En qué consiste la agrupación de deudas

La agrupación de deudas consiste en unificar todos los préstamos y tarjetas de crédito que tenemos vigentes y estamos pagando para tener un único préstamo por la suma total del dinero a devolver con una única mensualidad.

Esto nos permite cancelar todos los créditos existentes y reducir la nueva cuota unificada que comenzaremos a pagar, permitiéndonos volver a ordenar nuestras finanzas y evitar el sobreendeudamiento.

Opciones para agrupar deudas

Para agrupar deudas existen diferentes alternativas a las que podemos acudir según nuestra situación financiera:

Acudir al banco con quien tienes el préstamo de mayor cantidad

Analizando nuestra deuda podremos pedir una ampliación de crédito con el que tenemos una cantidad mayor para unificar todos tus préstamos en este. Generalmente, como el resto de deudas son menores, será más fácil que sea este banco el que acceda a realizar la unificación.

Si esto falla, es aconsejable acudir a cada uno de los bancos o entidades con los que tienes un préstamo para solicitar una reunificación.

Pedir una ampliación de tu hipoteca

Si tenemos una hipoteca entre los créditos vigentes, también es posible solicitar la unificación dentro de este tipo de préstamo. Al tener nuestra vivienda como garantía, es más fácil que nos permitan realizar una ampliación de capital para unificar todos los préstamos en este. Además, suele ser el crédito con intereses más bajos, por lo que ahorraríamos en intereses.

Acudir a préstamos específicos de reunificación.

Aunque esta alternativa debe ser la última a la que acudir, ya que se trata de préstamos que generalmente son más caros y suelen pedir un aval o una garantía.

Por un lado nos encontramos con los préstamos personales específicos para la agrupación de deudas, con los que solicitaremos el total que debemos y la entidad cancelará el préstamo con cada uno de los bancos y nos quedaremos solamente con este nuevo crédito.

Por otro lado encontramos a los préstamos con garantía hipotecaria, este tipo de financiación la podremos pedir si tenemos una vivienda en propiedad que poner como garantía. La gran ventaja de este tipo de préstamos es que sus requisitos de concesión son menos exigentes, pero la desventaja es que en caso de impago corremos el riesgo de perder la vivienda puesta como garantía.