Mejores cuentas para ahorrar disponibles en HelpMyCash Ordenado por HelpMyCash
#1
  • Hasta un 5% TAE1 el primer año para 5.000€
  • Tarjeta de crédito sin gastos de emisión y mantenimiento
  • 17.000 cajeros gratuitos a débito2
  • Rentabilidad sin comisiones
Más info
#2
  • Rentabilidad del 2,58% TAE el primer año
  • 5% TIN anual durante 6 meses y 0,05% TIN los siguientes
  • Desde 1€ hasta 5.000€
  • Sin comisiones y 100% online
Solicitar
#3
  • 0,15% TAE sin límite de tiempo
  • Hasta 100€ de regalo
  • Sin comisiones ni vinculación
  • FGD de Italia
Solicitar

Este listado ha sido elaborado por HelpMyCash.com. La información presentada ha sido investigada por el equipo editorial y, en algunas ocasiones, proporcionada por las propias entidades. Muchos o todos los productos que aparecen aquí son ofrecidos por nuestros socios comerciales. Esto puede influir en el lugar en el que aparece el producto en el listado, pero no influye en nuestra evaluación. Para ello, tenemos en cuenta diferentes criterios: rentabilidad, las comisiones que cobra cada banco y el resto de las ventajas que ofrecen las cuentas. Nuestras valoraciones son propias. Actualizamos las ofertas y la información periódicamente. ¿Has encontrado algún error? Por favor, escríbenos un e-mail a atencion-al-cliente@helpmycash.com para que podamos corregirlo.

cuenta vivienda

¿En qué consistía una cuenta vivienda?

Las cuentas vivienda eran cuentas de ahorro que se abrían con el único objetivo de adquirir una vivienda o rehabilitarla. Se trataba de un producto bancario único, ya que contaba con beneficios fiscales de los que se podían aprovechar sus titulares.

Sin embargo y a pesar de que para muchos eran atractivas, las cuentas vivienda así como sus beneficios desaparecieron en 2013, puesto que a partir de entonces se dejó de aplicar la deducción por adquisición de vivienda.

Según la Agencia Tributaria:

A partir del 1 de enero de 2013 se suprime la deducción por adquisición de vivienda habitual. Esta supresión afecta a todos los contribuyentes, incluyendo los que tuvieran abierta una cuenta vivienda con anterioridad a dicha fecha. Estos contribuyentes, si adquieren su vivienda en los cuatro años siguientes a la apertura de la cuenta (siempre que el plazo de 4 años venza a partir de 1 de enero de 2013), no pierden las deducciones ya practicadas, aunque no podrán deducir por adquisición de vivienda.

Los contribuyentes que prevean no adquirir la vivienda en ese plazo, podrán regularizar las deducciones practicadas en ejercicios anteriores en la declaración de 2012, sin liquidar intereses de demora.

Esta opción no resulta aplicable a quienes hayan incumplido el plazo de los cuatro años en 2012 para adquirir su vivienda habitual, que deberán regularizar en la declaración de 2012 las deducciones por cuenta vivienda aplicadas en ejercicios anteriores, liquidando, en todo caso, los intereses de demora correspondientes.

Fuente: Agencia Tributaria

¿Qué decía la normativa de estas cuentas para comprar casas?

Para poder disponer de una cuenta vivienda, se debía cumplir una condición: el dinero destinado al inmueble debía estar separado de cualquier otro, es decir, disponer de una cuenta únicamente para adquirir una vivienda o reformar la habitual.

Hasta su desaparición, las cuentas vivienda permitían deducir hasta el 15% del dinero que se destinaba para eso: un 7,5 % procedente del Estado y un 7,5% de cada comunidad autónoma, aunque estas eran libres de fijar otros porcentajes. Sin embargo, existía un máximo de dinero que se podía deducir: 9.040 euros.

Por otro lado, para poder acceder a esta deducción no se podía estar en ninguna de las siguientes situaciones:

  • Si la cuenta vivienda se utilizaba para otros fines que no fuera única y exclusivamente los de adquirir o rehabilitar el inmueble.

  • Si pasados cuatro años desde que se abrió la cuenta, no se hubiera adquirido o rehabilitado la vivienda.

  • Si no se cumplía la normativa que permitía acceder al derecho de deducción.

¿Cuándo dejó de comercializarse la cuenta vivienda?

Fue en el año 2012 cuando el Gobierno de España eliminó la deducción por adquisición de una vivienda habitual y la ley entró en vigor en enero del 2013. No obstante, las viviendas adquiridas con anterioridad a esa fecha siguieron desgravando.

Y fue en 2014 cuando, a raíz de un informe de expertos de la Comisión Europea, recomendaron al gobierno español eliminar definitivamente la desgravación, acabando por completo con las cuentas vivienda y con las ventajas que estas incluían.