¿Por qué debería apostar por un depósito?

Los depósitos bancarios son productos de ahorro que se caracterizan por su bajo tipo de riesgo debido a que:

  • No están sujetos a indices variables. Su rentabilidad se mantendrá estable durante todo el contrato.
  • Sabremos desde un principio lo que vamos a ganar con el depósito.
  • Los ahorros invertidos están protegidos por el FGD, que cubre hasta 100.000 euros por producto y titular en caso de quiebra o insolvencia de la entidad.

Los tipos de interés crecen en 2020

Este 2020 se ha caracterizado por ser un malo año para la bolsa pero un buen año para los depósitos, puesto que, al no depender de los índices bursatiles, no generan pérdidas para sus inversores, por lo que muchos bancos han mejorado sus tipos de interés con la intención de captar el interés de todos aquellos ahorradores que no desean asumir riesgos. Si bien el tipo de intereses predominante en Europa sigue siendo el mínimo, se pueden encontrar muchas ofertas que superan el 1,20% TAE y que incluso alcanzan el 1,41% TAE.