Préstamos de dinero aptos para todos los públicos

prestar dinero

No debemos avergonzarnos porque a veces nos falte algo de liquidez para afrontar cualquier tipo de situación. Los préstamos de dinero pueden ser una solución para cubrir necesidades de diferentes niveles, ya que hay una amplia oferta en cuanto a créditos que va desde los 50 euros y puede llegar hasta los 100.000. Cierta cantidad puede ayudarnos para un pequeño imprevisto que nos pilla apurados. Según nuestras circunstancias particulares nos convendrá un tipo de préstamo u otro, por lo que todos deben ser tenidos en cuenta antes de firmar.

 Ofertas de dinero rápido según las necesidades

No a todos nos irán bien los mismos tipos de préstamos que el panorama financiero ofrece en la actualidad. Pero bien seguro que hay un tipo de crédito que puede ayudarnos a salir adelante y salir de ese escollo en el que andamos metidos. La oferta de préstamos de dinero es tan amplia como la variedad de vicisitudes en las que los clientes podemos vernos inmersos.

Por tanto, hay que diferenciar entre cuatro principales maneras de obtener financiación, tan válida la primera como la última. Nos centraremos en cuatro: los minicréditos, los créditos, las tarjetas de crédito y los préstamos personales. Vale la pena analizar todas las opciones, ya que hay un para cada perfil. De hecho, en cada producto financiero hay varias ofertas esperándonos.

Préstamos de dinero en forma de minicréditos

Los préstamos de dinero más rápidos que existen en el mercado son los minicréditos, con los que podremos llegar a tener 1.200 euros en 15 minutos. Estos han sido creados como medida de urgencia, no para hacer uso de ellos de manera regular, ya que para financiarse de forma habitual, aunque no sea recomendable, hay productos más baratos.

Ahora podemos conseguir dinero rápido en cuestión de minutos para afrontar gastos extraordinarios, esa es la finalidad para la que están pensados los minipréstamos. Además, tal es la variedad de ofertantes en el sector, que hay algunos créditos que son hasta gratuitos.

Compras repentinas, facturas inesperadas de gas o luz, arreglos urgentes de coche, son solo algunos ejemplos para los que un minicrédito puede sernos útil. La duración máxima de este tipo de préstamos de dinero es generalmente de 30 días, de manera que nos aplaza de alguna manera los gastos al mes siguiente. Tras ese plazo, deberemos reembolsar el importe solicitado más los intereses acordados con la compañía, que de media rondan el 1 % diario. De modo que los intereses subirán a 30 euros y la cifra de devolución será de unos 130.

Además, los minicréditos son el tipo de préstamo de dinero que tiene menos complicaciones. La solicitud puede hacerse por Internet y en cuestión de minutos la compañía la analiza y gestiona. Los contratos repletos de letra son cosa del pasado, así como la letra pequeña. Estos tipos de préstamos de dinero acostumbran a carecer de comisiones o cláusulas, aunque es aconsejable que estemos atentos.

Estar inscritos en una lista de ASNEF o similares no tiene por qué resultar una imposibilidad para poder gozar de un crédito rápido. De hecho, cada vez son más las empresas que amplían su oferta de acuerdo con las necesidades de sus clientes. De modo que si nuestro nombre aparece en una lista de morosidad, también habrá una oferta para nosotros.

Créditos rápidos para mayores cifras

Los créditos rápidos funcionan de un modo muy similar a los minipréstamos. Como su propio nombre indica, generalmente son gestionados del mismo modo, pero con cuantías algo superiores. Fueron creados para cubrir imprevistos algo más costosos. Estos préstamos de dinero son óptimos para momentos puntuales del año en los que debemos hacer un alto gasto, como por ejemplo la vuelta al cole, una cita con el dentista o la época de Navidad.

Las cifras en las que se mueven los préstamos de este tipo son entre los 500 y los 5.000 euros, aunque hay algunos casos excepcionales que pueden llegar a superar los 15.000 euros. Los plazos de reembolso varían según las ofertas, ya que las compañías orientan sus productos a diferentes tipos de clientes. En cuanto al plazo de recepción, si suben los importes, generalmente también lo hará el tiempo de espera entre la solicitud y la recepción del préstamo de dinero rápido, que suele moverse entre las 24 y las 48 horas.

Los intereses de los créditos urgentes acostumbran a rondar el 10 % anual, muy inferiores a los minicréditos. Aun así, la decisión de contratar un préstamo de dinero de este tipo no debe ser tomada a la ligera, ya que el plazo de devolución no suele superar los seis meses. Así que conviene organizarse bien para que no nos pille el toro.

Al igual que con los minipréstamos, las listas de morosidad no son una imposibilidad para optar a créditos rápidos. De modo que no debemos alarmarnos si algún día vemos nuestro nombre en ASNEF.

Las tarjetas de crédito, para los más previsores

Hombre prevenido vale por dos, o eso dicen. Si somos previsores también hay una opción para nosotros. Las tarjetas de crédito son un medio de pago que se puede utilizar en sustitución del dinero y como método de financiación. Por ejemplo, para aquellas épocas que sabemos que vamos necesitar un pequeño plus de liquidez para hacer frente a todos los gastos. Un ejemplo claro sería cuando tenemos que amueblar nuestra casa, lo cual siempre supone una temporada de estrés y baile de dinero. Con una tarjeta de crédito, todo queda simplificado.

Con estas tarjetas podemos realizar numerosos trámites financieros, tales como financiar compras, tanto en tiendas físicas como online, retirar dinero en cajeros a crédito y hacer transferencias a tu corriente. El dinero dispuesto con la tarjeta de crédito se puede pagar a fin de mes sin intereses o en cuotas mensuales con un interés medio del 21 %.

Para todo lo demás, préstamos personales

En caso de necesitar préstamos de dinero, otra de nuestras opciones para poder encarar todos esos proyectos que requieren un importe abultado son los préstamos personales “tradicionales”. Estos son otorgados por los bancos y establecimientos financieros de crédito y son habitualmente utilizados para costear proyectos particulares que requieren de una gran cantidad de dinero. Un par de ejemplos para hacernos a la idea serían reformar la casa o afrontar la compra de un vehículo.

Con estos préstamos de dinero podremos obtener hasta 50.000 € en 48 horas, per es una cifra muy general. De hecho, tal es la competencia en cuanto oferta, que los prestamistas acostumbran a variar mucho sus productos en base a los diferentes perfiles de los clientes. De igual modo, cada compañía tiene sus propios requisitos de acceso, en función de las condiciones particulares de cada oferta, cuyos plazos de reembolso pueden variar entre tres meses y diez años. Las condiciones más básicas que deberemos negocias con la entidad que escojamos será la cantidad de financiación, la cuota mensual que paguemos, el tipo de interés, las comisiones y la vinculación.

Autor: Óscar Tejedor


Sobre HelpMyCash:

HelpMyCash es uno de los comparadores de finanzas personales más importantes de España, en el que confían medios como La Vanguardia.com, Finanzas.com o ElMundo.es.

Te ayudamos a elegir la cuenta con menos comisiones, el préstamo o hipoteca con el interés más bajo, el depósito más rentable o la inmobiliaria par vender tu piso. Proporcionamos trucos, consejos y herramientas de cálculo, todo completamente gratis.

Nuestra información es imparcial, sencilla y constantemente actualizada, para que lo sepas todo antes que nadie en el menor tiempo posible. En finanzas… ¡información es poder!

Ir a la portada web Ir a la portada del blog Alta boletín

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *