qué es el euribor negativo y cómo afecta a las hipotecas

¿Por qué el euríbor cotiza en negativo?

Antes de explicar por qué actualmente tenemos un euríbor negativo, conviene recordar que este índice refleja el interés medio al que los bancos europeos más importantes se prestan dinero. Por lo tanto, que esta tasa se sitúe por debajo del 0% significa que las entidades pagan por prestar dinero a otras financieras en vez de cobrar.

Pero ¿cómo es posible que estén aplicando intereses negativos? A modo de simplificación, se debe principalmente a dos motivos:

  • El Banco Central Europeo (BCE) mantiene sus tipos de interés al 0% desde el mes de marzo de 2016, es decir, que presta dinero a las entidades financieras gratuitamente.

  • Al mismo tiempo, el BCE mantiene la facilidad de depósito en el -0,5% desde septiembre de 2019 (-0,4% desde marzo de 2016). Eso significa que las entidades tienen que pagarle un interés del 0,5% si quieren “guardar” su dinero en este organismo europeo, aunque solo si depositan más de un mínimo predeterminado.

Esto provoca dos cosas: los bancos pueden conseguir dinero muy barato, pero les cuesta más tenerlo guardado. En consecuencia, les sale más a cuenta prestarse entre ellos con intereses negativos, pues pierden menos que si lo depositaran en el BCE.

¿Quieres saber cómo se calcula este índice? Te lo explicamos en nuestra página sobre el euríbor plus.

Previsiones: ¿hasta cuándo seguirá por debajo del 0%?

Es prácticamente imposible dar una fecha exacta, pero la previsión mayoritaria es que el euríbor no pise terreno positivo durante, al menos, los próximos dos años. Veamos cuáles son las predicciones más recientes: 

  • El Departamento de Análisis de Bankinter considera que este índice cotizará a una media del -0,30% a finales de 2022 y del -0,20% a finales de 2023. 

  • La agencia de calificación Moody's pronostica que el euríbor no empezará a subir hasta 2023 y que seguirá por debajo del 0% hasta 2030.

Además, expertos en el mercado hipotecario consultados por HelpMyCash también creen que este índice seguirá por debajo del 0% durante todo este año. Eso sí, consideran que lo más probable es que suba ligeramente. 

El principal motivo por el que se cree que el euríbor negativo no cambiará mucho a corto plazo es que, por ahora, el BCE no se plantea subir sus tipos de interés. De hecho, el supervisor europeo lleva ya varios años posponiendo esa decisión y, de momento, ha anunciado que no tocará los tipos durante este año pese a que la inflación se disparó hasta el 5% en diciembre de 2021 (por la recuperación económica y el aumento del precio de la energía), pues considera que se trata de un aumento transitorio que se revertirá en 2022.

Si la economía europea mejora mucho tras dejar atrás la pandemia, la inflación podría mantenerse varios meses por encima del 2%, lo que podría llevar al BCE a subir sus tipos para contenerla. Eso haría cotizar al alza el euríbor, así que las hipotecas variables se encarecerían. De hecho, la reciente subida de este índice podría deberse, precisamente, al aumento de la inflación.

Efecto del euríbor negativo sobre las hipotecas

Como es lógico, la cotización en valores negativos del principal índice hipotecario tiene un efecto directo sobre el precio de las hipotecas a tipo variable. En concreto, su interés es más bajo, ya que el banco tiene que sumar al diferencial un valor por debajo del 0%.

Imagina, por ejemplo, que tienes una hipoteca con un interés de euríbor más 1%. El último valor de esta tasa fue del -0,502%, así que si tu entidad lo usara para calcular el interés de tu préstamo, el tipo aplicado será de solo el 0,498% (1 – 0,502).

Si quieres saber cuál es la relación entre las hipotecas y el euríbor y cómo afecta a las cuotas de estos productos, puedes hacer clic sobre el enlace.

¿Cuáles son las hipotecas variables más atractivas?

Como ves, este puede ser un buen momento para contratar una hipoteca ligada al euríbor, pues su interés será muy bajo. Pero ¿cuáles son las mejores ofertas? Aquí te presentamos una selección:

Mejores hipotecas variables disponibles en HelpMyCash
#1
Bonificado* Sin bonificar
TIN E + 0,99 % E + 1,99 %
TAE 2,92 % 3,40 %
Cuota 356 € 402 €
*4 productos bonificadores
#2
Bonificado* Sin bonificar
TIN E + 0,95 % E + 1,35 %
TAE 2,24 % 2,37 %
Cuota 355 € 373 €
*2 productos bonificadores
#3
Bonificado* Sin bonificar
TIN E + 0,99 % E + 1,99 %
TAE 1,40 % 2,52 %
Cuota 357 € 400 €
*3 productos bonificadores
#4
TIN E + 1,39 %
TAE 2,69 %
Cuota 377 €
0 vinculaciones
#5
Bonificado* Sin bonificar
TIN E + 0,83 % E + 1,18 %
TAE 0,98 % 1,03 %
Cuota 349 € 364 €
*3 productos bonificadores

¿Cómo puedo pagar una cuota más barata?

Si ya has contratado un préstamo hipotecario, existe una manera de rebajar su cuota: cambiarte de banco. Mediante una operación llamada subrogación puedes trasladar tu crédito a otra entidad para conseguir un interés más bajo y pagar menos. Con el siguiente simulador puedes calcular cuánto te ahorrarías

Simulador de subrogación
Describe tu hipoteca actual
E +
años

¿No te fías del euríbor? Pide una hipoteca fija

Los bancos comercializan hipotecas fijas muy baratas para clientes que no se fían de los índices de referencia. Aquí puedes consultar una selección: 

Hipotecas fijas atractivas disponibles en HelpMyCash
#1
Bonificado* Sin bonificar
TIN 1,39 % 2,39 %
TAE 2,58 % 3,05 %
Cuota 478 € 525 €
*4 productos bonificadores
#2
Bonificado* Sin bonificar
TIN 1,25 % 1,65 %
TAE 1,54 % 1,65 %
Cuota 471 € 489 €
*2 productos bonificadores
#3
TIN 2,79 %
TAE 2,91 %
Cuota 544 €
0 vinculaciones
#4
Bonificado* Sin bonificar
TIN 1,20 % 2,20 %
TAE 1,92 % 2,70 %
Cuota 469 € 514 €
*3 productos bonificadores
#5
Bonificado* Sin bonificar
TIN 1,30 % 2,30 %
TAE 2,01 % 2,46 %
Cuota 473 € 518 €
*3 productos bonificadores
 

Hipotecas con interés negativo: ¿los bancos pagarán a los clientes?

Esta es una pregunta más que razonable, dado que las hipotecas que se contrataban hace unos años tienen unos diferenciales mucho más bajos que los que se ofrecen ahora (algunos hasta son de menos del 0,5%). Efectivamente, si la referencia más el diferencial suman un valor negativo, el banco tendría que pagarle al cliente la parte correspondiente a los intereses del préstamo, al menos hasta que se efectuara la siguiente revisión. En consecuencia, las cuotas a pagar deberían ser más bajas.

Se trata de un escenario que ya empieza a darse, ya que el euríbor cotiza muy bajo desde hace varios meses y en enero de 2021 alcanzó un mínimo histórico del -0,505%. El diferencial más bajo al que se firmaron las hipotecas en España ronda el 0,25% de media, así que en estas hipotecas ya se aplican intereses negativos.

Hay que decir, sin embargo, que esto no puede suceder en los contratos firmados a partir del 16 de junio de 2019. La Ley Reguladora de Contratos de Crédito Inmobiliario, vigente desde esa fecha, establece un interés mínimo del 0% por defecto en todas las hipotecas formalizadas bajo su marco normativo. Tampoco puede pasar en los préstamos anteriores que tengan un tipo de interés mínimo (una cláusula suelo incluida legalmente en el contrato).

La asociación de consumidores OCU ha presentado una denuncia ante los juzgados para reclamar que los bancos apliquen intereses negativos. Una sentencia favorable permitiría a los clientes "cobrar" los intereses de su préstamo si se les aplica un tipo inferior al 0%.