Tarjetas de crédito sin nómina gratuitas
#1

TAE

19,99 %

Ventajas

  • Devolución del 3% de tus compras
  • WiZink Extra: recupera dinero al pagar
  • Sin comisión de emisión ni mantenimiento
  • Sin cambiar de banco
Contratar
#2

TAE

21,79 %

Ventajas

  • Tarjeta de crédito sin cambiar de banco
  • Hasta 10.000 euros de límite de crédito
  • No cobra comisiones por retirada de efectivo en España y el extranjero
  • Permite pagar en 45 días sin intereses
  • Sin cuota anual
  • Sin recargo por cambio de moneda
Contratar
#3

TAE

19,99 %

Ventajas

  • Crédito de hasta 2.000€ al 7,50% TIN
  • Recupera dinero de tus compras con WiZink Extra
  • Gratis y sin cambiar de banco
  • Seguro gratuito de compra protegida
Contratar
#4

TAE

16,07 %

Ventajas

  • Pago aplazado desde el 16% TAE
  • 4% de descuento en Galp
  • Sin comisiones anuales ni condiciones
  • Vinculada a la Cuenta Clara
Contratar
#5

TAE

19,56 %

Ventajas

  • Descuentos de hasta 50% en tiendas
  • Ahorra hasta el 15% en Booking.com
  • Gratis siempre domiciliando la nómina
  • Vinculada a la Cuenta Nómina Open
Contratar
#6

TAE

19,00 %

Ventajas

  • Dos tarjetas y dos formas de pago en una
  • Más de 17.000 cajeros gratis
  • Paga con Apple, Google o Samsung Pay
  • Sin comisiones con la Cuenta Nómina
Contratar
 

como conseguir tarjetas de creditos sin nomina

¿Qué son las tarjetas de crédito gratis sin nómina?

Como su nombre indica, son tarjetas de crédito que combinan estas dos particularidades:

  • No tienen cuotas de emisión ni de renovación, es decir, no tienen coste por el hecho de tenerlas.

  • No exigen tener unos ingresos en la entidad para contratarlas.

Estas tarjetas son ideales para aquellos consumidores que necesitan una tarjeta de crédito adicional a las que les ofrece su banco tanto tarjetas sin cambiar de banco como tarjetas a contratar en otra entidad asociada a una cuenta corriente que no requiere domiciliar ingresos. Es habitual encontrar tarjetas de crédito online, es decir, contratables por Internet, que cumplen estas condiciones.

Cuando hablamos de conseguir tarjetas sin nómina nos referimos a no tener que domiciliar la nómina en el banco donde contratamos la tarjeta. De cualquier manera, será imprescindible contar con unos ingresos estables para poder obtenerla.

¿Cómo conseguir tarjetas de crédito sin nómina?

Cualquier persona, que trabaje por cuenta ajena o sea autónomo, que contrate una cuenta sin nómina en una entidad que ofrezca tarjetas de crédito podrá obtener este tipo de productos. Eso sí, al tratarse de productos de financiación, los bancos pedirán un mínimo de requisitos que deberemos cumplir:

  • Contratar una cuenta sin nómina que permita la contratación de una tarjeta de crédito.

  • Contar con unos ingresos regulares, aunque no será necesario domiciliarlos en el banco, deberemos poder justificar que tenemos ingresos.

  • Ser mayores de edad y residir en España.

  • No tener deudas pendientes ni aparecer en ASNEF.

¿Qué documentos debo entregar para contratar tarjetas de crédito gratis sin nómina?

Gracias a las tarjetas de crédito gratis de este tipo el pago con tarjeta de crédito se ha vuelto más accesible. Para conseguirlas, nos piden generalmente los siguientes requisitos:

  • Documento de identidad. Un documento oficial que acredite que residimos en España de manera permanente y que somos mayores de edad.

  • Nómina. Deberemos entregar como justificante nuestras últimas tres nóminas o la última Declaración del IRPF si somos autónomos para que la entidad sepa que tenemos ingresos. 

¿Qué tener en cuenta al pedir tarjetas de crédito sin nómina?

Para contratar este tipo de tarjetas de crédito es importante tener en cuenta algunos factores que afectarán al uso que le demos o al solicitarla:

El límite de crédito puede ser más bajo.

Al no tener ingresos en la entidad, a no ser de que tengamos ahorros o inversiones en el mismo, es probable que el límite de la tarjeta de crédito que podamos utilizar sea menor.

Generalmente las tarjetas comienzan con un límite de 300 euros y, a medida que la vayamos utilizando, el banco podría aumentar el límite.

Puede tener comisiones más adelante

Aunque se comercializan muchas tarjetas de crédito gratis sin nómina, es posible que se trate de tarjetas sin comisiones el primer año, pero que a partir del segundo año tenga una comisión de mantenimiento anual.

Para evitar la comisión de mantenimiento la entidad podría pedirnos algún requisito adicional como domiciliar la nómina o pagar en cuotas mensuales con la tarjeta.

Puede tener otras comisiones Cuando hablamos de tarjetas de crédito gratis nos referimos a la cuota anual, pero la tarjeta podrá tener comisiones por otras operaciones (sacar dinero, consultar el saldo...) y cobrarnos intereses por el pago a plazos. Es importante revisar el contrato y leerlo con detenimiento para conocer qué costes podrían cobrarnos.
No siempre nos darán la tarjeta al comienzo Muchas entidades requieren un mínimo de antigüedad para dar una tarjeta de crédito sin nómina, generalmente pedirán una antigüedad mínima de tres meses, aunque podría alargarse hasta los seis meses.
Los recibos se pasarán a la cuenta asociada Por ello debemos contar con realizar transferencias a la cuenta corriente del otro banco que está asociada con esta tarjeta. Así, al pasar los recibos, habrá saldo suficiente para que se cobren sin problema.

¿Cómo rentabilizan las entidades las tarjetas gratuitas?

Las entidades que comercializan las tarjetas de crédito gratis sin nómina no nos están regalando el dinero. Es algo que debemos tener claro. En primer lugar, el hecho de llamarlas tarjetas de crédito gratis no significa que no tengan ningún coste. Este concepto simplemente hace referencia a que no incluyen las comisiones clásicas como son la cuota de emisión o la de mantenimiento y esto puede ser una ventaja que solo dure cierto tiempo.

A continuación, una lista con las distintas vías que tienen los bancos para ganar dinero con estas tarjetas:

  • Compras: cada vez que hacemos una compra, el comercio abona una pequeña comisión al propietario del datáfono y este, a su vez, traslada una parte del beneficio al emisor de la tarjeta, de ahí que los bancos intenten incentivar el pago con tarjeta en lugar de con efectivo.

  • Comisiones: aunque estas tarjetas no tengan cuotas, sí pueden tener comisiones por realizar otras operaciones como, por ejemplo, sacar dinero en cajeros, pagar en otra divisa o solicitar un duplicado.

  • Intereses: cada vez que aplazamos el pago de una compra, la entidad aplica intereses sobre el saldo adeudado.