Préstamos para dos personas disponibles en HelpMyCash
#1
  • Hasta 4.000€ para cualquier proyecto
  • Sin cambiar de banco
  • Sin comisiones
  • Solo pagas por lo que utilizas
  • Acepta ASNEF: NO
Contratar

Cómo son los préstamos con dos titulares

¿Qué son los préstamos con cotitulares?

Pedir un préstamo con un cotitular significa, simplemente, solicitar financiación entre dos o más personas. Así, en vez de tener un crédito solo a tu nombre, compartirás la deuda con tu pareja, con tu padre o tu madre, con un amigo, etc.

Lógicamente, el contrato lo tendréis que firmar todos los titulares (o cotitulares, porque compartís titularidad) del préstamo. Y de cara al banco, todos seréis responsables de devolverlo, aunque internamente podéis acordar otro reparto. Más adelante te explicamos qué implica eso.

¿Cuáles son los pros y contras de contratar un préstamo en pareja?

Como te imaginarás, contratar un préstamo personal entre dos titulares tiene varias ventajas, pero también riesgos. Te los resumimos en la siguiente tabla:

Ventajas

Riesgos

Más opciones de conseguir el crédito, porque lo pagaréis entre dos.

Mayor poder para negociar unas mejores condiciones: mayor importe, interés más bajo...

Más facilidad para pagarlo, porque contaréis con más de un ingreso.

Todos los cotitulares son igualmente responsables de pagar el crédito.

Posibles conflictos en caso de ruptura de la relación entre los deudores.

La deuda sale en la CIRBE de todos los titulares, lo que reduce sus opciones de conseguir otro crédito.

¿Qué requisitos deben cumplir los dos titulares?

Si pides un préstamo personal entre varios titulares, todos ellos tendrán que cumplir los requisitos de solvencia exigidos por la entidad financiera. Cada prestamista establece sus propias condiciones para aprobar una solicitud, pero casi todos coinciden en pedir lo siguiente:

  • Ser mayores de edad o mayores de 21 o 25 años, dependiendo de la financiera.

  • Tener ingresos regulares y estables que os permitan pagar las cuotas sin problemas. Puede ser una nómina, una pensión…

  • Residir en España de manera permanente.

  • No tener deudas impagadas ni aparecer en ASNEF.

Lo ideal es que la cuota del préstamo no cueste más del 35% de los ingresos netos mensuales de los cotitulares.

¿Qué documentos se necesitan para pedir un préstamo con cotitular?

Todos los cotitulares tendrán que presentar varios documentos para demostrar que cumplen los requisitos que hemos mencionado más arriba. En general, tendréis que entregar los siguientes:

  • Una copia del documento de identidad de cada uno de los futuros titulares.

  • Copias de las últimas tres nóminas de cada persona o de otro documento que acredite vuestros ingresos. Muchas financieras también os pedirán una copia de la última declaración de la renta.

  • Un justificante de finalidad si queréis financiar la compra de un bien o servicio con un coste alto, como un coche o una reforma. Puede ser un presupuesto, una factura proforma.

¿Cuándo es buena idea incluir un cotitular en el crédito?

Ahora que ya conoces todas las particularidades de pedir un préstamo entre dos personas o más, seguramente te preguntarás en qué casos es conveniente compartir la titularidad de un crédito. Según los analistas de HelpMyCash, te puede venir bien en las siguientes situaciones:

  • Si no puedes permitirte un crédito solo a tu nombre. Si pides financiación junto a otra persona, contaréis con más ingresos para pagar las futuras cuotas. Por lo tanto, podréis optar a préstamos personales de mayor importe para financiar proyectos de mayor coste.

  • Si quieres tener más opciones de conseguir el préstamo. Como la financiera tendrá más garantías de pago, tendréis más probabilidades de que apruebe vuestra solicitud.

  • Si quieres disfrutar de unas mejores condiciones. Como daréis un plus de seguridad a la entidad, podréis negociar para conseguir un interés más bajo, menos comisiones, etc.

¡Atención! No todas las entidades conceden préstamos para dos o más titulares. La propia financiera te comunicará si da o no esta opción durante el proceso de solicitud.

¿Qué debo tener en cuenta antes de pedir un préstamo entre dos?

Aunque sea conveniente a muchos niveles, pedir un préstamo en pareja o con un familiar o amigo también puede ocasionarte problemas, sobre todo si os cuesta pagar las cuotas o si vuestra relación se rompe. Por ello, antes de tramitar la solicitud, desde HelpMyCash te recomendamos tener en cuenta todos estos puntos:

La responsabilidad es 100% compartida

A ojos de la financiera, todos los cotitulares sois responsables de reembolsar el crédito. Es decir, que todos debéis aseguraros de que las cuotas se paguen según lo pactado. Si uno de los titulares se queda sin trabajo, otro deberá seguir pagando para que vuestros bienes no sean embargados por impago.

El bien financiado no es automáticamente compartido Por ejemplo, si decidís financiar la compra de un coche con un crédito conjunto, solo podrá estar a nombre de uno de vosotros (es lo que permite la DGT). Por lo tanto, es aconsejable reflejar en un contrato privado aparte que la propiedad del bien será compartida y que se repartirán las ganancias al 50% en caso de venta. 
La deuda se mantiene si la relación se rompe No es un tema de conversación agradable, pero es importante dejar por escrito qué pasará en caso de que la relación entre los cotitulares se rompa: quién tendrá que pagar las cuotas, quién se quedará con el bien financiado...

¿Qué puedo hacer si tengo un préstamo con mi expareja?

Los préstamos con dos titulares más comunes son los que se contratan en pareja. Por ejemplo, para financiar la reforma de la vivienda en la que se reside o para comprar un coche que usarán sus dos integrantes. Sin embargo, siempre existe la posibilidad de que esa pareja se separe. ¿Qué hay que hacer en estos casos?

Desde HelpMyCash os ofrecemos las siguientes soluciones.

1. Cancelar el préstamo completamente

Esta solución consiste en devolver de golpe todo el dinero que queda del crédito y cancelar el contrato con la entidad financiera.

Soluciona el problema por completo: al no haber préstamo, no os tendréis que preocupar por quién paga las cuotas.

Necesitaréis tener muchos ahorros o vender un bien (el financiado, por ejemplo) para saldar la deuda por completo.

2. Que el crédito se lo quede uno de los titulares

Consiste en negociar con la financiera para que la deuda pase a estar a nombre de solo uno de los cotitulares (al otro se le elimina del contrato).

  Es una opción segura, porque así queda claro quién paga el préstamo y quién se queda con el bien financiado (el nuevo deudor).

La financiera solo aceptará el cambio si el titular que se queda el préstamo tiene un muy buen perfil. Además, puede cobrar una comisión por la modificación del contrato.

3. Reflejar quién pagará el préstamo en un acuerdo privado

Se trata de negociar entre los cotitulares para acordar quién pagará las cuotas sin necesidad de modificar el contrato.

No necesitaréis el permiso de la financiera y os ahorraréis las comisiones asociadas al cambio de contrato.

A ojos de la financiera, ambos seguiréis como cotitulares. Es decir, que si no se pagan las cuotas según lo acordado, la entidad podrá reclamar su pago a la otra persona.

4. Seguir pagando el préstamo conjuntamente

Consiste en pagar el préstamo tal y como lo abonabais antes de separaros (cada uno su parte).

Puede ser una buena opción si la ruptura ha sido amistosa y acordáis compartir el bien financiado.

Si uno de los cotitulares no paga, la financiera os reclamará la demora a los dos. Y si el impago persiste, podrá embargar los bienes de ambos, independientemente de quién sea el culpable.

¿Te has separado de tu pareja? Seguramente tendrás dudas sobre qué pasará con todos los productos bancarios que teníais contratados: cuentas, préstamos, hipoteca… En nuestra guía gratuita sobre separaciones te explicamos cómo gestionar todos estos productos a partir de ahora.

¿Es mejor un crédito con dos titulares o con un titular y un aval?

A veces se confunde la figura del cotitular con la del aval. Con un aval, una tercera persona (el avalista) se compromete a pagar el préstamo si tú no lo haces. El cotitular, en cambio, es tan responsable como tú de pagar las cuotas, como ya hemos explicado.

Ambas opciones dan más seguridad al banco, porque tendrá más opciones de recuperar el dinero si tú no pagas tus cuotas. Ahora bien, dependiendo de tu perfil, para ti será mejor contratar un préstamo con dos titulares o, simplemente, con un aval:

Es mejor pedir un préstamo en pareja si...

El proyecto a financiar es conjunto y los dos titulares lo disfrutaréis. En este caso, eso sí, te aconsejamos echar un vistazo a las recomendaciones anteriores para evitar posibles conflictos con la otra personal.

Es mejor pedir un préstamo con aval si...

El proyecto es personal y tu perfil ofrece dudas al banco. Por ejemplo, si eres joven y llevas poco tiempo trabajando o si tienes un contrato temporal. En este caso, contar con el respaldo de un avalista aumentará tus opciones de conseguir financiación.

¡Atención! Los bienes del cotitular y del avalista pueden ser embargados si las cuotas del préstamo no se pagan. Es muy importante tener este riesgo en cuenta antes de incluir cualquiera de estas dos figuras en el contrato.

Más sobre Préstamos con dos titulares