comisiones

El programa Gente Despierta de Radio Nacional de España, presentado por Alfredo Menéndez, se hizo eco la pasada semana de la subida generalizada de comisiones bancarias que hemos vivido durante los últimos meses. Ahora, una cuenta corriente puede llegar a costar más de 200 euros al año a los clientes menos vinculados. De hecho, tener la nómina domiciliada en el banco ya no es sinónimo de no pagar. Tal y como recordó Laurent Amar, CEO de HelpMyCash.com, en su intervención en el programa radiofónico el pasado jueves, «cada vez es más difícil encontrar productos sin comisiones». Puedes escuchar la entrevista completa a continuación:

¿Pagamos más comisiones bancarias que antes?

En su participación en Gente Depierta el pasado 20 de febrero, Amar recordó que el servicio bancario nunca ha sido gratis, pero antes los costes estaban más camuflados o era más fácil evitarlos. Ahora, en cambio, las comisiones nos afectan a todos, ya que la banca está elevando los costes de mantenimiento de las cuentas corrientes y «todos tenemos una cuenta».

Durante los últimos meses, la banca ha elevado los gastos de mantenimiento de sus cuentas y ha endurecido las condiciones para no pagarlos. Ya no basta tener la nómina en el banco para tener una cuenta gratuita, sino que hay que contratar productos extra como tarjetas de crédito o seguros, por lo que el número de clientes condenados a pagar por sus cuentas se ha incrementado. «Para no tener que pagar», recuerda Amar, «ahora tenemos que vincularnos con productos que tienen un coste más alto».

La comisión de mantenimiento puede llegar a superar los 5 o 10 euros al mes. Algunas entidades pueden llegar a cobrar a los clientes menos vinculados más de 200 euros al año por el mantenimiento de sus cuentas. Además, son varias las entidades que cobran varias decenas de euros a aquellos clientes que únicamente tienen sus haberes domiciliados en la entidad y no cumplen requisitos extra de vinculación.

¿Qué busca la banca con esta estrategia?

El objetivo del banco es doble: por un lado, rentabilizar los servicios que ofrece a sus clientes e incrementar sus ingresos, y, por el otro, vincular más al cliente para que le resulte más difícil perderlo en el futuro.

La amenaza de las nuevas entidades fintech se cierne sobre los bancos de toda la vida y estos, «en lugar de competir dando un servicio mucho mejor o algo muy innovador», intentan retener a sus clientes de una forma «más negativa», obligándoles a vincularse y a concentrar sus productos en un solo banco.

Esos mismos bancos que han endurecido los requisitos de vinculación de sus cuentas y que han aumentado las comisiones ofrecen también cuentas totalmente gratuitas sin ataduras. Parece una contradicción, pero su existencia está justificada: por un lado, algunas de estas cuentas son solo para nuevos clientes (son un gancho), por lo que los clientes actuales de los bancos no pueden contratarlas para no pagar comisiones y, por el otro, es una forma de empujar a los clientes a operar a distancia, ya que generalmente estas cuentas son digitales. Según Amar, el objetivo es cambiar los hábitos de consumo de los clientes: vaciar las oficinas y obligarles a operar por Internet, algo que al banco le resulta mucho más barato, de ahí que esté dispuesto a forzar este cambio ofreciendo un servicio más barato.

A ojos de los bancos, ¿todos los clientes somos iguales?

Actualmente, el cliente más atractivo para la banca no es el que tiene más dinero, sino el que contrata más productos. El CEO de HelpMyCash recordó en RNE que los préstamos y el resto de los productos de financiación, el uso de las tarjetas en comercios y la contratación de productos de inversión son algunas de las principales vías que tiene la banca para ganar dinero y para contratar estos servicios no hace falta ser un cliente vip.

¿Está justificada la comisión por descubierto?

Ahora que todo es electrónico, «no hay ninguna relación entre el coste que genera un descubierto y el coste de la comisión«. De hecho, en realidad a veces el descubierto es hasta una oportunidad para el banco para ganar dinero, ya que es una deuda que el cliente debe devolver con intereses.

En este sentido, el Banco de España señala que para cobrar por la reclamación «debe quedar claro que el devengo de la comisión está vinculado a la existencia de gestiones efectivas de reclamación realizadas ante el cliente deudor” y, según el organismo, enviar una simple carta estandarizada no justifica ese coste.

¿Se podría vivir sin cuentas corrientes?

Para terminar la entrevista, el equipo de Gente Despierta preguntó al CEO de HelpMyCash si sería posible vivir en un mundo sin cuentas bancarias. La realidad es que sí y los bitcoins son un ejemplo. No obstante, tal y como señala el experto, la seguridad del dinero es esencial en la economía de cualquier país y el sector bancario, aunque no sea perfecto, ofrece ciertas garantías al estar regulado.


Autor: Javier Mezcua


Sobre HelpMyCash:

HelpMyCash es uno de los comparadores de finanzas personales más importantes de España, en el que confían medios como La Vanguardia.com, Finanzas.com o ElMundo.es.

Te ayudamos a elegir la cuenta con menos comisiones, el préstamo o hipoteca con el interés más bajo, el depósito más rentable o el ADSL más barato. Proporcionamos trucos, consejos y herramientas de cálculo, todo completamente gratis.

Nuestra información es imparcial, sencilla y constantemente actualizada, para que lo sepas todo antes que nadie en el menor tiempo posible. En finanzas… ¡información es poder!

Ir a la portada web Ir a la portada del blog Alta boletín


(1) comentario

  1. Rafael Romate Cano

    Hace algunos años, cogí un cabreo con el banco y fui a la seg.soc., a pedir que me pagaran la pensión por caja (del bco.).Hoy no se si se podrá, pero yo ya he vuelto a caer en la red del bco.!bravo por el artículo- Salud

Si vas a hacer una pregunta dirígete al Foro Financiero

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.