Aplazar hipoteca: ¿cuánto cuesta de verdad?

Si tu situación económica te obliga a aplazar el pago de una parte de la hipoteca pero te da miedo acabar pagando demasiado caro el aplazamiento, calcula antes de firmar cuánto se reduciría la mensualidad y cuánto aumentarían los intereses, usando esta calculadora gratis.

Precio: GRATIS | Ver ejemplo
¿No tienes estos datos?
  • Descarga nuestra guía de preguntas en PDF y llévatela al banco para obtener las respuestas. Pulsa aquí
  • Guarda tus datos en nuestra web para no tener que rellenarlos la próxima vez que nos visites. Pulsa aquí

Consigue tu informe personalizado

Capital diferido

%

Hipoteca

año/s

Tipo de interés

%
E+ %

 

* Campos requeridos


Capital diferido o “balloon”, ¿qué es?

Si estamos pagando una hipoteca pero no podemos hacer frente a las cuotas una forma de rebajarlas es aplazar un porcentaje del préstamo hipotecario y pagarlo en la cuota final, lo que se llama capital diferido o balloon. El dinero que se puede llegar a aplazar puede ser del 20 % o 30 % del total.

De esta forma se puede conseguir una gran rebaja de las cuotas, ya que cada mes se paga una fracción del 70 % o 80 % del préstamo, en lugar del 100%.

¿Cómo se solicita el aplazamiento?

Para conseguir un aplazamiento debes plantearle a tu banco hacer una novación de la hipoteca, a poder ser entre un año y un año medio antes de que llegue el pago de la cuota final.

Ten en cuenta que el balloon no es gratis, ya que puede que el banco te una comisión por novación. Además, si lo consigues, a la larga pagarás más intereses.

Alternativas a aplazar la hipoteca

Si no puedes pagar el préstamo, antes de decidir si aplazas o no la hipoteca puedes estudiar otras alternativas, para comprobar cuál es la que se ajusta más a tu perfil:

  • Agrupar deudas en una de sola , donde podrás incluir otros préstamos a parte de la hipoteca, y la cuota a pagar será menor.
  • Renegociar con el banco una rebaja del tipo de interés pero evitando posibles vinculaciones con otros seguros y servicios de la entidad, porque se podrían incrementar todavía más tus gastos.
  • Subrogar la hipoteca y llevarte el préstamo a otra entidad. Si no encontraras otro banco dispuesto a aceptarte como cliente, aun te queda la opción de hacer un amago de subrogación, y así presionar a tu entidad para que mejores tus condiciones actuales.