Gracias a la digitalización de la banca y de plataformas intermediarias como Raisin, podemos acceder a un amplio abanico de cuentas y depósitos bancarios extranjeros, lo cuáles en ocasiones ofrecen promociones o características más atractivas que la oferta local. Sin embargo, abrir un producto bancario en otro país puede generar dudas, en especial porque quizá no conozcamos la legislación de ese otro país, pero debemos saber que todos los bancos de Europa cuentan con las mismas garantías.

El Fondo de Garantía de Depósitos

Todos los bancos que conforman la Unión Europea se encuentran adheridos a un organismo estatal denominado Fondo de Garantía de Depósitos (FGD), el cual cubre hasta 100.000 euros por producto y titular en caso de quiebra o insolvencia de la entidad. Por lo tanto, las cuentas y depósitos que contratemos en bancos ubicados en Portugal, Italia o Eslovenia cuentan con esta garantía y, por tanto, contamos con esta garantía de protección.