¿Es mejor reclamar una tarjeta revolving por mi cuenta o con un abogado?

Si estás considerando la posibilidad de reclamar los intereses de las tarjetas revolving, lo mejor es que empieces por tu propia cuenta. No se requiere saber de leyes ni mucho menos "ser de números"; podrás obtener los mismos resultados que con un abogado:

  • Es un proceso 100% gratuito y muy rápido, ya que podrías tener el dinero en cuenta en un plazo de entre 15 días y 2 meses. Con un abogado el trámite puede tardar muchos meses.
  • Al tratarse de un tipo de reclamación respaldada por una Sentencia del Tribunal Supremo, los bancos están dispuestos a llegar a acuerdos extrajudiciales.
  • Si no te gusta el acuerdo que te propone el banco y no puedes renegociar, puedes acudir a un abogado más adelante.

En la guía práctica sobre "Cómo reclamar los intereses de una tarjeta revolving por tu cuenta" encontrarás todos los pasos y un modelo de reclamación.

 

En cambio, acudir a un abogado puede ser una buena alternativa cuando:

  • El banco se niega a negociar la devolución de los intereses o te ofrece un acuerdo que a ti no te parece justo y no puedes renegociarlo.

En cualquier caso, ten en cuenta que contratar un abogado implica pagarle sus honorarios. Además de que el proceso judicial es más largo y que siempre hay un riesgo de perder, incluso si los abogados suelen analizar cada caso antes de ir a juicio para saber si es viable. 

El truco es que ir por tu cuenta no excluye ir a un abogado más adelante, por lo que empieza siempre por la fórmula más rápida y fácil y, si esta no funciona, entonces puedes acudir a abogados.