Solemos asociar los planes de pensiones con dos conceptos: por un lado, ahorrar de cara a la jubilación para complementar la pensión que recibiremos del Estado y, por el otro, pagar menos impuestos mientras trabajamos. Precisamente, los beneficios fiscales son la principal ventaja de un plan de pensiones. Pero contratarlos no es gratis: los planes de pensiones cuestan dinero. La comisión de gestión y la de depósito es el precio que pagamos por ser partícipes de un plan y, aunque no nos demos cuenta, se comen parte de los beneficios que genera el producto. Así que antes de contratar un plan, no solo debemos fijarnos en su composición y en la rentabilidad histórica, sino también en las comisiones que cobra. Cuanto más barato sea, mejor.

Las comisiones de un plan de pensiones tienen límites

Antes de nada, debemos saber que las comisiones asociadas a un plan de pensiones son dos y están limitadas por ley. El apartado 17 del Real Decreto 62/2018, vigente desde el pasado año, es el encargado de regularlas.

Por un lado, la entidad gestora, que es la encargada de administrar el dinero que conforma el fondo de pensiones, planificar la estrategia del plan e informar regularmente a los partícipes de su evolución, podrá recibir una compensación máxima de hasta el 1,50% sobre el patrimonio gestionado. El tanto por ciento máximo que podrá cobrar la entidad gestora dependerá del grado de exposición a renta variable que tenga el fondo:

  • Planes de pensiones de renta fija: 0,85% anual.
  • Planes de pensiones de renta fija mixta: 1,30% anual.
  • Planes de pensiones de renta variable y garantizados: 1,50% anual.

Por el otro, la entidad depositaria tiene como principal función custodiar los activos financieros (títulos y dinero) que forman parte del fondo de pensiones. Esta entidad, por ley, podrá cobrar una comisión máxima del 0,20% sobre el patrimonio.

En resumen, las comisiones de un plan de pensiones están limitadas a un máximo del 1,05% anual si es de renta fija, del 1,50% anual si es de renta fija mixta y del 1,70% anual en el resto de los casos.

¿Cómo se cobran las comisiones?

Las comisiones de un plan de pensiones se cobran tanto si la rentabilidad del producto es positiva como si es negativa. Es decir, ganemos o perdamos, tendremos que pagar. A efectos prácticos, las comisiones se comen parte de los beneficios del plan y merman la rentabilidad final. Si el coste de nuestro plan es del 1,50%, pero su rentabilidad para este ejercicio es del 1%, perderemos un 0,50%, es decir, tendremos una rentabilidad negativa. De ahí la importancia de contratar planes con los gastos más bajos posibles, algo que no siempre resulta fácil, ya que muchas entidades optan por aplicar comisiones cercanas a los máximos regulados por la ley.

Para hacernos una idea de cómo afectan las comisiones al saldo de un plan de pensiones, supongamos que durante 25 años aportamos cada año 2.500 euros a un plan con una rentabilidad media del 1%. En el momento de la jubilación, habremos invertido un total de 62.500 euros y habremos obtenido un beneficio sobre la inversión de 8.814 euros. En total, el saldo bruto disponible, previo al rescate, sería de 71.314 euros. El cálculo lo hemos realizado suponiendo que el coste del plan sea cero. Pero si no fuese así y tuviésemos que hacer frente a una comisión del 1,70%, el saldo sería de 55.622 euros, es decir, habríamos ganado 15.692 euros menos.

 

comisiones planes de pensiones

ING aplica comisiones inferiores a la media sobre sus planes de pensiones. Los Planes de pensiones Dinámicos tienen un coste medio del 28% por debajo del máximo legal permitido. Estos planes adaptan su cartera a medida que pasan los años para que cuando los partícipes estén más cerca de su jubilación, más conservadora sea su inversión. Ninguno de los cinco Planes NARANJA Dinámicos cobra comisión de depósito, por lo que el cliente se ahorra un 0,20%. Además, la comisión de gestión es inferior al máximo legal permitido. Por ejemplo, el Plan NARANJA Dinámico 2030, pensado para partícipes con una edad de entre 46 y 52 años, y que actualmente invierte un 62% de su cartera en renta fija y un 38% en variable (el objetivo es que en 2030 esté compuesto solo por renta fija), tiene una comisión de gestión del 1,13%. En total, el coste se sitúa un 34% por debajo del máximo legal permitido.

Las comisiones se cobran sobre el total

Por otra parte, es importante que tengamos claro que las comisiones se calculan sobre el patrimonio del partícipe y no sobre la rentabilidad generada, de manera que, aunque el tanto por ciento sea siempre el mismo y esté limitado por ley, el coste de mantener el plan aumentará a medida que tengamos más dinero invertido.

Por ejemplo, si nuestra participación en un plan de pensiones es de 10.000 euros y tenemos que hacer frente a la comisión máxima (1,70%), tendremos que pagar cada año 170 euros. Pero si nuestro saldo se duplica, aunque la comisión siga siendo la misma, el coste será de 340 euros.

 


Autor: Javier Mezcua


Sobre HelpMyCash:

HelpMyCash es uno de los comparadores de finanzas personales más importantes de España, en el que confían medios como La Vanguardia.com, Finanzas.com o ElMundo.es.

Te ayudamos a elegir la cuenta con menos comisiones, el préstamo o hipoteca con el interés más bajo, el depósito más rentable o el ADSL más barato. Proporcionamos trucos, consejos y herramientas de cálculo, todo completamente gratis.

Nuestra información es imparcial, sencilla y constantemente actualizada, para que lo sepas todo antes que nadie en el menor tiempo posible. En finanzas… ¡información es poder!

Ir a la portada web Ir a la portada del blog Alta boletín


(0) Comentarios

Si vas a hacer una pregunta dirígete al Foro Financiero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.