resumen economia

Cuando uno supera los 65 años merece un descanso. Y si ya va por los 69 es casi una obligación dejar paso a los más jóvenes. Las tarjetas de crédito nacieron en 1950 y han cumplido con creces su cometido: flexibilizar el pago de las compras, permitir que olvidemos en ocasiones el efectivo, ganar seguridad y ahorrar espacio en la cartera. Sin embargo, la evolución en el sector parece traer nuevas procedimientos de pago, ya que hasta la tecnología contactless y el uso del móvil se han convertido en algo muy extendido y que no representa una novedad.

¿Cómo pagaremos en un futuro?

De acuerdo con estas tendencia, hay muchos aspirantes a suceder la primacía de las tarjetas tal y como las utilizamos actualmente. Estos son algunos de los que las sustituirán o cambiarán su forma de uso.

Wearables

Pensemos en qué solemos llevar encima siempre: pulseras, anillos, relojes, gafas… Pues sí, todos ellos son elementos susceptibles de convertirse en una fórmula de pago mediante la instalación de un chip NFC (el mismo que permite el pago contactless en las propias tarjetas). De hecho, la cuenta corriente de imaginBank ya regala una pulsera con la que poder pagar nuestras compras.

En realidad, simplemente se trata de una adaptación de las tarjetas. En lugar del soporte clásico o del móvil, cuyo uso con la tarjeta integrada está bastante extendido, este pasa a ser un elemento distinto como los que acabamos de destacar.

Un código QR

Muy distinto es nuestro siguiente invitado. Viene de China, que es -o suele serlo- referente y pionera en el sector tecnológico. Allí, la fintech AliPay (propiedad de AliBaba, el Amazon chino) ha popularizado un sistema de pago que compromete una parte de los ingresos que reciben los bancos gracias a las transacciones que gestionan. Según eMarketer, más de 500 millones de chinos pagaron con un código QR durante 2018, casi el triple que en 2015.

¿Cómo funciona? Es una especie de monedero virtual (como el que podemos tener en nuestros móviles) en el que hay un dinero determinado. La aplicación atribuye a cada usuario y a cada comercio un código y estos permiten confirmar la operación de dos formas: en la primera, el cliente lee el código (con su móvil) del vendedor y se le carga el importe de la compra en su monedero digital. En la segunda, el propio comercio, mediante un aparato tipo TPV pero de código QR, escanea el del comprador cargándole el coste de le operación.

Por la cara

El reconocimiento facial ya está presente en nuestro día a día. El ejemplo más claro es que muchos desbloqueamos el móvil con nuestro rostro. Que dejemos de pasar la tarjeta por el TPV y empecemos a pagar poniendo nuestra cara un instante frente a una cámara está cada vez más cerca.

Eso sí, no es tan fácil. De nuevo, es AliPay quien permite este pago (tiene 900 millones de cuentas registrados en China) gracias a los datos que maneja de sus usuarios: documento de identidad, cuenta bancaria y móvil. Para activar la posibilidad del pago facial, hay que subir a la aplicación una foto (un selfie). Después, en el comercio que disponga de la tecnología necesaria, podrá hacerse una foto e introducir su número de teléfono asociado a AliPay. Si el rostro coincide, el pago estará confirmado.

Pagar ‘sin pagar’ y otras fórmulas en desarrollo

Existe un alto nivel de cooperación entre entidades bancarias y tecnológicas en busca de nuevas soluciones de pago. Es el caso, por ejemplo, de Payment Innovation Hub, que reúne a compañías como CaixaBank, Global Payments, Samsung, Arval y VISA e investigan y experimentan con nuevos sistemas de pago.

Una de ellas es una fórmula que se aplica en algunos supermercados Amazon Go de Estados Unidos y que consiste… en no pagar. Entras en la tienda, activas el servicio a través de la app (a la que tienes vinculada tu tarjeta), coges lo que quieras y te vas. Así de fácil. La tecnología de los arcos de la entrada del comercio serviría como lector de los códigos de los productos y cargaría el dinero directamente en nuestra cuenta.

Veremos cuánto tardan en implementarse este tipo de métodos de pago u otros como la posibilidad de hacerlo mediante huella dactilar, si es que llegan a instaurarse definitivamente.


Autor: Adrián Pérez


Sobre HelpMyCash:

HelpMyCash es uno de los comparadores de finanzas personales más importantes de España, en el que confían medios como La Vanguardia.com, Finanzas.com o ElMundo.es.

Te ayudamos a elegir la cuenta con menos comisiones, el préstamo o hipoteca con el interés más bajo, el depósito más rentable o el ADSL más barato. Proporcionamos trucos, consejos y herramientas de cálculo, todo completamente gratis.

Nuestra información es imparcial, sencilla y constantemente actualizada, para que lo sepas todo antes que nadie en el menor tiempo posible. En finanzas… ¡información es poder!

Ir a la portada web Ir a la portada del blog Alta boletín


(0) Comentarios

Si vas a hacer una pregunta dirígete al Foro Financiero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.