Te ayudamos a elegir entre comprar o alquilar

¿Es mejor comprar o alquilar una casa?

¿Es mejor comprar una casa o vivir de alquiler? Seguro que te has hecho esta pregunta en algún momento de tu vida. Y no está claro que una opción sea mejor que la otra, porque cada una tiene sus ventajas. Veamos cuáles son:

  • Con una casa en propiedad pagarás menos, porque la cuota de una hipoteca te sale más barata, en general, que la renta de un alquiler (y podrás dejar de pagarlas cuando liquides la deuda). Además, la vivienda será tuya y solo tuya: la podrás reformar a tu gusto, pintarla, etc.

  • El alquiler es más accesible, porque necesitarás menos ahorros para firmar el contrato. También tendrás más libertad: si la vivienda no te convence, podrás irte a otro piso.

Si te fías del saber popular, “alquilar es tirar el dinero” y  “la vivienda es una inversión”, que se dice. Sin embargo, no todo el mundo se puede permitir una casa en propiedad. Además, hay personas que, por su ideología o por su estilo de vida, prefieren alquilar una vivienda que adquirirla. Por lo tanto, podemos afirmar que la decisión debes tomarla en función de tu situación económica y de tus necesidades.

¿Eres joven y no sabes cuál es la mejor opción?

Este dilema te puede surgir con cualquier edad, pero es muy probable que te preguntes qué opción es mejor si eres joven, llevas unos años trabajando y te planteas si ya ha llegado el momento de comprar una casa. Si es tu caso, debes saber que existen ayudas de los bancos y de las administraciones públicas para facilitar el acceso a la vivienda a personas como tú. Te las explicamos todas en nuestra página de ayudas a la compra para jóvenes.

Qué tener en cuenta para saber si es mejor alquilar o comprar

Consideramos que existen tres aspectos básicos que debes tener presentes para valorar si te conviene más comprar un piso o alquilarlo. Veamos cuáles son:

1. Tu situación económica

El primer factor que debes tener en cuenta es tu situación económica. Es poco probable que puedas comprarte una casa a tocateja, pues de lo contrario, no te harías la pregunta de si es mejor comprar o alquilar (lo más probable es que compraras directamente). Si no tienes el dinero suficiente para afrontar toda la operación de golpe, tendrás que contratar un préstamo hipotecario.

En este punto, tienes que saber que no todo el mundo puede acceder a una hipoteca. Para empezar, necesitarás un alto volumen de dinero ahorrado: en torno al 30% del precio de la vivienda que te interese. Además, todos los bancos te exigirán tener un trabajo estable y un sueldo que te permita pagar las cuotas sin dedicar más de un 35% de lo que ganas al mes.

Ten en cuenta, también, que una vivienda en propiedad también tiene gastos de mantenimiento que se comerán una parte de tus ganancias: el IBI, los gastos de comunidad, las tasas municipales… Todas estas costas no las tendrás que pagar si te decantas por el alquiler.

Para alquilar, en cambio, no se exigen tantos requisitos. Deberás tener algo de dinero ahorrado para pagar la fianza (dos mensualidades, por lo general) más los honorarios de la inmobiliaria (unos 1.000 euros), que es mucho menos dinero que el que piden los bancos para conceder una hipoteca. El casero, eso sí, no te arrendará su vivienda si no tienes un trabajo (algunos aceptan personas con contratos temporales) y un sueldo suficiente para pagar las rentas.

¿Tu situación económica es delicada? Hay ayudas públicas para facilitarte el acceso a una vivienda en propiedad o de alquiler. Las puedes encontrar en este enlace.

2. El precio de la vivienda

El segundo aspecto en el que debes fijarte es cómo ha evolucionado el precio de la vivienda en la zona en la que quieres residir. Nos referimos tanto al precio de las casas y pisos en venta como al de los alquileres. En general, no es aconsejable comprar si el precio de los inmuebles está en máximos históricos, así como no es recomendable alquilar cuando el coste de los arrendamientos está disparado.

En estos momentos, la situación no te favorece en absoluto, porque los precios de venta y de alquileres están disparados en España. Sin embargo, aún puedes encontrar zonas en las que los precios no han subido tanto, así como a propietarios que pueden estar dispuestos a rebajar sus precios si lo negocias. Nuestro consejo es que investigues y que hables con profesionales del sector (con las inmobiliarias, por ejemplo) para hacerte una idea de cómo está el mercado.

3. Tu estilo de vida

Finalmente, debes tener en cuenta tu propio estilo de vida. Comprar una casa, por ejemplo, es más conveniente si quieres vivir siempre en la misma zona y valoras mucho la estabilidad. El alquiler, en cambio, te puede venir mejor si te mudas habitualmente (por tu trabajo o por motivos personales) o si no quieres vivir atado siempre al mismo sitio.

¿Cuándo es mejor la compra que el alquiler de un piso?

Tras tener en cuenta los anteriores factores, creemos que comprar un piso te conviene más si te ves reflejado en todos estos puntos:

  • Si quieres ser propietario, es decir, si uno de tus objetivos vitales es tener una casa o un piso propio.

  • Si cumples los requisitos para conseguir una hipoteca: tener ahorros, un trabajo estable y bien remunerado, etc.

  • Si la vivienda que te interesa se vende por un precio adecuado y no se ha producido una burbuja de precios en la zona en la que quieres residir.

¿Eres este tipo de persona? Puedes echar ya un vistazo a las mejores hipotecas de España para hacerte una idea de cuánto te costará financiar la compra de tu futuro hogar.

¿Cuándo vale más la pena alquilar que comprar?

En cambio, el alquiler puede ser una mejor opción (o la única viable) si cumples cualquiera de estos requisitos:

  • Si no quieres ser propietario por motivos ideológicos. En este caso, optar por el alquiler de una vivienda será lo más coherente.

  • Si no puedes contratar una hipoteca porque no cuentas con la solvencia o con los ahorros suficientes. Para arrendar una vivienda no te exigirán tantos requisitos ni adelantar tanto dinero.

  • Si te mudas con frecuencia por cuestiones familiares, laborales o de estilo de vida. Alquilar te dará la libertad que necesitas para cambiar de casa periódicamente.

¿Te identificas con estos puntos? Consulta nuestra página sobre el alquiler de la vivienda para saber cómo funcionan los arrendamientos.

Alquiler con opción a compra: el punto intermedio

Pongamos que te has enamorado de una casa o de un piso y que, por cualquier circunstancia, aún no lo puedes comprar. En ese caso, existe un modo de alquilar ese inmueble para vivir en él y, a la vez, reservar la compra por si te la puedes permitir más adelante: formalizar un contrato de alquiler con opción a compra.

Gracias a este contrato, podrás residir en esa vivienda como si tuvieras un alquiler normal, pagando las rentas correspondientes. Pero cuando hayan pasado dos o tres años, tendrás la opción de comprar la casa al precio que hubieras acordado en su momento con el propietario, descontando las rentas pagadas. Si quieres más detalles sobre este tipo de operación, encontrarás todas las explicaciones en nuestra página sobre el alquiler con opción a compra.

Más sobre Comprar o alquilar