Pedir un préstamo a un amigo o familiar… ¿es tan conveniente como parece?

Préstamo de un amigo o de un familiar

“Quien tiene un amigo, tiene un tesoro”. ¿Te suena este refrán? Seguro que lo has escuchado y leído más de una vez: una frase incrustada en el imaginario colectivo que ensalza el valor de la amistad. A veces, sin embargo, esta expresión puede interpretarse en un sentido más literal. Por ejemplo, imagínate que un amigo tuyo tiene dinero y que te lo puede prestar para que te compres un coche o para que pagues la reforma de tu cocina. Suena bien, ¿verdad?

Pedir un préstamo a un amigo o a un familiar te permitirá conseguir financiación sin necesidad de pasar por un banco. Además, como te une una relación de amistad o parentesco con la persona que te presta el dinero, en muchos casos no tendrás que pagar los intereses o las comisiones que sí te cobraría una financiera para sacarse un margen de beneficios. A priori, como ves, parece una opción más que atractiva.

Pero debes saber que no es oro todo lo que reluce (sí, nos gustan los refranes). Que un amigo o un familiar te preste dinero también tiene sus inconvenientes, tanto económicos como emocionales. Si quieres conocerlos, en este artículo encontrarás los pros y los contras de pedir un crédito a un particular, además de una selección de financieras que te ofrecerán un buen préstamo si decides que no es buena idea pedir dinero a otra persona.

Ventajas de pedir un préstamo a un particular

  • Te saldrá más barato que ir a una financiera. En general, un amigo o un familiar no te cobrará un interés tan alto como un banco u otra entidad prestamista. De hecho, si vuestra relación es buena y se fía de ti, es más que probable que te preste el dinero gratis (con un interés del 0% y sin comisiones).
  • Tardarás menos tiempo en disponer del dinero. Las financieras suelen tardar varios días en estudiar la situación económica del solicitante y piden documentación para comprobar su solvencia. Un amigo o un familiar, en cambio, ya te conoce y sabe si podrás devolverle el crédito o no. Por ello, te podrá prestar el dinero mucho más rápido y sin tanta burocracia.
  • Podrás pactar las condiciones de devolución. En principio, un particular será más flexible con el plazo para saldar la deuda (te puede dar más años que una financiera) y será más comprensivo si te retrasas por culpa de algún imprevisto económico.

Desventajas de pedir prestado a un familiar o amigo

  • Tu relación con la persona prestamista puede ponerse en riesgo si no devuelves el crédito conforme lo pactado. No sería la primera vez que se rompe una amistad o una familia por problemas relacionados con el dinero.
  • Puedes tener problemas con Hacienda si no formalizas el contrato correctamente. Para que no lo considere una donación encubierta, en el contrato deben reflejarse todas las condiciones del préstamo: importe prestado, interés, modo de devolución… Además, tendrás que presentar el modelo 600 ante tu delegación de la Agencia Tributaria para que quede constancia de que un particular te ha prestado dinero. En otras palabras, no te ahorrarás del todo del papeleo.
  • Si no pagas las cuotas, el prestamista te puede reclamar la deuda judicialmente, igual que si fuera un banco. Incluso puede solicitar el embargo de los bienes que constituyan la garantía del crédito. Normalmente, los préstamos entre particulares tienen una garantía personal, así que tu prestamista podría solicitar el embargo de todos tus bienes personales, presentes y futuros: el dinero de tus cuentas, parte de tu salario…

¿A quién puedo acudir si prefiero no pedir dinero a un particular?

Como ves, pedir un préstamo a un familiar o a un amigo tiene sus ventajas, pero implica poner en peligro tu relación con esa persona (además de otros inconvenientes). Si no estás dispuesto a correr ese riesgo, la alternativa es solicitar el crédito a una financiera. Lógicamente, te saldrá más caro, pero no tendrás que pagar muchos intereses si eliges bien a tu entidad.

Las financieras online, por ejemplo, suelen ofrecer un interés bajo y casi nunca cobran comisiones de apertura o de estudio. En la siguiente tabla puedes consultar las condiciones de tres de estas entidades:

Producto Importe Interés Me interesa
Préstamo WiZink 3.000€ – 30.000€ Desde 4,50% TIN (4,59% TAE)
Préstamo Personal Cofidis 6.000€ – 60.000€ Desde 4,95% TIN (5,06% TAE)
Préstamo Personal Bank Norwegian 500€ – 50.000€ Desde 5,99% TIN (6,13% TAE)

Nuestra recomendación es que pidas el préstamo a un mínimo de tres financieras (las tres que te ofrecemos, por ejemplo), porque así podrás comparar varias ofertas y quedarte con la que te salga más barata. Si quieres, puedes echar un vistazo a nuestro comparador de préstamos, en el que encontrarás las condiciones de todas las entidades que prestan dinero en España.

Más sobre Préstamos entre particulares

Autor: Miquel Riera


Sobre HelpMyCash:

HelpMyCash es uno de los comparadores de finanzas personales más importantes de España, en el que confían medios como La Vanguardia.com, Finanzas.com o ElMundo.es.

Te ayudamos a elegir la cuenta con menos comisiones, el préstamo o hipoteca con el interés más bajo, el depósito más rentable o la inmobiliaria para vender tu piso. Proporcionamos trucos, consejos y herramientas de cálculo, todo completamente gratis.

Nuestra información es imparcial, sencilla y constantemente actualizada, para que lo sepas todo antes que nadie en el menor tiempo posible. En finanzas… ¡información es poder!

Ir a la portada web Ir a la portada del blog Alta boletín

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.