Depósitos combinados: rentabilidad y riesgo

La necesidad de las entidades financieras de conseguir liquidez les ha llevado a intentar captar nuevos clientes (y sus ahorros) mediante depósitos con una rentabilidad muy alta, cosa que extraña bastante teniendo en cuenta los tipos de interés existentes en el mercado que, actualmente, se encuentran bajo mínimos (según el último dato oficial publicado, el EURIBOR cierra Agosto a 1,42%).

Sparschweine - Gesellschaft

Algunos bancos ofrecen depósitos fijos simples, con (1) una rentabilidad fija y (2) durante un tiempo determinado. Una forma de llamar, aún más, la atención de los ahorradores es con los depósitos combinados, que a primera vista ofrecen una rentabilidad muy alta. Pero antes de dejarte llevar por la tentación de la suculenta rentabilidad que vemos en la publicidad de estos depósitos hay que pararse a pensar qué hay detrás de estos productos financieros.

¿Qué es un depósito combinado?

Un depósito combinado o depósito mixto o depósito estructurado, combina (1) un depósito a plazo con una rentabilidad fija, que normalmente ofrece una alta remuneración, (2) con una inversión a retribución variable, vinculada a un fondo de inversión, una cartera de valores o un índice bursátil, cuya rentabilidad final es incierta y no conoceremos hasta el vencimiento de la inversión.

Siempre insistimos en la necesidad de entender bien todas las cláusulas antes de firmar un contrato, pues bien, vamos a ver que hay detrás de un depósito combinado y qué aspectos debemos tener en cuenta antes de desprendernos de nuestros ahorros.

 

Porcentaje a invertir

En primer lugar hay que tener en cuenta qué porcentaje de la inversión se va a destinar a la renta fija y qué porcentaje se va a destinar a la renta variable.

Hay depósitos que lo reparten en un 50%-50%, como el Depósito Doble Campeón de Banc Sabadell, otros, como el Oficinadirecta, ofrecen un amplio abanico de posibilidades 10-90%, 25-75%, 50-50% ó 70-30%.

Por supuesto, cuanto mayor sea la proporción destinada al depósito de rentabilidad fija, menor riesgo tendrá la inversión.

 

El tipo de interés ofrecido

Cuando invertimos estamos esperando obtener una rentabilidad. Ten en cuenta que para saber la rentabilidad real (es decir, el dinero que ingresarás en tu cuenta) hay que tener en cuenta el interés nominal y no la TAE.

La TAE se calcula bajo la hipótesis de que se reinvierten los intereses devengados de manera que se incrementa la cantidad que genera los intereses y, por tanto, la rentabilidad aumenta. Así, a periodos de liquidación de intereses más cortos, mayor es la TAE. Pero en realidad, es una hipótesis, no es real. Así que, como generalmente no se reinvierten los intereses (y si no necesitas ese dinero para nada, ni tienes intención de usarlo) te da igual que la liquidación sea mensual, trimestral o anual. Al cabo del año, la cantidad de intereses generada será la misma.

 

El plazo establecido

Además, la TAE calcula la rentabilidad anual, pero el límite temporal del depósito puede ser de un año, superior o inferior. De hecho, en los depósitos combinados, la parte de rentabilidad fija suele tener un vencimiento inferior al año, 3 ó 6 ó 9 meses y la parte de rentabilidad variable suele tener un plazo más largo que no suele ser inferior a 3 años. Así que la rentabilidad fija, segura y cierta te la ofrecen durante menos tiempo y la rentabilidad variable e incierta te la ofrecen durante un período más amplio.

Por otra parte, tener el dinero indisponible durante un tiempo también tiene un coste. Puedes necesitarlo en un futuro aunque ahora no lo sepas y, aunque no vamos a entrar en este tema, el dinero se deprecia, un euro hoy no vale lo mismo que un euro dentro de 3 años.

 

Cuál es el riesgo

Antes de contratar tienes que asegurarte de que el riesgo que asumes sea mínimo.

  • En el depósito a plazo fijo, el riesgo es casi nulo, sabes que cuando finalice el plazo te devolverán tu capital y sabes exactamente el importe de los intereses que recibirás.
  • En el caso de la renta variable ya es más complicado. Por su puesto, debes saber en qué inviertes, en un índice bursátil, en acciones, etc. La rentabilidad que vas a obtener no la sabes con certeza. Por regla general, a mayor rentabilidad ofrecida, mayor riesgo.

Debes saber si el capital está garantizado o no. Que el capital esté garantizado significa que el banco o caja se compromete a devolverte el 100% del capital al vencimiento, sea cuál sea la evolución de la inversión. De esta forma nos aseguramos que no tendremos pérdidas. En este caso, lo peor que puede pasar es que ganemos 0 por la inversión. Pero cuidado, no todos los depósitos incluyen esta garantía y, además, los que la incluyen, garantizan el 100% del capital sólo al vencimiento y no antes.

 

Posibilidad de cancelación anticipada/penalización

Algunos depósitos no permiten la cancelación anticipada y si la permiten suelen tener un coste muy alto, sobretodo en el depósito a renta variable.

Por regla general, la parte de depósito fijo permite la cancelación anticipada y la penalización es dejar de cobrar los intereses. Algunos depósitos no te permiten cancelar la parte del depósito a renta variable o  te obligan a sacar la misma proporción  en ambos.

Además, el capital aunque esté garantizado al 100% al vencimiento, en general no lo está si lo cancelas anticipadamente, así que además de los gastos que te puedan cobrar por la cancelación anticipada, si el fondo no está yendo cómo se esperaba, puedes perder parte del capital.

 

Gastos asociados al depósito

Es frecuente que las entidades financieras cobren comisiones por mantenimiento, administración o gestión sobre el depósito combinado, en especial sobre la inversión a renta variable.

Además, pueden exigirte que contrates una cuenta corriente vinculada que también cobra comisiones de mantenimiento.

 

¿Contrato un depósito combinado?

Recapitulando, antes de contratar un depósito combinado tienes que hacer números y estudiar qué rentabilidad puedes obtener realmente, tanto en el mejor de los casos como en el peor. No te fijes sólo en el tipo de interés, sino también en los posibles gastos en que puedes incurrir, incluido el caso de que necesites cancelar el depósito antes de su vencimiento. Con toda la información disponible, la decisión de saber si te compensa o no contratar un depósito combinado es tuya.

Si estás interesado en contratar un depósito consulta nuestro Comparador de depósitos.

Autor: A. Portolés


Sobre HelpMyCash:

HelpMyCash es uno de los comparadores de finanzas personales más importantes de España, en el que confían medios como La Vanguardia.com, Finanzas.com o ElMundo.es.

Te ayudamos a elegir la cuenta con menos comisiones, el préstamo o hipoteca con el interés más bajo, el depósito más rentable o la inmobiliaria par vender tu piso. Proporcionamos trucos, consejos y herramientas de cálculo, todo completamente gratis.

Nuestra información es imparcial, sencilla y constantemente actualizada, para que lo sepas todo antes que nadie en el menor tiempo posible. En finanzas… ¡información es poder!

Ir a la portada web Ir a la portada del blog Alta boletín

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.