segundas residencias y, por ello, los requisitos son más exigentes que para conseguir una hipoteca para primera vivienda.

Estos son los requisitos que tendrás que cumplir en la mayoría de los casos:

  • Tener un gran volumen de ahorros. El banco te prestará entre el 60% o el 75% de lo que te cueste la casa y no te financiará los gastos de compraventa (un 10% extra). Por ello, deberás contar con unos ahorros equivalentes a entre el 35% y el 50% de la compra.

  • Cobrar unos ingresos altos. Como tendrás menos tiempo para devolver el dinero y te pueden aplicar un interés más alto, las cuotas serán más caras que si financias una residencia habitual. Asegúrate de poder pagarlas con un máximo del 35% de tus ingresos mensuales netos.

  • Tener una situación laboral estable. Tus probabilidades de conseguir el préstamo serán mucho más altas si eres asalariado, tienes un contrato indefinido y llevas al menos seis meses trabajando en tu actual empresa.

Es posible que alguno de estos requisitos te baile un poco. En ese caso, no está todo perdido: el banco puede aprobar tu solicitud si otra persona te avala con su vivienda o con su patrimonio personal. Eso sí, piénsatelo dos veces antes de aportar un aval, porque el que te respalda podría perder sus bienes si tú no pagas la hipoteca. 

¿Puedo hipotecar mi vivienda habitual para comprar otra?

. Si tu vivienda habitual está libre de cargas, puedes hipotecarla y aportarla como garantía adicional (como un aval) de tu futura hipoteca para segunda vivienda. Eso aumentará exponencialmente tus opciones de conseguir la aprobación del banco y unas condiciones mejores: una financiación más alta, un plazo más largo y un interés inferior. Sin embargo, si no pagas el préstamo, también podrías perder la casa en la que vives, así que no te recomendamos hipotecarla si no estás muy seguro de poder hacer frente a las mensualidades.

¿Puedo comprar una segunda residencia si ya tengo una hipoteca?

Lo ideal es pedir una hipoteca para segunda vivienda si ya has terminado de pagar la casa en la que vives. Pero ¿qué ocurre si tu actual residencia también está hipotecada? Tendrás tres opciones:

  • Pedir una segunda hipoteca. Puedes contratar un préstamo para comprar tu segunda residencia y pagar sus cuotas a la vez que abonas las mensualidades de la hipoteca de tu casa.

  • Ampliar tu hipoteca actual para comprar la segunda vivienda. Puedes pedir a tu banco que amplíe el capital de tu préstamo hipotecario y usar el dinero para adquirir la segunda residencia, que se incluiría como garantía del crédito. De este modo, solo pagarás una cuota por las dos casas.

  • Unificarlo todo en un nuevo préstamo hipotecario. La última opción consiste en contratar una hipoteca que te permita cancelar la que tienes y adquirir otra vivienda. Así, también tendrás una hipoteca sobre dos casas y pagarás una sola cuota.

Obviamente, debes tener un buen perfil para que te aprueben cualquiera de estas operaciones: tu situación laboral debe ser estable y el coste de las futuras cuotas no puede superar el 35% de tus ingresos netos.

Impuestos y gastos asociados a una segunda vivienda

Si compras una casa o un piso de uso no habitual, también deberás hacer frente a una serie de gastos de mantenimiento del inmueble. Nuestro consejo, por lo tanto, es que los tengas en cuenta y que hagas cálculos para asegurarte de poder pagarlos.

Esos gastos son los siguientes:

  • Los gastos de comunidad si la casa o el piso forma parte de una comunidad de vecinos. Pide a la inmobiliaria o al propietario que te diga a cuánto asciende su coste.

  • El impuesto de bienes inmuebles (IBI). Su precio puede variar en función de las tarifas que se apliquen en el municipio en el que se encuentre el inmueble. Puedes pedir el último recibo del IBI al vendedor o a su inmobiliaria para saber cuánto pagarás al año por este concepto.

  • Las tasas municipales que se cobren en la localidad en la que se encuentre la vivienda: la de basuras, la de alcantarillado… Puedes preguntar al ayuntamiento cuánto hay que pagar por ellas o puedes pedir los recibos al propietario o a su inmobiliaria.

  • El seguro de hogar que contrates para proteger tu segunda vivienda. Su coste suele oscilar entre los 200 y los 400 euros, aunque dependerá de las coberturas que tenga y de las tarifas de la aseguradora. Te aconsejamos comparar tarifas de varias compañías.

  • La alarma de seguridad si crees que es necesario contratar este servicio. Puedes pedir un presupuesto a varias empresas para hacerte una idea de cuánto podría costarte.

Conviene que sepas, además, que las segundas residencias hay que declararlas y pagar el IRPF correspondiente. En esta página de la Agencia Tributaria encontrarás toda la información.

¿Puedo financiar una segunda vivienda si no soy residente en España?

Sí, si eres un no residente también puedes contratar una hipoteca para comprar tu segunda vivienda en España. Ahora bien, es posible que tus condiciones sean ligeramente peores que las que hemos mencionado en el primer punto, porque supones un mayor riesgo para el banco.

Además, puedes encontrarte con otras dificultades: que ningún banco te financie porque eres de un país conflictivo, que no conozcas el funcionamiento del mercado hipotecario español, que te cueste encontrar a un banco que acepte el pago de las cuotas con una moneda distinta al euro…

Por este motivo, nuestro consejo es que pidas financiación a una entidad especializada en conceder hipotecas a personas que viven en el extranjero: Hipotecas.com, CaixaBank, Banco Santander, etc. También puede ser buena idea contratar a un bróker hipotecario, pues te pondrá en contacto con entidades que financian a no residentes y se encargará de todo el papeleo. Además, negociará para conseguirte las mejores condiciones posibles.

Otras preguntas sobre las hipotecas para residencia no habitual

Los bancos casi nunca conceden hipotecas de más del 80% de financiación para viviendas de uso no habitual. Los únicos casos que conocemos en los que sí podrías conseguirlo es si compras uno de sus pisos o si avalas la operación con otra casa. De todos modos, ya sea de un modo u otro, tendrás que demostrar que tienes ingresos estables y suficientes para hacer frente a las cuotas.
No. Ten en cuenta que el banco te pedirá tus últimas declaraciones de la renta, en las que consta si eres propietario de una vivienda y si es tu residencia habitual. Si le mientes y tratas de pasar tu futura segunda vivienda como una primera, la entidad lo detectará.
Depende. Muchos bancos incluyen una cláusula en el contrato que impide alquilar la vivienda hipotecada sin su permiso. Si tienes intención de comprar una casa o un piso para alquilarlo, posteriormente, te aconsejamos que se lo comuniques a tu entidad para que no te incluya esa cláusula.