5 trucos para evitar las estafas al buscar minicréditos online

Internet ha sido un caldo de cultivo para las estafas cuando buscamos minicréditos online. Es fácil caer en estos engaños, pero saber distinguirlos es más fácil todavía con estos simples trucos:

1. Nunca enviar dinero por adelantado

Es el gancho más común, ya que es cuando consiguen sacarnos dinero. Nunca ninguna entidad legítima nos pedirá pagar antes de darnos el dinero en nuestra cuenta por lo que nunca debemos enviar dinero sea cual sea la razón por la que nos lo pide. Entre las excusas más comunes para pedirnos pagar encontramos las siguientes:

  • Pagar al notario
  • Pagar un seguro
  • Pagar para el envío del contrato
  • Pagar la comisión de apertura
  • Pagar por el estudio de nuestro perfil financiero
  • Pagar a Hacienda o los impuestos del crédito
  • Pagar por la transferencia del préstamo a nuestra cuenta
  • Pagar para desbloquear los fondos del préstamo

Aunque algunas de estas tasas sí son comunes en los préstamos legítimos, nunca se pagarán antes de que hayamos firmado el contrato donde aparecen dichos costes.

2. Las empresas extranjeras no prestarán dinero

Aunque existen entidades de otros países son sede en España, si la entidad no tiene los permisos pertinentes del Banco de España ni las licencias para trabajar en territorio nacional, no podrán prestarnos dinero.

La razón es sencilla y es que en caso de impago la entidad no tendrá jurisdicción para presentar una demanda en su país y poder comenzar el proceso del reclamo del impago. 

Así, si una entidad afirma que está en otro país, pero que nos prestará dinero, debemos desconfiar inmediatamente. 

3. La web debe tener toda la información legal

Por ley, cuando una entidad ofrece financiación debe contar con un Aviso Legal donde explique la razón de su empresa, además también deberá incluir las condiciones de sus préstamos ANTES de contratarlos y enviarnos una copia del contrato para evaluar si nos interesa contratarlo (cualquier tipo de comunicación fuera de este contrato no será válida). 

Por otro lado, si debemos dejar datos personales en la web para contratar el crédito o para que nos contacten, entonces la web deberá ser segura. 

Si no encontramos estos datos en su página web, entonces debemos dudar de su legitimidad.

IMPORTANTE. Nunca debemos fiarnos de los supuestos prestamistas particulares que anuncian sus créditos a través de páginas de contactos, redes sociales o correos electrónicos sospechosos.

4. El contrato siempre por escrito

Antes de enviar cualquier tipo de pago o poner nuestros datos financieros es importante tener una copia del contrato con todos los datos sobre el producto o servicio que vamos a contratar.

Este contrato debe incluir el TIN y la TAE según la cantidad que queramos solicitar y el plazo, así como los intereses totales generados y el total a reembolsar. Además, será imprescindible que se especifique si hay algún tipo de coste o comisión adicional, el importe de este y por qué se debe pagar.

5. No confundir con los intermediarios

Este tipo de empresas no son ilegales, pero suelen tener comunicaciones y páginas web que inducen a la confusión sobre qué tipo de servicios ofrecen. 

Este tipo de entidades te pedirán que rellenes un formulario online con tus datos para luego ellos rellenar las solicitudes de otros préstamos. A cambio de este servicio te cobrarán una comisión.

No obstante, utilizar a intermediarios financieros NO asegura que se conceda el préstamo, ya que es la propia entidad quien decide si acepta o no la solicitud en base a los datos que proporcionemos.

Si la entidad donde vamos a solicitar un minicrédito cumple una o varias de estas características, entonces sabremos que no es de fiar y debemos evitarla a toda costa. Es importante acudir solamente a empresas que conocemos y que tienen todos los requisitos para operar en España.