crowdfunding inmobiliario

Los españoles somos inversores conservadores. Así lo muestra el Banco de España en el informe de Cuentas Financieras  de la Economía Españoles del segundo trimestre del 2016, donde podemos ver que el 44 % de nuestros ahorros lo tenemos en depósitos y efectivo. No obstante, con la rentabilidad de los depósitos a niveles cercanos al 0 %, son muchos los ahorradores que buscan otras formas de invertir sin demasiado riesgo.

Las principales diferencias entre el crowdfunding y los depósitos

Aunque los depósitos y el crowdfunding inmobiliarios son productos muy diferentes, ambos nos permiten conseguir unos beneficios de nuestros ahorros. A continuación, las características más importantes que debemos tener en cuenta a la hora de invertir nuestros ahorros y las diferencias entre cada tipo de producto:

Rentabilidad: mientras que, de acuerdo con los últimos datos del Banco de España, la rentabilidad media anual de los depósitos se encuentra al 0,1 9 % TAE. Independientemente de las fluctuaciones de los diferentes factores que puedan afectar a la rentabilidad, esta nunca variará de la rentabilidad que contratemos.

Con Housers, una de las primeras plataformas de crowdfunding inmobiliario, la rentabilidad media neta es del 3,35 %, aunque esta rentabilidad no es fija ya que puede variar según en los inmuebles que invirtamos y el mercado inmobiliario.

 

Plazo: con los depósitos el plazo que contratemos será fijo. Según el tipo de plazo fijo al que acudamos, la permanencia será más o menos larga, aunque lo sabremos de antemano. Al final del plazo podremos recuperar el capital que hayamos ingresado. Con el crowdfunding inmobiliario cada proyecto tendrá un plazo estimado y cada proyecto comenzará y terminará en fechas diferentes, por lo que no podremos recuperar todo el capital invertido al mismo tiempo. Además, si no se alcanza la rentabilidad esperada en el plazo de venta, todos los propietarios del inmueble decidirán a través de las juntas de accionistas si seguir alquilando hasta alcanzar el precio esperado o venderlo con el precio actual.

Garantía: saber que nuestra inversión está segura es uno de los puntos fundamentales para los inversores más conservadores. Con los depósitos nuestro capital está asegurado tanto por el banco como por el Fondo de Garantía de Depósitos. Invirtiendo en el crowdfunding inmobiliario no hay ninguna entidad que asegure nuestra inversión, pero tenemos el bien raíz como garantía y cada proyecto no tiene correlación con los demás, por lo que si diversificamos bien la cartera, la posibilidad de pérdida es mínima.

Inversión mínima y máxima: en cualquiera de los dos productos debemos tener en cuenta los márgenes del capital que nos permitirán invertir. En el caso de los depósitos dependerá de la entidad y del producto en sí. Con las plataformas del crowdlending inmobiliario estos márgenes están acotados por ley según si somos inversores acreditados o no. Si somos inversores no acreditados (particulares) no podremos invertir más de 3.000 € por proyecto ni más de 10.000 € anuales en conjunto en este tipo de plataformas. La inversión mínima con Housers es de 50 € por proyecto, lo que nos permite realizar una gran diversificación.

Disponibilidad del capital: mientras que con los depósitos es posible recuperar nuestros ahorros en cualquier momento (aunque a veces con una comisión por cancelación anticipada), con las plataformas como Housers el capital estará invertido hasta que se venda el inmueble donde hemos invertido. De todas maneras estas plataformas nos darán una rentabilidad por el alquiler del inmueble de manera mensual más lo conseguido con la venta del mismo, mientras que con los depósitos deberemos esperar al final del plazo

Comisiones: último punto y no por ello menos importante, ya que las comisiones que nos cobren también condicionarán la rentabilidad que obtengamos. Los depósitos no suelen tener comisiones, pero la cuenta asociada de la entidad sí que podría tener. Las plataformas de crowdfunding inmobiliario no suelen cobrar comisión por la cuenta, solo una comisión que generalmente suele ser un porcentaje sobre la rentabilidad obtenida. De esta manera si no conseguimos rentabilidad, no pagaremos la comisión.


Autor: Agustina Battioli


Sobre HelpMyCash:

HelpMyCash es uno de los comparadores de finanzas personales más importantes de España, en el que confían medios como La Vanguardia.com, Finanzas.com o ElMundo.es.

Te ayudamos a elegir la cuenta con menos comisiones, el préstamo o hipoteca con el interés más bajo, el depósito más rentable o el ADSL más barato. Proporcionamos trucos, consejos y herramientas de cálculo, todo completamente gratis.

Nuestra información es imparcial, sencilla y constantemente actualizada, para que lo sepas todo antes que nadie en el menor tiempo posible. En finanzas… ¡información es poder!

Ir a la portada web Ir a la portada del blog Alta boletín


(0) Comentarios

Si vas a hacer una pregunta dirígete al Foro Financiero

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.